viernes, 17 de octubre de 2014

Parir no es un error de diseño

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Unos se pasan y otros no llegan. En un país en el que descubrimos con frecuencia que el que teníamos por modelo es un corrupto y que el que parecía muy eficaz es un piernas, se está empezando a imponer el modelo del súper eficaz, el hombre-máquina —como el de Marinetti, pero pasado por la Escuela de Chicago—, los idólatras del funcionamiento, los adoradores del siempre puedes dar un poco más.
Después de la última entrega de doña Mónica de Oriol sobre el papel negativo de las madres en el desarrollo de las empresas (al menos en las suyas), de la que de nuevo se ha vuelto a arrepentir confesándose víctima de sí misma, nos llega desde la administración otro caso. Se trata de la destitución de una funcionaria de su puesto en el distrito de Hortaleza, en Madrid, por decisión del concejal Ángel Donesteve, guiado por ese furor eficaz con el que algunos políticos pretenden decir que ellos no son como el resto. La explicación que dio fue esta: “Ella prefiere conciliar su vida personal y familiar, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas de trabajo que se puedan prestar”*

Resulta revelador el sentido del tiempo y su uso que expresa el término "prestar" para el señor Donesteve. Y sobre todo ese "yo", que es sinónimo del "distrito", a quien se deben ambos. Hubiera quedado igual de impresentable, pero más elegante, decir "el distrito necesita" o un "nosotros necesitamos", pero no lo hizo. Pero cuando se vende eficacia de hombre-máquina, todos están al servicio del "yo", que va delante.
Afortunadamente la alcaldesa le ha enmendado la plana y ha hecho que la funcionaria que cometió el imperdonable error de tener un hijo y pensó que eso era compatible no solo con su trabajo, sino con su jefe.
Una sociedad puede ser rica y muy poco avanzada, incluso retrógrada. Una sociedad avanzada intenta conciliar los valores de la maternidad porque entiende que son de justicia para el desarrollo de las personas y hace lo posible para estimular la igualdad como un valor esencial e irrenunciable e incluye los elementos de conciliación de la vida familiar. Una sociedad se vuelve retrógrada si piensa que en su camino a la riqueza tiene a las mujeres como obstáculo o que las mujeres deben renunciar a tener hijos en beneficio de las empresas (de sus accionistas o propietarios) o, como ahora, de los ciudadanos de Hortaleza. Señor Concejal: no en mi nombre.


La "crisis" está sirviendo para justificar ciertas actitudes en las que el machismo se disfraza de eficiencia. Tenemos a un alcalde ginecólogo que considera que es arriesgado subir en ascensor con una mujer porque te puede arruinar la carrera política; tenemos una presidenta de empresarios que dice que es mejor no contratar a mujeres en edad fértil porque cualquier día llegan y te piden la baja; y, finalmente, nos aparece un concejal que, en nombre de todos nosotros, despide a una eficaz funcionaria de su puesto alegando que necesita todo el tiempo que se pueda prestar. Puede que salgamos de la crisis económica, pero así nos adentramos en la crisis moral. Y esta, a la larga, sale mucho más cara, porque es lo que está tras los fraudes, corrupciones y despilfarros que nos asustan cada día.
Por eso es muy preocupante que se siga dando ese discurso sobre la repercusión de las maternidades en la vida laboral; está generando una corriente justificadora de muchas situaciones injustas. Cualquier vía que ignore que las mujeres tienen hijos es irreal; cualquier opción que les haga ver que tener hijos es arruinar su futuro profesional es injusta, demagógica y retrógrada. Es un arma explotadora y machista, aunque reaparezca en la boca de mujeres que se nos presentan como "triunfadoras".


La ideología del hombre o mujer máquina, es decir, la que admira su abandono de las especificaciones biológicas es perversa. Olvida que debemos hacer una sociedad habitable y que el objetivo es mejorar nuestra vida en lo que nos dure, en todas sus etapas, infancia, juventud, madurez y senectud; no solo en las productivas.

