lunes, 27 de julio de 2015

Los bombardeos de Erdogan o dos por uno

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El artículo del especialista en Oriente Medio, Manuel Martorell, aparecido hoy en el diario El Mundo con el título "Los kurdos, verdadero objetivo de la ofensiva turca contra el IS", dice bastante sobre el doble juego llevado por Erdogan respecto al Estado Islámico. Los juegos con islamistas se resuelven siempre como desafíos de astucia, sobre quién se está aprovechando de quién. Erdogan cree poder controlar a todos y, sin embargo, sus juegos quedan en evidencias y sus esperanzas de aumentar el poder que tiene se han visto frustradas, lo que no supone que renuncie a sus objetivos —nos son suyos, sino el destino mismo—, sino que buscará realizarlos por otras vías.
Señala Martorell en su artículo:

Ciertamente es una novedad su reacción frente a los yihadistas ya que Turquía ha sido señalada de forma reiterada por apoyar, directa o indirectamente, al Estado Islámico. Y, de hecho, es la primera vez que la aviación turca ataca objetivos yihadistas, pese a que durante los dos últimos años el Estado Islámico ha sido responsable de incidentes armados en su frontera, de atentados que han costado la vida a decenas de ciudadanos turcos y de haber, incluso, amenazado la tumba sagrada de Shah Soliman, uno de los padres de la nación otomana, enterrado en el siglo XIII en un lugar de la actual Siria que legalmente sigue siendo considerado territorio turco.
La actitud del Gobierno no ha sido la misma ante la cuestión kurda. Ni antes ni después de la tregua del PKK, ni antes ni después de las elecciones que han dado al HDP, el "brazo político" de la guerrilla, millones de votos y 81 parlamentarios, ni el Ejército ni la Policía han dejado de perseguir, dentro y fuera del país, a los militantes y simpatizantes del PKK, deteniendo a cientos de personas, atacando sus bases y las sedes del HDP e impulsando movimientos islamistas radicales, como el partido Huda Par, el Frente al Nusra o el propio Estado Islámico para frenar el progresivo apoyo popular que está alcanzando el PKK.*


Hay muchas piezas en la historia del Estado Islámico que quedan por aclarar, mucho para explicar cómo es posible que se monte una organización con tal capacidad de gestión e intervención sin que nadie lo perciba hasta que ya sea demasiado tarde. El Estado Islámico parecía detenerse ante una insalvable frontera de cristal, la turca. Y Turquía parecía ciega ante lo que sucedía a unos pocos cientos de metros de su frontera. El bochornoso espectáculo de los kurdos detenidos en la frontera turca viendo cómo masacraban a las poblaciones al otro lado de la división dejó claro cuál era la intención de Turquía en este asunto.


Al igual que Martorell, otros analistas —turcos incluidos— señalan que el interés de Turquía son los kurdos más que el Estado Islámico. Erdogan ha querido jugar a ser salomónico y a dar a entender que su política es una "lucha contra el terror", venga de donde venga. Bombardea las posiciones del Estado Islámico, las de los kurdos y además hace grandes redadas en el interior para seguir eliminado opositores tras el revés de las elecciones recientemente celebradas.
Euronews nos cuenta la segunda oleada de bombardeos sobre los campamentos de los kurdos:

Por segunda noche consecutiva Turquía ha enviado aviones de combate al norte de Irak para atacar posiciones de la guerrilla kurda, del PKK.
Cuatro cazas F-16 han bombardeado la zona en represalia por la muerte de dos soldados turcos en un ataque con coche bomba. Un suceso que el gobierno turco ha atribuido al PKK y en el que otros cuatro militares resultaron heridos.
A petición de Ankara, la OTAN ha convocado para el martes una reunión extraordinaria del Consejo del Atlántico Norte apelando al artículo cuatro del tratado de Washington al considerar que está amenazada la integridad o seguridad del país.**


La astucia de Erdogan es hacer intervenir a la OTAN convocando la reunión como miembro "agredido" para obtener el respaldo público de sus miembros, que se verán chantajeados si no le autorizan a llamar a sus represalias políticas "guerra contra el terror", un término que los norteamericanos pusieron de moda y al que otros le están sacando mucho provecho. Las lecciones que interesan se aprenden rápido.
Desde Turquía, los análisis no difieren mucho sobre los objetivos y razones de Recep Tayyip Erdogan. La columnista Nuray Mert señala en el periódico Hurriyet Daily News:

