lunes, 18 de enero de 2016

La revolución sí tuvo lugar, cuéntalo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)

Creo que jamás he visto una torpeza política similar. La mejor demostración de la mentalidad militar del gobierno egipcio es su incapacidad para hacer algo más allá de la detención de las personas. Una vez más confunden la paz social con el silencio de los cementerios.
El caos se va formando conforme llegan las fechas en las que estalló la revolución del 25 de enero de 2011. ¿Por qué este año y no los anteriores? Evidentemente por una poderosa razón: ya se acabó la hoja de ruta. Esto quiere decir que se acabaron las promesas del futuro y el presente ya ha quedado dibujado y cerrado. Los egipcios ya saben lo que ha dado de sí el no-coup del 30 de junio de 2013. Hasta aquí hemos llegado.
Y el panorama es desolador. No se ha arreglado nada más que encarcelando al que disiente, cerrando redes sociales, evitando que se transmitan las vergonzosas intervenciones en el parlamento, cerrando editoriales y encarcelando activistas y periodistas, entre otras acciones del mismo orden. No se puede estar inaugurando canales ruinosos todos los días para mantener la popularidad del militar en el poder.


Ante esto, los actos se suceden. En primer lugar, como es habitual, el gobierno intenta congraciarse con los partidarios de la revolución, la denostada revolución que algunos de los parlamentarios se negaron a considerar en la inauguración señalando que se trató de una intervención norteamericana para destruir Egipto. Se trata de un gesto simbólico:  la denegación de la solicitud ante los tribunales para retirar la nacionalidad egipcia a Wael Ghoneim por considerarle un traidor, un agente extranjero. Nos lo cuentan en Egypt Independent en una breve nota:

The State Council’s Administrative Court turned down a lawsuit that demanded activist Wael Ghoneim be stripped of his Egyptian citizenship on Sunday.
The verdict was handed down after the court received an advisory report from the council’s Commissioners Board recommending that the case, which was brought to the court by influential lawyer Samir Sabry, be dismissed for lack of direct interest.
Ghoneim ran "We Are All Khaled Saeed", the Facebook page that lobbied for the 2011 uprising that toppled former president Hosni Mubarak.
In his petition, Sabry argued that Ghoneim, a former Middle East marketing manager for Google, was backed by “foreign powers”, namely the United States, and “falsely introduced himself as a nationalist and a revolutionary,” during the uprising.*


¿Cabe mayor disparate? Del caso del abogado Sabry ya hablamos aquí. Otro de esos salva patrias que busca predicamento y protagonismo haciendo este tipo de sucias tareas, por gusto o por encargo, que no vamos a especular aquí en ello. Solicitar que se prive de la nacionalidad, en términos egipcios y su concepción de ellos mismos, es la mayor afrenta que se le puede hacer a alguien. Es la pena final que el estado se reserva para acabar con los discrepantes, considerarlos "traidores" y privarlos de la nacionalidad, del derecho a decir que son egipcios.
Pero mientras se abandona —por ahora— el caso contra Ghoneim, que se fue del país aburrido de recibir insultos y amenazas de los mubarakistas sumados al régimen actual y envalentonados, el gobierno sigue encarcelando a los activistas que pretender simplemente decir que ellos estuvieron en la revolución, algo que se ha convertido en una especie de deshonor.

La detención más sonada de estos días es la del médico y activista socialista Taher Mokhtar, que sigue detenido ampliándose el plazo preceptivo. Mada Masr da detalles de su detención y de la de sus dos compañeros de piso:

A lawyer on Mokhtar’s defense team, Malek Adly, said the defendants haven’t been charged with participating in the January 25 revolution, but that Mokhtar has been accused of participating in violent clashes following “the January events.”
Mokhtar is a member of the Doctors Syndicate’s freedom committee.
Personnel from Qasr al-Nil Police Station and the National Security Agency searched Mokhtar’s home on Thursday before arresting him and his two housemates, as well as the building's doorman.
On Friday, Abdeen prosecution ordered their detention for four days pending investigations.
Adly told Mada Masr the defense team has appealed the defendants’ detention at Abdeen Misdemeanor Appeals Court. He added that authorities had refused to include a report submitted by the Doctors Syndicate stating that Mokhtar was tasked with investigating prisoners’ health conditions by the syndicate, which he said explains why a report on prisoners health was at his home address.
“Their arrest comes merely as part of a trend in using detention pending investigation as punishment in itself,” he said.
Adly said the search warrant issued by National Security for Mokhtar’s house indicated that he keeps weapons at his home, none of which were found during the search. Mokhtar was still arrested for possession of “prohibitions,” Adly reported.
Security forces seized three mobile phones, a laptop, documents asserting, “medical negligence in prisons is a crime,” and others containing protest slogans, such as “peaceful” and “military coup.”**


