domingo, 8 de noviembre de 2015

Las disculpas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La historia del avión ruso y sus desgraciados 224 viajeros muertos es una de esas líneas que ayudarán a los futuros paseantes del camino de la Historia a comprender lo que nunca se debe hacer en la gestión de las crisis. Existe toda una disciplina —la gestión de crisis— de la que se pueden extraer sabios pasos, probados en casos anteriores, para evitar los errores fatales. Pero todos los consejos y protocolos se convierten en papel mojado si se ignoran continuamente los errores propios o simplemente las situaciones en las que se dan los hechos. Es muy difícil salir de una crisis sin reconocerla.
Egyptian Streets publica hoy un dolido y airado artículo, con el título expresivo "The Washington Post Should Immediately Apologize to Egyptians"*. Por boca de un licenciado en Economía política se expresa el sentimiento que muchos egipcios pueden sentir ante esta situación de arrinconamiento tras el atentado del avión ruso:

To start with, it is beyond doubt that the Egyptian government has its flaws in managing the economy, its overflowing and corrupt bureaucracy, and its lack of respect for human rights. But things have come to a point where the western media needs to be put in its proper place.
I was surprised by the over-dramatic coverage of the crash by the Western media, but I found one article in particular quite shocking. In a recent Washington Post editorial titled “Russian and Egyptian officials are not to be trusted over airline crash”, it concluded that “the Egyptian and Russian regimes are far less adept at fighting terrorism than they are at lying”. This conclusion comes based on the Post’s belief that the Egyptian government will seek to cover up the bombing of the Russian airplane that crashed in Egypt’s Sinai, as it would signal Egypt’s ineptitude in the fight against terrorism.
I find this editorial one of the most sickening pieces I’ve read in my life. The Post, walking the line of most of the western media, believes it has such a high moral stance that it can pass on judgements about a government that lost 224 of its citizens in a plane crash, and another that will suffer severe consequences in its tourism industry due to it. Instead of showing solidarity and support for a country that is struggling to get back on its feet, the western media seems almost cheerful that this accident took place. They are taking the opportunity to politicize the misery, in an attempt to undermine the Egyptian and Russian governments – falling so low as to accuse them of being liars.*


El artículo es sobre todo una rabieta ante la impotencia de los que se ven atrapados en la necesidad de creer lo que les dicen. Lo que hace ahora el autor del texto, Hassan Fayed, es tratar de conjurar algo que no es exclusivo de The Washington Post, sino —como él mismo señala— de los medios extranjeros. 
La discrepancia entre la visión egipcia y la del resto del mundo es prácticamente absoluta desde hace tiempo. Es lo que ocurre cuando se van silenciando las voces críticas, cuando se eligen parlamentos para apoyar a los presidentes y cuando se acosa a los medios discrepantes. Esto es, por decirlo así, una muestra más del aislamiento distorsionado al que se ha llevado a Egipto. Lo que hace el señor Fayed es lo que lleva haciendo el gobierno egipcio desde que se tomó el poder: imponer una visión interna de los problemas no reconociendo sus propios fallos.


Lo que resulta interesante en el texto es esa unión sentimental entre Rusia y Egipto. Rusia ha hecho lo mismo que los demás, ha retirado a sus pasajeros tras la recomendación de sus propios servicios de inteligencia. Es lo sensato. El mantenimiento de otro tipo de discursos, como hemos analizado estos días, es porque Rusia no puede admitir que los servicios secretos de otros países le digan en qué han fallado los suyos. 

Por más que Vladimir Putin le haga el regalo a Egipto de millones de turistas anuales, tal como le prometió, no deja por ello de ser responsable ante su ciudadanía. Como señalábamos ayer, Putin tiene un límite: la responsabilidad ante sus ciudadanos de garantizar su seguridad y mandarlos a un lugar inseguro, por muy amigo que sea, sería un suicidio político. Por eso se mantiene en la línea de que todavía no hay suficiente información, aunque hayan puesto en marcha toda la maquinaria y suspendido los vuelos. Eso no se hace si no se tiene la seguridad, en términos suficientes, de que ha sido un atentado. El corresponsal del diario El Mundo señala que los equipajes de los viajeros rusos son evacuados en aviones distintos a los que toman los pasajeros.** Moscú sabe, como decíamos ayer, la distancia existente entre los hechos y las palabras, entre lo que hay que hacer y lo que hay que decir, dentro y fuera de Rusia.


