domingo, 7 de junio de 2015

El nido del cuco del Estado Islámico

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El diario El País recoge que los expertos holandeses creen haber encontrado un patrón psicopatológico en los yihadistas que salieron de allí camino de la lucha en Irak y Siria al lado del Estado Islámico. Nos cuenta el periódico:

Un estudio hecho público por la policía holandesa ofrece una imagen de los yihadistas locales integrados en el Estado Islámico algo distinta a la presentada hasta la fecha. No se trata solo de jóvenes musulmanes de origen diverso, nacidos y educados en Holanda, y que se han radicalizado a espaldas de sus familias y amigos. De los 140 casos analizados, un 60% tenía problemas psíquicos. Una quinta parte padecía trastornos graves como la esquizofrenia. El análisis rompe la imagen hasta ahora extendida del joven musulmán seducido por la versión más extrema del islam. El estudio arroja una radiografía en la que la mayoría de los yihadistas holandeses suelen proceder de familias conflictivas o rotas, han pasado temporadas sin techo y padecen desórdenes de la personalidad. Por este motivo, los agentes apuntan que es preciso “tener en cuenta su conducta anterior a la lucha”.*


Independientemente de la calidad del análisis, está la cuestión de la claridad para explicar un fenómeno que es ridículo explicar en términos de enfermedades de cualquier tipo. Es evidente que el fanatismo y la crueldad exhibidos hasta el momento requieren, cuando menos de una psicología apropiada para llevar a cabo esos fines y que las personas que consideramos "normales" pensamos que no hacen estas cosas.
Sin embargo, independientemente de todo estos factores, creo que extender la imagen "patológica" de todo lo que se nos enfrenta dividiendo las sociedades en "sanas" y "enfermas" no es el camino más adecuado para explicar fenómenos y menos para solucionarlo.
Es cierto que se ha ido modificando la visión general del yihadismo, desde la vinculación del extremismo con la incultura y pobreza hasta la situación actual. Pero eso no significa que sea la correcta. Por lo pronto seguimos considerándolos como "organizaciones terroristas", algo que hace tiempo que dejaron de ser para convertirse en crueles ejércitos que ocupan cada vez porciones más amplias de territorio ante la impotencia, la desgana o la alegría de sus habitantes.
Seguimos obsesionados con los yihadistas occidentales, por el temor a que regresen y el problema deje de ser el de "ellos" y pase a ser el "nuestro". El fenómeno del yihadismo occidental no hay que buscarlo solo en las mentes sino en las condiciones sociales y culturales en las que se han producido, más allá de las simplezas económicas. Bin Laden no era precisamente un "pobre"; no fueron las carencias los que le convirtieron en el líder de Al-Qaeda.
El efecto "llamada" sobre los residentes o sus descendientes en el extranjero debería verse como parte de una lucha más amplia cuya intensidad aumenta conforme va pasando el tiempo. No es una novedad, aunque sí los recursos de los que dispone actualmente y los planteamientos que asume para conseguir sus objetivos.

Al-Qaeda no tuvo el atractivo que tiene el Estado Islámico porque no promete lo mismo. El objetivo de hacer daño a Occidente propuesto por Bin Laden no es el mismo que ofrece hoy el Estado Islámico que se está haciendo con un territorio y ha conseguido aunar lo disperso intensificando los lazos.
La capacidad de comunicación exhibida por el Estado Islámico despierta y estimula los deseos de participación en una "reconquista" espacial y espiritual en la que se embarcan. Lo que no se ha desarrollado hasta el momento es la forma de interferir el arma más antigua de todas, la propaganda. La extensión de cualquier idea requiere el uso adecuado de su propagación a través de las comunicaciones. El cerco que existía frente a Al-Qaeda no funciona con el Estado Islámico que cuenta con otros alicientes añadidos a los de una vida escondidos en las montañas de cualquier zona alejada de la civilización.

