miércoles, 1 de abril de 2015

El amigo americano paga de nuevo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Las relaciones internacionales de Egipto son, en el mejor de los casos, complicadas. Algo le pasa al país para tener relaciones tan especiales con sus socios. Ayer, tanto Ahram Online como The New York Times, daban cuenta del reinicio de la ayuda militar a Egipto suspendida desde el derrocamiento del presidente Morsi. Estados Unidos ha estado manteniendo al ejército egipcio durante décadas como forma de mantener un aliado estable en la zona que garantizara la seguridad para Israel. Desde que Anwar El Sadat diera el giro hacia Estados Unidos alejándose del socialismo de Nasser, Estados Unidos ha sido un aliado y financiador del que se ha revelado como único poder en el país.
Egipto se ha dedicado a coquetear con Rusia para hacer ver a Estados Unidos que tiene pretendientes cercanos. La política de Rusia es siempre tratar de robar clientela a los Estados Unidos alentando las disputas. Pero las relaciones con los Estados Unidos tienen un coste, que ha sido crear grandes corrientes antiamericanas acusándolos de favorecer al enemigo de los "árabes", Israel. Los gobernantes, como le ocurrió al propio Sadat, que pagó con su vida, sufren un ataque constante en su prestigio acusados de favorecer "infieles".


Pero la situación egipcia y sus actuaciones también se han convertido en un problema para las autoridades americanas porque supone también un desgaste de prestigio como no había ocurrido anteriormente. Para solventar esta acusación de apoyar a un régimen cuyos estándares democráticos dejan mucho que desear, la lucha contra el terrorismo se ha impuesto como argumento que permita salvar a los dos la distancia. Permite a Obama no ser acusado de mantener un régimen represivo y permite a Al-Sisi recibir la ayuda para estabilizar Egipto frente a los ataques en sus fronteras y en el interior.
Sin embargo, Estados Unidos ha puesto unas limitaciones a la ayuda, que entrarán en vigor en 2018. Señala The New York Times que son de dos tipos:

The United States took a long-overdue step that amounts to shredding Egypt’s credit card. Starting in fiscal year 2018, Egypt will no longer be eligible for cash flow financing, a mechanism that allowed the nation to place multimillion-dollar orders for American-made military equipment years in advance, under the assumption that Congress would continue to set aside $1.3 billion in military aid year after year. Taking away that privilege will make it easier for the American government in the future to suspend, limit or condition aid, if it chooses to.
Also starting in 2018, American officials will be able to exert greater control over the type of weapons Egypt gets, which will allow the United States to focus aid on counterterrorism capabilities and toward investments in maritime and border security. The Egyptian government has historically favored acquiring tanks and warplanes in seeking to build a strong conventional military force.*


Límites de financiación y control sobre el tipo de armas y fines de las mismas. De alguna forma, el gobierno egipcio queda en evidencia aunque consigue seguir financiando el Ejército, haciéndolo más poderoso para mantener un control sobre las fronteras pero también dentro de ellas.
La situación interna de Egipto es compleja y llena de este tipo de contradicciones. La política seguida desde el derrocamiento de Morsi ha hecho que se reestructuren las alianzas entre los países árabes y que los que apoyaban al presidente de la Hermandad Musulmana dejaran de hacerlo, mientras que su mayor enemigo en la zona, Arabia Saudí, se ha convertido en su sostén económico y político. Eso también supone una erosión, pues por motivos históricos y sociales, los saudíes no le caen bien a nadie o casi nadie. Eso convierte también la política egipcia en un pasar de unos a otros que el orgullo nacional no lleva nada bien.
Tras anunciar las limitaciones que el apoyo militar tendrá en el futuro, la Casa Blanca se ha encargado de airear el sentido de las conversaciones mantenidas con el presidente Al-Sisi:

Yet even as it announced those two important and sensible changes, the Obama administration decided to authorize the delivery of F-16 aircraft and other items that had been held back in protest for the Egyptian government’s appalling human rights record. President Obama told President Abdel Fattah el-Sisi of Egypt during a phone call on Tuesday that the American government would keep asking Congress for $1.3 billion in military aid yearly for Egypt.
In their conversation, Mr. Obama expressed concern about Egypt’s detention of peaceful protesters and mass trials of political opponents, according to a statement issued by the White House. That criticism is unlikely to have much effect, considering how erratic the United States has been toward Egypt in the wake of the 2011 public revolt and the country’s subsequent reversion to authoritarianism.*

Las autoridades norteamericanas han hecho ver que no es por gusto por lo que se mantiene la ayuda, sino por elementos de causa mayor, por la estabilidad de la zona y por sus propios intereses estratégicos. No hay apenas lenguaje diplomático para recalentar un poco la frialdad.
El párrafo final del editorial de The New York Times pone el énfasis en los motivos expresados a través un ejemplo que recordaremos:

Reassuring Egypt that the aid, though somewhat modified in its content, will continue is likely to be interpreted as a reluctant endorsement of the country’s despotic practices. Ordinary Egyptians end up paying the price. During a recent demonstration, security forces opened fire on unarmed protesters in Cairo using birdshot. After a young woman died of her wounds, one security official explained chillingly that she had died as a result of being too thin. The authorities said they were charging other marchers with crimes that could lead to several years in prison.*

