domingo, 15 de noviembre de 2015

Los muertos de Francia

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los muertos de Francia —hay cuatro españoles, británicos...— lo son porque no compartimos los valores que el Estado Islámico encarna: totalitarismo, crueldad, intransigencia, fanatismo. Los muertos de Francia lo son porque en Francia y en Europa se cree en valores como la libertad, el estado de derecho, el progreso, la tolerancia y la convivencia. El Estado Islámico es enemigo de todo el que tenga estos valores, aquí o allí, y todo el que tenga estos valores debe condenar al Estado Islámico, sus acciones y a quienes les apoyan.
Los muertos de Francia son muertos por Siria, por atacar a aquellos que masacran al pueblo sirio en una guerra extraña, a incontables bandas, en las que los deseos de Rusia de amparar al único tirano que no se movió de su silla durante la primavera árabe se han mantenido hasta que se ha creado un monstruo mayor, el Estado Islámico, que ha aprovechado la larga agonía del régimen y su debilidad para ocupar territorios. Es así de complicado.


Los muertos de Francia son consecuencia del compromiso de Francia. Los muertos de Francia se producen como presión para que Francia se retire de Siria y deje el campo abierto a las matanzas del Estado Islámico. Francia no gana nada con su intervención en Siria y, por el contrario, gasta y arriesga mucho.
Los muertos de Francia se producen como consecuencia del horror que el pueblo francés siente cada vez que ocurren las matanzas del Estado Islámico. Lo mismo ha hecho cuando ha intervenido ante las situaciones creadas por Boko Haram en las zonas en las que este grupo siembra la muerte y el dolor. Francia interviene en solidaridad con aquellos que padecen los ataques de los terroristas. Muchos países de la zona no lo han hecho.


Los muertos de Francia constituyen el mensaje de dolor que el Estado Islámico envía a Occidente para que dejen en sus manos una zona en la que viola, tortura, quema, decapita, encarcela y somete a la esclavitud a las personas que no comparten sus ideas de esta vida o de la otra. El Estado islámico ha ejecutado a musulmanes egipcios, sirios, coptos, kurdos, iraquíes, yazidíes, etc. El Estado Islámico ha atentado en diversos lugares de Occidente, tratando de causar el mayor daño posible para que las opiniones públicas o grupos políticos de sus países presionen a sus gobiernos haciéndoles ver que su compromiso con el dolor de los sirios solo les traerá dolor y muerte. Lo ha hecho en muchos otros lugares de Oriente Medio.
Los muertos de Francia son muertos por Siria, tal como lo son los que combaten al Estado Islámico en su terreno. Francia es atacada en su suelo porque es la retaguardia de los que combaten contra el Estado Islámico, algo que no todos los países de la zona están haciendo porque siguen con sus políticas perversas e interesadas.


Los muertos de Francia no ganan ni hacen ganar nada a Francia, que en cambio, deberá soportar en su territorio dolor y muertes. Esto no es la guerra de Irak, una guerra perversa y mentirosa, por más que muchos jueguen a compararlas en su antioccidentalismo permanente, muy rentable siempre para eludir responsabilidades. Francia se ha comprometido y complicado la vida porque ha querido frenar las monstruosidades que a todos horrorizan del Estado Islámico y de Boko Haram.
Los muertos de Francia lo son porque Francia y Europa creen en valores que no practican los asesinos ni muchos de los que critican la intervención de Francia en esta guerra, que es una guerra global. No eres tú quien decides intervenir sino que te puedes convertir en víctima en cualquier momento por decisión de los terroristas.


Francia ya ha tenido sus muertos y pudo tener más si unos turistas norteamericanos no hubieran detectado a un terrorista armado en un tren de alta velocidad no hace mucho tiempo. Entonces se impidió una matanza cobarde. Francia tiene entre sus fronteras el mayor número de sospechosos de yihadismo de Europa y pese a ello ha decidido intervenir a sabiendas de que tenía muchos enemigos dentro.

El Estado Islámico, en su cinismo, ha declarado que hace en Francia lo que Francia les hace a ellos. Es un mentira delirante porque Francia no ha sido quien viola, decapita, esclaviza, crucifica y quema vivas a las personas, sino quien trata de evitarlo en una confusa guerra, comprometiendo su propia seguridad.
El eterno victimismo de algunos les lleva a quejarse de que los franceses lloren a sus muertos, como si solo les importaran los suyos. Si esto fuera así, Francia no estaría ahora llorando muertes cuyo origen es frenar el horror en Oriente Medio. Los muertos de Francia son el resultado de la preocupación firme de Francia, más allá de las lamentaciones, con las que algunos hermanos árabes se han pronunciado mientras que se embarcaban en aventuras en Yemen. A ellos no le ha importado nada la muerte en Siria, sino solo perder su poder en la zona; no les importa quién muere, sino quién gobierna.


Por último, están aquellos virtuosos de la ética que han hablado de "venganzas". ¡Pobres cretinos! Sobre estos es mejor dejar que se hundan en su propio absurdo, ya que son incapaces de entender quién se venga de quién. El Estado Islámico es un monstruo que se lo agradece por la confusión que crean. Tendrán, como premio, más vírgenes en el paraíso.
Los muertos de Francia son muertos de Europa, de todos los europeos, son mis muertos, y como tales somos solidarios con ellos y expresamos las condolencias a Francia y a sus familias. Son también muertos de Siria, víctimas de sus enemigos, que son también los nuestros. Y lo son porque en vez de mirar para otro lado, algunos países se sienten comprometidos contra una barbarie que mata fría y sádicamente al que se le resiste.


Los muertos de Francia no le importan a la presentadora egipcia Lamis al-Hadidy, que según cuenta su propia prensa (Mada Masr ayer) se burló de los ametrallados en un restaurante diciendo que Egipto enviaría una comisión a investigar los restaurantes de París en respuesta a la comisión que Francia ha enviado para la investigación del avión ruso que estalló en el aire debido a una bomba del Estado Islámico, algo que hoy acepta hasta Rusia y que solo el gobierno egipcio no cree. Afortunadamente, una parte del pueblo egipcio es más sensato que la abyecta presentadora y le ha recriminado sus palabras y bromas sobre los asesinados. La han llamado "inmundicia", que es lo menos que la progubernamental presentadora se merece. Esta vez su propio gobierno ha tenido que dejarla en evidencia mandando condolencias. El ministro de Turismo debería condecorarla.



Descansen en paz los muertos de Francia, de Siria, del Líbano, de Rusia... todos aquellos que desean vivir en paz y se lo impiden. ¡Ojalá que pronto, el sacrificio de tantos, incluidos los franceses, españoles, británicos.., asesinados mientras disfrutaban de la noche de un viernes, pueda llevar la paz a una zona en la que a muchos solo les importa aplastar al otro, sin importales el sufrimiento que causan! Todo dolor nos conmueve, toda muerte nos ofende. Despreciamos toda estupidez.


* "TV anchors mock Paris amid terrorist attacks, Egyptian officials offer condolences" Mada Masr 14/11/2015 http://www.madamasr.com/news/tv-anchors-mock-paris-amid-terrorist-attacks-egyptian-officials-offer-condolences




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.