It seems to me that the Turkish government finally needed to change its policy toward ISIL, for more than one reason. First of all, the pressure from Turkey’s Western allies came to the point of requiring the Turkish government to make up its mind without any ambivalence. Then, the West-Iran deal weakened Turkey’s bargaining power and reminded the Turkish government of its limitations concerning regional politics. Finally, Turkish authorities started to perceive ISIL as an external and internal security threat.
What is clearer is that the Turkish government considered using this policy change as a chance to suppress Kurds by including them as part of its “war against terrorism.” After all, for a long time and despite “the so-called peace process,” the Turkish governing party asked its Western allies to acknowledge Turkey’s fight against the PKK as part of “the struggle against terrorism in the region.”
There are also domestic issues to be taken into consideration to be able to analyze the recent events; the Turkish government failed to lead the peace process and gave it up as its politics regressed toward “good old nationalism.” After the election, the governing party lost the majority to form a government and is now opting for nationalist support. Finally, the interim government could not “legitimize” the deal with the U.S. and the offensive against ISIL without assaulting Kurds.***


La pérdida de poder político de Erdogan en las elecciones intenta ser compensada y trata de controlar por otros medios la situación. Lo primero es abrir una brecha entre los kurdos y Occidente y eso lo logra mediante el chantaje de la "guerra al terror".
El portavoz norteamericano acaba de responder a una pregunta señalando que Turquía tiene derecho a "defenderse", en respuesta a los ataques a los kurdos. Eso deja a Washington, una vez más, en una posición ambigua en la que para conseguir las bases desde las que bombardear posiciones del Estado Islámico tiene que permitir que se bombardee a los que se están enfrentando al Estado Islámico en el suelo. Erdogan no quiere que ganen ni un palmo de terreno.


The Washington Post, tras describir el acuerdo con Turquía, señala al cierre del artículo los motivos finales:

The agreement will also shift the dynamics in other parts of northern Syria in ways that will work to Turkey’s advantage. Turkey has watched with alarm as Syrian Kurds have become the beneficiary of U.S. strikes east of the Euphrates.
“After the capture of Tal Abyad with significant U.S. assistance, the next step would have been the Kurds moving west of the Euphrates and taking this large amount of territory,” said Soner Cagaptay of the Washington Institute for Near East Policy.
“This helped accelerate the deal. Now you’re going to see massive aerial bombing in the region, and it will not end up in the hands of Kurds exclusively,” he said.****



El editorial de hoy de el diario El Mundo señala que Turquía se ha visto obligada a ser un "socio leal" de la OTAN y de los países que se ven afectados por el Estado Islámico, la mayor lacra de este siglo para el conjunto de la Humanidad. El precio ha sido dejarle carta blanca en sus redadas internas para que Erdogan deshaga a la oposición. Además de tener "socios leales", hay que tener buenos socios y, desgraciadamente, Recep Tayyip Erdogan no lo es.


Después de haber escuchado la respuesta del portavoz norteamericano hablando del derecho de Turquía a "defenderse", sorprende la noticia recogida por Hurriyet Daily News sobre la condena diplomática de los ataques a los kurdos. Ahora Estados Unidos se ve en la necesidad intentar nadar entre dos aguas con un socio que aprovechará al límite la ambigüedad del termino "defensa", la necesidad de que la frontera turca sea segura y el uso de las bases cercanas al conflicto.
Esperemos que los kurdos no paguen con creces haberse enfrentado al Estado Islámico, algo que Erdogan solo ha hecho a regañadientes. Esperemos que la comunidad internacional le haga ver —es de estricta justicia— que su participación en la guerra contra el Estado islámico no puede tener el precio que él quiere ponerle.



* "Los kurdos, verdadero objetivo de la ofensiva turca contra el IS" El Mundo 27/07/2015 http://www.elmundo.es/internacional/2015/07/27/55b4fd30268e3ef3528b4578.html
** "Turquía bombardea por segunda noche consecutiva posiciones del PKK en el norte de Irak" Euronews 27/07/2015 http://es.euronews.com/2015/07/27/turquia-bombardea-por-segunda-noche-consecutiva-posiciones-del-pkk-en-el-norte/
*** "Turkey’s grand offensive against all" Hurriyet Daily News 27/07/2015 http://www.hurriyetdailynews.com/turkeys-grand-offensive-against-all.aspx?pageID=449&nID=85939&NewsCatID=406

**** "U.S.-Turkey deal aims to create de facto ‘safe zone’ in northwest Syria" The Washington Post 26/07/2015 https://www.washingtonpost.com/world/new-us-turkey-plan-amounts-to-a-safe-zone-in-northwest-syria/2015/07/26/0a533345-ff2e-4b40-858a-c1b36541e156_story.html?hpid=z1
***** "U.S. condemns PKK attacks in Turkey: diplomat on Twitter" Hurriyet Daily News 26/07/2015 http://www.hurriyetdailynews.com/us-condemns-pkk-attacks-in-turkey-diplomat-on-twitter.aspx?PageID=238&NID=85928&NewsCatID=510




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.