viernes, 3 de octubre de 2014

El Poder y el Absurdo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El intento de hacer que la situación económica egipcia pueda arrancar del estancamiento o deterioro en el que se encuentra tiene uno de sus puntos más importantes en el proyecto de ampliación del Canal de Suez, una mega obra que cuenta con el aplauso de muchos pero también con el recelo de otros con argumentos que van de la precipitación a la financiación. No entraremos ahora en ellos. Si la solución a los múltiples problemas de Egipto pasa por ahí o no es una cuestión compleja que depende de otros factores. Las tres fuentes principales de ingresos para Egipto se encuentran tocadas de una forma u otra: el petróleo, el turismo y Suez. Los dos últimos plantean en especial retos con cuestiones más políticas.
Mada Masr nos cuenta la historia del canal desde una perspectiva distinta: la de los desplazados por la realización de la obra. El deseo de mostrar eficacia en un país que lleva sumido tres años en el caos después de treinta de abandono no siempre es la forma más eficaz. El simple "¡que se haga!" puede no resultar tan sencillo. Nos dicen en Mada Masr:

Touted as Egypt’s national project of the century, the construction of a navigational bypass known as the “New Suez Canal” is projected to replenish the state’s coffers with billions, while providing one million new job opportunities in the process. However, it has thus far displaced well over 2,000 longtime residents living by the planned course of this new megaproject – rendering them both homeless and jobless.
According to lawyers for the displaced, well over 1,000 residential units have been torn down and their agricultural lands confiscated since the beginning of this month, in the villages of Qantara Sharq and Abtal, just east of the central part of the Suez Canal.
No monetary compensation has yet been paid for the demolitions, nor has alternate housing been provided, although state officials have pledged allotted plots of empty land, amounting to a mere 150 square meters per family.
Displaced families have been told that they will be repatriated in the villages of Amal and Ahrar, near Qantara Sharq, around 130 kilometers northeast of Cairo.*


El deseo del gobierno egipcio de poner en marcha sus proyectos a toda velocidad puede ser contraproducente, ya que una obra de esta categoría necesita de una planificación meticulosa, eso sin hablar de los estudios previos sobre sus costes. Se corre el riesgo de que se convierta en una máquina de gastar dinero en vez de ingresarlo.
Puede que para esos cálculos se haya ignorado que en esas tierras "expropiadas" vivían personas, agricultores, familias enteras que han quedado en la nada, sin techo, sin forma de ganarse la vida. No hay un plan de compensación y, lo que es peor, mucho se temen que no lo haya nunca y que con eso se contaba ya:

The lawyer points out that the Sinai Peninsula is virtually all military and state-owned land, and that “all civilian claims of land ownership here are thus considered contentious.”
It is on this basis that the authorities have evicted the residents of Qantara Sharq and Abtal, tore down their homes, and dug up their farmlands. “They’ve been evicted from these two villages as they are situated on land between the old Suez Canal and the new project,” she explains.  
Regardless of original land claims, Haddad points out, “The evicted residents had been residing on these lands for nearly three decades. Thus, by virtue Egypt’s occupancy regulations and the construction of permanent homes on these lands for more than eight to 15 years legally recognizes it as their abodes.”*


Mucho nos tememos, y me imagino que ellos también, que la posibilidad de compensaciones por las tierras "expropiadas" por el estado se queden en el deseo, sin llegar a materializarse. La promesa de que el nuevo Canal traerá riqueza no parece que se haga realidad para estos agricultores y sus familias que se han quedado sin nada y que serán repatriados a lugares remotos. El argumento de que esas tierras están "ocupadas" ilegalmente, aunque los que vivan en ellas lo hagan desde hace treinta años, puede ser suficiente para hacer que la causa dure años.
Todas esas cuestiones serán discutidas y discutibles, sin embargo, lo que nos ha llamado la atención es una paradoja muy egipcia. Cuando estos expropiados se han hecho a la idea de que se han quedado sin tierras, sin casas y sin medios de ganarse la vida y han ido a las obras del Canal a intentar trabajar allí, se les ha negado:

