jueves, 4 de diciembre de 2014

Injusto noviembre o retórica de la revolución

Joaquín M Aguirre (UCM)
El diario Ahram Online nos trae la noticia de la llamada de la Hermandad Musulmana a protestar por el veredicto absolutorio en el juicio contra Hosni Mubarak, los hijos, y colaboradores. El escándalo del veredicto fue calando poco a poco en la sociedad confusa que es Egipto. Todo es tan extraño que la realidad se va desdibujando entre los acontecimientos inasumibles y las fantasías racionalizadas. El veredicto hace entrar a todos en nuevas formulaciones despojándose de los ropajes para abrir de nuevo el armario y ver qué ponerse después de mirar por la ventana de la Historia.
La Hermandad, después de apoyar los fracasados movimientos del Frente Salafista para el día 28 pasado en favor de la "identidad islámica" de Egipto, para salvarlo de homosexuales, amores prematrimoniales, películas subidas de tono, etc. —las nuevas plagas de Egipto—, según decían en su convocatoria, ha decido probar ahora con las protestas contra el veredicto de Mubarak.
De esta forma, la Hermandad trata de entrar por la puerta de atrás en la vida egipcia. La Hermandad no vivió mal con Mubarak, incluso tenía sus diputados en el parlamento, aunque sin etiquetas oficiales. Tan bien vivió que extendió su influencia por toda la sociedad, sobre todos los sindicatos. Mubarak era dejado hasta para eso.
Nos dice Ahram Online:

"[We call for] serious and deep dialogue among the fellows of the revolution on the future of the country," the Brotherhood said in a statement Wednesday.
The statement also called for "ongoing communication and good coordination in stances and activities among all fellows of the revolution and specific identification of goals."
The National Alliance to Support Legitimacy (NASL) — an umbrella group led by the banned Muslim Brotherhood — and the Democratic Current, which includes a number of pro-revolution parties and groups, vowed to protest against the court verdict that dropped charges against Mubarak over involvement in the killing of protesters in the 2011 uprising.
However, the Democratic Current said it would not coordinate with the Brotherhood in any of its activities*


La Hermandad trata de entrar en juego aprovechando cualquier circunstancia ante su aislamiento. El diario comenzaba entrecomillando irónicamente el "compañeros revolucionarios" que la Hermandad había usado en su llamamiento a la unidad contra el veredicto. Me temo que no ha conseguido su efecto y que nadie quiere sacarla a bailar a la pista de las protestas.
La batalla simbólica alrededor de la revolución del 25 de enero continúa. Forma parte del imaginario egipcio como forma parte el escenario de la Plaza Tahrir, que los islamistas han intentado hacer suya en varias ocasiones ante la resistencia de los que consideran que es profanar su espacio.
Las actitudes ante la revolución son cuatro: los que la vivieron y la han querido preservar de los islamistas y del control de los gobernantes actuales; la de los islamistas, que tratan de apropiársela y reinventarse un más que dudoso pasado revolucionario; los partidarios del orden anterior, que la definen como una maniobra extranjera para hundir a Egipto; y finalmente el gobierno actual, que trata de ligarla a la del 30 de junio, que es la que legitima sus propias acciones.


Para los primeros, los revolucionarios, es su fundamento y una atalaya moral que tratan de defender de los islamistas, que intentaron de apropiársela oficialmente en el periodo de Morsi, dándola por conclusa y satisfecha con su llegada. Para los islamistas fue una ocasión para alcanzar el poder democráticamente con un mínimo de esfuerzo y perderlo por sus propios errores y abusos antidemocráticos. Para los seguidores de Mubarak, más bien defensores aprovechados de lo que había, la revolución fue una conspiración internacional, sionista, etc. para acabar el glorioso Egipto. El gobierno actual, finalmente, se encuentra en la tesitura incómoda de tener que mantener una distancia de la revolución, pero no perderla de vista porque es oficialmente el punto de partida del propio régimen. Las protestas que llevan a la caída de Morsi tienen como fundamento el incumplimiento de la revolución al imponer su sectario programa de islamización social.


Todos han tratado de atribuirse el "espíritu de la revolución"; es la fuente de legitimación moral y sin embargo todos se alejan de sus ideales. La ponen en un pedestal, pero se dirigen en direcciones opuestas. Los unos porque se las llevan al autoritarismo religioso; los otros, hacia el autoritarismo civil.
Mada Masr nos trae un artículo sobre esta lucha simbólica alrededor de la revolución.

President Abdel Fattah al-Sisi will soon amend a law that will “criminalize insulting the January 25 and June 30 revolutions,” Presidential Spokesperson Alaa Seif said late Tuesday.
Sisi reportedly first stated he would amend the law during a meeting with youth media figures. He added that other amendments to the Criminal Procedures Law will be passed in light of the recent court verdict acquitting former President Hosni Mubarak, former Interior Minister Habib al-Adly and six of his aides of charges of killing protesters during the January 25 revolution. The proposed amendments intend to prevent state officials from being involved in corruption through legal loopholes.**


Una ley que criminalice los ataques a la revolución del 25 de enero es una ley que tratará de decir que fue una conspiración extranjera; una ley que criminalice la revolución del 30 de junio será una ley que evite que se repita que fue un golpe de estado para derrocar a un presidente elegido un año antes. Es una ley que parece hecha por el surrealista André Breton.

