martes, 17 de noviembre de 2015

La banda de las cuatro o hasta dónde puede llegar la torpeza

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Si algún periodista egipcio piensa que va a recuperar un solo turista gastando bromas sobre los muertos y atentados terroristas en Francia, se está equivocando completamente. Demuestran, por el contrario, el peor lado posible, algo que les será tenido en cuenta por aquellos a los que tratan de humillar en una de las más absurdas campañas jamás concebidas desde medios públicos o privados.
El empecinamiento puesto el caso de la bomba puesto en el aeropuerto egipcio de Sharm El-Sheikh se traslada ahora al intento de burla por lo ocurrido en Francia. ¿Creen que esto les atraerá turistas? Lo dudo, al menos franceses, que sentirán un profundo desprecio por lo que algunos están haciendo. El hecho de que sean periodistas muy conocidos y próximos a la presidencia no solo no mejora nada el asunto sino que, por el contrario, lo empeora dada la peculiar relación defensiva que los medios egipcios tienen en la fabricación de la figura presidencial y su sostenimiento a los ojos de la opinión pública.
El Middle East Monitor (MEMO), con el titular, recogía al día siguiente de los atentados:

Four female TV presenters and journalists known to be supporters of Egypt’s President Abdel Fattah Al-Sisi, have been criticised for expressing apparent “delight” over Friday’s terror attacks in Paris. At least 120 people were killed in the attacks, which have been claimed by Daesh/ISIS.*


El aparato mediático del régimen, una vez más, sirve para enredar las cosas y cometer errores de muy difícil rectificación. Afortunadamente, han sido son criticadas, demostrando que esto solo es atribuible en primer lugar a las infames presentadoras, a la incompetencia comunicativa absoluta más allá de la propaganda zafia y a un forma grosera de entender el nacionalismo. Burlándose de las víctimas del terrorismo no consiguen nada de lo que quieren, solo satisfacer la rabia y la soberbia del incompetente.
Ya recogíamos el otro día la reacción burlesca de la periodista oficialista Lamis Al-Hadidi señalando "que enviarían inspectores para revisar los restaurantes franceses". El Middle East Monitor las recoge y añade las siguientes:

Egyptian journalist Bussin Shalabi lives in France. She was also scathing about the security situation in the French capital. “They said that we could not secure the airport of Sharm Al-Sheikh. Well, you do not know how to secure the stadium while your own president was there. What goes around comes around.” In a separate tweet, she said: “I pray to God that I return to Egypt tomorrow, to the country of security and safety... This is Bussi Shalabi from the incident scene.”
Kuwaiti writer Fajr Al-Saeed, who is known to be a staunch supporter of Al-Sisi, took the opportunity to be even more sarcastic about the events in Paris. She posted 14 tweets while commenting on the shootings and bombings. “Flights should be grounded and all tourists should leave Paris. It would not be wrong to declare Paris a disaster area. I hope that Ban Ki-moon will express concern. Why only at Sharm Al-Sheikh?” Responding to the Paris police calling on citizens not to leave their homes unless absolutely necessary she said, “Frankly, I am delighted.”
In a tweet directed at “Uncle Putin” she pleaded, “Please send your planes to evacuate Russian tourists from Paris, France is no longer safe.” Let them taste one quarter of what the Arabs have been through, Al-Saeed added. “I am laughing my gut out.”
According to pro-Sisi journalist Nashwa Al-Houfi, “The West is now tasting what they have done with the terrorism industry, which they unleashed in the Middle East.” In a telephone interview with a programme called Sabah On broadcast by ON TVon Saturday, she said: “The Paris events are painful. But Britain and America should wake up and should know that the terrorism industry will not be directed only against the Arabs, and that they will eventually pay.”
Taking a slightly different approach, pro-regime Al-Ahram newspaper tweeted mockingly, “France beat Germany by two goals in a friendly match and terrorism scores seven goals in Paris."*


