sábado, 27 de junio de 2015

Los atentados

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los atentados de ayer son la confirmación de un método que no necesita grandes preparaciones porque los objetivos pueden ser cualquier punto del globo. Escuchamos muchas veces la vieja retórica de las "infraestructuras", etc., mediante la cual se les aplica a unos los tópicos de otros. Cuando atentas contra una empresa de gas decapitando a tu jefe, en Francia; matas turistas en la playa de un hotel en Túnez y hacer volar una mezquita en Kuwait, todo en el mismo día, no hay mucho que hacer. Se empieza a repetir hasta el aburrimiento la fórmula "un viejo conocido de los servicios de seguridad", algo preocupante por lo que tiene de demostración de la falta de criterio para establecer la peligrosidad de los sujetos considerados amenazas. Tendrán que empezar a desempolvar los viejos archivos porque parece que allí reside parte del problema. La cuestión, como ha señalado Manuel Valls, no es si habrá atentados, sino cuándo; pero no se debe renunciar al quién, que es el principio de todo.
A diferencia de otros tipos de terrorismo, el concepto de grupo aquí es relativo. Existe la autorradicalización, vamos a llamarlo así. Damos por descontado el que existe una especie de academias en las que se aprenden estas cosas, pero para estrellar un coche contra los depósitos de gas y decapitar no hace falta demasiado entrenamiento ni preparación, solo levantarte un día con ganas de saltar por los aires llevándote por delante a todo el que puedas.
Las "medidas dolorosas" anunciadas inmediatamente en Túnez han consistido en cerrar mezquitas salafistas. Recogen en El País:

Essid ha explicado que alrededor de 80 mezquitas en manos de clérigos salafistas, a las que ha acusado de "expandir veneno", serán cerradas en el plazo de una semana. En una conferencia de prensa, Essid ha dicho que algunas mezquitas fuera del control del Gobierno están haciendo propaganda para "promover el terrorismo". También ha anunciado medidas contra partidos y grupos que "actúan fuera de la Constitución", aunque no ha especificado si amenazaba a estos grupos con el cierre o solo eran meras advertencias.*


La particular anarquía religiosa del Islam obliga a, como están haciendo en Egipto a través de la Universidad de Al-Azhar, intentar institucionalizarlo para controlar las prédicas y a los predicadores, cuyos grupos radicales han ido adquiriendo influencia y vertebración. Son los que calientan el ambiente hablando sobre lo mal que se está en esta vida llena de infieles y lo bien que se está en el Paraíso. Los asistentes se limitan a sumar dos más dos y eligen uno de los objetivos, más próximos o lejanos.

En cuanto a los objetivos, los tres atentados tienen grandes grandes diferencias. El atentado de Túnez contra el turismo, es decir, para tratar de aislar económica y socialmente al país; se ha dirigido principalmente contra turistas occidentales. El de Kuwait, en cambio, tiene las características religiosas de otros atentados contra la comunidad chiita en sus mezquitas. Finalmente, el atentado de Francia es muy diferente a los otros dos y se ha dirigido contra una persona en concreto y contra las instalaciones en las que trabajaba el asesino, pretendiendo volarla por los aires. Podemos pensar que hay relación entre ellos, una sincronización, como quiere dar a entender (aunque sea por un titular) El País cuando establece que se ha atentado "en tres continentes", como si fuera el desembarco de Normandía.
Lo terrible del Estado Islámico es que es una referencia simbólica a la que se puede enganchar cualquiera sin necesidad de sacarse un carné o ir a algún centro de entrenamiento. Atentas y después reivindicas en su nombre.
El que recorrió la playa matando gente con el Kaláshnikov tenían entrenamiento y armas; la explosión de Kuwait implica conocimiento de explosivos. El atentado francés se realiza con un cuchillo y no consigue hacer volar la fábrica. Son variedades de terroristas porque lo único que tienen en común es que su primer atentado puede ser el último, es decir, pueden buscar el "martirio", expresado en sus términos, frente a otro tipo de mentalidades terroristas que procuren un plan de escape para seguir realizando atentados. Existen las dos mentalidades, lo cual les hace sumamente peligrosos.