Los egipcios no deberían pensar que se trata de un agravio contra ellos. Nadie les desea mal alguno. Ellos son las primeras víctimas de la incompetencia de un gobierno que no es más que una prolongación de un estado ineficaz que no ha cambiado nada. Los propios egipcios se levantaron contra una situación de décadas (no solo las de Mubarak) en la que se acumulaban la desidia, el abandono institucional y el deterioro progresivo de todos los sectores. 
Hay un patriotismo retórico y facilón con el que se les engancha para que dejen de ver la realidad. Cuando las evidencias son insoslayables, el dedo del dirigente egipcio sabe que no tiene más que apuntar a las conspiraciones, envidias, maldades de Occidente o de los proscritos interiores de turno. Todo es conspiración. Ellos están allí para defenderles. No deben temer, deben confiar... Hasta la siguiente.
Con el título "El Ejército toma el aeropuerto de Sharm El-Sheij", Francisco Carrión, en El Mundo, nos cuenta el trasiego de ese aeropuerto en el que aparentemente nunca pasó nada:

Los uniformados levantaron un imponente muro de seguridad en las inmediaciones del lugar ocasionando extramuros una cola kilométrica de coches y autobuses. Agentes encapuchados montaron guardia en unos accesos acotados con alambradas de púas y sometieron a los vehículos a exhaustivos y lentos controles. Los soldados también se hicieron cargo del registro de los pasajeros rusos antes del embarque. Las fuerzas de seguridad abrieron una investigación interna centrada en los empleados locales involucrados en las tareas previas al despegue del trágico vuelo KGL9268 a pesar de haber censurado las informaciones de la inteligencia británica que, en los últimos días, han apuntado a algún trabajador del aeropuerto como responsable de colocar un artefacto explosivo en la bodega del aparato.
La medida, desvelada por varios funcionarios a Associated Press, contempla el interrogatorio de todo el personal que trabajó el día del siniestro. Para reconstruir sus pasos, se están analizando además las imágenes capturas por las cámaras de vigilancia en busca de "alguna actividad inusual entre policías o personal del aeropuerto", reconocieron fuentes de seguridad citadas por Reuters.
La investigación -que pone en entredicho la versión oficial que ha mantenido hasta ahora la tierra de los faraones- suscitó un auténtico clima de caza de brujas. "Aquí todos nos conocemos. En muchos casos, llevamos años trabajando juntos y sabemos de la orientación política o religiosa que tiene cada uno", relató este sábado a este diario un empleado que rehusó proporcionar su nombre. "Por esa razón creo que no fue posible que nadie de nosotros colocara la bomba", agregó tras reconocer que la laxitud marca algunos de los procedimientos de seguridad en el aeropuerto.
Unas brechas de las que ya alertaron funcionarios británicos a principios de este año y que afectarían a la escasa formación de los agentes y los mal mantenidos e incluso caducos equipos de rayos X y de detección de explosivos, entre otros. Esta alarmante realidad, añadida a la hipótesis del atentado terrorista, habría empujado a Reino Unido y Rusia a la suspensión de los vuelos.**


De nuevo las discrepancias entre lo que se hace y se dice. Cuando se producen los hechos, la investigación al personal, parece que fuera una especie de ofensa a Egipto, cuando son sus propios servicios de seguridad quienes la realizan, como no puede ser de otra manera.
Salen entonces la lista de reclamaciones y avisos no escuchados, como ocurre ahora. ¿Dónde está la investigación de los turistas mejicanos muertos, bombardeados por el Ejército egipcio? Cuando The Washington Post dice que "no son de fiar", en el caso egipcio se refieren precisamente a esa vieja y frecuente costumbre de tapar los errores. 
Shaimaa al-Sabbagh murió de un disparo policial a bocajarro por estar demasiado delgada, según el forense; sus compañeros fueron detenidos como sospechosos. Los ocho muertos en un mismo hospital psiquiátrico este verano más dos en una comisaría lo fueron por la ola de calor y no por las pésimas condiciones de las instalaciones. 


Los muertos por las inundaciones de Alejandría lo son por los sabotajes de los Hermanos Musulmanes y no por la ineficacia gubernamental y el abandono de la ciudad, cuyo patrimonio tienen que proteger de la especulación los ciudadanos. En Egyptian Streets señalaban: "Despite the recurrence of heavy rains in Alexandria during the wintertime, the city remains unequipped with a proper drainage system to overcome the consequent floods which damage the streets and stores. This caused many citizens to express their utter anger at the governor of Alexandria, Hany el-Messeri, for failing to prepare the city for such foreseeable weather conditions, as shown in a circulating video on the social networks."*** Todavía siguen sin resolverse los efectos de las riadas.
Los médicos están ahora en huelga por la muerte de una doctora de 28 años expuesta a las infecciones por carecer del material de protección necesario. Egypt Independent señala: "Meanwhile, the Health Ministry has said that it is not sure Dr. Mehrez died of meningitis, adding that she had an accident two years ago which led to epileptic seizures."**** ¿Cabe mayor despropósito? Los muertos siempre tienen la culpa a los ojos del gobierno egipcio: los disparados a quemarropa, los ahogados, los hacinados, los enfermos... Siempre culpables.


