martes, 22 de diciembre de 2015

Por la boca muere el juez

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Egipto tiene algunos jueces muy peculiares, con sentido de la justicia a tono con su peculiaridad. Como desde dentro no es sencillo decírselo, hay que aprovechar desde fuera. Recordamos que el gremio de los jueces ha estado en candelero por los juicios continuos o por el aplazamiento hasta el infinito de los detenidos, que se desesperan en las cárceles esperando a que alguien les diga de qué están acusados y de que algún día se celebre su juicio. Pero los jueces están muy ocupados con otras cosas, según parece.
Uno de los jueces más célebres de Egipto, para desgracia de muchos, es el juez Mohamed Nagy Shehata, más conocido por el "juez de  las ejecuciones", del que ya hemos hablado aquí, por desgracia.
Un juez bocazas es un mal síntoma  porque refleja el sentimiento de impunidad, de tener la sartén por el mango, de un "aquí mando yo", que estoy por encima del bien y del mal. 
Parece que el juez Shehata se ha ido de la lengua. Eso no tiene demasiada importancia en Egipto, donde al más bocazas de todos (el que dijo que solo los hijos de los jueces deberían ser jueces, para horror y protesta de los opositores en curso) le han hecho Ministro de Justicia y ahora se plantean que presida el nuevo parlamento, quizá para darle un poco de vidilla ya que como sigan buscando apoyos para sostener al "Estado", es decir, al Presidente, no va a quedar una oposición con la que debatir.


Afortunadamente, algunos grupos han dicho que no se apuntan al "bloque" laudatorio, aunque alguno ya se les había escapado rumbo a la coba presidencial y han tenido que sancionarlo.
Los jueces que vienen de la época de Mubarak (casi todos) se creen en la obligación de fustigar a los que intentaron cambiar las cosas (jueces incluidos). Asñi todo volverá a su cauce.
¿Qué ha hecho esta vez el juez Shehata? Egypt Independent nos lo cuenta así:

A lawyer has submitted an official complaint to the Supreme Judicial Council against a senior judge, accusing him of voicing personal political views during a press interview a week ago, including views on people detained pending judicial measures. 
Lawyer Taha Abdel Galil said Mohamed Nagi Shehata, the president of the Giza Criminal Court, renounced his impartiality as a judge and expressed personal, negative views of political movements and media figures in an interview with privately-owned Al-Watan newspaper.
During the recent interview, Shehata, who is popularly referred to as the “executions judge” for handing multiple death sentences to Muslim Brotherhood supporters, described the 2011 uprising against former president Hosni Mubarak as a “loss”. Abdel Galil contended that such an opinion “exposed a strong hatred and an egregious bias” against the uprising recognized by the text of the Egyptian Constitution.
“His excellency labelled political prisoners ‘swindlers’ and ‘liars’ though they are still prosecuted before him,” Abdel Galil said in his complaint. “He said they are always claiming to be tortured (by police)... deeming the allegations as lies that are designed to tarnish the Interior Ministry,” the lawyer added, pointing out that Shehata’s argument contradicts the fact that the judiciary is already prosecuting police officers over torture charges.
The lawyer said Shehata’s reference to the April 6 Youth Movement as the “Satan 6” also represented a “prejudice” against group members who are tried in his own court.
According to the complaint, Shehata expressed an “intense animosity” towards members of the outlawed Muslim Brotherhood, though many of them are prosecuted in his court.*


Como presumiblemente no habría bebido alcohol, habrá que suponer que lo que ha dicho le ha salido de su estricto sentido de la justicia. No es de extrañar que con esas opiniones, se pida su recusación en cualquier otro juicio a personas que entren en su amplio listado de fobias personales.
El poder mal entendido es esto: la imposición de las fobias, su conversión oficial en "justicia". Cuando las autoridades egipcias se quejan de que hay "intolerables injerencias" en las decisiones de su justicia, hay que acordarse del juez Shehata y de su sentido de la Ley. Cada vez que el ministro de Exteriores lamente escuchar lo que dicen desde la ONU a las asociaciones de Derechos Humanos, nos acordaremos de este ecuánime juez. Incluso se lo recordaremos al ministro, como muestra de imparcialidad.
Por supuesto, el juez ha negado haber dicho esas barbaridades retrógradas y condenatorias de una Revolución sobre la que se dicen cosas tan bonitas en el preámbulo de la Constitución votada por los egipcios. Lo malo es que los periodistas de Al-Watan dicen que tiene la grabación con la voz del juez en la entrevista.


¿Pero qué es eso si tienen que ir ante otro juez a probarlo? Pues poca cosa.
Mada Masr ha recogido los efectos de las declaraciones con el irónico título " The notorious judge and the statements he never made". Señalan las reacciones del juez:

In a phone-in on Dream TV, Shehata denied making comments to the newspaper, in which he reportedly criticized certain media personalities, the Court of Cassation and the January 25 revolution.
“If this is really my opinion,” the judge asked, “would I just express it like that?”
Shehata said he generally respects journalists, but added that he knows nothing about the comments published in the interview.
“There is no way I can make comments on media personalities,” he asserted.
His retraction was welcomed by host Nashaat al-Meehy, who thanked the judge and said he was “extremely happy that the judicial authority doesn’t express its political opinions.”
Shehata maintained the interview was conducted around general topics, specifically the video “The Execution of a Nation,” which criticizes the mass death sentences he’s handed down.
In response, Al-Watan newspaper published a statement maintaining it abided by principles of accuracy and objectivity when reporting on Shehata’s statements.
The newspaper added that it had omitted other comments Shehata made on the Court of Cassation, “which would have ignited sedition among judicial institutions.”**


¡Menos mal que no lo sacaron todo! Es una buena estrategia cuando se tienen las pruebas en la mano. Se deja que el interesado lo niegue todo y se saca una segunda andanada. De esta forma se lía él solo con sus contradicciones. Es la mejor forma de actuar en estos casos. Ahora habrá que ver si con eso es suficiente para recusarlo, algo que no será sencillo —no porque él lo niegue—, porque es la línea que está predominando en Egipto a la vista de las sentencias. No hay mucha justicia para los que han quedado en medio de islamistas y militares o para los que dicen lo que ven. Egipto los borra de su memoria, como se tiró el muro de la AUC, en el que estaban los recuerdos gráficos de las luchas de 2011. Queda por ver si este año morirá, como Shaimaa al-Sabbagh, algún pacífico manifestante que lleve flores a Tahrir. Todavía espera justicia.
Se dice que por la boca muere el pez. El juez Shehata desgraciadamente ha hablado así porque se siente suficientemente seguro como para hacerlo. Lo que dice es lo que piensan otros que han ayudado a traer de nuevo el régimen de Mubarak sancionando de forma continua a los que contribuyeron a su caída. La duda que nos queda es si alguna vez realmente cayó o si fue solo una ilusión, un espejismo  en el desierto.



* "Lawyer launches complaint against 'executions judge' over biased political comments" Egypt Independent 20/12/2015 http://www.egyptindependent.com//news/lawyer-launches-complaint-against-executions-judge-over-biased-political-comments

** "The notorious judge and the statements he never made" Mada Masr 13/12/2015 http://www.madamasr.com/news/notorious-judge-and-statements-he-never-made




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.