viernes, 4 de septiembre de 2015

Rowan, Kentucky o ¡haga su trabajo!

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Toda la prensa norteamericana se hace eco de la funcionaria del condado de Rowan, Kentucky, que se ha negado a expedir las licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo, tal como estableció en sentencia histórica la Corte Suprema de los Estados Unidos. La funcionaria Kim Davis no ha decidido declararse objetora de conciencia, algo que sería razonable si le afectara a ella: ha decidido obstaculizar los derechos de los demás con las suyas, algo que no es un ejercicio de libertad sino de absolutismo. Su conciencia, nos viene a decir, vale más que la de los demás y sus derechos. Seguramente ella levantaría una ceja diciendo "¿es que lo dudas?". Y es ahí donde está el problema.
Con su decisión, la señora Davis demuestra su convencimiento absoluto de que ella está sobre la faz de la Tierra para administrar la justicia divina, que es la buena y de la que se ha autonombrado administradora. En principio su contrato era para atender a los ciudadanos según las leyes norteamericanas, pero por el mismo sueldo la señora Davis hace cumplir las divinas en versión propia.


Para muchos ya se ha convertido en la heroína intransigente que la calentada derecha religiosa norteamericana necesita. Sin embargo, la prensa ya resalta la personalidad complicada de la funcionaria. Señalan en The New York Times:

[...] she’s become the target of scrutiny across the nation, which has alternately hailed her as a hero standing up for principle and criticized her as a hypocrite out of step with society and the law. Revelations of Davis’s own marital history (four marriages to three different men) have further fueled criticism of the small-town clerk.*


No me importa lo más mínimo su vida, como a la mayoría de la gente. No hace falta recurrir a hipótesis biográficas, psicoanalíticas o de cualquier otro orden para explicar su conducta y el incumplimiento de sus deberes. Ella se pudo casar cuantas veces quiso y con quien quiso y no le importó a nadie. No se encontró, por suerte, con un religioso integrista en la ventanilla que se negara a darle la licencia porque no creía que Dios estuviera de acuerdo con que ella se hubiera casado varias veces. No, ella tuvo la suerte de que quien le expidió la licencia matrimonial en cada uno de sus cuatro matrimonios se limitó a comprobar si tenía la documentación correcta y no consideró que tuviera que enmendar la plana a los demás, incluida la Corte Suprema.
Los jueces han sido claros y terminantes: es desacato y a la celda. No es por su conciencia, sino porque no cumple con sus deberes. La distinción entre conciencia y deberes puede ser sutil, pero se deshace con una simple renuncia al cargo. Puedo entender que una persona renuncie a su cargo porque en un momento determinado lo que esté obligado a hacer vaya contra su conciencia. Lo que no puedo entender (los jueces tampoco) es que administre la ley desde su propia conciencia aplicándosela a los demás. Como le dijeron los solicitantes de la licencia matrimonial: "¡Haga su trabajo! ¡Yo pago su salario!".


Una parte de los Estados Unidos está llevando muy mal la cuestión de los derechos de los homosexuales, como hay otra (a veces coinciden) que lleva mal la de las personas con piel de otros colores, a los que también la ley natural favorece. Y como tienen una conciencia tan grande como su ego se niegan a dar licencias matrimoniales, empleo o a que se arríe una bandera que representa lo peor del Sur, el racismo y la segregación. Los tribunales han tenido que intervenir también en las personas que han despedido homosexuales amparándose en su "conciencia" religiosa. Es un uso perverso de la "conciencia", y también de la religión, cada vez más retorcido.
Estados Unidos es el país de las conciencias, pero también del espacio limitado para ellas, más allá del cual no pueden salir porque afectan a los derechos de los demás. El sistema americano trata de evitar que la conciencia de uno se convierta en la conciencia de todos, reservando unos espacios comunes de identidad. La señora Davis ha puesto la maquinaria de su conciencia en marcha para juzgar a los demás ascendiendo unos cuantos peldaños por encima del resto.


