miércoles, 6 de enero de 2016

¡Vivan las ca'enas! o la pinza de hierro

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Que los diarios estatales se sorprendan por lo que el gobierno hace no deja de ser una sorpresa, si bien es cierto que cada vez más frecuente. Por más que esperado, no puede dejar uno de sorprenderse por la sencillez de la fórmula buscada en Ahram Weekly para describir la realidad del país: "Back To Military". El semanario recogía ese sencillo titular en un artículo de Reem Leila. Se daba cuenta en él del nombramiento de gobernadores y otros cargos:

On Saturday, President Abdel-Fattah Al-Sisi appointed 11 governors in a reshuffle that prominently featured their military and police backgrounds. The president also appointed five ministerial deputies. The reshuffle came after Al-Sharqiya Governor Reda Abdel-Salam was dismissed by the cabinet for yet unspecified reasons after less than one year on the job. Only two of the newly appointed governors were civilians. The new appointments did not include women.
The dismissal of Abdel-Salam, who is a professor of economics and public finance in the Faculty of Law at Mansoura University, caused much controversy in Al-Sharqiya and among its governorate employees. Al-Sharqiya residents staged a protest in front of the governorate’s headquarters objecting to his sacking. There were reports that Abdel-Salam was dismissed after he received a phone call on 25 December from Minister of Local Development Ahmed Zaki Badr telling him not to go to his office the following day.*


El titular, como se ve, está ampliamente justificado. El ejército egipcio va tomando posiciones en los cargos políticos. Ya había habido manifestaciones de "sorpresa" al comprobar en creciente número de ex militares y de miembros de los Servicios de Inteligencia y de Seguridad al frente de la campaña al parlamento. Algunos periódicos han ido señalando la procedencia de todos estos personajes que van tomando protagonismo en el panorama político.
El régimen parece decido a la militarización del país, si es que alguna vez ha dejado de estarlo, a través del control de los puestos decisivos. El hecho de que el presidente El-Sisi se quitara el uniforme para presentarse a las elecciones presidenciales no era más que una pantomima, pues ejerce más de militar que de civil.
Los nombramientos confirman una vez más que es el Ejército quien controla el poder del país. Lo que difiere es la estrategia mantenida hasta el momento. El gobierno de Mubarak controlaba a los militares dándoles su cuota de las empresas del estado que han manejado y servido de ellas para controlar una parte importante de la economía egipcia. La otra iba quedando en manos de la clase empresarial corrupta que Mubarak formó o se formó alrededor de él y su familia. Los empresarios han llegado al parlamento a golpe de talonario para tener una presencia en activa en la tribuna pública, señal de que existe algún tipo de enfrentamiento o discrepancia sobre el reparto del poder o las prioridades. La economía egipcia se encuentra profundamente afectada —por más que no se diga— por la decisiones del gobierno. El golpe dado al turismo por el atentado contra el avión ruso en Sharm el-Sheikh ha ido más allá del sector. Ha hecho ver que Egipto no es un país seguro ni fiable. El empecinamiento en sostener —frente a Putin, Obama y la comunidad internacional— que no había evidencias de que se tratara de un atentado para intentar lavar el desastre de la seguridad en el aeropuerto ha supuesto un fuerte deterioro de la imagen del gobierno, cuya palabra ha dejado ser fiable en cualquier sentido. Y eso es lo peor que le puede ocurrir a un país desde el punto de vista de la inversión. Eso deja a Egipto en manos de los saudíes, que no son las manos más deseables para nadie, especialmente para los que lo consideran un país retrógrado y de influencia negativa por su visión wahabita del islam.


Tras repasar los nombramientos de los gobernadores y en distintos ministerios, el artículo se cierra con el efecto causado por esta descarada deriva militar en distintos sectores:

Since the 2011 Revolution, political activists have decried the domination of military and police figures in governorship posts. Mohamed Abul-Ghar, head of the Egyptian Democratic Party, said the appointment of military and security officials comes at the expense of low-income citizens. “These officials do not have any political experience and so are not capable of serving the people and solving the governorate’s problems,” said Abul-Ghar, adding that the president “wants to militarise the country the way Morsi wanted to Islamise it”.
“Military and police figures oppress people, and they don’t solve their problems,” Abul-Ghar stated.
Awatef Abdel-Rahman, a professor of mass communication at Cairo University, criticised the appointment of military figures in such posts. Abdel-Rahman said the president is taking the same steps as that of former president Hosni Mubarak. “Military personnel have stolen dreams of civilians and controlled them,” said Abdel-Rahman.
“How can any official with a military or security background serve in a political post?” Abdel-Rahman asked. “They only know how to fight in battles, draw up security plans and maintain order, but are not into politics. Most of them are unqualified to serve the needs of the people.”*

Las críticas en un medio estatal a los militares o, para ser más concreto, a sus nombramientos, no elude el problema de fondo, que se deja en las fuentes externas. Las críticas son claras, en cualquier caso: 1) hay una expansión del poder militar; 2) los militares son ineptos políticos y no resuelven problemas; y 3) se vuelve a la época de Mubarak. No hay nada nuevo, pero sí lo es la claridad y que sea en un medio estatal quien lo diga, que están siendo muy críticos con el poder.


