martes, 10 de febrero de 2015

Putin en El Cairo o a cuánto está el rublo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Tras las terribles imágenes de las muertes de los hinchas intentando entrar en el estadio de fútbol, El Cairo se transforma para dar la bienvenida a Vladimir Putin. Rusia tiene puesto el ojo en Egipto. Las presiones internacionales sobre la Rusia de Putin por la crisis de Ucrania y el agravamiento de las últimas semanas y estos últimos días (agravamiento sobre agravamiento) hacen que Putin trate de mostrar que lo de las sanciones no le preocupa mucho.
El número de países donde Vladimir Putin puede ser bien recibido ha menguado dramáticamente y necesita ir con ofertas atractivas, tanto para ser bien recibido como para activar la maltrecha economía rusa tras las sanciones y la caída del rublo. En el caso de Egipto, además del tradicional del trigo y el creciente del turismo, existe un negocio importante pendiente: el de un posible negocio nuclear con participación rusa. Putin está preocupado con este asunto porque los egipcios, que usan a Rusia para poner nervioso a los Estados Unidos, también coquetean con China en este asunto.
El desastre energético egipcio es notable. Su déficit lleva a que los apagones eléctricos se hayan convertido en una cuestión de "seguridad nacional". Cualquiera que mantenga conversaciones mediante Skype con alguien en Egipto sabe que se producen constantes cortes de los que el interlocutor regresa, después de un tiempo variable, disculpándose porque "se ha ido la luz". Algún día alguien hará una investigación sobre los distintos orígenes reales e imaginarios, especialmente conspiratorios, sobre los apagones egipcios. La tradicional tendencia local a buscar responsables en los enemigos, internos y externos, ha hecho que forme parte activa de la vida política. El mismo presidente Al-Sisi se comprometió a acabar con los apagones algo que, evidentemente, no está solucionado.

El "sueño nuclear" es alentado por Rusia dispuesto a convencer a Egipto de que le es rentable una energía cuyo futuro más allá de gasto actual planea serias dudas por la disminución del uranio y el encarecimiento que supone adquirirlo. Los que poseen la tecnología del uranio tratan de venderla animando a construir centrales a los que tienen materias primas pero no disponen de la capacidad de transformarlas.
Pero por encima de las cuestiones económicas, que son las que les mueven, están otras sobre la imagen del liderazgo. Putin captó pronto —es un hombre sensible— el potencial que había en Abdel Fatah El-Sisi y que la mejor manera de ganárselo era potenciar su liderazgo. Antes de que se postulara para la presidencia, algo que había prometido cuando se produjo el derrocamiento de Morsi que no haría, Putin le animó durante su visita a Moscú a que cumpliera su deber histórico de asumir las riendas de Egipto. Nada dejaría más satisfecho al general que aquellas recomendaciones, vistas como un aval internacional a su acceso al poder.


Putin y El-Sisi comparten su paso por los servicios de inteligencia y eso marca mucho la visión del mundo y el tipo de herramientas que se deben utilizar. Venden ambos pragmatismo y nacionalismo, virtudes que permiten unir la admiración por la fuerza individual con la identificación con lo nacional: ambos buscan que sus actos de fuerza sean vistos como la fortaleza de sus países. Ambos necesitan que sus seguidores participen de la euforia nacionalista que les permita definir al los que se les oponen como enemigos de la patria, dentro y fuera del país. Ambos usan los mecanismos necesarios para mantener unida a la opinión pública tras ellos apelando a la religión y usándola para fortalecer sus regímenes. Putin lo hace mediante el acercamiento a la iglesia ortodoxa, a la que dice proteger de las modernidades (el caso de las Pussy Riot, por ejemplo) y El-Sisi mediante la protección frente a ateos impíos y extremistas radicales a través del control de El Azhar y oficializando las actuaciones en las mezquitas. Ambos buscan una religión de Estado que les sirva de apoyo.
Mada Masr explica muy bien la sintonía entre ambos y el aprovechamiento propagandístico que se hace de la visita:

