martes, 19 de enero de 2016

La comparación insultante

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El argumento se los hemos escuchado con frecuencia a algunos de los líderes de dictaduras y regímenes autoritarios: sus leyes anti protesta son iguales o incluso más suaves que en los regímenes democráticos. El empeño de los dictadores en ser tomados por figuras benévolas es realmente peculiar porque nadie quiere ser retratado como un déspota o que se mantiene por la fuerza represora de las armas. Quieren, como Gadafi decía poco antes de ser linchado, ser líderes amados y que el mundo les aplauda en sus medidas represivas.
En Egipto hay una ley controvertida desde el primer minuto de su existencia, la ley antiprotesta, que fue establecida por decreto por el gobierno ante la inexistencia de parlamento, disuelto por los jueces con anterioridad al golpe de estado del 30 de junio de 2013, el "no-coup". La constitución de un nuevo parlamento hace unos días obliga constitucionalmente a la revisión por los nuevos diputados de las leyes aprobadas por decreto por el gobierno anterior, entre ellas obviamente la ley anti protesta, aplicada a todos aquellos que se ha atrevido a manifestarse.


Ahram Online destaca en sus titulares que, pese a lo dicho en algunos medios, la ley anti protestas no es de las que se verán primero. Puede tener muchas por delante hasta que llegue su hora. Pero no dejan de sorprender el grado de complacencia, ignorancia y distorsión de la realidad con las que los nuevos parlamentarios progubernamentales se enfrentan a la revisión de esta ley. Ahram Online recoge la opinión de algunos diputados:

Mostafa Bakri, a journalist and MP affiliated with the Support Egypt coalition, told reporters that Egypt's protest law is by no means harsh, comparing it to laws regulating protests in the United States and England.
"The penalties for conducting street protests without prior authorisation in these two Western countries are much higher than in Egypt, not to mention Egypt has the full right to safeguard its internal security in a region fraught with civil wars, sectarian strife and chaos," said Bakri.
The US constitution guarantees the right to protest for all citizens, with protesters required to inform authorities if marches will obstruct the flow of traffic.*


La barbaridad es de tal calibre que solo la presunción de un pueblo ignorante, devoto de lo que sale de la boca de este tipo de iluminados, puede animar a decir cosas así. Los motivos por los que pueda uno protestar en una democracia y por los que puede hacerlo en una dictadura son evidentemente muy distintos. Las situaciones o hechos que lleven a manifestarse o protestar en una democracia son bastante distintos a aquellos por los que se suele protestar en Egipto. La comparación no resiste un mínimo, puesto que la ley —por eso hay tanta resistencia a la revisión— incumple para muchos defensores de los Derechos Humanos y activistas civiles su propia constitución. Por eso es una aclaración necesaria la que el redactor de Ahram Online se ve obligado a hacer sobre el derecho a la manifestación (que es algo distinto al concepto de protesta que rige la ley egipcia). De otra forma hubiera incurrido en el insulto contra la inteligencia de sus lectores, a los que habría considerado idiotas, como ha hecho el flamante periodista diputado Mostafa Bakri.
La pobreza argumental es desoladora. Solo por la represión se evita el caos de los países vecinos, que es el argumento que se ha usado una y otra vez por políticos y periodistas afectos al régimen. Los egipcios deben dar gracias, según esto, por las detenciones, encarcelamientos, desapariciones, torturas, muertes en las cárceles, etc. porque son el fundamento de su libertad. No se tiene en cuenta que las protestas de muchos egipcios se deben precisamente a esa situación que se presenta como solución: la represión violenta, la arbitrariedad de las actuaciones, la parcialidad de los jueces, etc. El propio gobierno, recordemos, intentó pactar con los medios la salvaguarda de jueces, policía y ejército para que no se criticaran sus actuaciones. Me imagino que esto también forma parte del sentido democrático a la egipcia que el régimen desea. Todo por amor a Egipto.


En un clima en el que se ha anunciado la prohibición de manifestarse ante la proximidad —hay que ir contando los días— del aniversario del 25 de enero y la revuelta popular contra Hosni Mubarak, en la que se realizan todo tipo de amenazas contra los posibles manifestantes lo dicho por el diputado ofende la inteligencia y la historia misma.
Pero hay algo más en la ley anti protesta. Es solo una parte, la que "justifica" la detención. Después lo que se inicia es un calvario auténtico en el que puede ser encarcelado durante meses y meses pues puede ser pospuesto por los jueces, que no forman parte del sistema de justicia, sino del sistema de represión que se inicia con los policías en las calles. El adolescente detenido por llevar una camiseta con el lema "un país sin tortura" no habría sido detenido en ninguno de los países citado por el competente diputado —cuya defensa de los derechos de los ciudadanos emociona al más insensible— solo en una dictadura llevaría tanto tiempo encarcelado, prorrogando una y otra vez su encierro a la espera de juicio. Solo en una dictadura se encerraría a un estudiante por llevar la novela de Orwell "1984" en la mochila.


