domingo, 1 de marzo de 2015

El muro de la realidad y la fantasía política

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Regresaba del cine, de ver una estupenda película de ciencia-ficción, Ex Machina, y lo que me encontré en los titulares de la prensa no pasaba de mediocre fantasía. La diferencia entre la Ciencia-Ficción y la Fantasía es que la primera se basa en principios tomados de la Ciencia, posibilidades especulativas que desarrollan una teoría y la llevan a su extremo, mientras que la segunda se dirige hacia el fondo de los mitos, que entroncan con los miedos primarios y los deseos nocturnos. Resaltaba El País en su edición digital "Tsipras acusa al Gobierno de Rajoy de querer derribarlo" y El Mundo insistía en los suyos, "El Gobierno griego acusa a España de intentar 'derribarle' para evitar un 'riesgo político interno'": hasta el ABC anunciaba "Tsipras acusa a España de intentar «derribar su gobierno»", añadiendo un comentario " Samarás, sobre las críticas de Tsipras: «Debería darle vergüenza»". ¿No había terminado mi película? En un mundo de pantallas es difícil saberlo y algunos viven su realidad virtual como si fuera realidad a secas, van por el mundo con las gafas 3D puestas sin saber si son el centro de su propio videojuego.


Después de haberse paseado por Europa sin corbata, Alexis Tsipras y su ministro decidieron que ya estaba bien de euroturismo y regresar, como Ulises, a casa. Euronews, tras los acuerdos alcanzados, titulaba el día 21: "Le queda lo peor, convencer a la opinión pública griega que han obtenido algo de Europa". Y tenía razón. Cuando volvió a casa diciendo "Hemos ganado una batalla, pero no la guerra", según otro titular de Euronews, lo que no esperaba es que sus ilusionados ciudadanos y recién recuperada dignidad, le iban a estar esperando ya con los cócteles molotov, acusándolo de traidor. La sana costumbre de dar cien días antes de lanzarse al cuello se ha perdido, como tantas otras buenas costumbres. La respuesta de Tsipras es la introducción, como en las tragedias griegas de un deus ex machina, un agente exterior que le explique los sucesos que no le cuadran. Y le ha tocado a Mariano Rajoy.


Hasta el momento, la política europea de buena vecindad ha hecho que los frenazos y rapapolvos que se han dado mancomunadamente a los socios, siempre estuvieran envuelto en palabras amigables y sonrisas. No se trataba casi nunca de hacer daño, porque al fin y al cabo todos somos Europa. Pero el señor Tsipras tenía el papelón de regresar a casa a contarle a los griegos su videojuego y una cosa son las campañas electorales, en las que se promete de todo, y otra salir a Europa, donde la gente también ha ganado sus elecciones respectivas y no se dejan impresionar por superhéroes sin corbata.
Decía ayer The New York Times, que ve las cosas desde la distancia:

Mr. Tsipras, 40, is maintaining solidarity among his party’s 149 members of Parliament, yet he is facing pockets of rebellion among disillusioned supporters. Yiannis Milios, an economic policy strategist for Syriza, co-wrote a critique of the bailout deal, posted Thursday on his Facebook page, in which he blamed the prime minister for surrendering too much. On Thursday night, a crowd of far-left, anti-establishment protesters held a demonstration against the deal that turned violent, with some cars burned and stores vandalized.
“They are full of ideological obsessions that derive from the fact that they have historically been a left-protest party,” said Mr. Lygeros, describing the different blocs of Syriza supporters. “Now reality has hit them like a truck. They will be forced to grow up, rapidly. The question is whether they can do it in time.”*


Y creo que tiene razón el señor Lygeros en su observación. La realidad se ha encontrado con Tsipras como un camión contra un muro. La pared no se ha movido, pero él, héroe de su videojuego, ha quedado estampado. Es lo que suele ocurrir cuando planteas mal un problema y calculas mal tus fuerzas. La realidad no se mueve y sus gafas 3D han saltado hechas añicos.
Tsipras es responsable —y no es el único— de vender recetas globales cuando su poder es simplemente local. Y además el "local" se encuentra en penosas condiciones. Lo que queda por determinar es de dónde sacas Tsipras esas ideas tan peregrinas, aunque no es difícil de imaginar. La manía de algunos por estos lares de equiparar a España con Grecia tienes estos patinazos de realidad que hacen estrellarse contra el muro. Lo volvemos a repetir: la situación de Grecia no tiene nada que ver con la española, afortunadamente. Y da vergüenza que haya que decirlo porque es síntoma de que se prefiere vivir en un mundo de fantasías, de dragones y mazmorras.