Los que atacan la revolución del 25 de enero son los partidarios del régimen de Mubarak; los que atacan el 30 de junio, los islamistas. La cuestión filosófica es si hay un lazo de unión entre ambas, lo que sostienen los que están hoy en el poder, mientras que los islamistas lo niegan.
Así tenemos: a) una revolución en dos tiempos; b) dos revoluciones distintas; c) solo una, negando la segunda. Y todas tienen sus canciones, sus poemas, sus grafitis, etc.
El veredicto de absolución de Mubarak y sus secuaces irrita a revolucionarios de la primera y a los islamistas, que quieren canalizar la protesta, como suele ser habitual en ellos. El fracaso de la convocatoria del viernes pasado es un incentivo más para que se apunten a la protesta.
La revolución se ha convertido en una gran figura retórica a la que cada uno intenta dar sentido apropiándosela. Con la ley en contra se trata de evitar las críticas, por un lado, pero —es muy opinión— la euforia de los que han lanzado las campanas al vuelo con la absolución de Mubarak. Los medios egipcios se han llenado de descarados defensores del régimen de Mubarak una vez visto que se toman posiciones y de que no hay un repuesto suficiente para el aparato del estado.


Los que han vendido que la revolución era el caos, que la democracia trajo a los islamistas y que solo el Ejército puede restituir el orden y estabilizarlo, van ganando con el poder vociferante de sus medios y el silencio de los que aburridos, temerosos o hartos de dar la cara. Otros siguen protestando en las mismas calles, con menos comprensión, ya que han quedado en tierra de nadie.
Mada Masr no da ejemplo de la labor constante de desprestigio de la revolución a través de los medios:

Tamer Amin, a talk show host for Min al-Akher (In Short) on the private channel Rotana Masriya, also hailed Sisi’s decision. “There are some TV channels that will shut down because of this law. Some people make their living from insulting the revolution. President Sisi, you made my day,” he explained.
Amin used to work for Egyptian national television and, in 2011, he slammed the calls for solidarity with Khaled Saeed and called him a drug addict during his talk show Masr Ennaharda (Egypt Today).
Meanwhile, TV anchor for the private channel ONTv Ibrahim Eissa criticized the decision asking, “Why do you want to ban criticism of January 25? Do you think that this is freedom?”
“How can we call for freedom while we impose limits on what people can and cannot say? It is our right to question whether it is a revolution or not. This draft law is dangerous and pushes us back to the times of the rule of the military council,” Eissa concluded.**


Los favorecidos del antiguo régimen no olvidan que se les desplazó con la revolución, que se hizo contra ellos. Hoy regresan satisfechos y alardean de ello. El problema es que para no asumir que se dio un golpe de Estado —con las implicaciones nacionales e internacionales que conlleva para un país y un régimen—, sigue siendo necesario justificar la revolución con la revolución, señalar al "pueblo" como responsable último de ambas. Como siempre, el pueblo es la fuerza, pero también un sujeto retórico al que invocar. 
Las invocaciones a la "libertad" de un Tamer Amin son un chiste mientras no haga lo mismo con la ley antiprotestas, que es la que se invoca para encarcelar a los que protestan por la falta de libertad. Pero eso no les importa, solo enterrar la revolución que estuvo a punto de enterrarlos a ellos.
En un inteligente artículo en Mada Masr, Sally Toma analiza el papel de la memoria y de los recuerdos para poder avanzar correctamente por la Historia, lejos de las manipulaciones. Titula su artículo " The injustices of November: Remember or forget?":

George Orwell believed that "whoever controls the past controls the future," and that uncovering the past allows for its manipulation to meet present political and social agendas. Remembering and its use (and abuse) cannot be separated from the present social and political concerns, and could serve the interests of one sector within society. The Ministry of Transitional Justice, along with the rest of the regime, is fighting to manipulate history and it is for this very reason that remembering should be done correctly and collectively.
The act of remembering, of preserving the collective memory in the face of the regime’s attempts to revise, manipulate and even wipe out our history is now of the utmost importance. The fight for public space, graffiti, memorials, documentation of all events, aiding NGOs to document violations and using the Internet to make sure nothing can be erased or manipulated are among the many ways we can remember correctly in order to counter the fictional narrative the regime tries to enforce.
Only through engaging in the process of remembering can we enter into the socially contested field of the past. This way we can fight for developing creative and constructive collective memories that are functional to as many people within the society as possible. In order to reach closure and healing we will need to endure the memory and even hold on to it even if dark and traumatic.
Through remembering correctly, we shall prevail. Fighting for our nation's memory is our only path to possible salvation, the day justice will be our mandate and reality.***


La lucha entre la historia oficial y la memoria colectiva es siempre dura. El pasado impulsa al futuro, pero a veces lo hace mediante una patada en el trasero. Preservar los testimonios de las calles, las marcas de las batallas, recordar a quién se tenía enfrente y dónde estaba cada uno cuando los acontecimientos ocurríeron es importante. En un descuido te cambian todo.
La Historia no es lo que ocurre, sino lo que se cuenta. Y ese momento puede ser una acto de fidelidad o de prestidigitación perversa. Hace bien Sally Toma en recordar a Orwell. Hace bien en archivar los recuerdos y ponerlos a salvo.


* "Egypt's Brotherhood calls for unity with revolution groups" Ahram Online 3/12/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/117111/Egypt/Politics-/Egypts-Brotherhood-calls-for-unity-with-revolution.aspx
** "Sisi to amend law to criminalize insults of January 25, June 30 uprisings" Mada Masr 3/12/2014  http://www.madamasr.com/news/sisi-amend-law-criminalize-insults-january-25-june-30-uprisings
*** "The injustices of November: Remember or forget?" Mada Masr 3/12/2014 http://www.madamasr.com/opinion/politics/injustices-november-remember-or-forget







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.