La detención ha terminado por caldear los ánimos, que ya lo estaban desde hace tiempo. El año pasado se produjo la muerte de la activista Shaimaa al-Sabbagh  cuando llevaba una corona de flores. Fue asesinada de un tiro por la policía. El escándalo fue mayúsculo y ni los intentos de la Policía tratando de hacer creer que fueron sus compañeros quienes la asesinaron para desprestigiar a la Policía —¡tiene narices!— ni los intentos del forense encargado señalando que fue culpa suya por estar muy delgada, lograron calmar la indignación causada. Su muerte es otro símbolo que se acumula este aniversario. La revolución dejó muertos, los mártires; también dejaron muertos los aniversarios.

Este año ya está cerrado todo el proceso político que debía llevar hacia la democracia. No se ha avanzado un solo paso. Las cárceles están más llenas que en la época de Mubarak y el número de exiliados aumenta entre todas las ideologías. No son solo los Hermanos Musulmanes los que han huido perseguidos, sino que lo están haciendo los liberales, socialistas, laicos, etc. Ver en esta situación una democracia avanzando es un ejercicio de autoengaño verdaderamente notable. Solo los fanáticos y los nostálgicos de un régimen con el que les fue bien pueden sostener tamaño engaño. Pese a ello, muchos lo hacen. Han olvidado que existió una revolución, que la gente estuvo en las calles, aguantando, hasta que Mubarak abandonó el poder.
Con el titular "Egyptians take to social media to declare they participated in the January 25 revolution", Mada Masr nos explica algo de lo que está ocurriendo y que el gobierno teme pero ha provocado con su ineptitud. Los ataques a la Revolución, su intento vergonzoso de convertirlo en un sórdido episodio de la vida egipcia, en un acontecimiento caótico hasta que la mano dirigida por la divinidad del Presidente Al-Sisi vino a "corregirlo", según señaló un joven diputado progubernamental el otro día. La publicación nos cuenta cómo la gente ha comenzado a colgar sus mensajes sintiéndose orgullosa de haber participado en aquel acontecimiento histórico:

Social media users have been sharing their memories of the January 25, 2011 revolution since Saturday using the hashtag, “I participated in the January revolution,” and challenging authorities to arrest them if they want to detain people for their involvement in the revolution.
Facebook and Twitter users remembered their experiences in the lead up to the fifth anniversary of the revolution. One tweeted, “I participated in the January revolution and saw a utopic city in Tahrir; the price was the blood of great young people, I bore witness and I will never forget, despite the monsters.”
Another tweeted, “Teach your children that the January revolution was the noblest, the fairest that took place in Egypt’s history and you should be proud that you were one of those who participated in Egypt’s dream, I participated in the January revolution.”***


Es lógico que el gobierno haya provocado esta reacción en la gente. Su paciencia ha sido extraordinaria y nadie podrá nunca decirles que no lo intentaron. Lo que señalábamos el otro día, la lucha simbólica por tragarse la revolución del 25 de enero para salvar la cara del golpe de estado de Al-Sisi en 2013, ha llegado a su fin. 
La gente que hizo la revolución la hizo por las libertades de todos. Más tarde islamistas primero y militares después intentaron hacerse con ella, aunque la despreciaban profundamente ambos. Y por lo mismo: la falta de democracia de los islamistas y de los militares. Los dos han llevado al pueblo egipcio a una situación sin salida y, lo que es peor, regresiva.
Lo más a lo que aspiran los partidarios de este régimen es a alcanzar la paz funeraria que devuelva el turismo a las pirámides y centro de recreo. Pero eso no se va a producir porque las mentiras internas no resisten en pie más allá de las fronteras. Los que las quieran creer que vivan felices. Los que quieran creer que el régimen de Mubarak era una bendición, mejor para ellos. Pero no han convencido a nadie más. Por contra, hay que señalarlo, el mundo entero estuvo con los egipcios cuando dieron ejemplo de entereza y dignidad. Todo el mundo les miró con simpatía y ánimo. No lo hizo en cambio cuando empezó el autoritarismo de la SCAF, el sectarismo de los islamistas y el golpe de los militares con la represión brutal siguiente.


