viernes, 9 de octubre de 2015

Se acaba la hoja, pero no la ruta

Joaquín Mª Aguirre (UCM) 
La entrevista publicada en Ahram Online con el analista e investigador político Sobhi Eseila, perteneciente al Al-Ahram Centre for Political and Strategic Studies, sigue mostrando que las preocupaciones egipcias son un tanto peculiares —vamos a decirlo así— respecto a lo que preocupa en otros sistemas democráticos. Se confirma una vez más por las preocupaciones mostradas que la obsesión política en estos momentos es que nada erosione la figura y mandato presidencial. Importa menos el parlamento en sí y lo que pueda salir de allí, que la relación que pueda mantener con la presidencia.
Desde que la constitución enmendada en 2014 —para evitar que alguien hiciera lo mismo que Mohamed Morsi y el parlamento pudiera controlar al presidente teniendo más poderes de equilibrio y asumiendo más responsabilidades— fue criticada por la presidencia diciendo que "tenía buenas intenciones, pero que un país no se gobierna con buenas intenciones", las críticas llovieron sobre el futuro parlamento y lo que pudiera hacerse en él.


Es probable que cualquier persona de un país en donde un parlamento es un parlamento no acabar de entender los distintos factores que se emplean en su análisis. En la medida en que el proceso egipcio siempre ha tenido su desarrollo y control en la sombra, se anticiparon las elecciones presidenciales para dar el respaldo personal que Al-Sisi siempre ha buscado. La alternativa a presentarse como un "militar" directamente —recordemos que aseguró que no se presentaría a la presidencia tras el "no-coup"— era presentarle como una "figura excepcional", que es en el fondo lo que la mentalidad egipcia, moldeada cultural y políticamente, desea. De ahí que surjan unas extrañas relaciones y contrastes entre la figura de la presidencia y la del parlamento, que se pueden ver como enfrentadas y no como contrapesos.


De hecho uno de los argumentos empleados hasta el momento es el mucho tiempo sin parlamento, durante el que se ha legislado desde el poder presidencial. Esto que se entendería como un problema, algunos lo entiende como una ventaja. Se maneja en la entrevista, por ejemplo, la idea de que el desgaste presidencial ha sido por tener que asumir cosas que habría tenido que hacer el parlamento. Es un argumento sorprendente porque se hace recaer sobre él los errores presidenciales. La crisis última por corrupción ministerial no tiene nada que ver con el parlamento. Sin embargo no se presenta como un error selectivo de la presidencia de Al-Sisi, sino que se le presenta como una especie de víctima de engaños y alguien que ha tenido el valor de cortar esa situación.
Pero hay todavía ideas más sorprendentes:

AO: With the preliminary indicators and the names that we heard running in the elections, what do you think will be the composition of the parliament, in terms of Copts, women, leftists, businessmen, Islamists etc?
SE: The upcoming parliament will feature all the factions that you just mentioned, but speaking about the dominant sector, we can't say that they will be businessmen, but I can fairly say they will be candidates supported by businessmen.
We will have a network of interests, so let's say we will have around 10 businessmen supporting political parties and independent candidates, or as people say, "buying candidates."
These well-known tycoons are not running in the elections but we will be witnessing their active hands inside parliament. So we will be having the main political parties backed by businessmen. Those businessmen could be Brotherhood supporters, liberals, or former members of the Mubarak's National Democratic Party (NDP). So the businessmen will be dominating to a large extent inside the parliament, and we will unavoidably have candidates affiliated with the NDP; not well-known figures but candidates who used to run in parliamentary elections for interests.
Yet I strongly believe that no single particular political party will dominate. If everyone was represented and made it to the 2015 parliament we will have a good experience. I wish that the Islamists could get a 20 percent quota of the parliament. The people have to see that the parliament is a real image of their lives.*


La lectura del análisis de Sobhi Eseila no deja de ser desconcertante y perturbador. Hace unos cuantos días se echó abajo la candidatura de una bailarina del vientre muy conocida en Egipto que había sido anteriormente detenida por un videoclip político sexy e irónico y tener su canal televisivo sin licencia. El diario El Mundo da cuenta ello hoy. Se la excluye por tener "mala fama" y ¿después se admiten en el Parlamento todo tipo de sinvergüenzas financiados por los magnates corruptos? ¿Se debilita y ataca veladamente el sistema de partidos para poder dejar asientos a quien lo pueda pagar a sí mismo o a otros?


