viernes, 2 de octubre de 2015

Los salafistas, entre el ser y no ser de las elecciones egipcias

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El calendario de las elecciones egipcias sigue adelante sorteando problemas de exclusiones, análisis médicos reveladores de drogodependencias, etc. Entre escándalos de corrupción que provocan crisis de gobierno, liberaciones de presos políticos antes de las visitas a la Asamblea de las Naciones Unidas y manipulaciones mediáticas (casos que hemos ido viendo aquí) surge ahora un nuevo y trascendente problema.
Es la cuestión de los llamados "partidos religiosos", que están prohibidos expresamente por la Constitución aprobada. Los grupos religiosos no son partidos en el sentido occidental del término. La forma de pensar que les ha creado rechaza estas formas mundanas de contaminación democrática. Para ellos el "partido" es un mal necesario para un fin exclusivo: participar en una elecciones, un requisito legal. De ahí surgen los problemas posteriores cuando se dice que se vota a uno y mandan otros, es decir, que si gana el partido que han creado desde la Hermandad Musulmana, que técnica y administrativamente se consideraba una ONG para el bien social, la caridad, etc., se dirá que no es más que un títere del líder de los Hermanos. Anteriormente se habían presentado como independientes, que eran las migajas que el sistema de Mubarak les concedía y que ellos aprovecharon socialmente muy bien.

El problema se plantea ahora con el partido Nour, el creado por los salafistas, que hicieron los mismo que los Hermanos Musulmanes, es decir, crear una interfaz política separada técnicamente del grupo, pero controlada desde sus órganos directivos. Tan "religioso" era el partido disuelto de los Hermanos, Justicia y Libertad, como el creado por los salafistas. La diferencia es que los salafistas entendieron lo que estaba ocurriendo cuando se dio el golpe de estado que acabó con el reinado islamista y se apuntaron al carro del nuevo gobierno. Esto, evidentemente, no es más que una estrategia primero de supervivencia, después de ampliación de su influencia. Lo primero lo lograron y siguen ahí; lo segundo es más complicado, pero está por ver todavía si se canaliza hacia ellos el voto islamista o se les considera traidores a la causa.
La cuestión se complica cuando la debilidad de los partidos egipcios hace temer que se perciba a los salafistas como una parte, la del islamismo, y se lleve más votos que las fragmentadas listas de los partidos que se supone que no son religiosos.


Desde hace tiempo ha comenzado la presentación de reclamaciones ante los tribunales para que el partido Nour sea considerado como "religioso" y, por tanto, disuelto y eliminado de la carrera electoral. Los salafistas argumentan que ellos no son un partido religioso, algo que nos demuestra el grado de distorsión de la realidad en que se mueve el sistema político egipcio, en donde las palabras cada vez significan menos. Unos dicen no ser religiosos, como otros dicen ser demócratas.
Ahram Weekly publica un artículo titulado "No light for the Nour Party?" —escrito por Amany Maged— en donde se plantean algunas cuestiones que, dada la tradición egipcia, no debe ser desestimadas:

Some legal experts argue that while cases pertaining to the Nour Party should be settled before parliamentary elections the timeframe makes this impossible. One result, they say, is that any ruling against the Nour Party after the polls could result in the questioning of the legitimacy of the entire House of Representatives.
In the midst of this war of litigation the Nour Party continues to insist that its legal position is sound. One Nour Party member even suggests that attempts to contest the legitimacy of the Nour Party are tantamount to contesting the post 30 June Revolution roadmap, given that Nour was among the parties that took part in the inauguration of the roadmap, and the 2014 constitution which the Nour Party helped draft.
“Why is it only now that they are claiming Nour is religious party and are concocting rumours to tarnish its reputation?” he asked.
“Why did this not surface when the Nour Party was the only party in Egypt that supported the army in order to protect Egyptians from a fate similar to that of Syria, Libya, Iraq and Yemen? Why didn’t the liberal trend say at the time that the Nour Party is a religious party which has to be dissolved and that the roadmap must be cancelled because a religious party participated in it? Why don’t liberals argue that the 2014 Constitution is invalid because a religious party helped draft it?”*


No sería la primera vez que se disuelve el parlamento por irregularidades de este tipo. "Cuestionar la legitimidad del Parlamento" es casi una broma dentro de esta tradición. Pero los razonamientos son interesantes porque hay que leerlos entre líneas. Suponen una velada amenaza a los poderes sobre la posibilidad de ser eliminados del panorama político por los jueces y mandarlos a la oscuridad. También hablan de cuestionar el orden surgido del "30 de junio", es decir, del golpe de estado —el "no-coup"— que ha llevado a al-Sisi al poder. Cuestionarlos a ellos, dicen, es cuestionar todo el sistema. El que lo quiera entender que lo entienda.