En ninguna democracia se habría escuchado en los medios de comunicación palabras como las dichas por esa otra lumbrera de los medios de comunicación, ese faro de los derechos y libertades, defensor a ultranza del gobierno y sus métodos, Ahmed Moussa, y que nos cuenta Egypt Independent:

Media host Ahmed Moussa has warned that activists planning protests on the fifth anniversary of the 2011 uprising on January 25 will end up either in jail or dead.
“Anybody going out (for protests) on the 25th will be jailed,” said the controversial media host known for his close connections with security authorities during his show on satellite TV Sada el-Balad late Sunday.
“Whoever intends to sabotage shall be beaten down and jailed, and if he or she is armed, will get killed,” Moussa warned.**


¿Dónde ha escuchado amenazas como estas el diputado Bakri? ¿En Estados Unidos, en Reino Unido tal vez? No son simples amenazas, como se puedo comprobar en los muertos del año pasado, entre los que se encontraba la activista Shaimaa al-Sabbagh, armada con una peligrosa corona de flores para conmemorar a los cerca de mil caídos de 2011. Pero aquellos mártires de entonces son hoy traidores y agentes extranjeros que trataban hundir el futuro faraónico de Egipto desestabilizándolo.
Las palabras de justificación de unos y de amenazas de otros, desgraciadamente confirman el deterioro del régimen egipcio, su incapacidad de seguir derroteros democráticos y quedarse solo —como en la época de Mubarak— en una fachada de apariencias democráticas por el acto mecánico de celebrar elecciones.


La conclusión a la que se llega después del periodo de la hoja de ruta hacia la democracia es que ha sido incapaz de atraer fuerzas y que, por el contrario, ha hecho irse a todos los que discrepaban de sus métodos autoritarios. La solución no ha sido ampliar la base política y social sino crear un "movimiento" político de apoyo y justificación para mantener las apariencias. Se comprende la frustración de todos aquellos que soñaron con que en 2011 empezaría un nuevo régimen que tendría las libertades como horizonte.
Por eso es una burla la comparación con cualquier democracia. Los pocos diputados independientes que tendrán voz en el parlamento señalan el papel de la ley anti protestas:

Mohamed Anwar El-Sadat, an independent MP and chairman of the liberal Reform and Development Party, told Ahram Online that even though the law is not currently on the agenda, "this does not mean we do not have the right to revise it at any time."
Sadat also stressed that "several decrees dealing with different aspects of human rights in 2014 and 2013 have to be revised because many of their articles proved detrimental to many of these rights."
Sadat also criticised on Sunday the approval of a 2014 decree regulating the use of force by police in prisons.
"The National Council on Human Rights has criticised this law, urging the House to amend it as soon as possible to improve the conditions for inmates in Egyptian prisons," Sadat said.
The exclusion of the protest law from parliamentary debates this week comes a few days ahead of the fifth anniversary of the 25 January protests that led to the toppling of former president Hosni Mubarak in 2011.*

La existencia de este parlamento no es más que la justificación del gobierno autoritario por decreto, que es el único método político que se ha admitido en Egipto durante décadas.


Como se señala, la ley anti protestas es solo una parte. La arbitrariedad y la opacidad de las actuaciones de las fuerzas de seguridad, secundadas por los jueces, que manifiestan abiertamente su animadversión a la revolución —casi todos ellos hicieron su carrera en el régimen de Mubarak, habiendo ya purgado a los simpatizantes de la Hermandad— constituye un problema real. Las desapariciones de personas, las detenciones de activistas por cuestiones referidas a la libertad de expresión sin necesidad de que se manifiesten y todo el aparato de represión desplegado desde el gobierno convierten las manifestaciones de sus ministros y diputados hablando de democracia y señalando la benevolencia del sistema egipcio en un auténtico sarcasmo además de un insulto a sus propios ciudadanos.
Todas esas manifestaciones de "generosidad" no son más que burdas campañas de imagen que a nadie engañan ya a estas alturas. La proximidad del aniversario ha despertado todo tipo de miedos y reacciones de amenazas desproporcionadas, desde la del ministro de Asuntos Religiosos diciendo que va contra el islam manifestarse en contra del gobierno y a favor de la revolución del 25 de enero, hasta las amenazas de muerte y cárcel de un títere mediático como Ahmed Moussa.


Las libertades están hoy en esos miles de egipcios que están manifestándose a través de las redes sociales colgando sus fotos y contando sus recuerdos de los días que duró aquel intento de acabar con la podredumbre del gobierno egipcia, el intento de ganar un futuro que se les escamoteaba por la corrupción reinante y la desidia. Los que no quieren recordarlo ni que se recuerde son los mismos que entonces bloqueaban las aspiraciones de derechos y libertades. Esta parodia de régimen virtuoso, gobernado por los militares y santificado desde la Universidad de Al-Azhar, financiado desde Arabia Saudí, paradigma del liberalismo y la democracia, compradores de sus niñas, no es el que soñaron los que coreaban "levanta la cabeza, eres un egipcio".
Se entiende por qué está tan mal visto leer a George Orwell. Falta una semana.



* "Egypt protest law will not be up for discussion any time soon: MPs" Ahram Online 18/01/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/164/181352/Egypt/Egypt-Elections-/Egypt-protest-law-will-not-be-up-for-discussion-an.aspx

** "January 25 potential protesters shall end up in jail, dead: Ahmed Moussa" Egypt Independent 18/01/2016 http://www.egyptindependent.com//news/january-25-potential-protesters-shall-end-jail-dead-ahmed-moussa



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.