El hecho de que todo el mundo sea consciente de que el sistema que saldrá del parlamento será "una red de intereses" ("network of interests", dice Eseila) financiada por diez magnates no les parece especialmente preocupante, pero sí que puedan debilitar la imagen presidencial.
Es cierto que, para el poder presidencial, es interesante tener a muchos políticos sobre el filo de la navaja de la corrupción. Cualquier zancadilla se resolverá con una intervención judicial que mande a uno o varios de estos "buying candidates" o a sus financiadores a una de esas incómodas cárceles egipcias una temporada. No es la primera vez que se hace, desde luego. Aquí comentamos los temores de algunos de que se constituya un parlamento con flecos legales, lo que permite disolverlo (como ocurrió) cuando sacan los pies del plato.


La entrevista con Eseila nos muestra la muy diferente percepción política sobre lo que se supone que es un parlamento. Desde esta perspectiva, el respeto se gana como poder y se pierde por los mismos motivos por los que Nasser, por ejemplo, perdió apoyos: porque fue derrotado en el campo de batalla. Un presidente que pueda ser derrotado ante un parlamento no es un presidente, dentro de esta curiosa mentalidad imperante, ya que impiden estabilizar un sistema democrático que deje de depender del personalismo político, del clientelismo y la corrupción. Estos tres elementos van juntos cuando el poder solo es poder y uno capacidad de transformación social, civilidad. La política no gira así sobre las libertades y derechos sino sobre el arte de mantenerse en el poder mediante el manejo del equilibrio, de alimentar y controlar a los que pueden ser un peligro y eliminar a los que se resisten. Esa forma de actuar se puede multiplicar en los diferentes niveles de influencia hasta convertirse en una forma de vida habitual.
Otro aspecto sorprendente del análisis es el denominado  eufemísticamente el "aparato del estado":

AO: Will the state apparatus in its all forms have any influence on the upcoming elections, or on the parliament after it is elected?
SE: This needs to be based on information that I know that yes, there are some interventions. Definitely the state has a vision. The question here is whether or not the state does this intervention "legally."
I don’t have definite information about this but people talk about it. It is impossible that the political scene be in the formation process and the apparatus doesn't have any hands in it.
It is possible that their intervention could lead to problems and their choices would be not in place. We always get this kind of coordination of which list should be running in what areas and so on this has always been the political scene in Egypt.*


Podría muy bien hacerse un tratado sobre las variaciones semánticas de la palabra "estado" aquí. Las oscilaciones van de la idea de estado (la que menos parece importar) al "aparato", entendiendo por el mismo los remanentes de la corrupción del "estado" montado por Mubarak. Da cierto pudor usar el término "remanente" porque daría la impresión de que en algún momento de los últimos cinco años se ha hecho algo en Egipto para eliminar la corrupción de la administración, una auténtica lacra en el país y del que no parece dispuesto a desprenderse. El titular de Egypt Independent de hace unos días no dejaba demasiadas dudas respecto a esta última cuestión: "60% of Egyptian businessman prefer to pay bribes instead of investing elsewhere: survey"** Las décadas de que estas prácticas constituyan una forma "habitual" de operar no son fáciles de borrar y simplemente limitar.