El miedo de los partidos políticos, muy débiles y que van a obtener un mínimo rendimiento parlamentario tras una lucha a muerte, es que además sean los salafistas los beneficiados. Pero en este juego hay que apostar para ver las cartas finales del otro. Y la apuesta son las elecciones.
Por eso el miedo a que se constituya un parlamento "extraño" y decidan posteriormente los jueces —siempre imparciales— disolver las cámaras resultantes. Ya lo han advertido varias veces porque ha ocurrido antes. Como denunció algún analista político, siempre hay que dejar algún fleco jurídico por si hay que disolver por la vía rápida y legal.
En el artículo se señalan las dos caras de la disolución del partido salafista:

Experts on Islamist movements suggest the drive to dissolve Nour has two sides. One is to eliminate religious parties entirely. The other is to give the powers-that-be a legal card they can play in order to dissolve parliament and contend its constitutionality should they deem it necessary. Other observers see the tightening vice around the Nour Party as a way to ensure it abides by the laws under which it was created.*


Sea por los motivos que sea, no es el mejor camino para construir una democracia real y duradera. Todas estas argucias legales y políticas son herencia de los años en los que la democracia era una farsa. Ahora lo sigue siendo y el problema es hasta cuándo. Construir en falso es siempre un riesgo elevado. Construir un sistema en el que siempre haya un militar en el poder, es hacer una democracia trucada, por más que a muchos les parezca "más segura". Pero la demanda de "seguridad" siempre se puede invocar desde el miedo. Y el miedo se crea fácilmente.
El argumento dado por los salafistas para evitar su disolución —el riesgo de que Egipto acabe en una guerra civil, como Siria, Libia o Yemen— coincide con el que esgrimía hace unos días la presentadora televisiva cuya zafiedad propagandística decía lo mismo, pero desde la perspectiva del patriotismo militarista. También los salafistas dicen valorar el "patriotismo".
Visto en el tiempo, las nueve razones que los salafistas plantearon para apoyar a al-Sisi en las presidenciales no dejan de ser interesantes pasado el tiempo:

1. The state institutions cooperate with him to save the country from collapse and chaos.
2. He is independent, does not follow the United States and has the ability to negotiate with other countries, such as Russia.
3. He is patriotic, intelligent and efficient.
4. He is the most suitable candidate for this stage.
5. He knows that the Shia threat is an issue of national security.
6. He has the better chance of winning.
7.  He might not be religious enough from a Salafi point of view, yet he prays.
8.  He is to a great extend faithful to the Sharia and the Islamic identity.
9. He has no anti-Islamic ideology, for he is not a liberal, secular or leftist. Yet he might be against certain ideas of some Islamists.**


Puede sorprender la alusión entonces a los contactos con Rusia, que ha sido evidentes, y el distanciamiento de los Estados Unidos, pero esto último estaba hasta en las condiciones de Tamarod, confirmando el antiamericanismo generalizado de Oriente Medio. Todos junto son un ejemplo de astucia y pragmatismo, lo justo para estar en el meollo de la política son un pie a cada lado de la puerta según interese. Es un nada y guardar la ropa en cada uno de los puntos, como ocurre en el séptimo sobre el punto de vista religioso o el noveno, sobre las opiniones políticas. Pero tienen mucho más sentido del que pudiera parecer. No iban desencaminados. Ahora reclaman su fidelidad al modelo creado y que a nadie le importó cuando pidieron apoyos.


Los salafistas estuvieron en alianza con los Hermanos Musulmanes y escribieron la constitución excluyente entre ambos; después estuvieron con los que derrocaron a los Hermanos Musulmanes; después apoyaron a al-Sisi y ahora participarán en los comicios si ningún juez lo impide antes o en la cámara de representantes si no lo impiden después. La rígida ideología de los salafistas, a los que les importa muy poco la democracia, se conjuga con el pragmatismo más refinado. Permanece donde te sea rentable, es su máxima; el final está escrito, descubrir el camino es obra de tu astucia.
Parece que hay muy poca gente interesada en que en Egipto haya una democracia verdadera. Pero esto es muy difícil si ninguno de los contendientes tiene interés en ello. Queda por ver cuál es el papel real de los salafistas, el que les tienen reservado tras las elecciones y lo que ellos harán en función de los resultados que obtengan, algo en lo que se piensa menos. Sabrán entonces cuál es su fuerza real, aunque su papel quede recortado por el diseño del parlamento.




* "No light for the Nour Party?" Ahram Weekly 17/09/2015 http://weekly.ahram.org.eg/News/13275/17/No-light-for-the-Nour-Party-.aspx
* "Nine reasons to support Sisi, says Nour Party" Egypt Independent 04/05/2014  http://www.egyptindependent.com/news/nine-reasons-support-sisi-says-nour-party




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.