martes, 20 de octubre de 2015

El porno de referencia o la erótica electoral

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
De todas las explicaciones y excusas dadas para justificar la baja participación en las elecciones egipcias, cuya segunda jornada se cerró ayer con unas cifras oficiales que hablan del 15%, la dada por el periodista Dandarawy al-Hawary gana por goleada al resto. Egypt Independent la recoge en sus páginas:

The apathy of voters towards Egypt's parliamentary election is because people are fixated on pornography rather than politics, a popular Egyptian newspaper columnist says.
Dandarawy al-Hawary, writing in the daily Youm 7, said Egyptians have been distracted since an actress said on her television show that she watched porn and encouraged young people to do the same to get a sexual education.
"It is the bitter truth that Egyptian society, across all its sectors, was more concerned with discussing pornographic films... and everyone forgot the most important parliamentary election in Egypt," Hawary wrote.
Hawary, a supporter of President Abdel Fattah al-Sisi, also cited an "international study" he sourced to Google saying Islamic countries have the highest consumption of porn worldwide.
Most analysts have attributed the low turnout in the election to disillusionment, especially among young Egyptians, with the current leadership.*


Podría pensarse que la explicación de al-Harawy entra de lleno el proverbial sentido del humor de los egipcios, pero el caso es que lo ha dicho completamente en serio y así se lo ha tomado todo el mundo. Como se señala en la noticia, la polémica se da sobre una anterior —la polémica que no cesa— levantada por la "actriz" que salió defendiendo el "porno" para aumentar el conocimiento de la vida sexual por parte de los egipcios, es decir, como una forma "pedagógica" ante la falta de educación sexual. No debemos olvidar que Egipto padece una tasa de acoso sexual elevadísima.
El día 15, Egypt Independent recogía la polémica a la que se hace referencia (una de ellas) en el texto anterior y que ha servido para justificar la ausencia de entusiasmo ante las urnas, a la que los egipcios, por lo visto, han encontrado poco "deseables", faltas de atracción erótica:

Actress Intesar, who said pornographic films help explain sex to unmarried people, is drawing support from many who have called for sex education in schools, a call that has been raised before by writers and thinkers.
Intesar also said countries that block pornography have higher rates of homosexuality, a comment for which she was considered impudent, vulgar and a violator of God’s laws.
Journalist Adel Hammouda has stated that he supports Intesar, who is currently facing trial, contending that Egypt has high divorce rates due to a lack of sex education among young people because the Education Ministry refuses to teach it in schools.
A number of lawyers have filed lawsuits with the Prosecutor General, accusing Intesar of inciting debauchery, which the Nasr City Misdemeanor Court will hear on November 10.
Intesar did not take back her comments despite the lawsuits. “Many married men watch pornographic films,” she said. “Only we do not like to admit our problems.”
Islamic preacher Mohammed Wahdan, a professor at Al-Azhar University, said he supports sex education as long as it is consistent with the ethics of religion.
Columnist Khaled Montasser also called for sex education in schools back in 2010.**


Como puede comprobarse, cualquier discusión acaba en los lugares más insospechados, como las urnas o la afirmación de que los países con prohibición de pornografía tienen más elevadas tasas de homosexualidad, que a la actriz le parece que va contra la ley de Dios. Se establecen entonces unas extrañas correlaciones entre homosexualidad y absentismo electoral, para unos, o excesos pornográficos y falta de entusiasmo para votar, para otros, todos ellos caminos absurdos.
Unos consideran que los egipcios no han ido a votar por su ocupación en la pornografía (lo que explicaría que el perfil del votante haya sido mujer por encima de cincuenta años); otros consideran que la pornografía es un sucedáneo de la educación sexual (que el ministro se niega a que se imparta) y que su falta tiene como consecuencia el aumento del número de divorcios y de la homosexualidad.


El sector religioso progresista está a favor de una educación sexual acorde con la "ética de la religión", sin explicar mucho más. Y, finalmente, Khaled Montasser, quien además de columnista y divulgador de cuestiones sobre la salud, es médico, se plantea también —desde 2010, nos dicen— la necesidad de la educación sexual, algo evidente y cuyo desconocimiento puede tener consecuencias de diferente tipo, pero no obviamente electorales. 
La fecha de 2010 no es casual: fue cuando el gobierno egipcio, con Mubarak en el poder, decidió que se retirara de los libros de texto de las asignaturas de Biología cualquier mención o imagen relativa a la sexualidad humana. Desde ese momento, el cuerpo se convirtió en "angélico" y los niños llegaban por el Nilo.


En cuanto a las polémicas, Egipto es como una coctelera en la que acaban mezclándose todos los temas posibles desde unos primeros momentos pasados los cuales todo se va enredando y liándose con los temas del día.
Hay que reconocerle cierto valor al periodista que afirmó lo del absentismo electoral y el porno, algo realmente original y que como tal se le debe reconocer. En las barbaridades también hay categorías. La cuestión de la educación sexual es importante, pero parece que existen muchos intereses en que no se lleve a cabo. La sexualidad siempre ha sido una fuente de control social que se ha sabido aprovechar.