Es tan grave el error, tan ciega la estupidez manifiesta que parecen más próximos al Estado Islámico que a un país aliado que ha enviado sus condolencias oficialmente, pero que satisface su alter ego miserable con este tipo de reacciones sin calificativo.
Lo que demuestra esta rabieta, precisamente, es lo contrario de lo que dicen. En realidad les importan muy poco los muertos rusos del avión de pasajeros volado en el aire o sus propios muertos en atentado. Lo único que parece importarles son las consecuencias económicas, lo cual es de una bajeza moral impresionante. Lo que demuestran es que los muertos por su incompetencia avisada no les importan nada, solo que se les llenen los hoteles. Afortunadamente, mucha gente no piensa así, pero que los medios oficialistas entonen este canto conjunto es preocupante.

Los muertos son todos igual de dignos, como víctimas de crímenes, igual de lamentables. No se juzga a los muertos, se juzgan las respuestas ante la muerte y las medidas y responsabilidades tomadas por las autoridades. Es aquí donde se han centrado las críticas sobre el gobierno egipcio y el aparato mediático que le acompaña. Como advertimos, se ha quedado solo ante el mundo en su miseria, anteponiendo el dinero a la vida de los turistas. Eso es lo que hundirá realmente el turismo en Egipto, porque demuestra la incapacidad para asumir los fallos en seguridad. Lo que espanta no es que haya un atentado; lo que asusta al turismo es que al frente del país esté gente que lo niegue. Los turistas mejicanos bombardeados hace unos meses por el Ejército egipcio están todavía esperando algún tipo de explicación coherente. Los muertos mejicanos también importan, sobre todo si mueren a manos de quienes están garantizando la seguridad de la zona. Pero en aquel caso, como en este, la estrategia oficial egipcia es negarlo todo y responsabilizar a las víctimas. Los turistas tenían todos los papeles, iban con guía, etc. A ellos les tocaba demostrar, según parece la inocencia en su muerte, no a quienes les mataron, que no suelen dar explicaciones por lo general.


El odio de algunas de las declaraciones anteriores se dirige también contra el "amado" Putin, al que se le recibió con fotografías en las calles de El Cairo porque les prometía turistas. Cuando Putin cumple con su deber como responsable de la vida de sus ciudadanos retirando los aviones, los ataques contra él muestran de nuevo que solo les importa el dinero del turismo. No es una cuestión de "orgullo nacional" mal entendido; es una cuestión puramente crematística, la más rastrera e impresentable.
La rápida reacción de las autoridades rusas, un amigo, debería demostrar a Egipto que el aeropuerto es realmente muy poco seguro. No nos hemos hecho eco aquí de muchas de las informaciones aparecidas en la prensa internacional —especialmente en la británica— sobre la seguridad del aeropuerto y sobre cómo se saltaba la gente la "molestia" de los controles. Negarlo es poner en peligro más vidas.
Cualquier atentado es posible, pero las negligencias se deben reconocer para evitar las repeticiones. Nada que ver los atentados de Francia, hechos en plena calle, con los de un aeropuerto en el que las maletas pasan por controles de seguridad, escáneres, etc. Si los repatriados rusos vuelan en aviones distintos a sus equipajes es porque no se fían de esos controles ni de los que hay detrás. Hacen bien pues la actitud de negarlo todo es absolutamente irresponsable. De nuevo el irresponsable victimismo egipcio prefiere ver una conspiración internacional —¡Obama, Cameron y Putin conspirando contra el turismo en Egipto!— antes que reconocer que sus controles fallaron.