"Putin has done much for Russia in the past 15 years. He has confronted many challenges, but he is a strong man," Sisi said. "Russia has done much for Egypt. We believe in it, and want your country to live in prosperity and security."
The Egyptian media has paid special attention to Putin’s visit, with the state-owned Al-Ahram newspaper dedicating a two-page feature on Putin, extolling him as the “hero of our times.” The Arabic-language reportage detailed Putin’s political and military career, as well as his private life and personal traits.
Al-Ahram describes Putin as “well aware of the pathways of politics and a master of its vocabulary, as reflected in the verbal debates that he has participated in.” The piece waxes lyrical about Putin’s “glowing intelligence” and his “special abilities” to fight separatist movements, terrorism, corrupt businessmen and biased media, as well as his noble rejection of the “marriage between power and money."*


No se podía reflejar mejor el intento de hermanar estas "vidas paralelas" de ambos líderes. La descripción del otro es el reflejo de los valores que se tratan de mostrar como propias en  una burda operación retórica. Alabando a Putin, se alaba a El-Sisi; cantando a Putin se resaltan los valores que se predican constantemente del presidente egipcio. Mediante esta retórica selectiva se resaltan las figuras de ambos. Ya cuando el ascenso de El-Sisi, los que ven en él una figura nasseriana le reclamaba "más Putin" y "menos Obama", herencia del desprecio a Estados Unidos desde que sadat hizo mirar la política egipcia hacia Washington y Tel Aviv y se olvidó de Moscú. Pero ha llovido mucho desde aquellos años de nasserismo.
Ambos líderes están necesitados de alabanzas, dada su baja consideración internacional. Pero necesitan decírselo porque lo que hacen, como hemos dicho, es resaltar sus propias virtudes mediante el canto de las del otro. Como es El-Sisi el que juega esta vez en casa, es el más beneficiado ya que además de recibir la visita, que siempre implica deferencia, intenta vender su estatus de potencia de la zona.


En cualquier caso, creo además de la cuestión nuclear y del trigo —esencial para Egipto, que importa el 40% del trigo de Rusia—, Putin lleva en la maleta un asunto bastante más complicado: prescindir del dólar en las relaciones económicas bilaterales.
En la entrevista realizada por el diario Ahram Online con Putin esta cuestión se deja caer:

QUESTION: How could you comment on the idea that is being actively discussed in Egypt to exclude US dollar and use national currencies that are rubles and Egyptian pounds for settlement of accounts in the bilateral trade?
VLADIMIR PUTIN: This issue is really being actively discussed, primarily because the tourist season will begin in Egypt soon. Evidently, settlement of accounts in national currencies will contribute to creating more favorable conditions for millions of Russian citizens who annually spend their holidays in your country.
Besides, this measure will open up new prospects for trade and investment cooperation between our countries, reduce its dependence on the current trends in the world markets.
Therefore, it is quite natural that the business circles of both States raised an issue of advisability of using national currencies for bilateral payments.
I should note that we already use national currencies for trade with a number of the CIS States, and China. This practice proves its worth; we are ready to adopt it in our relations with Egypt as well. This issue is being discussed in substance by relevant agencies of both countries.**