La fuerza del Estado Islámico crece sobre el terreno y también su atracción. Por un lado logra apoyo entre islamistas "piadosos", que ven ellos la promesa de un islam triunfante. Por otro, ¿qué tiene de extraño que el espectáculo de crueldad santificada tenga atractivo para aquellos que han sido trabajados psicológicamente para percibirlo como una forma de santidad? El hecho medieval que supone el islamismo —un sistema teocrático y autoritario empeñado en la salvación de las almas— nos hace olvidar que estos procesos no son nuevos y que la gente se iba a las Cruzadas con fines similares a los que hoy repudiamos con razón: a reconquistar territorios perdidos. 
Ya no se ríe tanto la gente cuando se ve el mapa que incluye a España como parte del territorio que hay que reconquistar
Recuerdo la estupefacción que me produjo ver el comentario de respuesta a la lectura de una estudiante egipcia de un libro sobre Granada. La estudiante estaba maravillada por lo leído de aquella Granada musulmana y lo que le dijeron en su página de Facebook fue "recuerda que viven una situación como la de Palestina", es decir, un país ocupado. El comentario venía de una de sus profesoras de la Facultad.
Cualquier fundamentalismo vive de la presión sobre los que atrae. Se trata de absorberlos y aislarlos, como cualquier otra secta. Lo dicho por los expertos holandeses es casi una obviedad y se repite en los casos de las sectas: las personas que quedan dentro están predispuestas a comportamientos así.
La diferencia respecto a las sectas es que estas suelen establecer una barrera con el resto del mundo, del que se quieren diferenciar. Por el contrario, el islamismo trata de extenderse socialmente y usa todos los recursos disponibles para hacerlo. Cuenta con una base social y cultural importante, la que le dan las interpretaciones religiosas que usa en su apoyo. No hay una separación radical de los grupos sino una distinción nebulosa entre grupos con amplio respaldo social de los que van saltando conforme aumenta su propia radicalización, hasta llegar al extremo más violento, el yihadismo actual. Empiezan con interpretaciones restrictivas y acaban con interpretaciones violentas del islam, denunciadas por la mayoría, pero que están presentes en sus sociedades con muchas caras posibles.


Lo he señalado varias veces: no solo es preocupante que el Estado Islámico avance; lo es más los que salen a saludarles, los que los perciben como "liberadores" o los simples acomodaticios que no tienen ganas de salir de sus casas les da igual quién les gobierne. Las críticas norteamericanas a la poca eficacia del ejército iraquí, a sus pocas ganas de defender el territorio puede que tenga que ver con la diferente percepción del que sabe que los norteamericanos se irán algún día mientras que los otros se quedarán allí. En Afganistán han ocurrido en ocasiones casos similares.
El yihadismo es solo una de las facetas del integrismo islámico. Preocuparnos está bien, pero ignorar el resto no. Saber que alguien que viola niñas, las secuestra, las vende y disfruta cortando cabezas en un "enfermo" puede estar muy bien. Me recuerda los análisis psiquiátricos de los dirigentes nazis, en los que también se encuentran patologías cuando se escarba un poco. No explican, sin embargo, por qué las gentes les siguieron contagiadas de su fanatismo. Quizá estaban tiempo esperando escuchar lo que les dijeron con la fanfarria adecuada.
No hay un diálogo real con el mundo árabe. Durante décadas se han amparado a los autócratas que mantenían a raya a los países para comodidad y seguridad occidental. Hoy mantenemos acuerdos con gobiernos autoritarios que nos garantizan que se respetará a los inversores occidentales. Mientras tanto se mira hacia otro lado cuando se encargan de encerrar a los que podrían traer un cambio real en las mentalidades. No se trata solo de la economía, sino del "progreso" en un sentido profundo de la palabra. No tiene que extrañar que prenda un discurso que les explica que existe una confabulación universal para evitar que la religión "verdadera", la suya, está destinada a reinar sobre la tierra eliminado a los infieles que se les oponen y les empobrecen.