Los nombramientos se dan en la proximidad del aniversario de la Revolución del 25. Parece que el gobierno teme que ocurra algo serio este enero y está asegurándose en todos los terrenos el control. La colocación de militares y miembros de la Inteligencia en puestos claves son la manifestación de estas preocupaciones.
Las críticas son cada vez más abiertas hacia el gobierno. Antes se salvaba a la presidencia, intentado mantener la figura de El-Sisi fuera de la disputa. Ya no es así. Un ejemplo muy ilustrativo es la creciente cantidad de caricaturas que lo tienen como centro. Cada crítica se suele acompañar con una promesa incumplida o que se ve lejana. En el caso de los nombramientos, por ejemplo, se hace ver que no se ha nombrado a ninguna mujer.
Quizá la crítica más ácida nos la presentaba hace unos días, con motivo de esas recopilaciones del año que se hace al llegar su final, el diario Egypt Independent. Con el título "Sisi’s most tweeted phrases in 2015", el periódico recogía las frases dichas por el presidente que los egipcios se han dedicado a retuitear durante el año:

President Abdel Fattah al-Sisi’s statements throughout 2015 had always been up for grabs by social network users, with phrases included becoming highly popular among thousands of followers on Facebook and Twitter who met them with both sarcasm and praise.
Al-Masry Al-Youm lists the president’s most catchy terms this year based on social network popularity.
1-”A doctor for philosophers”
During his meeting with the Egyptian community in Germany in June, Sisi described himself as a gifted “doctor” sought for advice by “world leaders, politicians...and the greatest philosophers” to prescribe a treatment for any kind of problem.
His remarks prompted a Twitter hashtag than gained 49,000 followers, describing him as “the doctor for philosophers”.
2- “Egypt will not forsake its brothers in the Gulf”
As Saudi-led airstrikes against Houthi militants in Yemen took off in May, Sisi delivered a message to the nation, stressing that Egypt “will not forsake its brothers in the Gulf”. A Twitter hashtag on the remarks briefly stood on top with 3,674 users, mainly from the Gulf region.
3- "This is inappropriate”
That was one of Sisi’s most mocked phrases. It came during his speech at a military seminar in November where he expressed discontent with media criticism of the presidency’s attention to violent rainstorms that hit the coastal province of Alexandria. It was followed by 19,578 Twitter users.
4- "Long Live Egypt"
One of the most popular phrases that closed some of Sisi’s speeches, including the one he made before the United Nations General Assembly in September 2014, turning into a euphoric mantra among his loyalists and a hashtag followed with 17,102 users.**


Los sarcasmos son muy evidentes, del primero al último, del que presume de asesorar al que lo necesite al "esto es inapropiado". Si pasamos de la sisimanía a los retuiteados de las frases, da la impresión que el crédito se está agotando. No es fácil camuflar con entusiasmo las carencias del régimen. Ahora mismo tiene sublevados a los alumnos de las universidades, cuyos resultados en las elecciones de representantes han sido invalidados porque salieron los estudiantes independientes y no los grupos que el gobierno quería que salieran. Tiene sublevados a los médicos, que protestan por la situación en que se encuentran, carentes de casi todo, y con un proyecto de Seguridad Social que no tiene nada que ver —se queja el sindicato médico— con lo que la nueva Constitución prometía, pareciendo más una privatización. Los periodistas, igualmente, están hartos de ser víctimas de las presiones y detenciones, algo que ha hecho que sea uno de los países con peor estado para los profesionales. La inflación está por encima del 10%. Y la euforia del "nuevo canal" está ya congelada ante el empeoramiento de la situación en la zona. Los inversores tampoco se animan demasiado. China, que quería invertir, tiene por delante un futuro complejo con la caída de la producción mundial, que repercute igualmente en el tráfico comercial. De la nueva capital ya no se habla.


