domingo, 15 de marzo de 2015

El gobernador recalentado

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El diario El Mundo nos trae la noticia de la prohibición extraoficial dada a los técnicos y científicos de la administración republicana del estado de Florida para que no usen términos como "cambio climático" o "calentamiento global". Nos dicen en la noticia:

«Ojos que no ven, corazón que no siente». En Estados Unidos, el refranero dice «fuera de la vista, fuera del pensamiento» («out of sight, out of mind»).
Bajo tan solvente principio científico, el gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, ha prohibido al Departamento de Protección del Medio Ambiente de ese estado usar una serie de expresiones como «calentamiento global», «cambio climático» o «subida del nivel del mar». Con la nueva orden el estado de Florida queda a salvo de huracanes, sequías e inundaciones, lo que es especialmente importante en un territorio que tiene 1.900 kilómetros de costa y 11.600 kilómetros cuadrados de bahías y estuarios y en el que tres cuartas partes de la población viven en regiones costeras.
La política de Scott no es oficial. El gobernador ha desmentido la información, desvelada por la organización sin ánimo de lucro Centro para el Periodismo de Investigación de Florida. «No es cierto», ha declarado Scott. Lo mismo han hecho los portavoces del Departamento de Protección del Medio Ambiente.* 


La manía de algunos políticos por negar la existencia de lo que la mayoría de la comunidad científica da por aceptable, que los datos corroboran la existencia de un calentamiento con consecuencias y que la acción humana tiene que ver con ello no es una cuestión meramente de inteligencia. Tiene que ver con la forma de afrontar la política, por un lado, y el desarrollo, por otra. Durante mucho tiempo los republicanos fueron conservacionistas porque tenían una base agrícola importante; la tierra era un valor en si misma. Era un conservadurismo de corte tradicionalista basado en la tierra frente a las industrias que la estropeaban especulando y contaminando. Pero eso cambió cuando los republicanos se pusieron del lado de la industria y su mentalidad negativa respecto a las restricciones al crecimiento, que perciben como una forma de coartar las libertades económicas, que deben ser las más importantes para ellos.
Viene entonces la reducción de cualquier teoría o explicación sobre los efectos de la acción humana a una conspiración para frenar el desarrollo global y local, como es en el caso de Florida. Cualquier política ecológica o que intente prevenir los efectos planetarios son consideradas "izquierdistas" y hay que combatirlas con el silencio o el descrédito. Scott no es el único, desde luego. Pero Florida tiene unos riesgos específicos y no interesa que estos se aireen demasiado.
El Huff Post señalaba respecto a la actitud del gobernador Rick Scott:

Scott has been an outspoken skeptic of global warming, despite the fact that his state is at risk of losing its coastal communities to rising sea levels. A Southeast Florida Regional Climate Compact paper has warned that water in the area could rise by as much as 2 feet by the year 2060.
Last year, a reporter asked Scott whether man-made climate change "is significantly affecting the weather, the climate." Scott tried to change the subject and replied, "Well, I'm not a scientist."
When asked by the Tampa Bay Times in 2010 whether he believed in climate change, Scott simply replied, "No."**



La confusión de los políticos republicanos —muchos de los cuales no tienen inconveniente en creer al pie de la letra lo dicho en la Biblia— en torno a la Ciencia y sus aportaciones suele ser interesada. Eso es así porque los científicos —cuando cumplen con su obligación— se deben a los resultados obtenidos en sus investigaciones. Como eso puede tener consecuencias e implica responsabilidad, la táctica del gobernador Scott es evitar las palabras y con ellas las ideas que puedan determinar el mercado en Florida. Fastidia mucho ser el gobernador de un Estado que se va quedando poco a poco sin territorio, tragado por el mar, eso nos lo imaginamos todos fácilmente; pero fastidia mucho más que se autoricen construcciones en zonas donde no se debe construir porque están más expuestas a los riesgos del cambio negado y a sus efectos.


Como ciudadano, el gobernador Scott puede creer haber sido abducido en su juventud y no recordarlo, creer como los mormones que Jesucristo evangelizó América o como los Testigos de Jehová que la salvación tiene ya las plazas reservadas, puede creer en el "destino manifiesto" o que la constitución americana es texto "inspirado"... Pero como gobernador es peligroso que crea que no existe el "cambio climático" porque es algo que puede afectar a las decisiones y estas a los residentes.
La creencia en que hay cosas que se pueden "creer" o no es una perversión de los tiempos que corren. La Ciencia queda arrinconada por las "creencias". La Ciencia no es infalible, desde luego; pero es bastante más fiable que las decisiones políticas o las ideologías en sí mismas, que suelen tener una base mitológica arbitraria bastante acusada incluso cuando se consideran científicas, como le pasaba al marxismo y fue señalado por sus críticos.