Este puede ser el auténtico caballo de batalla de Putin en esta visita. La posibilidad de suprimir el dólar en una economía que está acostumbrada a manejarlo a través del turismo y la aceptación de una moneda en caída libre, como es el rublo, puede revelar las presiones rusas hacia los que decidan ser sus socios. Tampoco la libra egipcia está boyante, pero importa mucho más de lo que exporta. El comercio y el sector turístico pueden encontrarse con un exceso de rublos si es que esos turistas prometidos por Putin finalmente llegan.
Putin no se anda con sutilezas y cuando se le pregunta por la medida suelto lo de los "millones" de turistas rusos que visitarán Egipto. El estado actual de la economía y de la moneda rusa no está para muchas vacaciones y celebraciones y salir se vuelve carísimo si tienes que cambiar dólares para la estancia (que es lo que quieran los comerciantes, más que libras egipcias). Ahora pueden verse llenos de rublos que no les servirán de mucho en sus tiendas y que tendrán que cambiar forzosamente a su propia y también deteriorada moneda.
Si se beneficia alguien de esto, es Rusia. Para Egipto y su maltrecha economía puede ser un pequeño desastre el que además de la reducción del turismo, la moneda que les llegue esté cayendo en picado. ¿Toca colocarla en Egipto? Si sale bien la jugada, sí.
Por más que los egipcios estén ansiosos de líderes viriles y populistas, devotos y de mano de hierro, Putin no da nada sin sacar su beneficio. Ser su socio tiene sus riesgos.
El final del artículo en Mada Masr resalta la situación complicada de ambos países y sus líderes:

Sisi and Putin also share common views on counter-terrorism strategies, as well as their firm position against the Muslim Brotherhood. Anna Borshchevskaya, an adjunct fellow with The Washington Institute, wrote that Russia suspects the Brotherhood of aiding radical Islamist militants in the Caucasus.
Borshchevskaya also underscored the fact that both countries are battling stagnating economies.
“Russia has entered a deep recession due to both plunging oil prices and Western sanctions sparked by the March 2014 annexation of Crimea. In Egypt, poverty and unemployment are high amid threats from terrorism and violent domestic opposition. It is therefore unclear whether Putin's visit will amount to concrete steps or just talk,” Borshchevskaya said.
But despite the challenges, closer relations would certainly prove mutually beneficial for both men. As Sisi tries to show the US and Europe that he can find help elsewhere, says Borshchevskaya, Putin can leverage the visit to prove that he is still a “strong global leader.”*


Sorprendentemente, repaso un par de medios rusos y no encuentro noticias de primera página sobre la visita a Egipto. La prensa recoge sus declaraciones sobre Ucrania, pero Egipto no existe y tampoco su presidente. No se nos muestran los retratos de Vladimir Putin adornando los puentes del Nilo. Esa imagen de un Putin de mirada benévola que han encontrado para decorar las calles no es recogida, al menos de forma resaltada. El despliegue egipcio no tiene correspondencia con el ruso.

Lo que sí encuentro, en cambio, es el interés de la banca rusa en introducirse en las finanzas de la Sharia, en los bonos islámicos***. Este es un tema interesante que apenas se aborda en su dimensión política. The Moscow Times analiza la estrategia rusa para intentar burlar las sanciones de Occidente entrando en el mundo de las finanzas islámicas —como ya hizo la City—. Rusia es un país con 20 millones de musulmanes y quiere entrar en el negocio en Oriente Medio, cuya banca teme verse metida en las sanciones por la ocupación de Ucrania.
La visita de Putin a El Cairo tiene repercusiones políticas para el gobierno egipcio y le sirve para hacer una demostración de liderazgo internacional con efectos exclusivamente internos. El diario El Mundo dice que Putin va a visitar a su "amigo" e incluso la propia prensa egipcia, llevada por la sisimanía dice que Putin viene a ver a "Sisi". Egipt es "Sisi" y Sisi es "Egipto".
Desde el punto de vista ruso, el éxito de la visita no es otro que el de las ventas, ya sea material militar, centrales nucleares, turistas o la aceptación de los mismos rublos rusos para los intercambios económicos. Putin venderá la piel del oso cuando lo tenga cazado; los egipcios, por el contrario, venden la llegada del vendedor como un éxito.
En el oficialista Ahram Weekly, nos encontramos con una entrevista con el nuevo responsable estatal del turismo en Egipto.

The new head of the Egypt Tourism Authority (ETA), Sami Mahmoud, is developing strategies to bring the tourists back. He wants to create a more efficient organisation, as he explains in an interview with the Weekly.