Por eso es muy importante que los egipcios, cuantos más mejor, den testimonio de su participación en aquellos momentos de su historia, que no dejen que las arenas del olvido político se los trague, como muchos quieren hoy; que impidan que aquellos días se conviertan en días de conspiraciones contra Egipto para salvar la cara de los golpistas que recuperaron su poder perdido. Quienes han conspirado contra el pueblo egipcio son los que han usado una y otra vez la violencia en sus calles para justificar salvadoras las intervenciones militares.
En la página abierta de Facebook se insta a los egipcios que participaron a seguir con el mismo impulso de entonces:

“This is a statement from Egyptians who participated in the January revolution, the revolution for bread, freedom, social justice and human dignity, which has become a charge against revolutionaries. If you are among those accused of participating in the revolution, add your name to the more than 70 signatures on the statement released yesterday in solidarity with our colleagues accused of participating in the January revolution. #Freedom_For_Revolutionaries,” a recent post on the page reads.
Starting in early December, the Endowments Ministry began encouraging preachers to warn against participating in January 25, 2016 protests, asserting they are against Sharia Law. President Abdel Fattah al-Sisi also warned against participating in protests in a speech on December 22, claiming a new revolution could destroy the country.***


Como señalamos, la llamada del ministro a que se predique en las mezquitas contra la revolución o su recuerdo por ir contra la Sharia es otro insulto más. Deja en claro, además, la alianza manipuladora entre el gobierno y los clérigos de la burocracia de Al-Azhar a los que se les ha concedido el poder de cubrir ideológicamente las espaldas al gobierno y sus acciones. No hace mucho se declaró también que hacer huelga también era anti islámico; ahora lo es la revolución. Resulta que lo único islámico va a ser la dictadura militar y sus negocios.
No es solo Mada Masr, el diario estatal Ahram Online también da cuenta de lo que está ocurriendo en las redes sociales:

For the past 24 hours, thousands of Egyptian Twitter users recounted how proud they are for participating in the 25 January 2011 Revolution in the #I_participated_in_January_Revolution hashtag in Arabic, despite the hardships Egypt has seen in the past five years.
"I_participated_in_January_Revolution" hashtag appeared on Twitter and then on Facebook Saturday after news reports spread online that detained leftist activist and leading member of Egypt's Doctors Syndicate, Taher Mokhtar, was asked by the prosecution if he had taken part in "the violent events of 25 January 2011."
According to the lawyers of Mokhtar and members of the Doctors Syndicate, the young doctor answered that he indeed participated in the January Revolution and that it was not a crime.
Mokhtar is accused of calling for protests this 25 January and possessing anti-regime publications.
In an act of solidarity, several Egyptian political activists launched the #I_ participated _in_January_Revolution hashtag in support of Mokhtar and to show that participating in the January 2011 protests that led to the ouster of former President Hosni Mubarak was not a crime.
Hours into the launch on Twitter, the hashtag reached to over 10,000 tweets, with popular public figures, political figures and average pro-revolution citizens expressing pride in what they consider a day that changed Egypt entirely.
Egyptian political activist Esraa Abdel Fattah wrote that all her Twitter timeline was tweeting using the hashtag and that the revolution was the noblest thing done by her generation.****


Es la respuesta lógica de los que ven cómo sus sueños de libertad, pasado cinco años, han sido truncados por un gobierno militar y un parlamento progubernamental en el que solo algunas mujeres parecen tener algo que decir. El hashtag "#I_ participated  _in_ January_ Revolution" es toda una declaración simbólica que correrá como la pólvora frente a los burdos mensajes de descrédito de los medios progubernamentales. 
El presidente ha declarado 2016 el año de la Juventud. Se equivoca de nuevo: fue 2011, pero muchos no lo entendieron entonces y siguen sin entenderlo hoy.