Es como si tras las elecciones parlamentarias se hubiera desinflado todo. En cierto sentido, tiene su lógica. Se supone que eran la culminación de la hoja de ruta que comenzó con el "no-golpe", desalojando del poder a los islamistas. Lo que hay al terminar el recorrido es lo que resume el titular de Ahram Weekly: "Back to Military".
Si ayer comentábamos el papel que está jugando una institución como la Universidad de Al-Azhar en el apoyo al régimen a través del control de mezquitas y sermones, apoyo que se están cobrando en esta fusión de conservadurismo religioso y presencia militar, hoy Ahram Online nos trae un paso más en este camino. Con el titular "Endowments Ministry instructs imams to prohibit participation in Jan 25 protests" se llega a una nueva definición del espacio político, sin necesidad de máscaras:

The Religious Endowments Ministry distributed a leaflet to mosques on Monday that instructs imams to prohibit participation in protests on January 25 during Friday sermons.
The leaflet quoted a fatwa issued by Dar al-Iftaa that says protesting on that day violates Islam and is forbidden in accordance with Islamic teachings.
The leaflet described the call for protests on January 25 as a "full crime, and poisoned ominous calls that aim at sabotage, murder and destruction in the country". The fatwa also accused calls for protests as a desire to "get Egyptians implicated in violence and terrorism to serve the enemies of the homeland".
The leaflet said imams should ask people to learn a lesson from other countries in the region that have been destroyed by chaos, and to appreciate the blessings of security and stability. The leaflet also encouraged imams to call on people to unite and build the country rather than destroy it.
Maintaining the security of the homeland and defending it is a sacred duty and harming public property is prohibited by Islam, the leaflet stated.
Informed sources told Al-Masry Al-Youm that the Endowments Mohamed Minister Mokhtar Gomaa has instructed Endowments departments nationwide to send the names of imams who will not abide by the instructions stated in the leaflet so that they may be deprived of a LE 10,000 bonus disbursed to imams at the end of January and to include them in the ministry's blacklisted employees.***


Este es probablemente el atentado más grave de los que se han dado hasta el momento contra la Revolución del 25 de enero de 2011 y su espíritu democrático. Con esta fatwa, lanzada por la más alta institución en este campo, se deja al descubierto la cara del régimen y, especialmente, la manipulación religiosa llevada a extremos insólitos. El manejo que Nasser hizo de Al-Azhar no es nada comparado con lo que se acaba de ver.
Decir que la conmemoración de la revolución —protesting on that day violates Islam and is forbidden in accordance with Islamic teachings— v contra el islam es el mayor insulto que se ha hecho hasta el momento a la inteligencia de los egipcios y demuestra lo que señalábamos ayer, la poca o nula inteligencia del régimen y de sus apoyos. 


Con esta fatwa, que compromete a las instituciones, queda en evidencia el sistema de control que Egipto tiene montado, la "pinza" militar-religiosa. Se hace, además, en "nombre del Islam", demostrando realmente la urgencia de la renovación que algunos proponen y que se ven encarcelados o expulsados —como veíamos ayer— por ello. Se demuestra de forma clara el carácter represivo que las instituciones islámicas están ejerciendo sobre los propios musulmanes, a los que fuerzan a aceptar a aceptación de una dictadura vendida como tarea sagrada y mandato coránico. Identifican el régimen autoritario con el país y consideran un deber "sagrado" aceptar la sumisión ante estos procedimientos que se basan en el encarcelamiento, la desaparición y la retención de personas por sus opiniones. No se ha escuchado a la universidad de Al-Azhar una sola palabra en defensa de la democracia; solo la aceptación, en el nombre de Dios, de la violencia y la represión institucional. Hace bien en teorizar el antiguo gran Muftí sobre el aumento hasta los 24 metros de alto de los humanos al llegar al paraíso, como veíamos ayer, pues nunca se ha estado a tan poca altura en un gobierno o institución.


Muchos egipcios aceptarán gozosos esa fatwa que les confirma que solo bajo los dictadores corruptos se vive bien, es posible medrar con la tranquilidad que da saber que existen instituciones que bendicen unas y ejecutan otras la desaparición de los que molestan el tranquilo sueño de los que no tienen conciencia.
El ministro, en la mejor tradición de los sistemas fascistas, reclama la lista con los nombres de todos aquellos que no cumplan su orden condenando a aquellos que hagan peligrar la patria por recordarles que hubo una revolución por las libertades. El régimen egipcio ha conseguido convencer a mucha gente que fue la revolución quien trajo el desorden al país, que los que no aceptan el mandato de los Ejércitos son enemigos del pueblo y que discrepar en un parlamento es un ataque al Estado.
Lo peor es que muchos lo aplauden en una triste versión del "¡Vivan las ca'enas!" No hay peor ciego que el que no quiere ver. Larga vida a Egipto.



* "Back to military" Ahram Weekly 31/12/2015 http://weekly.ahram.org.eg/News/15115/17/Back-to-military.aspx
** "Sisi’s most tweeted phrases in 2015" Egypt Independent 31/12/2015 http://www.egyptindependent.com/news/sisi-s-most-tweeted-phrases-2015

*** "Endowments Ministry instructs imams to prohibit participation in Jan 25 protests"  Egypt Independent 5/01/2016 http://www.egyptindependent.com//news/endowments-ministry-instructs-imams-prohibit-participation-jan-25-protests


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.