domingo, 23 de agosto de 2015

Pagados por el enemigo o la huelga de los policías egipcios

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Ahram Online no da cuenta de una nueva huelga y la consiguiente protesta. Esta vez se trata de la propia Policía, para ser más precisos, de los agentes de menor rango, que son los que viven en la calle prácticamente haciendo el trabajo sucio. No cuenta el diario la forma en que el Ministerio del Interior lo interpreta:

Members from the Muslim Brotherhood instigated the ongoing strike held by hundreds of low ranking policemen in Nile Delta’s Sharqiya on Saturday, an unnamed security source told state news agency MENA.
The security source stressed that members of the Brotherhood incited the lower-ranking policemen to protest, which led to a halt in the services provided by several police stations in the governorate.
The source added that the protesters were paid by the Brotherhood in return for protesting, and asserted that the interior ministry will take the necessary legal action against those who incited and participated in the strike.
The protesting policemen are demanding financial incentives for the months of June and July, along with being provided medical treatment in police hospitals, a health service currently exclusive to police officers.
This is not the first time the low ranking policemen have held demonstrations in Egypt. Since 2011, low-ranking policemen have held frequent demonstrations to protest deteriorating working conditions, low salaries, and a lack of safety.*


Está bien la aclaración última para no hacer ver que es algo nuevo y achacable a alguna conspiración de los Hermanos Musulmanes. Es más sencillo concluir que las malas condiciones en las que se encuentran son las que les hacen protestar, que no sacar la conclusión de que son los Hermanos Musulmanes los que les están pagando un sobresueldo, algo bastante menos probable.
Lo sorprendente del caso es que el Ministerio prefiere que se crea que la Policía está infiltrada por agentes islamistas antes que reconocer lo malo de su gestión y la falta de atención a sus propios agentes. Si los agentes de calle se quejan porque no tienen atención médica como sus oficiales, parece un móvil aceptable y una reivindicación sensata.
En la época de Morsi, algunos policías se manifestaron porque querían dejarse barba. Esto sí era una reivindicación "islamista". Mohamed Morsi había dicho en su campaña electoral que le parecía bien, que ya es detallar un programa. Las autoridades policiales se opusieron y sancionaron a los que protestaban, pero finalmente encontraron un juez comprensivo que falló a favor y se les permitió dejarse la barba. En cada época, toca lo que toca. Y tocaban barbas.


Pero las manifestaciones actuales son distintas. Ahram Online hace un recuento de las manifestaciones policiales en los últimos tiempos y no se percibe mucha variación, señal de que nos le han hecho ni caso:

In February 2014, low-ranking policemen protested in Alexandria and Kafr El-Sheikh to demand higher wages and better working conditions despite a law passed in December 2013 that bans all protests not pre-approved by authorities.
In November 2013, then interior minister Mohamed Ibrahim said the Muslim Brotherhood was behind attacks targeting police personnel in the country. In December 2013, the Brotherhood, from which ousted president Mohamed Morsi hails, was declared a terrorist organisation.*


Acabo de repasar el informe que Amnistía Internacional realizó en septiembre de 2012 sobre las actuaciones policiales en Egipto hasta el momento. Como Morsi acababa de ser elegido, se le envió a él y a su gobierno el informe con las recomendaciones de reformas y protocolos de actuación: formación de los agentes para evitar violencia, separar a los que tuvieran antecedentes de mala praxis, creación de comisiones independientes, etc. Es muy triste ver que nada se cumplió y que se sigue sin cumplir.
Entonces se aspiraba a la paz democrática y se ponía mucho énfasis por parte de los activistas en la reforma policial. Hoy no veo que nadie lo reclame porque podría verse acusado de antipatriota. Sin embargo, mucho de lo ocurrido en este tiempo en Egipto se podría haber evitado con una Policía formada de otra manera y dirigida de forma distinta.
En el informe de Amnistía Internacional en 2012 se señalaba:

So far, the authorities have ignored persistent demands for serious police reform proposed by civil society activists, academics and experts. Law 25 of 2012, which was adopted in June and removed the President as the head of the police, relied mainly on draft amendments proposed by the Ministry of Interior, and introduced provisions meant to improve the pay and working conditions for low-ranking members of the police.
Other reform initiatives have come from within the police. Police officers created unions to defend their rights, underline their commitment to serve Egypt, and distance themselves from higher ranking officers whom they allege were closely linked to the former government.  In 2011, police staged numerous strikes to protest against their working conditions, with some success. (p.8)**


Hay aspectos interesantes en estos dos párrafos del informa de 2012 y de las expectativas creadas. Lo primero son las malas condiciones laborales de los agentes de base y sus constantes reclamaciones, entonces y hoy. Lo segundo es que esa brecha política entre los agentes y sus jefes. Eso explicaría, en parte, la acusación de que están "pagados" por la Hermandad para protestar. Sea verdad o mentira, políticamente es una barbaridad decirlo.
Con el estado de vigilancia que se está creando, las reivindicaciones de los agentes seguirán, pues se consideran, además de mal pagados discriminados, respecto a sus superiores. Esta semana la prensa recogía la orden de instalar en todos los comercios y dependencias de El Cairo cámaras de vigilancia para aumentar la seguridad. Caerá sobre los ciudadanos el gasto, una vez más. Y eso creará más controversia entre los que ya lo pasan mal.


Quizá si se hubiera comenzado por la reforma de los cuerpos de seguridad se podrían haber evitado muchas muertes y la situación no sería la misma. Pero esto es mera política-ficción. A nadie le interesó nunca la reforma, solo no perder el control y colocar sus peones lo más alto.
La policía egipcia tiene demasiados puntos negros, por arriba y por bajo, en todas las épocas y con todos los gobiernos. Reformarla es urgente, pero no parece que esa sea le idea actual. La contestada ley antiterrorista señala que ningún agente será responsable de lo que ocurra durante las actuaciones policiales, lo cual la convierte —como se ha señalado desde muchas fuentes— en una auténtica ley de impunidad
La inseguridad que se transmite ahora diciendo que los huelguistas y manifestantes están pagados por los Hermanos Musulmanes es un episodio más del absurdo ministerial egipcio en sus declaraciones.



* "Brotherhood behind low ranking policemen strike: Security source" Ahram Online 22/08/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/138537/Egypt/Politics-/Brotherhood-behind-low-ranking-policemen-strike-Se.aspx

** "Agents of Repression: Egypt's Police and the Case for Reform" Amnesty International 2/10/2012 http://www.amnestyusa.org/research/reports/agents-of-repression-egypt-s-police-and-the-case-for-reform







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.