The Washington Post nos cita las palabras del juez del distrito David L. Bunnig, a quien le ha tocado el caso: «The idea of natural law superceding this court’s authority would be a dangerous precedent indeed»**. Y tiene toda la razón. No hay nada más "artificial" que la "ley natural", una de esas expresiones que los humanos creamos para hacer pasar por ajeno lo propio. Nada hay "natural" en el "cultura": es solo nuestra idea impuesta a los demás.
El juez ha dicho: “I myself have genuinely held religious beliefs,” the judge said, but “I took an oath.” He noted: “Mrs. Davis took an oath. Oaths mean things.”*** Uno no llega a los cargos para imponer para imponer a los demás sus opciones. El juez las tiene, dice, pero su juramento le compromete con la ley y los demás ciudadanos, piensen como piensen.

El mundo se nos está llenando de personas apocalípticas con una visión estrecha y dogmática de la vida. De la propia y de la ajena. Es sorprendente cómo avanza el pensamiento dogmático, el pensamiento que niega el derecho a vivir a las personas que son distintas en cualquier circunstancia de la vida, el que niega los avances modestos de la ciencia anteponiendo presuntuosas y obscenas imposiciones a los demás. Los hay radicales que justifican las decapitaciones, las violaciones, los secuestros porque dicen que Dios lo dejó muy claro, eso era lo que había que hacer.
El crecimiento del dogmatismo y de la intransigencia, de la intolerancia y del fanatismo excluyente en todo el mundo debería empezar a estudiarse con detalle y desde otras perspectivas a las habituales que no llevan a ningún lado. Quizá el aumento de los derechos de las personas que han estado marginadas o perseguidas provoca las reacciones de estos amantes de una normalidad milenaria impuesta a todo el mundo sancionada desde su encuentro diario con las divinidades.
«I’ve weighed the cost and I’m prepared to go to jail, I sure am», ha asegurado la funcionaria Davis al juez. El martirio es su camino. Ha tenido la gran suerte de elegirlo ella, mientras no deja opción a los demás.
En su página oficial de funcionaria del Condado de Rowan, Kentucky, la señora Davis se pone al servicio de todos los ciudadanos:

As county clerk I am responsible for providing many services to the people of Rowan county. These duties include general categories of clerical duties of the fiscal court: issuing and registering, recording and keeping various legal records, registering and purging voter rolls, and conducting election duties and tax duties.
Our office is here to serve the public in a friendly, professional and efficient manner. We are constantly striving to upgrade our services in order to better serve you. This website is our most recent attempt to better serve the people of Rowan county. Here you will find contact information, important forms and documents, land and legal records, and much more. Feel free to contact us via phone or fax during business hours, or use our convenient contact form and someone will get back to you as soon as possible.
Thanks,
Kim Davis
Rowan County Clerk


El juez se lo ha tenido que recordar, que ella estaba allí para servir a los ciudadanos, no para juzgarlos.
En mitad de la campaña electoral más retrógrada de las últimas décadas, además de introducirse el racismo, la xenofobia, el sexismo, etc., hace su entrada ahora otro componente que la calentará. Para algunos será el momento de clamar contra los males que están destruyendo la blanca y piadosa América. 



* "The defiant Kim Davis, the Ky. clerk who refuses to issue gay marriage licenses" The New York Times 2/09/2015 http://www.washingtonpost.com/news/morning-mix/wp/2015/09/02/meet-kim-davis-the-ky-clerk-who-defying-the-supreme-court-refuses-to-issue-gay-marriage-licenses/
** "Kentucky clerk ordered to jail for refusing to issue gay marriage license" The Washington Post 3/09/2015 http://www.washingtonpost.com/national/defiant-kentucky-clerk-could-be-found-in-contempt-thursday/2015/09/03/34e50f08-51af-11e5-9812-92d5948a40f8_story.html

*** "Kim Davis Jailed for Contempt in Kentucky Gay Marriage Dispute"" The New York Times 3/09/2015 http://www.nytimes.com/2015/09/04/us/kim-davis-same-sex-marriage.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.