miércoles, 25 de febrero de 2015

La chistera del mago egipcio o dónde están mis libertades

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los cánticos patrióticos exaltados se van mitigando y la triste realidad comienza a aparecer ante los ojos de los espectadores egipcios. Muchos llevan su frustración en silencio, avergonzados de compartirla por temor a ser ellos los únicos que ven las grietas. Cuesta desdecirse de las ilusiones manifestadas, de la euforia vivida, ver cómo se ha frustrado el camino. Son demasiadas piezas del puzle encajadas como para no intuir con claridad la figura resultante. El espectáculo no es lo que prometía y los magos
En el mismo día en que los tribunales liberan a dos ex ministros de Hosni Mubarak acusados en un caso de corrupción en el llamado caso de las "matrículas", un chanchullo de comisiones y encarecimiento de las placas de matrículas obligatorias en connivencia con una empresa alemana, se condena a dos conocidos activistas de la revolución, Alaa Abdel Fattah y Ahmed Abdel Rahman, a cinco años de cárcel por haber protestado contra los juicios militares a civiles. Junto a ellos, otras 19 personas fueron condenadas a penas inferiores por protestar contra las detenciones, en aplicación de la ley antiprotestas, la varita mágica de la represión. Un toque con la varita de la ley te convierte de un reivindicador defensor de los derechos humanos en un  peligroso, antisocial y antipatriótico energúmeno que desafía los poderes del sacrosanto Estado egipcio y de sus valientes servidores, los militares.


Que en las cárceles egipcias entren por una puerta los activistas y salgan por la otra los acusados de corruptos y criminales del régimen anterior, muestra hasta qué punto se ha llegado en el retorno a la casilla original del juego político. De ser el objeto de chistes e iras populares, Hosni Mubarak ha vuelto a ser el padre amable de millones de egipcios que se emocionan con él y bendicen a los justos tribunales que lo rehabilitan. A él, a su familia y a sus acólitos. Dice el abogado defensor del general Habib Al-Aldy: “He was acquitted in the licence plates, profiteering, money laundering and killing protesters cases, and he also served his sentence in the forced labour case and there is nothing further that allows continuing his jailing.”* Los lavados no solo son de capitales sino de historiales. Los jueces han dicho para exculparlo que no tenía conocimientos financieros como para saber que se estaban vendiendo matrículas por encima de su valor de mercado. ¡Bendita ignorancia!
Unos entran y otros salen, sí. Los que entrarán pronto serán más que los que salen. Quince organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han realizado un manifiesto advirtiendo de los peligros que se ciernen con la aprobación por parte del presidente Al-Sisi de la nueva ley antiterrorista. Escriben en Mada Masr:

The law’s 10 articles focus on defining terrorist entities, listing such groups and bodies, and stipulating the legal processes for appealing these lists.
The law has been widely criticized since it was first drafted, with some claiming it restricts civil liberties.
Article one defines terrorist entities as: “any association, organization, group or gang that attempts to, aims to, or calls for destabilizing public order; endangers the wellbeing or safety of society; harms individuals or terrorizes them, or endangers their lives or freedoms or rights or safety; endangers social unity; harms the environment or natural resources or monuments or communications or transportation or funds or buildings or public or private property, or occupies them; obstructs the work of public authorities or the judiciary or government entities or local municipalities or houses of worship or hospitals or scientific institutions or diplomatic missions or international organizations; blocks public or private transportation, or roads; harms national unity or threatens national peace; obstructs the implementation of the constitution or laws or bylaws; uses violence or power or threats or acts of terrorism to achieve any of its goals.”
The second article gives the prosecution the right to draw up lists of identified terrorist entities, including those who have been ruled against in the courts but not officially designated as terrorist organizations. The prosecution will also be tasked with generating lists of “terrorists” found guilty of organizing identified terrorist groups.**