Las decenas de miles de yihadistas que han compuesto un ejército que lucha en Siria e Irak no han sido sometidos a los test psicológicos de los investigadores holandeses. Ni falta que hace. No es ese el nivel de explicación, ni mucho menos de resolución del problema. Pensar en ellos como en un ejército de tarados no hace ningún bien a nadie y distorsiona la percepción del problema real.
Si Holanda va a vigilar a todos aquellos que provengan de familias desestructuradas y hayan acabado en la calle, me parece muy bien, pero dudo que sirva para algo. Especialmente porque eso no evitará que salgan de otros lugares. No creo que nadie tenga especial empeño en caer en manos de "holandeses" vistos los resultados.
La publicación profesional Psychiatric Time publicó a mediados de abril un artículo con el título "The Making of a Homegrown Terrorist". El doctor Peter A. Olsson manifestaba la misma preocupación por el terrorista "casero" que los holandeses, pero presentaba así el problema:

The best salespersons get their customers to seek them out to buy the product. Terror group recruiters from ISIL and Al Qaeda mushrooming franchises have many new and effective group membership sales techniques. They are sophisticated brainwashers and seducers. Internet advertisement is popular, even hip, for terrorist recruiters. Charismatic Imams use fiery anti-American sermons at mosques to attract young men. These potential recruits are “in-betweeners”: in between jobs; in between relationships; in between their family homes and their own marriage; in between schools; or in general, in between young adulthood and adulthood.**


Los americanos sitúan el problema en el seductor y no en el seducido. En estos tiempos que corren, ¿quiénes no son vulnerables, quiénes no acumulan frustraciones por encontrase en esa mitad, esa mediocridad que cada día se nos hace sentir desde las filosofías del éxito? El énfasis debe ponerse en la detección de los focos de seducción, en desmantelar su inmenso aparato de propaganda, apoyado inconscientemente por el deseo de espectacularidad que los medios occidentales tienen por las morbosas imágenes que generan. No hay política de comunicación para evitar los efectos de la exposición a los medios, el acceso a toda la información disponible. Ellos crean las imágenes y nosotros las difundimos. Están hechas para eso, para que las difundamos. Señala el doctor Olsson:

The spiritual/religious sermonizing and discusscussions draw many young people toward the idealistic pursuit of social justice or the utopian causes embedded in Jihadist propaganda. The exciting study of weapons, military tactics, physical fitness, and bomb-making technology appeal to youths. They prefer Jihadism to the mundane, boring vocations of their fathers. And, jobs are scarce in many Muslim countries because of the global economic recession.
The appeal of ISIL and Al Qaeda is their unique ability to magnify and expand normal rebelliousness of adolescents and their search for independent identity. What is normal adolescent rebellion and protest for many becomes terrorist identity and actions for some through the tutelage of malignant leaders such as Abu Bakr al-Baghdadi. In other words, ISIL recruiters, by intuition, design, or mere favorable location, take advantage of a normal adolescent stage—young Americans who can’t find jobs or vocations are vulnerable to recruitment.**

Frente a la enfermedad individual —que no se excluye—, el psiquiatra norteamericano prefiere mostrar las debilidades sociales. No sé si es fácil trabajar sobre ellas, pero el primer paso para resolver un problema es siempre la mejor comprensión posible. Y este no es fácil de resolver. 
Nuestras sociedades, con el aumento de la desigualdad y la injusticia social, aseguran un semillero de frustrados para el futuro. Son la materia prima aquí y en muchos lugares. Pero no se debe olvidar que la raíz del problema está allí y que difícilmente se podrá solucionar sin actuar en el origen, apoyando a los que resisten de verdad al fundamentalismo, muchas veces desasistidos y perseguidos.


* "En la mente de los yihadistas" El País 6/06/2015 http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/06/actualidad/1433608793_754843.html







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.