When the elderly farmer asked security authorities in Ismailia for permits to allow his children and grandchildren to work with contracting companies on the New Suez Canal Project, he and his extended family were all denied work permits.
“When he found out that we were evicted residents of Abtal, the presiding police general told me that due to security concerns we were not allowed to work on the project. He did not specify what these security concerns are,” he says.
According to Haddad, “the security authorities consider these evicted residents as potential subversive elements.”
“These authorities don’t trust them, as several families and residents have been resisting or protesting their evictions, and some have been detained for doing so. The authorities fear they may stir up trouble along the new project,” she adds.
“So what else are they to do for a living these days?” she asks.*


Primero los expropias y si protestan les consideras potenciales enemigos; como son potenciales enemigos les niegas la posibilidad de trabajar por considerarlos potenciales saboteadores. ¿Cabe mayor despropósito? A la arbitrariedad de la expropiación, a su falta de compensación, se añade otra arbitrariedad más. En el fondo, esta injusticia es reveladora de la mala conciencia o, para ser más preciso, de la conciencia del deseo de venganza que han podido generar en aquel al que han expulsado de su casa y tierras.
Desplazarlos tan lejos para reubicarlos adquiere, a la vista de este razonamiento perverso, un nuevo sentido: se trata de que estén lo más lejos posible de las obras del Canal, pues ya se les ha etiquetado semioficialmente como posibles "saboteadores" o presas fáciles para los "grupos terroristas", que aprovecharían su resentimiento. Los más perjudicados por las obras del canal serán los que menos posibilidades tengan de beneficiarse del canal. Este argumento podría extenderse más allá y decir que no se les da dinero de indemnizaciones porque con él podrían comprar armas o financiar grupos extremistas que atentarán contra las obras del canal. No lo vean tan imposible.


Un postdata absurda a esta cuestión: Egipto ha conmemorado el lanzamiento de la mega obra del Canal con un sello de correos. Había que mandar al mundo el mensaje de que las obras faraónicas regresaban y llenar de orgullo nacionalista a todos. Pero la precipitación siempre es mala consejera y pronto comenzaron a salir voces de filatélicos y aficionados a los canales por el mundo señalando que lo que el sello reproducía no era el Canal de Suez sino el de Panamá. Al genio del diseño gráfico le fallaba la geografía y a los que lo vieron el sentido de la orientación. La prensa se llenó de fotos mostrando que el proyecto egipcio se había desviado unos cuantos miles de kilómetros de su lugar previsto. El sentido del humor de los egipcios de los egipcios fue puesto a prueba ante los artículos y comentarios que salieron en la prensa mundial. La imagen que se transmitió no fue precisamente la de eficacia. Al destino le encantan estas ironías. 


Los filatélicos, que tienen buena memoria y gustan de estos errores que dan historias jugosas a sus sellos, recuerdan:

This isn’t the first gaffe on an Egyptian stamp celebrating the Suez Canal.
In 1956, a small map on a 10-milleme stamp (Scott 386) has the canal linking up with Lake Manzala. Geographically, the canal does not connect with the lake as shown on this stamp.
That earlier stamp was issued Sept. 26, 1956, on the occasion of the nationalization of the Suez Canal that took place July 26 of that same.**

Parece que hay algo que gafa las celebraciones egipcias del canal.
La vida política egipcia está llena de este tipo de situaciones absurdas y paradójicas, de chapuzas de este calibre. Hoy mismo se nos ofrecen dos más en la prensa egipcia. La primera es el paso al ámbito "civil" de juez que realizó los dos mega juicios dictando 1.200 penas de muerte, de la que nos informa Ahram Online*** (discretamente y sin imágenes, con fuentes oficiales pero anónimas). No se explican demasiado los motivos del traslado (¿hay que explicarlo?), pero algunos se preguntarán por qué no se hizo antes, a la vista de los resultados y el daño que hicieron a la imagen de Egipto las llamada "sentencias en masa". No sé si sirve de algo ya, pero en cualquier caso se la ha retirado de una actividad que corría el riesgo de vaciar el país. Judicialmente Egipto va con la arritmia de la lentitud de los juicios a los dirigentes y lo sumario de los juicios a los opositores, terroristas o no, condenados a velocidades de vértigo. Mientras unos se aburren de esperar sus juicios, otros los ven pasar como un rayo ante sus ojos.