Solo con esos dos artículos se puede manejar un país entero. No hacen falta muchas más. Sorprende la definición de grupo terrorista y como por su prolijidad deja de ser precisa y se transforma en lo peor que puede ser una ley: arbitraria. El primer artículo entremezcla daños e intenciones, combina actos con valoraciones. ¿Qué es amenazar la "unidad social"? Según esta definición, puede ser acusado de terrorismo alguien que "participe" en un atasco, algo frecuente en El Cairo.
Con esta ley aprobada por el presidente y con la ley antiprotesta en vigor, se ha montado un sistema de cepos para atrapar no solo a los terroristas, sino a la disidencia que será convertida en criminal bajo acusaciones peregrinas y se cortará el intento de apoyo social a sus causas mediante la aplicación de la ley antiprotesta. El artículo segundo aprobado es carta blanca para que la fiscalía pueda decidir quién es "terrorista" sin demasiadas justificaciones y controles.
Los argumentos gubernamentales —Egipto es un país legalista— son que los jueces hacen cumplir las leyes. Soslayan que las leyes pueden ser injustas y los jueces psicópatas arbitrarios como el llamado "executions judge", el señor Nagy Shehata. Así nos lo describía hace unos días Daily News Egypt:

Hundreds of people’s lives were sent to their end this past year by a judge known for his black sunglasses, and even more so for his harsh verdicts.
Behind Egypt’s latest mass sentence is Judge Nagy Shehata.
Despite being on the list of judges responsible for forging the 2005 parliamentary elections in favour of the former ruling National Democratic Party (NDP), Shehata was given responsibility heading one of six special judiciary circuits dedicated to terrorism and violent crimes formed in December 2013.
The judge is currently presiding over five high-profile cases.
“Nagy Shehata is famous for his rivalry to the revolution, which he constantly declares,” said Amr Imam, a lawyer with the Hesham Mubarak Law Center.***


Las irritaciones de los políticos egipcios cuando se les recrimina la política contra los derechos humanos en sus acciones represivas, es uno de los mayores ejercicios de hipocresía jamás visto. Los rasgados de vestiduras de sus dirigentes diciendo que ellos son ciudadanos respetuosos de la Ley y que en Egipto se respeta la independencia judicial, soslayan que las leyes puedan ser injustas, poco respetuosas con los derechos reconocidos internacionalmente o que pueda estar en manos de jueces como Nagy Shehata.
Egipto no depuró el antiguo régimen, el corrupto, arbitrario e injusto de Mubarak. Y no lo hizo porque el régimen no "cayó" nunca. Solo se ganó tiempo para poder recuperar el control social con el mínimo de riesgos. Los egipcios ven conspiraciones por todos lados menos la más evidente: la que ellos mismos han fabricado ante sus ojos. Mubarak no cayó por la revolución sino por un acto de prestidigitación. Fue metido en el sombrero de copa o en la gorra militar para hacerle desaparecer ante los ojos del público que aplaudió a rabiar el número. Pero el conejo reapareció en el otro lado del escenario para sorpresa del público que se preguntaba sobre el poder de la magia redendora.


Hoy los actos de prestidigitación siguen haciendo desaparecer gente, pero esta vez son los activistas a los que se mete en las cárceles. Como hacen los buenos magos, distraen con su mano izquierda señalando a los terroristas reales, mientras mandan a la cárcel a los opositores con la otra mano. Los magos tienen como ayudantes a medios de comunicación y jueces, que distraen la atención del público. Incluso tienen algún cómplice entre el público, por si hay que pedir algún voluntario.
Afortunadamente, la ilusión no afecta a todo el mundo. Hay muchos que ya les han pillado el truco al mago y a sus cómplices. Pero corren el riesgo de ser sometidos al número de hacerlos desaparecer en un baúl atravesado por sables o ser cortados por la mitad ante los ojos del público que aplaude pensando lo bueno que es el mago y la eficacia de su magia para hacer desaparecer gente. Pero el número no se acaba nunca y cada vez desaparece más gente en la gorra militar del mago.
Daily News Egypt entrevista a Saad Edin Ibrahim, presidente del Patronato del Centro Ibn Khaldun para Estudios de Desarrollo. La entrevista se centra en la cuestión de los Derechos Humanos en Egipto y sitúa al entrevistado entre los que intentan hacer que el público asistente despierte de la hipnosis colectiva al que se le tiene sometido:

Are there human rights violations in Egypt at present?
We have suffered from human rights abuses in Egypt for years now, and the government hasn’t taken any action to curb them. I am amazed at those who do not think human rights abuses are taking place in Egypt, and I say to them, you are blind. Abuses in prisons, places of detention, and police stations and are ongoing, as well as the confiscation of freedom of expression.****