Parte del trabajo político consiste en entender la realidad para poder controlarla. El realismo es una cualidad necesaria en un político. No se deben confundir los ideales con las fantasías. El problema es cuando generas, como Tsipras, una expectativas fantasiosas sobre la realidad y arrastras a todos seductoramente hacia un vívido mundo irreal en el que te interesa que los demás crean. Lo que acabas generando es una alucinación, no una ilusión colectiva. Los griegos han creído que con elegir a Tsipras su mundo fantasioso se iba a hacer realidad. La alucinación ha durado poco y el despertar ha sido violento.
The New York Time introduce una variable interesante sobre lo que se dice a los griegos:

“If we cannot change economic policy through elections, then elections are irrelevant,” said Georgos Katrougalos, the administrative reform minister in the newly elected Greek government. “Elections are irrelevant and it is useless to vote.”*


El señor Katrougalos, recién llegado al gobierno, se equivoca. Las elecciones son irrelevantes cuando, gobierno tras gobierno, Grecia no ha conseguido plantar cara a sus auténticos problemas, que derivan precisamente de la inoperancia política griega. Las elecciones en Grecia han dado como resultado el triunfo de la demagogia populista, xenófoba y nacionalista, que son los partidos que han acaparado sus votos. Los populistas, los xenófobos-racistas y los nacionalistas tienen una cosa en común: le suelen echar la culpa a otros, ya sea porque el pueblo es bueno o porque los extranjeros son malos. Han decidido que la culpa de todo la tiene Europa y no los errores acumulados y en los que los políticos no se atreven a entrar. Mientras sea más rentable para conseguir los votos actuar así, Europa tendrá problemas porque se hará difícil la convivencia.


Pero ahora el señor Tsipras, cuyas jugadas llegado al gobierno han sido coquetear con la Rusia de Putin, exigir el pago de la deuda nazi a Grecia y echar una mano a Pablo Iglesias, se encuentra no entre la espada y la pared, sino, como dicen en The New York Times, estampado contra ella. Y la solución, no deseando enfadar más a Alemania, ni desamigarse con Italia y Francia, es arremeter contra España y Portugal, conspiradoras contra su gobierno.
Por si tuviéramos que aguantar pocas tonterías locales, poca demagogia, el señor Alexis Tsipras se nos cuela en la campaña española acusando a Mariano Rajoy (supongo que habrá sido él personalmente o a lo mejor fue Soraya) de intentar derribar al gobierno griego. La película fantástica de Tsipras es la siguiente, según el diario El Mundo:

En la primera reunión del Comité Central de Syriza tras el triunfo electoral del pasado 25 de enero, Tsipras aseguró que aún antes de empezar las negociaciones las "fuerzas conservadoras en Europa, en cooperación con el Gobierno de Samarás, nos habían tendido una trampa", con el fin de que la izquierda fracasara nada más asumir el gobierno.
Con ello aludió a que el conservador Andonis Samarás había firmado una prórroga de tan solo dos meses del rescate para lograr que un Gobierno de Syriza fracasara.
Según Tsipras, el objetivo era causar una crisis financiera y el colapso inmediato del Gobierno.
Lo que no habían previsto estas fuerzas, añadió, era que Syriza acabaría logrando casi la mayoría absoluta en las elecciones, que se iba a formar un Gobierno en tiempo récord y que iba a obtener semejante respaldo ciudadano en las negociaciones.
El líder de Syriza sostuvo que el temor manifestado por Francia, China y Estados Unidos ante la inestabilidad política que podría haber generado una caída del nuevo Gobierno sirvió de ayuda para sacar adelante unas negociaciones.
Según el primer ministro, en las negociaciones España y Portugal, "por razones políticas obvias, trataron de llevar a Grecia al abismo, asumiendo el riesgo de una evolución incontrolada, con el fin de evitar un riesgo político interno".**