Pero los atentados son solo una parte. Preocupante es el horror que están sembrando allí donde se asientan. Los atentados no son las muestras más terribles, sino los crímenes horrendos que están cometiendo sus ejércitos, esas hordas brutales, allí donde llegan. Dentro de su estrategia propagandística siguen difundiendo imágenes cuya función es doble, provocar el horror y el miedo, pero también animar a la adhesión, ya sea llamada o la incitación a atentar.
No se está entendiendo bien el planteamiento comunicativo y se siguen difundiendo las morbosas imágenes con las que se recrean y usan como armas semióticas. Guiados por nuestra concepción espectacular de los medios, ellos nos dan el mensaje que quieren con el envoltorio que garantiza que seremos nosotros los que los difundiremos en un caso insólito en la guerra hasta el momento. No es que tengamos información, sino que tenemos la información que ellos quieren. Es una guerra sin corresponsales, pero con una eficiente oficina de propaganda.


Me resulta sorprendente la impudicia de nuestros medios a la hora de mostrar imágenes y que no exista una política coordinada del control de esas imágenes. Me sorprende que cualquier hacker del tres al cuarto se pueda meter en los servidores que quiera y que nadie sea capaz de borrarles las imágenes que difunden cada día con sus macabros logros de crueldad infinita.
No se ha visto una barbarie sistemática en siglos. Es difícil encontrar mezclados todos los horrores del sadismo y colgárselos como triunfos. No será fácil controlarlos, porque se disolverán en la normalidad del Tartufo que saldrá a saludar a las tropas que les ganen las posiciones. Pero también será difícil olvidar esta nefasta página de la Humanidad.


Las medidas tomadas por Túnez contra las mezquitas y predicadores salafistas tienen que tener continuidad en otros países, pero no será fácil. Los salafistas en Egipto campan por sus respetos porque el gobierno los ha usado como límite social al echar a sus enemigos directos, los Hermanos Musulmanes. Cuando el presidente Al-Sisi ha pedido a los partidos que hagan una lista única —¡política a la egipcia!—, muchos se han negado a ir junto a los salafistas. Y han hecho bien. Los salafistas saldrán de la foto cuando lo consideren necesario y su jugada es tratar de quedarse con lo más retrógrado de la sociedad egipcia tras la salida de los Hermanos del poder. Ello se van, pero el veneno queda. Por eso se les han cerrado también las mezquitas, pero eso es un gesto relativamente eficaz, como ocurrirá en Túnez. Ese veneno está ya metido en sus cabezas y solo les queda el tiempo de tomar la decisión final.


Nuestra mentalidad basada en el análisis racional de ventajas e inconvenientes —esa especie de artificial homo economicus— no puede considerar que las ventajas se obtengan en el otro mundo y los inconvenientes en este, por lo que es difícil que detecte a muchos fanáticos callados y no solo a los ruidosos. El radicalismo no se hace a voces, sino en lo callado de la noche, en la meditación. Los habrá gritones, como establecen nuestras imágenes estereotípicas, pero los perros que muerden ladran poco. Es una actitud que concluye en un acto final, la consumación de la piedad destructiva. Eso no es fácil de detectar, por lo que habrá que afinar antes de que se plantee una psicosis que lleve a punto de histeria colectiva que puedan causar más radicalismo.
Es parte de la estrategia el desarrollo de la islamofobia, que generará más radicalismo. Hacer que los occidentales se vayan de los países islámicos, que teman ir y aislar a los países, es solo una parte. 


Hoy la solidaridad se reparte ante la unidad fanática de los asesinos. Hoy somos los turistas asesinados en las playas de Túnez, país al que habrían ido seguramente venciendo reticencias y miedos tras los anteriores atentados; somos también esos trabajadores de la empresa del gas y su familiares en Francia; y somos parte de los que pacíficamente disfrutaban de su viernes de Ramadán. También estamos hoy con los masacrados hace unos días en Siria por los asesinos y con todos los que sufren bajo su locura sangrienta. 
Hoy, repudiamos una vez más a los asesinos fanáticos y a todos los que les alientan.



* "Túnez cerrará mezquitas salafistas tras el atentado en Susa"  El País 27/06/2015 http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/27/actualidad/1435392217_730014.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.