sábado, 11 de octubre de 2014

Dejación y despilfarro

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los detalles que los periódicos nos ofrecen de los gastos de las llamadas "tarjetas opacas" contribuyen al clima general de desapego hacia una clase política, en sentido amplio, ya que incluye a sindicatos y patronales. Las cantidades que se barajan, mayores o menores, son un insulto al país al completo, un país que no acaba de salir de la crisis entre otras cosas porque los responsables de esta desvergüenza son las personas que debían evitarla.
Es un hecho: hemos llenado el país de ineptos, muchos de ellos delincuentes.
La excusas del siempre se hizo así, no sabía que estaba mal, me dijeron que era legal, etc. nos hacen sonrojar por la vergüenza. Son personas que no han tenido el más mínimo reparo en lucrarse aunque la institución en la que estaban se hundiera.

Además de la ira hacia las personas, el deseo de que se haga justicia rápida y ejemplar, necesitamos como país una catarsis que nos permita la purga del organismo. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de que se enquiste el despego social y que no veamos más instituciones que nosotros mismos. Es necesario que se produzca la purga para poder empezar a reconstruir nuestra propia moral, aquella que nos permita construir un futuro estable para la próxima generación, que dejemos algo más que cadáveres y ruinas a nuestro paso. Y no me refiero a lo económico, sino a las reglas del juego.
Como si fuera la luz de las estrellas, lo que se nos está poniendo ante los ojos es parte de nuestro pasado que se destapa ahora en el presente. Es urgente tomar de nuevo las iniciativas para poder afrontar el futuro que verán los que lleguen después. Tenemos que sobreponernos a nosotros mismos, a nuestra ceguera, la que ha permitido el despilfarro, la rapiña y la desvergüenza, para evitar que la siguiente generación se encuentre en el mismo brete.
Nuestro desengaño tiene un límite: nuestra obligación de construir algo mejor de lo que vemos. Pero esto no puede hacerse en el clima de confrontación constante en el que vivimos sino mediante acuerdos reales, honestos y duraderos para eliminar lo que resta y evitar que se repita.
Todo esto tiene que tener una respuesta desde las instancias de la sociedad que tengan la voluntad de cambio. En España existe una palabra con tradición: "regeneración". Se repite cada cierto tiempo y unas veces funciona mejor que otras, pero siempre salta como una necesidad imperiosa. Tenemos que descontaminarnos cuanto antes.


Una parte de España funciona, pero otra está en manos de ineptos cuya única función durante décadas ha sido trepar por las administraciones a través de los partidos, que son el foco de colocación más importante. Lo han hecho también por patronales y sindicatos, cuyas cúpulas se han ido llenado de personajes ambiciosos, capaces de prometer y ganar apoyos, creadores de camarillas cuyas fidelidades se lograban mediante la ampliación de la rapiña. No son los únicos.

Los escándalos económicos se suceden y el de las tarjetas opacas ha mostrado el panorama en su conjunto: partidos, patronal y sindicatos. Todos ellos estaban allí para velar por los intereses de los ciudadanos. Todos ellos se consideraron con derecho a cargar sus gastos personales a los ciudadanos, que debíamos pagar sus lujos y vicios. En algún lugar de sus mentes debe haber una explicación, un punto en el que doblegaron sus conciencias para seguir moviéndose con su apariencia virtuosa, mandando como líderes mensajes de calma y eficacia. Ellos contribuían al hundimiento de sus instituciones, en las que evidentemente solo estaban para lucrarse.
La suma de casos abruma a cualquiera. Ver las primeras páginas de los periódicos es un ejercicio deprimente. En todas ellas lo que se percibe es un mismo estado: dejación. Una sociedad moderna controla sus procesos para conseguir eficacia; una sociedad honesta procura separar a aquellos que no le merecen confianza o la han traicionado por el bien del conjunto. Nada de eso se ha hecho.
Por el contrario, todo esto se ha visto favorecido por un clima de confrontación que hacía que se viera la viga solo en ojo ajeno. Los cálculos electoralistas del coste de los escándalos han podido más que la separación traumática y ejemplar de los miembros corruptos de las organizaciones. Eso las ha gangrenado y restado credibilidad. Hoy merecen desconfianza y repulsa, la desafección de la que tanto se habla.


Hay políticos honestos, empresarios ejemplares y sindicalistas que se dejan la piel por sus compañeros. Benditos sean. Por esa honestidad no ha servido de nada porque la desvergüenza de los demás la ha empañado. Necesitamos urgentemente poder confiar en las instituciones y hacerlo es confiar en las personas que están al frente. Este rosario constante de imputaciones de las cabezas visibles debe servirnos de revulsivo.
"Dejación" es el mal que hace que nos desentendamos de lo que ocurre por debajo y por encima de nosotros. La dejación es el "no es mi problema" como un lema en la vida. Y una sociedad solo progresa si hace suyos los problemas del conjunto. Un conjunto de egoísmos no hace funcionar nada, por más que algunos ultraliberales consentidos lo puedan repetir de vez en cuando. Una sociedad avanza cuando es consciente de sus debilidades y no las ve como oportunidades de pelotazos y especulaciones, sino como compromisos de mejora.


La dejación es también colocar correligionarios ineptos en los puestos de la administración; hacer que estemos gobernados por inútiles vanidosos, cuya única obsesión son los metros cuadrados de sus despachos, los coches y retratos oficiales. Necesitamos personas eficaces y discretas, que las tertulias radiofónicas y televisivas dejen de ser el semillero de la política y pasen a serlo los número uno de las oposiciones en cada sector. Los amigos para el mús. Hay que dejar de preguntarse "¿a quién tenemos en el partido?" y preguntarse "¿quién es el mejor?".

La politización buscada por los partidos de todas las instancias civiles ha sido una epidemia de la que hay que empezar a curarse. Del rectorado de una universidad a la dirección de un hospital, los partidos han enseñado que solo se prospera si se está con ellos. Eso ha actuado como un filtro negativo y sectario. Las crisis se suceden y sirven para revelar la incompetencia. No necesitamos mencionar ejemplos. Los vivimos cada día. Es en los detalles en donde nos damos cuenta de esa dejación, como que unos trajes protectores no sean impermeables, por ejemplo. Después recogemos el largo historial de avisos, reclamaciones, denuncias, etc. que no sirvieron para nada porque todo llega hasta el nivel en que se para, allí donde se encuentra el que sobrevive gracias a no crear problemas. Y la historia se repite una y otra vez.
El desánimo no puede ganarnos. Hace falta recuperar la ilusión de hacer y trabajar no para ganar más dinero, sino para ganar autoestima, la que perdemos cada día con los mazazos que los llegan. Hay que ganar en responsabilidad y en compromiso, en supervisión atenta de lo que hacemos y otros hacen en nuestro nombre. Debemos comenzar a entender que, sí, todo es problema nuestro porque todo nos acaba llegando, volviéndose contra nosotros si no se corta a tiempo.

Necesitamos una idea de país, de comunidad, sentir que tiene sentido. Nada de palabrería: ideas y hechos. Menos "marca" y más ejemplo. Todas nuestras crisis son una. Vemos variantes —sanitarias, económicas, educativas...—, pero todas tienen un mismo origen. Son manifestaciones del principio común de la dejación que nos dejan en evidencia. Cada nuevo problema es un muestrario de lo que teníamos que haber hecho. Y que no se hizo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.