Y esto es demasiada película, incluso para un Comité Central. Las tonterías de Tsipras hacen dudar de que realmente alguien con una imaginación como la suya sea la persona más adecuada para sacar a Grecia del desastre en el que se encuentra. A los anteriores gobiernos griegos, incapaces de afrontar sus problemas, se suma ahora el de Tsipras que esparce su demagogia más allá de las fronteras, hasta los confines ibéricos de Europa. La hipótesis de Tsipras se basa en que si él triunfa en Grecia (sí, he querido decir "él"), Mariano Rajoy caería del gobierno; si fracasa, en cambio, Mariano Rajoy tendría más oportunidades de sobrevivir al hermano gemelo de Tsipras, Pablo Iglesias. Esta especie de entrelazamiento cuántico entre Iglesias y Tsipras es un extraño fenómeno de la naturaleza. Si los griegos se quejan de que lo que ocurre en Grecia se cuece fuera, nosotros, los españolitos, deberíamos quejarnos de que nuestro destino está ligado al de un señor como Tsipras. Yo, al menos, me niego. Por mí, como si se tira de la Acrópolis. Si a los aburridos discursos de por aquí hay que incluir ahora al señor Tsipras, apañados estamos.


A diferencia de la fantasía de dragones y mazmorras, los que parten de la Historia o de la Ciencia para sus interpretaciones de la realidad tienen más posibilidades de hacer diagnósticos realistas. El columnista de The Financial Times, Gideon Rachman titulaba su artículo del día 29 de enero, hace hoy un mes, "Syriza and woodoo economics", en el que tras explicar que los economistas de Syriza son una versión izquierdista de los economistas de Reagan con sus creencias sobre la inversión y vaticinar su fracaso por la debilidad griega, cerraba su artículo así:

Unfortunately, much of the European left seems to have temporarily lost the ability to reason – amidst the excitement of seeing the radical left take power in Athens. (Read this article, by Owen Jones, for example) Alexis Tsipras, the new Greek prime minister, is being written about as if he is a cross between Salvador Allende and Rosa Luxemburg. If and when the Syriza experiment fails, the left will be ready with a new “stab-in-the-back” theory. It will be the fault of the Germans, or the bankers, or (inevitably) the CIA. Nothing to do with the “rat-a-tat efficiency” with which Syriza has set off down the path of financial ruin.***


Según parece nos ha tocado a nosotros, los españoles, ser los autores de la puñalada, actuar como sacerdotes voodoo y clavar alfileres en el muñecote de Tsipras. Somos su deus ex machina mal que nos pese. Tsipras no tiene intención de sacarse los ojos como Edipo; prefiere sacárselos a los demás, tengan culpa o no.
A la división norte-sur, católica-protestante, soleada-fría, etc. habrá que añadir otra relevante: la fantasiosa-realista. Europa se debe fundamentar en la solidaridad, pero también en la inteligencia. Solo la inteligencia y el sentido común pueden hacer que vivir juntos sea una meta y una posibilidad. Pero señores como Tsipras y unos cuantos más, empeñados en hacernos saltar por los aires a todos, nos lo ponen difícil.
Mientras, en una sórdida y oscura cueva, rodeado de frascos, pócimas y agujas alguien se ríe.


* "Lawmakers (Just Not Greece’s) Approve a Bailout Extension" The New York Times 27/02/2015 http://www.nytimes.com/2015/02/28/world/lawmakers-just-not-greeces-approve-a-bailout-extension.html?ref=world&_r=0
** "El Gobierno griego acusa a España de intentar 'derribarle' para evitar un 'riesgo político interno'" El Mundo 28/02/2015 http://www.elmundo.es/internacional/2015/02/28/54f1b8cc22601d9e778b457b.html
*** Gideon Rachman "Syriza and voodoo economics" Financial Times - Blog The World  http://blogs.ft.com/the-world/2015/01/syriza-and-voodoo-economics/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.