Lo que debería preocupar, más allá de la importante educación sexual, es la educación a secas. El titular del día de Egyptian Streets sí da motivos serios de preocupación: "Illiteracy Rate Among Egyptian Middle Schoolers Spikes to 35 Percent". Eso no es pornografía, es simple obscenidad, una vergüenza auténtica para los que disputan sobre la otra forma de control junto a la sexualidad: la ignorancia.
Estos son los datos:

More than 35 percent of students between the ages of 12 and 15 in Egypt do not know how to read or write, a report commissioned by the United Nations Development Programme (UNDP) and the Egyptian Ministry of Planning, Monitoring and Administrative Reform has revealed.
The number of illiterate students of 10-years of age and older in the Egyptian school system stood at 26 percent when last surveyed in 2013.
Enrollment in primary education has been in decline for several years, dropping to a little over 90 percent for the 2013/2014 school year. In 2010/2011 enrollment was more than 95 percent. Five percent of students who enroll drop out before the last grade of primary school.
In the Egyptian school system, primary education includes kindergarten, which children attend between the ages of four and six, then they move on to primary school and at ages twelve to fifteen they attend preparatory school, before going off to secondary school.
The report further notes that nearly 30 percent of teachers in pre-university education are under qualified and that the average number of students per classroom in primary education is 44 in public schools and 32 in private schools.
Egypt has the largest education system in the Middle East and North Africa. The Global Competitiveness Report for 2013-2014 issued by the World Economic Forum placed Egypt at the bottom of its report in regards to the quality of primary education.
Over a quarter of the Egyptian population is illiterate, with 18.5 percent of males and 33.6 percent of females unable to read or write, according to research by the Central Agency for Public Mobilization and Statistics (CAPMAS) released in 2014.***


De esto es lo que los gobernantes, periodistas, actores... deberían estar discutiendo porque es la fuente de mal fuente de todos los demás males. Preocupados hipócritamente por una moral intachable bajo la que, al rascar un poco, aparece lo que no se quiere ver, las auténticas preocupaciones quedan ocultas. Todos aquellos que se meten en esas discusiones, todos esos abogados que corren a presentar demandas contra cualquiera que intente poner un poco de luz, un poco de sentido común, un poco de futuro... son responsables de ese aumento año tras año del analfabetismo real, del aumento de la miseria y la corrupción.


Y es ese aburrimiento el que lleva al abandono de las urnas, de la ilusión por las reformas, como les están diciendo sus propios analistas inteligentes. La brecha social y educativa es muy grande y las élites se han conformado con sus buenas escuelas y los estudios en el extranjero, pero el compromiso con lo que hay por debajo se ha perdido y se les deja abandonados a su suerte. Las palabras del ex ministro y actual ministro de Justicia sobre que los hijos de los basureros no deberían llegar a jueces (lo que le costó la dimisión) fue superado por el que le sucedió: solo los hijos de los jueces deben llegar a jueces. Así se llega a ministro. Y de Justicia.


Tras la revolución, vi a jóvenes universitarios cogiendo escobas para barrer las calles intentando mejorar su país; vi a grupos que se iban a las zonas rurales a enseñar a leer a los niños y mujeres; vi artistas que se comprometían con el arte callejero para dar un poco de sentido a la vida de millones de niños en la calle, abandonados, buscándose la vida y sufriendo todo tipo de abusos.
Son los jóvenes que no han ido a las urnas porque se sienten decepcionados, insultados y estigmatizados como los responsables del caos egipcio. La revolución era la responsable, repetían los interesados en hacerla desaparecer. La gente fue a las urnas cuando creían y confiaban en que serviría para algo. Pero mataron la revolución de enero de 2011. La mataron entre el Ejército y los islamistas. Ambos no admiten la existencia de otra corriente que no sea la suya.
Lejos quedaron los sueños socialistas de Nasser, al que siguen invocando como una fantasía más. Sadat los cortó con su mezcla de beatería y liberalismo y Mubarak los enterró con el aburrimiento y la desidia. Cuatro años han bastado para que todo vuelva a su curso.
Egipto discute, discute y discute. Se escandaliza, denuncia y se rasga las vestiduras. El ministro se plantea multar a los egipcios que no han votado, como la ley autoriza pero nunca se ha cumplido. Se trata de desenganchar del porno, por decirlo metafóricamente y siguiendo la teoría del periodista pro-Sisi, a los que les toca votar en las próximas jornadas electorales, dado el peculiar sistema egipcio que lo prolongará hasta diciembre.
Ahora se discute si es la pornografía la responsable de la abstención en las urnas. ¡Estupendo! Pronto se plantearán si no lo es también del abandono escolar y del analfabetismo y propondrán el cierre de Internet para salvar las almas y la democracia. La caricatura de Andeel en Mada Masr presenta una tumba con una urna. "Well, at least it died peacefully", dice uno de los indiferentes visitantes.




* "Columnist says Egyptians prefer porn to politics" Egypt Independent 19/10/2015 http://www.egyptindependent.com//news/columnist-says-egyptians-prefer-porn-politics
** "Calls for sex education in schools following actress Intesar’s comments" Egypt Independent 15/10/2015 http://www.egyptindependent.com/news/calls-sex-education-schools-following-actress-intesar-s-comments
*** "Illiteracy Rate Among Egyptian Middle Schoolers Spikes to 35 Percent" Egyptian Streets 19/10/2015 http://egyptianstreets.com/2015/10/19/illiteracy-rate-among-egyptian-middle-schoolers-spikes-to-35-percent/

**** Andeel (caricatura) "Elected death" Mada Masr 19/10/2015 http://www.madamasr.com/cartoon/elected-death




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.