Para todo tiene excusa el gobierno egipcio. Nada hay que ocurra por su incompetencia, falta de medidas, etc. Los egipcios hicieron una revolución porque estaban hartos, porque nada funcionaba. Nada se ha cambiado; siguen los mismos haciendo lo mismo: nada. El dinero se va en absurdas obras megalómanas y no en hacer mejor la vida de los egipcios, ya bastante dificultosa. Los ministros de antes y los de ahora entran en las cárceles por corrupción.

El episodio del avión ruso es un límite y los avisos a la presidencia se suceden desde la calle y los que van saliendo a través de la prensa. Tratan de avisar del deterioro y de la pérdida de los egipcios que se ha traducido en la participación electoral. Los que la han interpretado como confianza ciega en el presidente son una muestra más de incapacidad de afrontar una situación cada vez más delicada. 
El avión ruso ha sido un objetivo meticulosamente escogido porque concentraba en él una serie de efectos expansivos muy meditados. Algunos prefieren pensar que el Estado Islámico no tiene tanta capacidad de "pensar" estratégicamente. Allá ellos; estarán expuestos a más sorpresas cada día.
Ha hecho daño a los dos países, Rusia y Egipto, en sus lugares más delicados. Cualquiera que piense que no se es sensible a las muertes de los turistas rusos o de la delicada situación en que queda la economía egipcia, que afecta a millones de personas que viven del turismo, se equivoca. Ojalá el mundo estuviera en paz y fuera posible moverse por él con total tranquilidad sin tener que ir prevenidos. Desgraciadamente no es así. Negarlo solo sirve para hacerse responsable del siguiente desastre, del siguiente atentado, de la siguiente muerte de un médico, de la siguiente muerte de un fiscal, de la siguiente riada...


La lucha que Egipto tiene contra múltiples enemigos es real, pero también es contra sí mismo, contra sus fantasmas y cegueras. En lugar de estar constantemente hablando de conspiraciones contra ellos, deberían aplicar todas sus energías y esfuerzos a tratar de hacer lo que los propios egipcios pidieron a su gobierno: acabar con la desidia y las falsedades que las cubrían. Para eso salieron a las calles en enero de 2011 y a eso se comprometieron los que lo hicieron un 30 de junio. Hoy ese gobierno ha quedado internacionalmente en solitario, sosteniendo posturas que van a la contra de todos.


La imagen que ilustra el articulo de Egyptian Streets es la de un hombre dejando flores entre los restos del avión. Tras esas flores estamos todos, pero el horror ante el acto no debe bloquear a nadie ni anteponer los intereses al esclarecimiento cuando hay vidas en juego. Por eso el ejército egipcio ha tomado el aeropuerto y está revisando todo el material existente para encontrar a los responsables. Es lo lógico. La ministra de Inmigración, por su parte, ha pedido a los egipcios en el extranjero que vuelvan a pasar sus vacaciones a Egipto para compensar la pérdida de turistas. Una vez más, lo egipcios responderán con patriotismo a las carencias. Como siempre. Los egipcios responden siempre, tanto para regresar durante sus vacaciones como para pagar un canal con su dinero.
Decir que un sitio es seguro no lo convierte en seguro. Quien debe pedir disculpas a los egipcios es su gobierno, no The Washington Post. Nadie ha ofendido al pueblo egipcio, solo los que le mienten.



* "The Washington Post Should Immediately Apologize to Egyptians" Egyptians Streets 8/11/2015 http://egyptianstreets.com/2015/11/08/the-washington-post-should-immediately-apologize-to-egyptians/
** "El ejército toma el aeropuerto de Sharm el Sheij" El Mundo 08/11/2015 http://www.elmundo.es/internacional/2015/11/08/563e6cc022601d47128b45d1.html
*** "Alexandria ‘Drowned’ by Floods, Leaving Seven Dead" Egyptian Streets  25/10/2015 http://egyptianstreets.com/2015/10/25/alexandria-drowned-by-floods-leaving-seven-dead/ 7/11/2015 http://www.egyptindependent.com//news/doctors-syndicate-calls-strike-until-infection-prevention-drugs-are-available

**** "Doctors' Syndicate calls for strike until infection prevention drugs are available" Egypt Independent

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.