La ideología maquinista de la eficacia olvida que somos seres humanos, que tenemos derecho al descanso, a la vida familiar, a buscar cada uno una forma de felicidad que nos satisfaga. Para esa ideología todo el tiempo que uses en ti o los tuyos es tiempo que les robas. Solo quieren de ti tu trabajo y este ha de ser eficiente en función de objetivos cada vez más exigentes. Si mueres en el intento de superarte frenéticamente a ti mismo y a los demás, siempre habrá otro en la cola. Esa es la lección final: solo eres lo que rindes. Lo demás es lastre orgánico. Como decían en el comienzo de un video juego futurista: "La carne es un error de diseño". Y la carne pare. Ni por casualidad ni por fastidiar. Parir no es tampoco un error de diseño o de planificación.
A lo que hay que resistirse es a que esta perversa ideología se siga adueñando de la vida de todos. Y lo está haciendo. A veces se camufla de modernidad progresista, igual que lo ha hecho de servicio público eficaz.
De Estados Unidos nos llega una noticia ambigua que muestra cómo funciona esto. Las empresas tecnológicas —Appel, Google, Twitter...— son mayoritariamente masculinas y tratan de captar mujeres, pero en ciertas condiciones. Algunas han lanzado un plan de ayudas económicas para la congelación de óvulos y así retrasar el momento de la maternidad. También ofrecen ayudas para adopciones. Las empresas lo han presentado como una política progresista, sin embargo hay sus dudas. El problema no es tanto dar facilidades para que las mujeres retrasen su maternidad, sino qué ocurre con las que no lo hacen. El diario El País señala:

Estas prácticas por las que las empresas intentan retrasar la edad de maternidad abren un debate de doble moral. Por un lado, se invita a ser madre y se dan facilidad. Por otro, se invita a aplazarlo y la empresa corre con el gasto. Glenn Cohen, experto en bioética en la Universidad de Harvard, publicó un post en su blog hace más de un año donde explica que el mensaje enviado por estas corporaciones queda bastante difuso: “De alguna manera les pueden estar haciendo ver que su labor actual no es compatible con la maternidad”.**


No creo que el mensaje sea difuso. Más bien lo contrario. Cuantas más alternativas se ofrezcan para hacer desaparecer la maternidad y sus consecuencias de las empresas, más nocivo se considerará y tendrá un efecto disuasorio. El diario argentino Infobae señala:

La iniciativa levantó polémica en el rubro tecnológico, ya que si bien algunos opinaron que sería una forma para que las mujeres puedan enfocarse en su carrera laboral, sin tener tanta presión por tener hijos antes de que finalice su momento pico de fertilidad, otros consideran que es una manera de hacer que las empleadas se mantengan más tiempo en el trabajo y de evitar licencias por maternidad, señaló el diario The New York Times.
Las noticias han generado debates en las redes sociales. Algunos comentaristas dicen que estas compañías deberían concentrar sus esfuerzos en crear una cultura más equilibrada, con más flexibilidad para los nuevos padres.***


La ideología de la máquina —seres unidimensionales centrados en la eficiencia económica para beneficio de sus empresas o instituciones— se extiende de forma silenciosa y salta a través de estas voces o manifestaciones que hoy nos llaman la atención pero que mañana pueden parecernos lógicas. No somos máquinas. Somos seres orgánicos; tenemos deseos y voluntad. No somos mano de obra ni piezas sustituibles de máquinas que avanzan ciegas por la historia. Confundir lo que somos y podemos ser con lo que hacemos o podemos hacer, es un error terrible en el que muchos están ya inmersos.
Hemos pasado de admirar a las máquinas a tomarlas como modelo. La eficiencia con la que los ingenieros diseñan es copiada por estos ingenieros sociales que aplican a personas e instituciones las reglas del funcionamiento maquinal. Una sociedad avanzada no olvida que es humana; no piensa que tener hijos sea un problema o algo retrógrado. Trata de encontrar las mejores soluciones a lo que es natural. Curiosamente, el maquinismo eficiente ha superado la política del "hijo único". Además te dice cuándo.


* "Botella riñe pero mantiene al edil que echó a una alto cargo por ser madre" El País 16/10/2014 http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/16/madrid/1413457769_942435.html
** "Facebook y Apple ofrecen congelar los óvulos a sus empleadas" El País 15/10/2014 http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/10/15/actualidad/1413333970_087854.html
*** "Apple y Facebook ofrecen a sus empleadas cubrir el costo de la congelación de óvulos" Infobae (Argentina) 15/10/2014 http://www.infobae.com/2014/10/15/1601839-apple-y-facebook-ofrecen-sus-empleadas-cubrir-el-costo-la-congelacion-ovulos




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.