Pero no hay peor ceguera que la del que se ha fabricado su propia ilusión, la del que ha racionalizado lo que ha ocurrido ante sus ojos para evitar reconocerlo como tal. Todos los que han justificado lo ocurrido se ven ahora en la tesitura de reconocer su error o seguir adelante con su ceguera. Cuanto más claras sean las evidencias de la situación, las mentes se cerrarán más para no reconocer lo que tienen delante. En eso consiste la racionalización justificadora, esa ceguera de la que habla Saad Edin Ibrahim en la entrevista.
Cuanto menos se acepte el estado en que se encuentra, más se acusará a cualquiera que lo cuestione, que pasará a ser un enemigo del pueblo, un traidor, un cómplice que debe acabar en la chistera junto a los otro conejos peligrosos y desafiantes al orden imaginado. Allí en la siniestra chistera se encontrarán con jueces como el magistrado Nagy Shehata, que les mostrará su desprecio y los enviará a la cárcel o a la tumba, según tenga el día. Y todos se sentirán satisfechos porque en Egipto se cumple la ley.


Lo hemos repetido muchas veces: no se puede hablar de democracia si se usan los métodos de las dictaduras y se promulgan leyes que, como la antiterrorista que se acaba de aprobar, crean una nebulosa en la que es posible hacer desaparecer a los conejos en la chistera.
Mohamed Abul Gahr, el médico, académico y portavoz del partido socialdemócrata, escribió en su artículo —un nuevo mensaje al presidente— de ayer en Egypt Independent, titulado "Egypt, a story of grief and frustration":

After 25 January, I imagined that we were finally free, but the Muslim Brotherhood hijacked the revolution and I lost my dream of freedom and democracy. Then came 30 June where the Egyptian civilians united to overthrow the Brotherhood, which happened with the help of the army. I was happy that Morsy was ousted.
Then came a hugely popular president who is honorable and loyal to the homeland. We all supported him. Yet he was soon faced by internal and external terrorist forces and by pressure from the West. And instead of relying on all civil spectrums of the Egyptian society for support, he used emotional pleas that only have a temporary effect. For his aides, which were the same aides of Mubarak, convinced him that freedom for Egyptians is a dangerous thing and that we cannot afford democracy.*****


Es un intento de mostrar el camino recorrido con sus ilusiones iniciales, pero también con el reconocimiento de que el camino emprendido entra la denostada Revolución del 25 de enero de 2011 y la llamada revolución —el "no-coup"— del 30 de junio de 2013 ha sido frustrado por la falta de honestidad de unos y otros. Egipto se da cuenta de que se encuentra atrapada entre dos frustradas democracias, fallidas porque quienes dicen dirigirlas escamotean el conejo más importante, la libertad.
Las llamadas intentando salvar la revolución y los deseos de justicia y libertad que la motivaron se repiten cada día desde el interior del propio Egipto. Los viejos luchadores y los jóvenes se unen en el deseo de ver realizado su sueño de un Egipto más libre y próspero. Hasta el momento no lo logran, pero al menos ese sentido de lo frustrante de la realidad, de lo poco que se consigue con tanto esfuerzo y sacrificio, social y personal, sirve de unión intergeneracional. Es triste comprobar que a los números de magia ilusionista le siguen más números de prestidigitación, que la realidad no acaba de hacerse presente sobre el escenario de la vida.
Prestidigitadores, hipnotizadores y escapistas componen la gran velada de la magia en Egipto. Y cuando el público se aburre, salen los forzudos.



* "Court acquits Al-Adly and Nazif of profiteering" Daily News Egypt 24/02/2015 http://www.dailynewsegypt.com/2015/02/24/court-acquits-al-adly-nazif-profiteering/
** "Sisi passes anti-terrorism law" Mada Masr 24/02/2015 http://www.madamasr.com/news/sisi-passes-anti-terrorism-law
*** "The ‘executions judge’ Nagy Shehata" Daily News Egypt 16/02/2015 http://www.dailynewsegypt.com/2015/02/16/executions-judge-nagy-shehata/
**** "We have human rights violations, whoever overlooks them is blind: Saad Eddin Ibrahim" Daily News Egypt 24/02/2015 http://www.dailynewsegypt.com/2015/02/24/human-rights-violations-whoever-overlooks-blind-saad-eddin-ibrahim/ 
***** "Egypt, a history of grief and frustration" Egypt Independent 24/03/2015 http://www.egyptindependent.com//opinion/egypt-history-grief-and-frustration









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.