sábado, 18 de octubre de 2014

Las disculpas de Al-Ahram a The New York Times o quién le dice al pueblo que también está desnudo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
No hay peor cosa que babear ante el poder. El diario egipcio Al Ahram* ha tenido que pedir disculpas públicamente al diario The New York Times tras publicar una información en la que se tergiversaban vergonzosamente la palabras de su corresponsal en El Cairo, David Kirkpatrick.
Las relaciones del diario Al Ahram con The New York Times son complejas desde el interior, donde no se admiten las disidencias en el tratamiento de la imagen de su presidente al-Sisi. Una parte de los medios egipcios siguen sosteniendo que el mundo se equivoca, algo a lo que tienen derecho, claro. Pero a lo que no lo tienen es a convencer al pueblo egipcio que la misma babosería aduladora que mantienen con el presidente Abdel Fattah al-Sisi es la que mantienen el resto de los mortales. El mundo no padece de Sisi-manía. Puede que el drama de Egipto sea tener que sobrevivir a su propia idolatría, pero no es el mal del que los demás están aquejados. Tampoco lo hacen por una conspiración universal contra Egipto desde el origen de los tiempos, no. Lo hacen de la misma manera que lo hacen con otros o aguantan que lo hagan con ellos.
Por eso la tergiversación realizada por Al-Ahram es demasiado obvia. Tan obvia que ellos mismos se han sentido manipulados por el que escribiera y los motivos para convertir en loas lo que eran críticas dándole la vuelta al texto de The New York Times. El diario se ha limitado a poner en dos columnas lo dicho por su corresponsal en El Cairo sobre la intervención en la ONU y en cómo lo reproducía Al-Ahram.


Los medios oficiales egipcios están empeñados en una guerra contra The New York Times. En lo que va de año, son frecuentes los ataques desde distintos medios y a cargo de diferentes periodistas. El 7 de septiembre de 2014 el periodista Khaled Mahmoud se preguntaba en Daily News Egypt "Is the New York Times always a credible source?"**. El 16 de octubre, Abdel-Moneim Said publicaba en Al-Ahram Weekly un artículo titulado "The NYT does it again"***, criticando un editorial de The New York Times sobre la intervención presidencial en la Asamblea de Naciones Unidas y las afirmaciones hechas allí. Las versiones oficiales hablan de un planeta seducido por el presidente Al-Sisi, algo que forma parte del delirio interno egipcio. De nuevo se vende que la guerra contra el terror está liderada por Estados Unidos y Egipto, algo que solo se ve así en Egipto, pues se incluyen los encarcelamientos y represión de personas que no tienen nada que ver con el terrorismo islamista, sino que se han limitado a manifestarse críticamente contra el gobierno y les han aplicado la represiva Ley de Protestas. Pero los medios propagandísticos oficiales siguen con la peregrina idea de que el mundo debe ver las cosas como ellos las interpretan.
La circulación de las informaciones que no controlan hacen que se vean obligados a estas campañas de desprestigio de periódicos como The New York Times para tratar de restarles credibilidad, como muestra el artículo del periodista Khaled Mahmoud, llevando la duda desde el título mismo. Con eso es suficiente para muchos. Ya pueden seguir sosteniendo que existe una conspiración contra ellos y que nadie les entiende ni reconoce sus sacrificios para salvar al mundo de los mayores peligros.
Lo cierto, en cambio, es que Egipto ha querido encubrir su propia represión como parte de la lucha global contra el Estado Islámico. La afirmación oficial de que no era necesario participar en coaliciones porque ya se estaba luchando ha sido un intento grosero de incluirse entre los participantes mientras se limpia la casa propia.

