sábado, 7 de noviembre de 2015

Los discursos y los hechos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los interlocutores se van callando y pronto solo quedarán en el aire los discursos egipcios tratando de evitar la catástrofe turística, a la que aluden los titulares de Ahram Online de hoy. Será difícil que lo hagan. 
Las zonas turísticas —el negocio de la paz— se van transformando en zonas de guerra. Los terroristas saben que existe una amplificación de los efectos en las víctimas turísticas, con las que es posible identificarse al margen de cualquier otra circunstancia diferencial. Saben que cada víctima turísticas supone millones en pérdidas directas y en bolsa (compañías aéreas, turísticas, construcción, seguros, etc.). Un turista muerto es una gran inversión para el terrorismo. Son muy rentables.
De nuevo vuelven a sonar ridículas las palabras del Ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, tal como son recogidas hoy mismo por el diario estatal:

Foreign countries did not heed Egypt's calls for greater coordination to fight terrorism and have not shared intelligence with Cairo about the crash of a Russian passenger plane last week, Foreign Minister Sameh Shoukry said on Saturday.
An investigation is underway to determine the cause of the crash, but several countries have already suspended flights to the Sinai resort of Sharm al-Sheikh, citing the possibility that the flight which originated there was brought down by a bomb.
"The information we have heard about has not been shared with Egyptian security agencies in detail," Shoukry told a news conference. "We were expecting that the technical information would be provided to us."*


Si la estrategia del gobierno egipcio va a ser decir que se sigue investigando, el lamento y la queja, no va a servir de mucho. Lo cierto es que todas las miradas van ahora al responsable de la seguridad en el embarque, que no es otro que Egipto. Seguir mareando la perdiz sobre si se comparte o no la información que han hecho pública en un tiempo récord las más altas autoridades de dos países, el presidente Obama y el primer ministro Cameron, deja en evidencia el callejón sin salida en el que se encuentra el gobierno egipcio en este caso. No es en el avión donde hay que buscar ahora, sino en el aeropuerto para evitar que ocurra de nuevo. Repasar humildemente todos los fallos de seguridad que han llevado a esto. Se lo deben a las víctimas.


Pero lo más grave para el gobierno de al-Sisi en estos momentos es la suspensión de los vuelos desde Rusia, una auténtica bofetada, que se suma a las retiradas y prohibiciones de otros países. Los vínculos que se habían reforzado en estos últimos tiempos entre la Rusia de Putin y el Egipto de al-Sisi no hacían pensar que la respuesta rusa sería tan rápida. Pero tampoco Putin tiene otra opción ante su opinión pública. No puede jugárselo todo, más víctimas, ante su país para defender a su "aliado" y comprador egipcio. Rusia había garantizado un flujo de millones de viajeros anuales a Egipto para compensar la pérdida occidental y dar salida a los productos que no vende en Europa por las sanciones. Pero la intervención de Rusia en Siria le convierte en objetivo especial, preferente, del terrorismo. Rusia, que hasta el momento jugaba con superioridad tanto en Ucrania como en Oriente medio, también pierde en diferentes monedas: prestigio y economía.

La destrucción de un objetivo civil crea mal ambiente en casa. La guerra imperialista de Putin en Ucrania, con anexión de Crimea incluida, es fácilmente manipulable y puede llevarse a su terreno nacionalista mediante la retórica usada hasta el momento y a sabiendas que se enfrenta a un adversario convencional, Ucrania, que no ha recurrido al terrorismo. Que yo sepa, no ha estallado una sola bomba en territorio ruso. El "conflicto" todavía no tiene nombre claro, pero está clara la voluntad de las partes, oficiales y extraoficiales, de no salir de allí creando una situación más grave y extendida. Allí Putin se presenta como un astuto vencedor, puede reírse incluso de Occidente.


Pero el Estado Islámico y sus franquicias no son los ucranianos. Su ventaja estratégica es precisamente esa: su falta de límites. No tienen límites territoriales, no tienen límites morales porque ellos son puros y todo lo que hagan es moral por sí mismo. Golpean allí donde les es más fácil hacerlo. Atan bombas a las niñas y las envían a los controles; las violan haciéndoles un gran honor; prenden fuego, degüellan, crucifican... a todo el que entre en una categoría universal, la de sus "enemigos". En ella entran todos los que no son sus "amigos" (una lista corta) y se oponen a su misión divina en el planeta. La única cuestión es el orden del ataque, la prioridad de los objetivos. Rusia ha pasado a ser un objetivo prioritario desde que bombardea en Siria. Cuando ya salen noticias cuestionando la eficacia de sus bombardeos, ahora salta la incapacidad de proteger a sus ciudadanos. Ese es el sentido doble del atentado.