El otro caso son las quejas del partido Nour, los salafistas, por haber sido incluidos en los libros de texto con una descripción, para ellos injusta, de su papel en la vida política reciente. Los salafistas —en la complicada realidad de la mezcla político religiosa egipcia— vieron que si se apartaban de los islamistas de la Hermandad, podrían utilizar y ser utilizados por el nuevo gobierno, que quería centrar el foco en Morsi y sus seguidores, que eran los concentraban con las iras populares. Los salafistas de Nour se desmarcaron y jugaron la baza de apoyar la hoja de ruta gubernamental con la esperanza de quedarse con parte del apoyo que dejaran en su huida y ser favorecidos por su préstamo de la imagen mostrando un abanico de fuerzas más amplio. Egypt Independent nos lo cuenta así:

The Salafi Al-Nour Party attacked the administration of Prime Minister Ibrahim Mehleb over a high school history textbook in which it was mentioned that Al-Nour took advantage of the revolution and founded a religious party contrary to the Constitution and the goals of the revolution, which the party considered an insult and an attempt to tarnish its image.
The party said in a statement on Tuesday that it would escalate legal and political action against the government.
“This is ridiculous,” said party chairman Younis Makhyoun, adding that the government is thereby trying to exclude the Salafis from politics and disband the party.
He said the government is contradicting itself because it had sought the party’s help in devising the roadmap. “We will demand the dismissal of the minister of education,” he said. “He is generating hatred among students and opening the door to terrorist organizations like Islamic State to manipulate the minds of young people.”
Party Deputy Secretary General Shaaban Abdel Alim said the whole committee that prepared this textbook should be brought to account.****


Cuando los islamistas llegaron al poder también realizaron el asalto a los libros de texto. Pretendieron borrar de la memoria egipcia especialmente a las mujeres. De sus páginas salieron todas las que habían apoyado los derechos femeninos y, fotográficamente, las que no llevaran velo. A ellos también les gustaba reescribir.
El poder es el poder. Y el poder dice que las tierras son suyas o que no son tuyas y firma la expropiación. Y el poder firma sentencias de muerte. Y el poder escribe la Historia en los libros. En eso consiste el Poder, que es algo distinto del "estado de derecho". El Poder decide que eres su enemigo porque no te gusta que te quiten las tierras en las que has vivido y trabajado y no te contrata a ti ni a tus hijos ni a tus nietos; decide en dos horas de juicio quitarte la vida porque estabas allí donde murió un policía; o decide que te declarará "antisistema" en los libros de texto aunque se fotografíe contigo meses antes. Y si protestas se toma como una evidencia de que estaban en lo cierto.
Orwell escribió que el verdadero "poder" es "absurdo", que escapa a la explicación porque si ha de explicarse es un poder limitado. Tenía razón. El complemento de Orwell es Franz Kafka, con sus "procesos" y "castillos". Ambos, genios de la ironía, podrían haber nacido en Egipto.




* "Over 2,000 residents forced from homes, denied work on Suez Canal project" Mada Masr 1/10/2014 http://www.madamasr.com/content/over-2000-residents-forced-homes-denied-work-suez-canal-project
** "New Suez Canal stamp shows Panama Canal" Linns.com Stamps News 12/09/2014 http://www.linns.com/news/breaking-stamp-news/824/New-Suez-Canal-stamp-shows-Panama-Canal
*** "Egypt judge in mass death sentence cases removed" 2/10/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/112286/Egypt/Politics-/Egypt-judge-in-mass-death-sentence-cases-removed.aspx
**** "Nour Party threatens escalation over high school history textbook" 1/10/2014 http://www.egyptindependent.com//news/nour-party-threatens-escalation-over-high-school-history-textbook








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.