What are your plans to boost tourism to Egypt?

First, we are working on the Arab region. There has been a marked increase in the number of Arab visitors to Egypt as a result of the even-handed policies of President Abdel-Fattah Al-Sisi, which we have translated into promotional efforts. These have led to a surge in the number of visitors, especially from Saudi Arabia and Gulf countries such as the United Arab Emirates, Kuwait, Bahrain and Oman, as well as from Jordan and Lebanon.
Second, there is a focus on Eastern Europe. Russia is the biggest market for tourism to Egypt, but the recent devaluation of the Russian currency could lead to a reduction in Russian tourism. We are trying to address this situation through the Egyptian-Russian Business Council and government channels, and we are getting in touch directly with Russian tour operators. In addition, we are seeking a larger share of the substantial and continually growing Polish market.
On a third front, we are working with Western Europe, which represents nearly 70 per cent of the tourism market. We are targeting Germany, Italy, the UK and France in particular. We are also trying to reach out to more distant markets in Latin America, including Mexico, Brazil and Argentina, as well as in Asia, including India, China and Japan. We are actively promoting Egypt as a tourist destination in Japan, for example, and an exhibition will be held in Japan of the King Tut collection later this year.****


Por mucha promoción que se haga del turismo, las visitas del presidente egipcio a entornos favorables, son relativas en este sentido. Arabia Saudí se está convirtiendo en la dueña de Egipto, para desesperación de la mayoría de los egipcios que no tienen demasiada simpatía por los saudíes por muchos motivos históricos y experiencia en sus carnes.
Rusia pasa a ser la esperanza que tendrá que pasar la prueba de este año, el primero de la crisis verdadera en Rusia tras las sanciones. Veremos si esos prometidos turistas, ante cuya llegada es urgente acordar los pagos en rublos. Los temores reflejados por el responsable del turismo respecto a lo que pueda ocurrir con la crisis rusa son los que tiene cualquiera que reciba la visita de un Putin al que no es fácil decir que no si te encuentras en una situación de debilidad, como ocurre en Egipto.
Puede que los hoteleros egipcios se queden esperando a los turistas rusos como se han quedado esperando que lleguen de otros lugares. Putin puede prometer turistas. Pero hay acontecimientos en Egipto que no animan precisamente al turismo. Las visitas del presidente a otros países no son suficientes (pueden ser contraproducentes incluso, su sirven para airear las situaciones) para que vuelva el turismo. Muchos egipcios se han querido convencer de que para el turismo volviera había que hacer reinar el "orden", pero los turistas —al menos muchos de ellos— pueden valorar cómo se consigue.
En el aeropuerto de El Cairo, tras la revolución, había una grandes fotografías  decorando las paredes y columnas en las que se podían leer frases de admiración de líderes occidentales respecto al pueblo egipcio y su valor para recuperar sus libertades en la revolución. No sé si serán sustituidas por frases de Vladimir Putin.



* "As Egypt woos Russia, Sisi and Putin eye a mutually beneficial political agenda" Mada Masr 9/02/2015 http://www.madamasr.com/news/egypt-woos-russia-sisi-and-putin-eye-mutually-beneficial-political-agenda
** "Putin to Al-Ahram Daily :Discussions to exclude U.S dollar in bilateral trade with Egypt " Ahram Online 9/02/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/122569/Egypt/Politics-/Putin-to-AlAhram-Daily-Discussions-to-exclude-US-d.aspx
*** "Russian Banks Look to Build Islamic Finance Knowledge in Face of Sanctions" The Moscow Times 9/02/2015 http://www.themoscowtimes.com/business/article/russian-banks-look-to-build-islamic-finance-knowledge-in-face-of-sanctions/515589.html

**** "Luring the tourists back?" Ahram Weekly 5/02/2015 http://weekly.ahram.org.eg/News/10363/18/Luring-the-tourists-back-.aspx




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.