Daily New Egypt publica un artículo de Emad El-Sayed que tiene por título "To those who rule Egypt ".  Después de hacer un recorrido por la desidia del régimen de Mubarak, por su corrupción y falta de ideales, por su abandono del país a manos de una policía brutal y sin control alguno, El-Sayed se dirige al actual presidente:

You have driven the crowds into a state of internal revolution, results you may not see soon but inevitably they will happen. The street will not be assuaged once it erupts. You will then have no choice but to run or await your doom. If another revolution happens, you will not be spared.*****



No se puede decir con más claridad. Tras el párrafo de advertencia, le siguen dos en los que se le recuerda que todavía queda alguna posibilidad de enderezar esto. Se entiende la necesidad de abrir una puerta, de dejar alguna posibilidad a la rectificación, pero es dudoso que este régimen de más de sí, pueda dar más de lo que ha dado a Egipto: una repetición grandilocuente de su pasado. Su fracaso político y económico es estrepitoso; su autoritarismo, desmedido. Ni los estudiantes han podido elegir a sus representantes sin la intervención del gobierno, que anuló las elecciones porque no salían sus favoritos. Así es imposible. No hay lucha contra el terror; la lucha es el terror. Con los islamistas fuera de juego, los esfuerzos se dirigen a anular a los que simplemente se oponen. La baza del terrorismo es la justificación que le queda para no ser condenado internacionalmente con más contundencia. Los que perdieron el poder regresan para no soltarlo jamás.

[Daily News Egypt]

Ante esto, surge de nuevo con fuerza la necesidad de invocar la revolución del 25 de enero de 2011 o al menos de manifestar su espíritu. Hace mal el gobierno en su intento de celebrar los actos por su cuenta para poder presentarse como continuador de un espíritu que ha negado desde el comienzo. Pero en aquellos que participaron la memoria de aquellos días está fresca.
Recuerda Wael Ghoneim, citado por Mada Masr:

The 25th of January was the first street protest I participated in. I arrived at the agreed time to Qasr al-Ainy, but unfortunately there were only around 50 people there and around 300 members of military security. I was disappointed and said desperately, ‘There can’t have been all this mobilization on the internet and only 50 people here.’ An old man heard me and he said to me confidently, ‘Don’t worry, in two or three hours people will come, you’re in Egypt my son, no one is on time’.***


Sí, la revolución del 25 de enero tuvo lugar. Algunos, como buenos egipcios, llegaron tarde, pero llegaron. Otros, en cambio, no fueron nunca y se permiten hoy querer escribir la historia a golpes e imponiendo silencios.
Es en momentos como estos en los que uno se alegra de haber dado cuenta día a día de aquellos acontecimientos.

* "Admin court turns down denaturalization suit against Wael Ghoneim" Egypt Independent 17/01/2016 http://www.egyptindependent.com//news/admin-court-turns-down-denaturalization-suit-against-wael-ghoneim
** "Taher Mokhtar and housemates' detention renewed for 15 days" Mada Masr 17/01/2016 http://www.madamasr.com/news/taher-mokhtar-and-housemates-detention-renewed-15-days
*** "Egyptians take to social media to declare they participated in the January 25 revolution" Mada Masr 17/01/2016 http://www.madamasr.com/news/egyptians-take-social-media-declare-they-participated-january-25-revolution
**** "'I participated in January revolution' tops Twitter trends in Egypt" Ahram Online 17/01/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/181235/Egypt/Politics-/I-participated-in-January-revolution-tops-Twitter-.aspx
***** "To those who rule Egypt" Daily News Egypt 4/01/2016http://www.dailynewsegypt.com/2016/01/04/to-those-who-rule-egypt/

Andeel. "A president from Gamaliya discovers a mistake in relativity theory" Mada Masr 1701/2016
Einstein: "So what I'm trying to say is everything is relative, time itself is relative..."
Sisi: "Hmmmmm... So?"
http://www.madamasr.com/cartoon/president-gamaliya-discovers-mistake-relativity-theory








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.