viernes, 9 de enero de 2015

Las reacciones peligrosas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Marine Le Pen ha salido pidiendo un referéndum sobre la pena de muerte y criticando al Ministerio del Interior. Le ha faltado tiempo para hacerlo y redirigir la atención de los franceses hacia su propia agenda. No es de extrañar, pues, que en El Elíseo la hayan puesto en la cola para entrar con la segunda tanda. Siempre revestida de grandilocuencia, Marine Le Pen —nacida para la presidencia, desde su propio punto de vista— ha realizado un comunicado como si ya habitara en el palacio del Elíseo.
Los analistas se debaten —es su trabajo— sobre las consecuencias políticas del atentado. La corresponsal parisina de The Guardian ya ha estado sondeando opiniones, recogidas en el artículo "Fears of turning point for French politics after Charlie Hebdo attack". Los analistas señalan el crecimiento del sentimiento anti islámico que ha favorecido a Le Pen y tratan de interpretar cómo se reaccionará con lo ocurrido:

The political analyst and pollster Emmanuel Rivière, head of opinion at the marketing firm TNS Sofres, said it was too early to know what the political impact would be on this year’s local and regional elections. He said one theory was that the Front National would be get a boost. But he said the left, which had a problem of voters abstaining, might get more socialists, centrists or those on the traditional right, turning out to vote to limit far-right gains.
Rivière said the attack was “deeply symbolic”, and the public mood was already very different to that in 2012 after the gunman Mohamed Merah killed seven people in three separate shootings in Toulouse, including at a Jewish school.
“The context is worse than in 2012,” he said, adding that the rise of Islamic State in Syria and Iraq and the issue of young French jihadis joining the conflict had heightened tensions.*

Son cálculos interpretativos porque siempre puede ocurrir cualquier cosa cualquier día. Las teorías que aventuran son demasiado contradictorias, lo que quiere decir que lo que pueda ocurrir en las urnas en un futuro no lo tiene claro nadie. Pero sí el crecimiento de una sentimiento problemático con el islam, algo que en Francia es determinante por la población. Si eso va a suponer una ventaja para Marine Le Pen —la más radical en contra de la inmigración árabe— o va a suponer un revulsivo contra su ascenso y recuperar para las urnas a los votantes defraudados de los partidos moderados de izquierda y derecha, está por ver.
Pero por ahora no es importante lo que ocurra en las urnas porque es el futuro. Es más importante lo que ocurra en las calles día tras día. Es importante la manifestación conjunta para mostrar que no se tiene miedo al terrorismo y que están por delante los valores de los derechos y libertades. En eso Francia tiene la suerte de tener un himno que cantan todos y una bandera con la que todos pueden salir a la calle. La imagen de unidad es importante. También lo es controlar las reacciones de extremistas que hacen pagar a inocentes lo que es culpa de unos cuantos.
Preocupa el aumento de la islamofobia en Francia y ha habido ataques y destrozos a algunas mezquitas y hasta ¡un kebab! Por motivos de percepción selectiva, no se ve a esos imanes que han ido a rezar por las víctimas al lugar del crimen o a los musulmanes franceses que han ido a manifestarse como unos ciudadanos más, lo que son. 
Hay que señalar siempre que las primeras víctimas del islamismo son los que lo tienen encima y que pueden verse aislados por una corriente de rechazo general. Eso favorece a los radicales porque así pueden mostrar que existe ese rechazo. Gran parte del sentido de estos ataques provienen del intento de mostrarse como defensores de los musulmanes que son atacados y discriminados por los demás países. Ese es el juego del islamismo y del yihadismo: necesita convertir a los musulmanes en víctimas para presentarse como héroes y liberadores. Son, con más frecuencia, sus verdugos.