Pero todo —en lo que conocemos— había empezado ya el 2 de enero de 2014 con otro artículo de Abdel-Moneim Said con un título explícito: "Shame on The New York Times"****. El periodista arremetía contra el periódico norteamericano comenzando con una lección sobre lo que son los "hechos periodísticos". Iba contra los hechos considerar un "golpe de estado" lo que había sido un "levantamiento popular". The New York Times, una vez más, era culpable de faltar a la verdad.
Por esto, por toda esta campaña contra The New York Times, el hecho de que se hayan publicado en sus ediciones una disculpa creo que es relevante desde el punto de vista de la información y que tiene que haber llamado la atención de la opinión pública, sometida diariamente al bombardeo de las televisiones afines y lo escritos laudatorios.
Este es el texto de disculpas que publica Ahram Online en sus ediciones, árabe e inglesa, papel y digital:

Al-Ahram daily, Egypt’s oldest and biggest newspaper, has issued an apology and an explanation for having earlier misquoted, quoted out of context and selectively quoted a New York Times story on Egypt by its correspondent, David Kirkpatrick.
In its statement Al-Ahram regretted that such a grave error would occur at a time when the current editorial management of the newspaper and the organisation as a whole is bent on restoring its credibility and asserting the traditions of proper and ethical journalism based on the highest standards of the profession.
It also noted that these efforts are being made at a time when bad practice and low ethical and professional standards are rampant in Egyptian journalism as a whole, which makes reform an uphill battle.
In explanation, Al-Ahram pointed out that the published review of Mr. Kirkpatrick’s story was taken from Egypt’s foremost news agency, MENA. Other Egyptian dailies published the same review, distortions included.
This is no excuse, Al-Ahram said in the apology, adding that it should have checked MENA’s review against the original text of the NYT story. Whereupon, an editorial decision has been issued banning the use of any MENA story without rigorous fact-checking.
Sadly, apologies for mistakes have been lacking in Egyptian journalism for a great many years. In issuing this apology Al-Ahram not only corrects a mistake, but also hopes to set an example in restoring the traditions of editorial responsibility to Egyptian journalism in general. 
Al-Ahram daily newspaper*


La disculpa de Al-Ahram hace recaer el peso de la acusación sobre MENA, la Agencia de Noticias del Oriente Medio. La Agencia decía ayer sentirse "preocupada" por el debate entre Al-Ahram y The New York Times. No sé si "preocupada" es el término correcto para describirlo, pero es el que la Agencia ha decidido emplear cuando se dirige hacia ella el foco de atención. MENA es la agencia oficial tras la que se encuentra el gobierno egipcio. Fue creada en 1956 tras la revolución nasserista y sigue dependiendo del control oficial.
No es irrelevante por tanto que Al-Ahram haya pedido disculpas a The New York Times, que acuse a MENA de la "distorsión" provocada por las citas manipuladas y fuera de contexto. Y algo importante: la prohibición de publicar informaciones de MENA sin rigurosa comprobación. Esto es un duro golpe para la agencia y abre una serie de debates internos y externos entre los medios oficiales y el gobierno.


Pero no todo es tan sencillo. The World Post señala algo grave: las diferencias entres las disculpas ofrecidas en las ediciones en inglés y las que se han publicado en las ediciones árabes:

But the original Arabic statement, paraphrased in its English report, does not actually offer an apology, and takes a much different tone, accusing Kirkpatrick of being a terrorist sympathizer.
According to a HuffPost translation, the statement reads, "It is known that that The New York Times reporter refuses the political course in Egypt since June 30," in reference to the June 30 coup that deposed Egypt's first freely elected president. "And [Kirkpatrick] fervently defends the terrorist organization and always promotes the idea that there is oppression of freedoms in the country, and questions the public will that removed the [Muslim] Brotherhood from power."*****