La joven no es otra que Shaimaa al-Sabbagh, la activista muerta por la policía cuando iban a depositar flores pacíficamente en recuerdo de los muertos en la Plaza de Tahrir en la Revolución del 25 de enero de 2011. A efectos exteriores, el caso es demoledor y muestra hasta qué punto Egipto se sigue encerrando como el caracol dentro de su concha.
A la nula sensibilidad para este tipo de casos se sucede el descaro con el que se manifiestan los miembros de un régimen acostumbrado a hacer cualquier tipo de declaraciones sobre muertos y muertes sin consecuencias, algo que ya no puede ser como ha sido durante décadas. Acusar al mundo entero de una conspiración contra Egipto por decir estas cosas no es parte más que de una misma ceguera escandalosamente persistente.
El Daily News Egypt titula en estos días "Deaths in police custody continue", da cuenta de otro caso de detenido muerto por "haber tragado un cuerpo extraño" y hace un balance de las muertes en las comisarías en lo que llevamos de año:

Since the beginning of the year, several incidents of prisoners dying in police custody have been taking place.
The “string of deaths” amongst detainees held in custody inside Matariya police station point to “torture and horrific detention conditions”, Amnesty International said in a statement last March.
In the same month, the El-Nadeem Center for the Rehabilitation of Victims of Violence recently released a report on cases of torture and abuse in Egyptian prison and detention facilities during February.
In February, three prisoners died inside the Matariya police station, with allegations of torture ensuing.**


A estos casos se deben añadir los de los encierros y multas a manifestantes pacíficos. Los compañeros de la difunta Shaimaa al-Sabbagh acaban de ser condenados al pago de elevadas multas, 50.000 libras egipcias.
Con este mar de fondo, el empeño en que las sanciones o recriminaciones al gobierno egipcio son una conspiración de simpatizantes internacionales de los Hermanos Musulmanes es un autoengaño, en el mejor de los casos, y una verdadera forma de mantener alejado al país de la raíz del problema real.
La otra versión de las relaciones con los Estados Unidos la daba el diario Ahram Online con texto de AP, si bien señalando que " *This story has been edited by Ahram Online":

The U.S. has been providing hundreds of millions in counterterrorism assistance to its ally, which didn't stall as a result of the government overthrow. Egypt has been arguing it needs the money to face growing threats from extremists creeping over the border from lawless Libya or operating in the Sinai Peninsula, and the U.S. sees the funds as critical for stability in the volatile Middle East.
The aid comes as Egypt is trying to play a leading role in forming an Arab military alliance that can fight terrorism in the region.
The White House said it is not issuing a certification that Egypt has made progress toward democracy. Instead, the U.S. said it is maintaining that the aid is in the interest of U.S. national security.
The White House said in Obama's call to el-Sisi, he "explained that these and other steps will help refine our military assistance relationship so that it is better positioned to address the shared challenges to U.S. and Egyptian interests in an unstable region, consistent with the longstanding strategic partnership between our two countries."
Obama told el-Sisi that beginning in fiscal year 2018, US will channel aid for Egypt to counterterrorism, border security, Sinai security, and maritime security and to sustain weapons systems already in Egypt's arsenal.
The White House said Obama also reiterated U.S. concerns about Egypt's continued imprisonment of activists and encouraged increased respect for freedom of speech and assembly.***


La noticia refleja el planteamiento norteamericano y su preocupación por la situación de los derechos humanos en Egipto. La forma en que Egipto lea esto es ya otra cuestión, pues el clima mediático actual lo puede presentar desde como una victoria hasta una confirmación de que Estados Unidos está detrás de los activistas detenidos. A pocos se les ocurrirá que medida que pretende defender a los activistas. Recordemos que entre las peticiones que el movimiento Tamarod reclamaba al presidente Morsi, además de su renuncia y la convocatoria de elecciones generales, se encontraba la ruptura del acuerdo militar con los Estados Unidos. Hoy nadie se acuerda, pero es interesante recordarlo.

La respuesta de el-Sisi a François Hollande sobre los derechos humanos, varias veces comentada aquí, forma parte de esas excusas, como la delgadez de Shaimaa al-Sabbagh y los detenidos que se tragan objetos extraños.
Es difícil pensar en que una democracia, como la que se dice que está en marcha, pueda basarse en el exterminio de los opositores, que una parte de los cuales, a su vez, se dedican al exterminio de los demás mediante acciones terroristas. La estrategia de la violencia lleva a una detención de cualquier proceso en el que el gran beneficiado es el que ocupa la silla del poder. Las soluciones de fuerza solo llevarán al mantenimiento de la fuerza como valor principal.
Por eso es controvertida la reanudación de la ayuda militar a Egipto. Sus detractores piensan que no es el camino más adecuado. Los lamentos de Obama sabrán a poco a los que están encarcelados. Y tendrán un motivo más para prevenirse del amigo americano, al que todos critican incluso cuando paga.
El otro amigo que paga, Arabia Saudí, ha sido contundente en el cobro: la movilización egipcia hacia el conflicto en Yemen, que tampoco tiene buena prensa. Egipto recibe dinero, pero siempre de mala gana. El caricaturista Andeel ha sabido expresarlo de forma concisa:


Andeel: Sargento.- "And keep it in your minds lads, the Gulf gives us money because the Gulf loves us. Now jump." (Mada Masr 31/03/2015)
No sé si el "mixed messages", como señalaba el editorial de The New York Times, es el término más adecuado a un "equívoco" entre palabras y hechos, entre deseos y realidades. Lo que sí parece claro es que es un mensaje con muchas lecturas y ninguna positiva. La necesidad manda no es un mensaje político.

* "Mixed Messages in Egypt’s Military Aid" The New York Times 1/04/2015 http://www.nytimes.com/2015/04/01/opinion/mixed-messages-in-egypts-military-aid.html
** "Deaths in police custody continue" Daily News Egypt 30/03/2015 http://www.dailynewsegypt.com/2015/03/30/deaths-in-police-custody-continues/

*** "US releases military aid to Egypt suspended since 2013" Ahram Online 31/03/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/126595/Egypt/Politics-/US-releases-military-aid-to-Egypt-suspended-since-.aspx





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.