El atentado del avión le crea un conflicto a Putin, que puede controlar lo que ocurre en su territorio mediante los servicios de información, una maquinaria bien engrasada, pero no lo tiene tan fácil en un Egipto poco eficiente en seguridad, que puede matar terroristas, pero no consigue controlar el problema real en el Sinaí o en sus calles. El atentado no solo trae muerte; les lleva prestigio al hacer daño a los que se presentan como poderosos. David crece y Goliat mengua a los ojos de los admiradores y futuros reclutas.
Con la muerte en atentado del fiscal general, Hisham Barakat, el 29 de junio de este año, saltaron todas las alarmas sobre los servicios de seguridad en Egipto. Al-Monitor llegó a titular "Have terrorists infiltrated Egypt’s Interior Ministry?"**, mostrando los miedos de los expertos en tres campos: la baja calidad de los servicios de seguridad, incapaces de seguir sus propios planes para evitar atentados; la falta de recursos económicos para atender la seguridad mediante dispositivos de detección; y la posibilidad de que los servicios y ministerios estuvieran infiltrados por miembros de la Hermandad Musulmana y del Estado Islámico.** El fiscal había sido asesinado porque aunque los recorridos de su coche variaban cada día, todos acababan pasando por la misma calle. Absurdo.


Además de las vidas perdidas en el atentado del avión, el Estado Islámico ha sembrado la discordia tras las filas. Los familiares de las víctimas rusas no entenderán, en su dolor, qué tenían que ver sus seres queridos, que habían ido a un país aparentemente seguro a pasar unos días de descanso, con una guerra en Siria e Irak. No entenderán que se trataba de estrechar los lazos con Al-Sisi y alejarlo de los Estados Unidos; no entenderán que, para que Al-Sisi jugara a ser Nasser, ellos hayan tenido que ir a Sharm el-Esheikh a sabiendas de la poca seguridad existente. La muerte de los turistas mejicanos a manos del propio ejército egipcio fue un aviso del caos en la zona; pero a nadie le interesó insistir en ello. Ahora no le pueden hacer a Rusia lo mismo que a Méjico; habrá que dar explicaciones más convincentes. Y servirán de poco.
También la ha sembrado tras las filas en Egipto, donde se les van escapando las posibilidades de recuperación económica que tenían cifradas en el turismo. Lo que no es seguro para turistas, tampoco lo es para inversores. 


Por eso se niega todo o se crean situaciones peores, como las recientes declaraciones del ministro del Interior convirtiendo las inundaciones de Alejandría en un atentado terrorista a cargo de los Hermanos Musulmanes. Por no reconocer la desidia y la negligencia, en este caso, se prefiere convertirlo en un atentado terrorista. ¡Qué paradoja!


Con todo, Putin le está echando un cable a Al-Sisi a pesar de lo que ello implica y el coste que puede tener. Hace apenas unos momentos, la prensa egipcia reproduce un comunicado ruso y egipcio que se mantienen en que no hay evidencia de atentado, pese al cese de los vuelos:

Russia said there is no evidence that the Metrojet A321 plane in Sinai was downed by a bomb on board, reported the Russian official news agency TASS on Saturday.
“Russian specialists will request the French investigators and the Egyptian commission to provide confirmation of the onboard explosion identification,” a source inside the Russian mission at the special investigation commission was quoted as saying by TASS.
He also confirmed that the only evidence is “certain noises recorded by the cockpit voice recorder”. He stressed that it is too early “to say that they indicate an explosion” as the nature of that noise is still being assessed.
Russian President Vladimir Putin had agreed to suspend all the Russian flights to Egypt based on advice from the Russian federal security service.
In a phone call between President Abdel Fattah Al-Sisi and his Russian counterpart, both sides agreed to increase their collaboration in aviation security to ensure to the safety of Russian tourists, according to a statement released by the Egyptian presidency.
Egypt and Russia also agreed to re- establish Russian flights “as soon as possible”.***


Pero lo fulminante de la suspensión de los vuelos deja claro que es "demasiado pronto" es más retórico que otra cosa. Una cosa son las palabras de duda y otra la rotundidad de las acciones. No tiene evidencia, pero no sale un vuelo. Los hechos son los hechos.
Putin confía mucho en su maquinaria de propaganda, por lo que se ve. Lo que queda por ver es si puede silenciar a las familias de las víctimas en cuanto que empiecen a pedir explicaciones. Ahí tendrá un conflicto seguro, como lo ha tenido con las madres y esposas de los soldados sin declarar, muertos en Ucrania, en apoyo de los prorrusos. Pero Putin confía en su poder.
Con este comunicado, no hace sino ayudar a ahorcarse a Egipto en su propia soga, es decir, serán los únicos que se crean su propia versión. El gobierno podrá seguir diciendo que es la ley de la gravedad la que hace caerse a los aviones y que ellos no han fallado. El siguiente paso será que los predicadores mediáticos del gobierno comiencen a decir que es una conspiración occidental para acabar con Egipto, Madre de la Humanidad. ¡Cría cuervos! 
 
Titulares de la visita en febrero de 2015



* "Egypt says foreign countries did not coordinate with Egypt on security" Ahram Online 7/11/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/162921/Egypt/Politics-/Egypt-says-foreign-countries-did-not-coordinate-wi.aspx
** "Have terrorists infiltrated Egypt’s Interior Ministry?" Al-Monitor 4/8/2015 http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2015/08/egypt-interior-ministry-hisham-barakat-security.html#
*** "No evidence that bomb caused Metrojet plane crash: Russian agency" Daily News Egypt 7/11/2015 http://www.dailynewsegypt.com/2015/11/07/no-evidence-that-bomb-caused-metrojet-plane-crash-russian-agency/
  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.