De ser cierta esta manipulación tan grave, se confirmaría esa necesidad de mantener desinformados —pues de eso se trata— al pueblo egipcio llevándolo a un mundo irreal, a una burbuja de consumo interno. Al-Ahram dice ser consciente de los males que aquejan al periodismo egipcio y haber emprendido un camino hacia la independencia profesional. Si es así, quien saldrá ganando es la profesión y el pueblo egipcio que tendrá una mejor información, más fidedigna para el que quiera ir más allá de la fanfarria aduladora. Si efectivamente hay esa distorsión en las disculpas para consumo interno, significaría que los medios se dedican señalar con el dedo acusador al mensajero, como hacen con frecuencia. La mente totalitaria no entiende de otra forma de ver el mundo. Si Egipto quiere considerar terrorista a todo el que opina de otra manera, el camino no le llevará muy lejos.
Egipto tiene algunos periodistas excepcionales. Son profesionales comprometidos con la información y con su país. Entienden que su profesión les lleva a usar sus ojos y su conciencia y no ser reducidos a meros comparsas propagandísticos. Estos periodistas —muchas mujeres entre ellos— se arriesgan a ser despreciados, insultados, acusados de traidores por el simple hecho de decir lo que piensan y señalar que la realidad egipcia tiene muchos más problemas que los reconocidos en los discursos oficiales y las manifestaciones de apoyo. Son profesionales profundamente comprometidos con la información y con sus lectores, sí. Hacen el mejor y menos valorado servicio a su país; informar correctamente, opinar sobre lo que ocurre debatiendo sobre la realidad nacional. Muchos otros no hacen lo mismo.


El diario Mada Masr publica también la noticia de las disculpas de Al-Ahram y utiliza una fotografía célebre —ya hablamos de ella en alguna ocasión aquí—, la que manipulaba la figura del derrocado Hosni Mubarak haciéndolo parecer el líder mundial al que seguían los presidentes de Estados Unidos, el primer ministro israelí, el presidente de la Autoridad Palestina y el Rey de Jordania. En la foto original, un Hosni Mubarak cansino quedaba rezagado en el lateral derecho. Gracias al retoque, Mubarak pasaba a ser el personaje central. La foto fue publicada por Al-Ahram para mostrar, como se ha hecho ahora de nuevo, que su líder de entonces, Mubarak, hoy entre rejas en constante trasiego de juzgados y cárceles, guiaba al mundo. Los problemas reales no se arreglan con retoques fotográficos ni con manipulaciones informativas. El liderazgo y el respeto no se consigue así; solo se acumula desprestigio internacional.


La revolución de Nasser y sus compañeros acabó convirtiéndose en un sistema de adoración de los líderes que intentaban tapar su incompetencia con un aparato propagandístico que llegó a su culminación con Mubarak, pero que está siendo reeditado por los medios oficiales. Es probable que muchos de ellos sean los mismos, que recurran a las mismas prácticas aduladoras para asegurarse el beneplácito gubernamental.
Egipto vive en su propia fantasía y necesita aislarse para hacerla creíble. Sus gobernantes tienen que hacer creer a su pueblo que el mundo siente por ellos admiración y, lo que es peor, envidia. Necesitan hacerles creer que tiene una gran suerte, que han sido bendecidos con dirigentes mesiánicos que han visto en sueños su llegada al poder.
Se nos muestra muy claramente la necesidad de un buen periodismo que, hoy por hoy, queda reducido a esos locos comprometidos que han elegido el camino más difícil: el de decirle al emperador, a su corte y al pueblo que le aclama al paso de la carroza que van desnudos. Vaya para ellos nuestro respeto y apoyo. Su labor es ingrata, pero el tiempo les dará la razón.


* "Al-Ahram daily newspaper statement on New York Times misquotation" Ahram Online 17/10/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContentP/1/113301/Egypt/AlAhram-daily-newspaper-statement-on-New-York-Time.aspx
** "Is the New York Times always a credible source?" Daily News Egypt 7/9/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/09/07/new-york-times-always-credible-source/
*** "The NYT does it again" Al-Ahram Weekly 16/10/2014 http://weekly.ahram.org.eg/News/7455/21/The-NYT-does-it-again.aspx

**** "Shame on The New York Times" Al-Ahram Weekly 2/01/2014 http://weekly.ahram.org.eg/News/5035/21/Shame-on-The-New-York-Times.aspx
***** "Egyptian Paper Reports 'Apology' To New York Times In English That Is Unapologetic In Arabic" The Word Post (The Huffington Post) 17/10/2014 http://www.huffingtonpost.com/2014/10/17/al-ahram-new-york-times_n_6004838.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.