martes, 1 de septiembre de 2015

El maratón electoral y el muecín

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Con la convocatoria de las elecciones parlamentarias, calificadas por Ahram Online como "maratón electoral"*, me imagino que por lo que ha costado llegar al final y por la cantidad de gente que corre (run). La atomización de los partidos políticos en Egipto hace que el símil sea muy ajustado a la realidad. Pero los partidos son solo una pequeña parte del parlamento. Los que de verdad se llevan la mayor parte son los que se presentan como "independientes". El parlamento estará compuesto por electos por los partidos, electos como independientes y propuestos por el presidente, lo que dará un resultado cuanto menos peculiar. Olvídense del bipartidismo o similares.
El nuevo parlamento, después de las controvertidas reformas, tendrá 596 escaños, con 448 elegidos individualmente, 120 de los partidos presentados y 28 elección personal del presidente. Con el triple de escaños individuales frente a los de los partidos, lo que saldrá es una jaula de grillos rivalizando en el canto a la presidencia con algunos que actuarán de oposición para darle algo de contraste, como ocurrió en la época de Mubarak con los islamistas "independientes".
El primer requisito que deben pasar los candidatos son las pruebas médicas, que les costarán 2.580 libras egipcias, es decir, 365 dólares, según nos dicen en Ahram Online*. Una vez vistos que están más o menos sanos, se registrarán como candidatos. Si prospera la propuesta del presidente de que vayan todos en una lista, el parlamento egipcio hará historia y se estudiará en todas las facultades de Derecho del universo.


A falta de otras cuestiones ideológicas claras, los partidos se dividen entre los que no participarán, los que lo harán a regañadientes y los que lo harán encantados. Estos últimos serán los herederos del régimen de Mubarak que ya se encuentran, bien lavados de cara y arregladitos, dispuestos a ser elegidos como siempre y como si no hubiera pasado nada.
Siempre puede haber sorpresas en los candidatos registrados y encontrarse a alguno que tiene una madre oculta nacionalizada norteamericana y le invalidan la candidatura. Es lo que le pasó al salafista Hazem Salah Abu Ismail. ¡Menos mal!, porque en su programa electoral llevaba el cierre de los casinos, prohibición de alcohol a los turistas (por si les huele el aliento, me imagino), detención de los que llevaran bañador, obligación de velo a las mujeres y otras delicias ideológicas que los salafistas, buenos demócratas, amparados bajo la sombra del poder, defienden. Eso sí, le sirvió para proclamarse como vencedor moral de las elecciones y se ahorró la campaña.


Con los salafistas, ya lo comentamos hace unos días, se plantea el problema de la campaña de firmas para prohibir los partidos religiosos. Ellos, a su vez, han amenazado con recoger firmas prohibiendo los partidos liberales. Puede que este sea el verdadero bipartidismo egipcio y que acerque más a la realidad que los resultados parlamentarios.
Sobre los peligros de prohibirlos y de que puede resultar contraproducente escribía con sensatez (como acostumbra) Nervana Mahmoud en Ahram Online:

Before advocating a ban of Islamists, non-Islamists in Egypt should first do their groundwork. They need to articulate a clearer vision that grasps what and how non-Islamism can work in Egypt and how it can appeal to the apolitical public. Blurring Islam and Islamism is one of the powerful weapons employed by political Islamists.
Non-Islamists, regardless of their political affiliation should unite to demystify that blurred image to the naturally conservative Egyptian public. They also need to educate the public about liberalism and secularism and how those concepts are not anti-Islam as political Islamists like to propagate. This battle is crucial in the quest to reclaim the soul of Egypt.
In short, Egypt needs to uproot Islamism organically; not via the pesticides of formal bans.
The popular campaign against religiously oriented parties may offer a good opportunity to raise awareness about the pitfalls of political Islam, and may improve the electoral culture in Egypt.
A formal ban of political Islamist parties, however, is not a healthy way forward. Non-Islamists need first to heal their internal rifts to stand a better chance of gaining more support among conservative Egyptians. It is a long road, but the campaign trails of the next parliamentary election could be a good start.**


Y tiene toda la razón. Prohibir los partidos es una maniobra que obliga a meter la realidad a martillazos, por usar el término de Nietzsche. De esta forma solo se consiguen apaños que en nada consiguen estabilidad alguna. Por eso ha después que estar martilleando con la violencia para corregir la molesta tendencia de la realidad a imponerse.
Mientras en Egipto no haya una voluntad de que los partidos representen ideológicamente a la población, no servirán de mucho; solo para repartir el poder y la influencia y justificarse ante el exterior. La historia egipcia es precisamente la de la desideologización del país. A unos les interesaba un nacionalismo institucional con el Ejército vestido de paisano al frente; a los otros un ultraconservadurismo religioso y moral, del que se han aprovechado bien los islamistas, en especial la Hermandad y los salafistas, haciendo ver que son la "reserva espiritual del islam".


