lunes, 28 de septiembre de 2015

Futuros

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
No sé cuántas veces le he escuchado decir a Juan Luis Cebrián lo de que "el futuro es aún incierto"**. Será porque la gente tiene la manía de preguntar sobre el futuro, menos sobre el presente y casi nada sobre el pasado. Le preguntan sobre el futuro del Periodismo, claro, pero la respuesta podría ser la misma para cualquier clase de futuro que, por definición sensata, siempre es "aún incierto". Hay que desconfiar de aquellos que ven el futuro con demasiada claridad en casi todos los temas.
En esto del futuro es donde se demuestra la ignorancia de muchos y la avidez de algunos, que están dispuestos a aprovecharse de aquellos a los que el futuro provoca miedos. Un visionario es un señor que mira hacia adelante y ve cosas diferentes a los que solo ven incertidumbre. Por eso Cebrián no es un visionario, por más que se le invite a participar en foros en los que se supone que nos dirá cómo será el futuro. Cebrián se sale por la tangente a sabiendas de que si diera un futuro claro se lo copiarían unos y se lo discutirían otros. Por eso sigue con la postura del "aún incierto" que da la impresión de que, sí, sí, sabes algo pero no lo quieres contar, ya sea porque el mundo no esté todavía preparado para recibirlo, porque te reservas la exclusiva para tus propios medios o porque quieres que sigan toda la vida preguntándote lo mismo que, la verdad, es muy cómodo y no hay que preparase nada.


En la misma página en la que Cebrián ve el futuro aún incierto, Stephen Hawkins, en cambio nos habla de los peligros del futuro:

El científico más famoso del mundo alerta de los peligros que entraña conocer civilizaciones alienígenas. "Si los extraterrestres nos visitaran, el resultado se parecería mucho a lo ocurrido cuando Colón desembarcó en América: a los nativos americanos no les fue bien", ha explicado Stephen Hawking a EL PAÍS en una entrevista en exclusiva durante su visita a Tenerife para presentar el Festival Starmus. Para el físico británico es "del todo racional" pensar en vida más allá de la Tierra. "El verdadero desafío es descubrir cómo podrían ser esos extraterrestres", advierte.**


Allí donde Cebrián no se atreve a pisar, los ángeles de Hawkins pisotean sin pudor. Hace sus cálculos mentales en los que mete lo que hemos hecho nosotros con los que invadimos y, zas, nos da una imagen del futuro que te deja estupefacto. Frente a la apertura a la gallega de Cebrián, Hawkins no presenta un planeta con felpudo de "bienvenidos" y la visita peligrosa llamando a la puerta. Y los extraterrestres no llaman dos veces. Al menos nos deja el desafío —Hollywood recogió ya el guante— de imaginarse a los visitantes. Quizá en el futuro, haya un Papa Francisco alienígena que les recuerde a los extraterrestres ocupantes que todos hemos sido emigrantes.
Es interesante la fórmula que usa El País para introducirnos la exclusiva con Hawkins: "el científico más famoso del mundo". No hay duda de que lo es por mérito propio, por supuesto, pero aquí tiene un valor defensivo de que esta cuestión pueda no ser tomada en serio. Si quitamos el nombre de Hawkins y ponemos el de Artur Mas, por ejemplo, pues ya no nos lo tomamos de la misma manera y nos suena raro hasta como exclusiva: "El físico británico Stephen Hawking reflexiona en esta entrevista exclusiva sobre los peligros de un posible contacto entre humanos y civilizaciones alienígenas". Hagan el cambio mental y verán.
Pero El País de hoy va más allá y nos ofrece un tercer ejemplo en este día glorioso, el de Javier Marías, también especializado en titulares en los últimos tiempos: “Internet ha organizado por primera vez la imbecilidad”. Es un gran titular, sobre todo porque casi se lo pierde, según se desprende de la entrevista. Tras ser preguntado por diversas cosas que soliviantan al escritor, este responde así:

¿Podría ser ufanía de la ignorancia? Sí. Se ignora la Historia, se falsea... Se me olvidó decirle: Internet tiene cosas maravillosas, pero hay algo novedoso: la imbecilidad por primera vez está organizada. Hubo imbecilidad siempre; imbéciles iban al bar, hacían públicas sus imbecilidades, pero es ahora cuando se organizan, con gran capacidad de contagio. Y hay un problema añadido: la gente se acoquina ante los soliviantados internautas y se disculpa cuando no tiene por qué. Y la gente sufre represalias. Es matonismo. Y no hay mejor manera de que el matonismo triunfe que achantarse y acoquinarse. España es un país particularmente aficionado al matoneo.
¿Estamos en peligro de regresión, dice? Siempre. Hay ahora síntomas de que esto se puede estropear. El estropeo es una constante de la vida española: hay una especie de pulsión autodestructiva que ahora asoma la oreja de nuevo. Ojalá me equivoque, pero sí, veo peligro.***


¡Y yo que creía que la noticia más inquietante de El País era sobre un tomate con forma de pato! Quizá en el universo de los tomates el futuro también sea aún incierto y el modelo de negocio no esté claro. ¡Quizá a su universo colorado ya han llegado los extraterrestres y tienen forma de pato! Quizá necesitan de un Javier Marías que los soliviante o de un Cebrián que los modere o de un Hawkins que les meta el miedo en el cuerpo con la idea de que llegarán hortalizas de otros planetas o, quién sabe, ¡cazadores de patos!
El futuro siempre ha sido el gran tema del presente. La diferencia es verlo con angustia o con esperanza; medio lleno, medio vacío. A los demás seres del planeta les pasan cosas; a nosotros, en cambio, nos pasa lo que nos temíamos o nos ocurre lo que no esperábamos.



* "Cebrián sostiene que no hay más ley en Internet que la del ‘software’" El País 27/09/2015 http://cultura.elpais.com/cultura/2015/09/26/actualidad/1443279429_638703.html
** "Stephen Hawkins "El verdadero desafío es descubrir cómo serán los extraterrestres"" El País 26/09/2015 http://elpais.com/elpais/2015/09/25/ciencia/1443201639_398168.html?rel=epr

*** 'Javier Marías: “Internet ha organizado por primera vez la imbecilidad”' El País 27/09/2015  http://cultura.elpais.com/cultura/2015/09/24/actualidad/1443105759_175114.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.