jueves, 3 de septiembre de 2015

Colores, palabras... y la realidad

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
No hay día que lo que llega de Egipto no me sorprenda. Esta vez lo hace un titular de Egyptian Streets: "Anti-Stress Coloring Books are Egypt’s New Answer to Increasing Depression Tendencies". Las causas de estrés en Egipto son muchas, demasiadas, pero no sé si el dedicarse a pintar los cuadernos con colores es la solución más adecuada. A menos, claro, que llegues a la conclusión de que no hay solución, en cuyo caso hacen falta muchos cuadernos y muchos lápices de colores para aguantar lo que le quede a cada uno de existencia.
Escriben en el inicio:

In a fast paced city where growing pressures are more demanding than ever before, modern day stress is no stranger to a majority of Egypt’s youth. That’s why, in an attempt to catch up with one of most popular and creative trends for fighting stress among adults, Egyptian bookstores have started showcasing a number of European-originated anti-stress therapy coloring books.
On its website, Diwan, a local bookstore, lists ‘Art Therapy Coloring Book’ under the overview description: “Readers can start to relax with this sophisticated anti-stress coloring, doodling and drawing book.”
The overview adds: “From creating free-flowing lines and swirls to shading in intricate patterns, every illustration in this book has been carefully crafted, so that even amateur artists can enjoy the satisfaction of creating something of exceptional beauty.
“Everyone will benefit from the stress-relieving effect that increased focus and creativity can provide. Readers can simply scribble, scrawl and shade to their hearts’ content.”*


Lo que no tengo tan claro es que la presión venga tanto de la "vida moderna" y no de los "viejos hábitos", que en el caso egipcio pueden ser mucho más estresantes. Muy sofisticados tendrán que ser los dibujos para liberar las tensiones cotidianas, me da la impresión. Cada cual busca la forma de sacarse el estrés como puede, desde luego.
Otro artículo desde las páginas de Ahram Weekly aboga esta vez por la radio como forma de superar los nuevos retos del presente. El artículo lo firma Samir Sobhi y hace un recorrido por la historia de la radio en Egipto. "In momentous times, the spoken word can often better express the ambitions and psyche of the nation than the fleeting image"**, nos dice en su entradilla.
Sobhi razona lo siguiente:

I am thinking of a new radio service, one that goes with our new capital, with the opening of the Suez Canal’s second branch and the long urban march east that may have just begun.
Allow me to elaborate. I know that these days everyone is glued to their television screens, computer screens and the excitement of the visual world. But in moments of dreams, days of imagination, seasons of change, the spoken word reigns supreme.
The New Capital World, or NCR, may be just such a dream, one that I now entertain in public, but it could also be more than that. It could be the sound of our nation looking eastward, reclaiming the cultural land on our flank that cities such as Port Said, Ismailia and Suez once commanded.
I can even hear it starting each day with a signature tune taken from the mysteriously Oriental songs of our talented composer Omar Khairat.
Not to say that the current radio channels cannot perform that task, but for each new beginning you need to reconstruct reality, alter it somehow to suit your spirit. This is why I am proposing an addition to the dozens of radio services we already have.**


¡Malditas pantallas!, parece querer decirnos el autor. ¡Qué hay más bonito que cerrar los ojos y dejarse llevar por la magia de la música y la palabra seductora y vibrante, el verbo encendido! El artículo es una versión egipcia del famoso "Go West, Young man!" convertido en un "Go East, Young man!", pero con música de fondo. ¡Sin bailarinas escandalosas! ¡Solo música de violines y laúdes, algo de percusión!
No dejan de ser interesantes los razonamientos que buscan alejar de la realidad, ya sea con los coloreados de los cuadernos antiestrés o con la antiestresante radio con sus músicas que invitan al sueño. ¡Soñar! ¡Soñar! ¡Soñar! Soñar dormidos o despiertos, dar color a los deseos.


Por contra, las imágenes de las pantallas nos llevan a la cruda realidad. Y a la cruda realidad no se le pueden quitar los colores oscuros ni  añadirle los alegres que combaten el estrés. Es la que es, por más que el gobierno egipcio siga diciendo que solo es real lo que dicen los ministerios y llame terrorista al que diga lo contrario.
Me ha llamado especialmente la atención un párrafo del texto en el que se dice:

Not to say that the current radio channels cannot perform that task, but for each new beginning you need to reconstruct reality, alter it somehow to suit your spirit. This is why I am proposing an addition to the dozens of radio services we already have.
This new addition would bring us news of the progress of the Suez Canal zone, the communities that live there, the new energy of the cities that will be created and those that will be revived.**



Es una teoría apocalíptica de los medios, una más nacida desde la negación de la realidad. Más que matar al mensajero, aquí mata al mensajero, al medio y a todo lo que haga falta hasta que los discursos se asemejan a los sueños, que no se hacen realidad.
La huida hacia adelante del régimen es la misma del egipcio, que se deja seducir por todos esos sueños ante los que rebelarse supone la acusación de traidor a la patria. ¡Cómo no aceptar estas versiones retóricas y grandilocuentes del futuro que chocan contra todos los datos y estadísticas que no salen de los ministerios! ¿Qué es el "nuevo comienzo"? ¿Quién decide qué parte de la Historia se pudre en las celdas o en las memorias de los que tienen miedo de recordar?
Por muchos colores que se le dé a la realidad, por muchas imágenes que se hagan desaparecer en beneficio de una palabra balsámica, patriótica y escapista, lo que hay es lo que se vive. Y lo que se vive son muchas cosas distintas y muchas poco gratificantes. Tiene mucho de huida eso de acabar con los viejos medios, con las viejas ciudades, con los viejos problemas, con los de siempre. Pero siempre regresan porque solo se trasladan de sitio.
El artículo de Egyptian Streets sobre los libros de colorear concluye con la realidad y sus colores propios, los que el egipcio no puede escoger sino que le vienen dados:

In such circumstance, where pressure seems to consume the general atmosphere surrounding many of Egypt’s youth, people are developing new escapism habits which are often unhealthy, and which cause them more harm than benefit. So why not pick up your dusty coloring set, and color your stress away?*


No sabemos muy bien cuáles son esos "malos hábitos" a los que se hace referencia. Seguro que todos ellos son insanos, en sentido médico, político, administrativo, religioso o todos a la vez. Antes de darse a las drogas, al terrorismo, al activismo político o a la militancia fundamentalista, siéntese, coja sus colores y su cuaderno de dibujos predefinidos e ilumine con su imaginación esas páginas en blanco y negro. Para que le resulte más ameno, que enciendan la nueva radio desde la que una seductora música le amenizará el coloreo. Como dice el amante de la radio: "I can even hear it starting each day with a signature tune taken from the mysteriously Oriental songs of our talented composer Omar Khairat."**
Morir, dormir... ¿dormir? Tal vez soñar.



* "Anti-Stress Coloring Books are Egypt’s New Answer to Increasing Depression Tendencies" Egyptian Streets 31/08/2015 http://egyptianstreets.com/2015/08/31/anti-stress-coloring-books-are-egypts-new-answer-to-increasing-stress-and-depression-tendencies/
* "A new radio service for a new capital" Ahram Weekly 27/08/2015 http://weekly.ahram.org.eg/News/13082/21/A-new-radio-service-for-a-new-capital.aspx




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.