Va más el "movimiento" (en el sentido español del término) que el "partido". Son los jóvenes, al menos una parte, los que han entrado en una cultura más política, más leída y diversa. Pero tampoco se han centrado demasiado en partidos, sino en movimientos sociales, más de calle que de despacho. La política en Egipto es todavía una cultura de supervivencia lejos de la normalidad.
Tener "ideología" no está al alcance de cualquiera. Por eso se sigue manteniendo lo de la "justicia social" que es algo que se entiende claramente cuando se tiene mucha pobreza. Eso te lo explica cualquier político o predicador sin demasiados problemas y lo captas rápido; difieren en a quién le echan la culpa. No es fácil que funcione el pensamiento político allí donde se trata de crear figuras caudillistas. Lo que dice Nervana Mahmoud es cierto: mientras los partidos políticos no sean más que la forma de canalizar los personalismos, no tendrán nada que hacer frente al gran "personalismo": el presidente.


La noticia más interesante que nos trae hoy la prensa egipcia (hasta la española lo ha recogido, el diario El Mundo, en concreto) junto a las elecciones —que el ministro de Asuntos Exteriores siga viendo conspiraciones en las críticas internacionales ya no lo es— es la destitución de un muecín a cargo del ministerio de Asuntos Religiosos:

Egypt's state religious authority suspended on Sunday the muezzin of a mosque in the Nile Delta governorate of Beheira, after he personalised the adhan (call to prayer) to include the phrase “prayer is better than Facebook” instead of the usual “prayer is better than sleep”.
The usual phrase, part of the dawn adhan only, is aimed at encouraging believers to get up and pray. A mosque's muezzin is the individual appointed to lead the call to prayer, which rings out five times a day to match the five daily prayers Islam requires of its followers.
The ministry of religious endowments summoned the muezzin, Mahmoud El-Moghazy, for questioning after local residents reported that he had repeatedly altered the call to Fajr (dawn prayers) by using the phrase "prayer is better than Facebook".
El-Moghazy denied in an interview on Dream TV Sunday that he had used the phrase.
With 16 million users, Egypt is one of the world's top 20 Facebook-using countries and is top in the Middle East.***


No sabemos si le han despedido por el fondo o por la forma, es decir, por alterar el texto original de la llamada o  por pedir el cierre de Facebook. Recordamos que hace unos días comentamos cómo un juez había denegado a un piadoso denunciante el cierre de Facebook en Egipto. La revolución se hizo al grito de "We want Facebook", como testimonian muchas fotos de las pancartas y pintadas en la paredes. Y ahora que lo tienen esos 16 millones, se lo quieren quitar.


La culpa —el muecín es listo— está claro quién la tiene: "El-Moghazy claimed the reports against him are malicious fiction invented by the Muslim Brotherhood to hijack the mosque."*** No lo creo. Los Hermanos son ahora los mayores usuarios de la red, por donde meten sus campañas a falta de espacios electorales o de otro tipo. Y es que aquí el que no corre vuela. Cuando estás en la oposición, todo medio es bueno. Pero cuando estás en el poder —como el candidato salafista proponía y Morsi empezó a poner en marcha— toda censura es poca. Con la misma energía que se usa, se pide su cierre después. Es esta falta de talante lo que acaba pasando factura siempre. El estado Islámico hace lo mismo: mucho vídeo, mucho vídeo, pero luego al que pillan viendo la televisión lo tiran desde una torre. Es la ley del embudo.


Por último, un deseo y una esperanza. En las últimas elecciones parlamentaria, la presencia de la mujer fue testimonial y con mal ejemplo ya que la poquitas diputadas elegidas eran islamistas y partidarias de que las mujeres no salieran a manifestarse porque luego ocurría lo que ocurría. Esto sirvió para que circulara un acertado dibujo en el que se decía: "Welcome to the new egyptian parlaMENt. 98% men!". Una pequeña figura de mujer portaba una pancarta alternativa: "should be called parLAMENT". No se podía decir más en menos espacio.



* "Egypt's electoral marathon to begin Tuesday" Ahram Online 31/08/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/139344/Egypt/Politics-/Egypts-electoral-marathon-to-begin-Tuesday.aspx
** "Egypt: Banning Salafist Nour Party may backfire" Ahram Online 30/08/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContentP/4/139162/Opinion/-Egypt-Banning-Salafist-Nour-Party-may-backfire.aspx
*** "Egyptian muezzin suspended for 'prayer is better than Facebook' alteration" Ahram Online 31/08/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/139343/Egypt/Politics-/Egyptian-muezzin-suspended-for-prayer-is-better-th.aspx





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.