El gobernador Rick Scott, aunque lo niegue, considera que todo eso son conspiraciones para frenar a los conspiradores que tratan de hacer bajar el valor de las propiedades de Florida anticipando desastres.
La primera noticia que vi esta mañana era la destrucción casi total de la República de Vanuatu, al sur del Pacífico. Euronews lo contaba así está misma mañana:

Organizaciones humanitarias informan de la “completa aniquilación” de Port Vila, la capital de la isla, donde el viento ha alcanzado los 340 kilómetros por hora.
Según las autoridades locales, el 80% de las casas de la ciudad han quedado gravemente dañadas.
Aunque todavía no se disponen de cifras oficiales de muertos y desaparecidos, ya que muchas islas del archipiélago siguen incomunicadas, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU ha informado de que al menos 44 personas han muerto en la provincia de Penama, en el centro del país.
Los servicios de emergencia de Vanuatu se preparan para un enorme operativo de búsqueda y rescate de supervivientes.
Según UNICEF, unas 260.000 personas han resultado afectadas por este ciclón de categoría 5.***


No sé lo que pensará el gobernador Scott de esto. Puede que lo considere un fenómeno exclusivamente natural, como tantos otros, y quizá hasta lo sea. Lo que sí sabemos desde hace unos años, aunque muchos se empeñen en negarlo y otros de diluirlo entre las cifras promedio, que se han intensificado muchos fenómenos atmosféricos. Y que cada vez es más frecuente escuchar a los más viejos del lugar que "nunca habían visto algo así".
En 2007, al actual presidente Mariano Rajoy, entonces candidato, le costó un disgusto severo decir algo parecido a lo del cambio climático del gobernador de Florida:

El presidente del PP y candidato de este partido a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha restado hoy importancia al cambio climático aludiendo a un primo suyo, catedrático de Física de la Universidad de Sevilla. "Yo de este asunto sé poco, pero mi primo supongo que sabrá. Y entonces dijo: 'Oiga, he traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que iba a hacer mañana en Sevilla'. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?", se ha preguntado el líder de la oposición. Por ello, ha aseverado, no podemos convertir esta cuestión "en el gran problema mundial".****


Se puede comprobar que tener un primo científico no asegura que se nos pegue nada. La boutade dicha por Rajoy entonces es un típico chascarrillo que puede servir en un mitin pero que no se sostiene por sí mismo, ya que no se trata de predecir si va a llover o no mañana, como parece querer darse a entender. Hay físicos a los que les va el determinismo clásico y la predictibilidad; los que trabajan con sistemas de alta complejidad, en la realidad y no en el laboratorio, esos afanes de decir lo que "va a pasar" en el mundo dentro de 300 años no se lo plantean. Las especies se extinguían y el clima cambiaba antes de que llegara el hombre, es cierto. Pero es como no saber distinguir entre la muerte natural y el asesinato. La muerte, sí, ha existido siempre. Pero no es lo mismo.
El cambio climático y la forma de evitarlo no debería ser cuestión de creencias o ideologías. Los científicos no están para decirles a los políticos lo que quieren escuchar, sino para señalar los problemas reales y evitar que crezcan. Lo demás es una irresponsabilidad.



* "Florida prohíbe hablar de 'cambio climático' o 'calentamiento global'" El Mundo 12/03/2015 http://www.elmundo.es/espana/2015/03/12/5500ab1f22601d0e488b456d.html
** "Ban On 'Climate Change' Widespread Across Florida Government Under Rick Scott" Huff Post 12/03/2015 http://www.huffingtonpost.com/2015/03/12/rick-scott-climate-change_n_6855006.html
*** "El ciclón Pam arrasa Vanuatu, en el Pacífico Sur" Euronews 15/03/2015 http://es.euronews.com/2015/03/15/el-ciclon-pam-arrasa-vanuatu-en-el-pacifico-sur/
*** "Rajoy cuestiona el cambio climático y afirma que no puede convertirse en el "gran problema mundial"" El País 22/10/2007 http://sociedad.elpais.com/sociedad/2007/10/22/actualidad/1193004007_850215.htm





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.