En París, la gente tiene miedo a los terroristas y confía en su gobierno. En Egipto la gente tiene miedo a los terroristas y a la irresponsabilidad de u gobierno que es incapaz de asumir su responsabilidad. Al-Sisi es perfecto y sus gobiernos no se equivocan. ¿Cómo se va a equivocar el que llega a la presidencia tras un sueño profético?
La que se alegra por  que "Occidente pruebe" la "industria del terrorismo" que ha creado demuestra de nuevo la ceguera según la cual Oriente Medio es una víctima inocente de lo que le ocurre. Forma parte de esa teoría amplia de la conspiración que tanto gusta porque irresponsabiliza a los principales responsables. Recuerden que hasta el fundador de los Hermanos Musulmanes, Hassan El-Banna era, según declaraciones de un alto encargado de la Seguridad, un judío sionista y masón.
La publicación termina señalando las reacciones ante la infamia de las cuatro presentadoras que se regocijan con la muerte de los demás:

In response to such comments, journalist Lilyan Daud tweeted, “Some expressions of delight and statements of incitement by public figures should be compiled and distributed among news agencies and news websites so as to take the necessary legal steps.”
“Those who express delight and gloat over what happened [in Paris] are terrorists too,” insisted director Amr Salama. “Their guns are their black hearts and their bullets are fired from their mouths. They earn their punishment of losing their humanity.”*

Mucha gente agradecerá estas palabras. Los medios egipcios están llenos de inmundicias en su babosería oficialista, pero también hay mucha gente que mantiene la dignidad periodística y la luz ante una opinión pública que se deja llevar por este tipo de reacciones con las que tratan de compensar las grandes, enormes, carencias a las que se enfrentan cada día con impotencia. Con estas salidas absurdas se intenta compensar la realidad. ¡Pobre solución que no hace más que agravar la situación llevándoles desprecio!
Hay dos ciudadanos egipcios entre los asesinados por el Estado Islámico de París. La burla que se ha hecho de los muertos también se extiende a ellos.
Lamia Mondeguer, 30, was killed at a restaurant on rue de Charonne in Paris’ 11th arrondissement, a source close to Mondeguer’s family told independent publication Enterprise. Mondeguer was a dual Egyptian-French national and was a communications manager at a Parisian talent agency, in addition to working in performance arts.
In a phone-in with MBC Masr television host Sherif Amer, Egypt’s Consulate General in Paris Serenad Gamil said the second Egyptian victim, Salah Emad El-Gebaly, 28, is believed to be one of the victims of the attack on the Bataclan music theater, where dozens gathered to watch rock band Eagles of Death Metal perform. The theater attackers briefly held the crowd hostage, before opening fire and killing at least 89.**



Hay algún egipcio también entre los heridos. Lamia Mondeguer murió en la terraza de uno de esos restaurantes que la presentadora reclamaba inspeccionar. Salah Emad fue uno entre los asesinados en la sala Bataclan. La muerte nos iguala a todos. Las personas de buena voluntad lamentan todas las pérdidas, sin distinguir si eran egipcios o de cualquier otro lugar. Las condolencias también van hacia Egipto.
Egipto se sigue haciendo daño a través de estos personajes mediáticos de baja categoría pero de mucha representación pública, portavoces de lo peor, mediadores de lo más bajo, que satisfacen a aquellos que viven entre la impotencia y la frustración, besando lo que les hunde.
Más sensato ha estado quien decidió proyectar sobre las pirámides las banderas de luz de Rusia (esta vez sí), Líbano y Francia mostrando sus condolencias por las últimas muertes en brutales atentados, da igual dónde se produzcan.
Una vez más, mis condolencias a todos, sin exclusión ni matices.


* "Pro-Sisi journalists criticised for gloating over Paris terror attacks" MEMO (Middle East Monitor) 14/11/2015 https://www.middleeastmonitor.com/blogs/politics/22287-pro-sisi-journalists-criticised-for-gloating
** "Two Egyptians Killed, One Severely Injured in Paris Attacks" Egytian Streets 16/11/2015 http://egyptianstreets.com/2015/11/16/two-egyptians-killed-one-severely-injured-in-paris-attacks/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.