El diario egipcio Mada Masr pone el dedo en la llaga. En un artículo más allá de las reacciones de condena oficiales — "Despite gov't statement, many Egyptians divided on Charlie Hebdo killings"**—, trata de indagar en la realidad: los sentimientos divididos. Mientras oficialmente se condena el ataque desde el gobierno y las instituciones, la realidad de la calle, la que habla y no hace discursos, es diversa y ocultarlo sirve de muy poco. No debería extrañar en un país polarizado con los islamistas en el exilio o en la cárcel, pero con un terrorismo islamista actuando cada día. Mada Masr recoge las respuestas de personas que no sentían la más mínima simpatía por Charlie Hebdo y que tampoco les preocupa mucho su destino. Es el reflejo invertido de la "islamofobia", la "occidental-fobia". Surge de las reacciones a la islamofobia y es bien aprovechada por el terrorismo como caldo de cultivo para el reclutamiento de yihadistas o de comentadores de mercado, que todos tienen su función y utilidad a la causa.
Podemos vivir en una nube y pensar que el mundo es unánime y que la condena y repulsa es general, pero evidentemente el mundo no funciona así. Parte del problema es no comprender que existen amplias zonas intermedias entre el rechazo a un atentado y aplaudirlo, de la misma forma que habrá gente que se haya alegrado irreflexivamente del asalto a las mezquitas o al kebab. El mundo no es blanco o negro; está lleno de grises.
El artículo de Mada Masr acaba con unas palabras del magnífico caricaturista Andeel, que trabaja en la publicación, dándonos algunas claves de esos sentimientos:

But for Andeel, the outrage isn’t always just about religion.
“Part of this hatred has to do with the kind of feelings Egyptians are exposed to all the time. They hear about terrorism, death and violence on a daily basis in the media. People have gradually lost their respect for and value of human life in general,” Andeel asserted.
“Imagine an oppressed Muslim deprived of all of his rights, someone who has not achieved a single success in his life, seeing armed men, in the name of Islam, killing those westerners who make fun of Islam,” he continued. “It is a moment that this oppressed person wants to be part of. He strongly identifies with this utopia.”**


Con frecuencia son los humoristas los que tienen más sentido de la realidad. Por eso suelen ser blanco de iras.
El diario Ahram Online recoge la respuesta de muchos caricaturistas egipcios, que han sido contundentes en su valoración. Son caricaturas que tienen el doble valor de oponerse a las acciones criminales y a la presión que trata de censurarles en su propio ámbito.
Si la teoría es que el ataque se ha hecho contra la libertad de expresión, ellos están bajo presión constante y el riesgo de que cualquiera se sienta indignado y vaya a por ellos. Por eso han sido solidarios y han firmado sus caricaturas con el "#jesuischarlie", doblemente arriesgado allí; puede que alguno decida tomares literalmente la palabra.


Los islamófobos que usan la muerte de los periodistas (y de los policías, uno de ellos árabe) para atizar el odio, deberían entender que las primeras víctimas están siempre en casa y que las de Charlie Hebdo no son las primeras víctimas entre los caricaturistas. Señala Ahram Online:

Cartoonists signed their fresh drawings with the French words "Je suis Charlie" [I am Charlie] which has become a global statement of support for the magazine.
Makhlouf and other cartoonists including Doaa El-Adl and Abdallah have written statements of support on their public Facebook pages.
On his Facebook page, Makhlouf wrote a "Letter to the Masked" where he addressed the assailants saying cartoonists shall continue their work.
"We do not need more deaths to know that you are coward. After you killed cartoonist Naji Al-Ali [influential Palestinian cartoonist killed in 1987], and your bullet settled in his head… his head that frustrated and threatened you… we knew that our weapon is stronger than yours," he wrote.
Makhlouf also pointed out that Charlie Hebdo has been critical of their French government and other religions, not just Islam. He closed off by bidding farewell to the dead cartoonists describing them as "great, brave and strong".***


La condena de los atentados es una ocasión para ellos de reivindicar su propia libertad de expresión y de ideas, que tienen limitadas permanentemente. Conocer estas cosas debería contribuir a saber cuáles son las fuentes del problema, que lo que llega hasta nosotros tiene su epicentro y sus primeras víctimas lejos de nuestra mirada y con relativo interés. El problema no es solo nuestro.
Hoy nos dan la noticia del anuncio del Estado Islámico del asesinato de dos periodistas tunecinos en su poder, desaparecidos en Libia. Son otras dos víctimas más que sumar a la misma lista.


* "Fears of turning point for French politics after Charlie Hebdo attack" The Guardian 7/01/2015 http://www.theguardian.com/world/2015/jan/07/charlie-hebdo-attack-turning-point-french-politics
** "Despite gov't statement, many Egyptians divided on Charlie Hebdo killings" Mada Masr 8/01/2015 http://www.madamasr.com/news/despite-govt-statement-many-egyptians-divided-charlie-hebdo-killings
*** "Egypt's cartoonists pen their condemnation against Charlie Hebdo attack" Ahram Online 8/01/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/119789/Egypt/Politics-/Egypts-cartoonists-pen-their-condemnation-against-.aspx











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.