martes, 12 de enero de 2016

El error correcto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Me ha resultado muy gratificante leer en The Washington Post el artículo titulado "Startling new finding: 600 million years ago, a biological mishap changed everything", firmado por la reportera Sarah Kaplan. Me ha gustado su comienzo, su forma de presentarnos lo que va a llegar:

If life is effectively an endless series of photocopies, as DNA is transcribed and passed on from one being to the next, then evolution is the high-stakes game of waiting for the copier to get it wrong.
Too wrong, and you’ll live burdened by a maladaptive mutation or genetic disorder. Worse, you might never live at all.
But if the flaw is wrong in exactly the right way, the incredible can happen: disease resistance, sharper eyesight, swifter feet, big brains, better beaks for Darwin’s finches.*

La idea del "error" o "fallo" correcto me parece algo más que una bonita figura retórica que se ajusta más a aquella versión que se sigue dando de la "supervivencia del más fuerte". La realidad es que ser el más fuerte no es garantía de nada porque existe un azaroso juego, incontrolable, en el que lo que te beneficia un día puede ser tu perdición al siguiente si cambian las circunstancias. Esta idea es muy poderosa y obliga a pensar en términos distintos a los habituales, ponderar más las ideas de flexibilidad que las de fuerza.


Pero el artículo nos habla del descubrimiento de cómo uno de esos errores correctos posibilitó el surgimiento de los organismos pluricelulares, el gran salto de las células aisladas a su agrupación beneficiosa.

[Ken] Prehoda and his colleagues began to look into what genes could be responsible for allowing the choanoflagellates to work together.
“We were expecting many genes to be involved, working together in certain ways, because [the jump to multi-cellularity] seems like a really difficult thing to do,” he said.
But it turned out that only one was needed: A single mutation that repurposed a certain type of protein. Instead of working as enzymes (proteins that facilitate reactions inside the cell) the proteins were now what’s known as an interaction domain. They could communicate with and bind to other proteins, a useful skill for cells that have decided to trade the rugged individualist life for the collaboration of a group. In the wild world of pre-complex life, this development was orders of magnitude better than Twitter for getting organisms organized. Every example of cells collaborating that has arisen since — from the trilobites of 500 million years ago to the dinosaurs, woolly mammoths and you — probably relied on it or some other similar mutation.
That protein domain is now present in all animal genomes and their close unicellular relatives, according to a University of Oregon release. It’s probably wiggling around in you right now, helping your various cells keep in touch.*


La sorpresa, como suele ocurrir en la Ciencia, es que las cosas son más sencillas de lo que esperamos. Lo que se esperaba muy complejo, resulta ser el efecto del cambio en un solo gen. Pero era el error correcto, el que siguió adelante.

“It was a shock,” co-author Ken Prehoda, a biochemist at the University of Oregon, told The Washington Post. “If you asked anyone on our team if they thought one mutation was going to be responsible for this, they would have said it doesn’t seem possible.”*


La sencillez siempre está presente como economía. Eso ya lo observó Darwin, que había leído a Malthus. La naturaleza evita el despilfarro; lo más sencillo es lo que cuesta menos. La complejidad va emergiendo desde la sencillez gracias a esta reunión que un solo gen modificado posibilita.
Entre tanto despilfarro de energía, en todos los sentidos de la palabra, nos siguen sorprendiendo las sencillas soluciones que la naturaleza encuentra para economizar sus recursos. Muchas de ellas se encuentran más en la cooperación que en la lucha; más en la agrupación que en el individuo. 
En su página curricular de la Universidad de Oregon, el profesor Kenneth Prehoda, coautor del trabajo señalado, resume así en qué consiste su campo de investigación:

Research in the Prehoda lab focuses on the biochemical processes that allow cells to respond to changes in their environment. Environmental cues, or “signals”, pass across a cell’s plasma membrane and initiate a molecular program that associates a signal with an appropriate response.


"Señales", "códigos", "programas", "respuestas"... es el mundo de la Información en sus bases más elementales. La vida implica configurarse ante el entorno para seguir viviendo, tanto en sus niveles más básicos, los celulares de los que se ocupa el profesor Pehoda, como en los emergentes, más complejos. Pasamos así de los errores correctos, un mecanismo ciego, al intento de anticiparnos a lo que puede ser nuestro escenario futuro, en el que la corrección es ya apuesta. Es pasar del desafío celular para responder a los cambios de su entorno a nuestras reuniones internacionales sobre el cambio climático.
En mitad del terrible choque que supone leer las noticias de la locura del mundo en que vivimos, de las noticias de guerras, conflictos, campañas, disputas, actos sociales, etc. que son el reflejo muchas de ellas de la incapacidad de encontrar soluciones, es gratificante encontrarse con noticias como está, que más allá de lo descubierto, confirma el principio de la sencillez natural. La naturaleza, en cambio, no tiene que buscar soluciones brillantes y definitivas; le basta con aprovechar los errores correctos.


* "Startling new finding: 600 million years ago, a biological mishap changed everything" The Washington Post 11/01/2016 https://www.washingtonpost.com/news/morning-mix/wp/2016/01/11/startling-new-discovery-600-million-years-ago-a-single-biological-mistake-changed-everything/?hpid=hp_hp-more-top-stories_mm-evolution-1250pm%3Ahomepage%2Fstory

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.