Pero eso no puede salir de un parlamento en el que se reconoce que los que ocupan la representación del pueblo egipcio están pagados por empresarios millonarios que juegan a la política desde la sombra para obtener favores desde el poder. Los millonarios invierten en el parlamento. La dimisión reciente del gobierno por un escándalo de corrupción es una demostración de que no hay mucho en dónde escoger. Cuando alguien llega de fuera con buena voluntad, tratando de servir a su país, se le pone la proa hasta que se va aburrido y difamado. Es una constante.
En esta línea, el hecho de que se esté llegando al final de la "hoja de ruta" demuestra la confusión entre elegir un presidente y un parlamento y una democracia. Con denuncias constantes de violaciones de derechos humanos y una creciente censura denunciada por los propios medios, campañas de propaganda para impedir las críticas al poder presidencial, con los dirigentes de los partidos dimitiendo, jugando con las entradas y salidas de las cárceles, etc., hablar de la "ruta" se desvió hace mucho tiempo del camino inicial.
Es interesante que se cifre de salida el 20% del parlamento a los islamistas. Ha sido la cifra ilusoria que se ha ido manejando siempre sin contar para nada con la realidad. Independientemente de lo que ocurriera después con Morsi, las cifras del parlamento anterior fueron claramente islamistas, aunque ya se hablaba de ese 20% como tope en la sociedad egipcia. Después se vio otra cosa.
La debilidad del sistema político egipcio es que no es realmente un sistema político sino una forma de gestionar el control social en sus diferentes niveles. Por ello se debilita a los partidos y su imagen frente a la unidad presidencial detrás de la que siempre ha estado el Ejército. Desde el poder se construyó un "partido" para "garantizar" la tranquilidad de la presidencia y las ganancias de los que se prestaban al juego. Hoy eso se repite.

AO: When we have a parliament with the unprecedented powers given in the constitution, will we expect conflicts between parliament and the president? Could that paralyse political life in the near future? Or lead to a short-term parliament? 
SE: Theoretically this could easily happen with the new 2014 election articles of the constitution. However, we have an extremely low possibility of having a parliament that opposes the president. I am speaking theoretically but we know that in real life this will not happen.*

La teoría del parlamento que puede hacer caer al presidente es una teoría puesta en marcha desde la presidencia, evidentemente. Quien tiene el apoyo porque se ha trabajado en ello es Al-Sisi. Lo que teóricamente podría ocurrir en cualquier parlamento del mundo, que se censurara a la presidencia, sin embargo, nos dice el entrevistado, es muy poco probable que ocurra aquí.
En contraste con lo visto anteriormente, veamos cómo era la candidata danzarina del vientre eliminada de la carrera parlamentaria por no tener "buena reputación":

Who is supporting your candidacy?
I am alone in this, without the backing of any party. Some emerging parties wanted me to join them when they heard I was running. But I feel that parties, coalitions and lists will take more from me than I would from them, because they would be counting on my popularity and the spotlight I would bring them. So, I said why should anyone control me. I like to be advised but not controlled.
Do you feel there is the political context for your success in a free and fair election?
Egypt is still heading toward democracy. This is why I am getting a lot of criticism over my candidacy. I can't say that the process will be 100 percent clean and fair, and I don’t think it will be for many years to come. Capital and nepotism continue to dominate the process.
How competitive do you think this election will be?
The candidates running against me are all members of the formerly ruling National Democratic Party. I don't blame them, even though I disagree with them. It's their right to run, even though the people overthrew them in the January 25, 2011 revolution. They will use their power, their relationships and their political expertise in the election process. But, I am not worried. If I fail, I will have exercised my right to participate. Also, as an artist, I will have the backing of the people who support and love me.***


Me imagino que algunos parlamentarios lo habrán lamentado porque se les va a hacer muy larga la legislatura.
La hoja de ruta llevó finalmente... a casa. No habrá sobresaltos. Puede que se haya acabado la hoja pero, desde luego, no la ruta. Egipto necesita otros aires para librarse de sus lacras. 
Los presos que acaban de ser liberados por el "perdón" presidencial de hace unos días, se preguntan deprimidos tras su larga estancia en la cárcel: "¿Fuimos a la cárcel para nada?". La respuesta para muchos es "sí". Otros se preguntan: "¿hicimos una revolución en 2011 para esto?". 



* "INTERVIEW: Former NDP members will definitely be in 2015 Egypt's parliament, says expert" Ahram Online 8/10/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/152423/Egypt/Politics-/INTERVIEW-Former-NDP-members-will-definitely-be-in.aspx 

** "60% of Egyptian businessman prefer to pay bribes instead of investing elsewhere: survey" Egypt Independent 28/09/2015 http://www.egyptindependent.com//news/60-egyptian-businessman-prefer-pay-bribes-instead-investing-elsewhere-survey



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.