lunes, 8 de septiembre de 2014

Un ciudadano respetuoso de la Ley o faltan luces

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El diario Ahram Online desgrana cada día las formas en que uno puede ser denunciado y encarcelado en Egipto. El repertorio se va ampliando, como era previsible. La retórica liberal de los inicios se va quedando en una ultraconservadora fuerza que se reviste a partes iguales de un nacionalismo patriotero y de un moralismo cada vez más pazguato. El gobierno egipcio ha parecido encontrar la fórmula: usa el ejército como Mubarak y la moralidad como Morsi y los Hermanos Musulmanes. Así nadie podrá decirle que no ha reunido lo mejor de ambos regímenes. El resultado es este rosario continuo de detenciones casi por cualquier cosa, extendiendo ese deporte que tanto gusta a muchos ciudadanos egipcios bien pensantes: ir a los juzgados a presentar denuncias contra los que ellos consideran deben ser encerrados porque atentan contra la seguridad de la patria, el honor del su presidente (sea el que sea) o desprecian e insultan a la religión. En este abanico recurrente de macro temas para el encarcelamiento, se van desarrollando cada día nuevos casos que la prensa recoge con cierto cansancio.


La "ley anti protestas" generó tantas protestas que las cárceles están hasta arriba. Las huelgas de hambre de los que están dentro y de los que se solidarizan fuera, amigos y familiares, son ya noticia que no sorprende a nadie. Otros han optado por el silencio clamoroso, que es la forma de decir sin palabras que no están de acuerdo con lo que ocurre.
La denuncia se ha convertido en un acto cívico y saludable, ejemplar y profiláctico, característico de aquellas sociedades con un alto sentido del estado. Ahram Online nos cuenta que:

An Egyptian private citizen has filed a legal complaint with the prosecutor-general accusing two local television anchors, Yousry Fouda and Gaber El-Qarmouty, of "inciting the overthrow of the regime,” a crime under Egyptian law.
The two presenters work for satellite channel ONTV, owned by business tycoon and founder of the Free Egyptians Party, Naguib Sawiris.
In his complaint, Mahmoud Abou El-Leil accused Fouda of working for the benefit of the Al-Jazeera network by hosting on his programme "guests that oppose the state", that "criticise President Abdel-Fattah El-Sisi" and that "meddle with the minds of the poor.*


Yousry Fouda es un conocidísimo periodista, cuyas ideas en favor de la revolución del 25 de enero y su crítica a la presidencia de Mohamed Morsi son notorias y están en cualquier hemeroteca. Pero todos los que no bailan el agua oficial son sospechosos (para algunos son ya reos) de alta traición, una de las acusaciones favoritas en este ambiente tan relajado que se está creando y algunos llaman "paz".


Hace dos años, el mismo diario ponderaba mucho la figura y opiniones de Yousry Fouda. El periódico le preguntaba al periodista sobre la "revolución" del 25 de enero, la que sacó a Mubarak del poder y que se daba por perdida bajo el gobierno del islamista Mohamed Morsi, hoy encarcelado:

Is the revolution over?
The revolution is still underway. Revolutions take years and years. We have three main parties in Egypt: the army, Islamists and secular forces, each with their own understanding of where Egypt should go. For the army, the revolution was initially about getting rid of the son (Gamal Mubarak), his mother (Suzanne Mubarak), their cronies, and former Minister of Interior Habib El-Adly. Later on they had to sacrifice the father (Hosni Mubarak) in order to satisfy public demands. Now the military’s main concern remains securing an adequate level of authority and above all its economic interests.
For the Islamists, the revolution was a means to reach the People's Assembly and put their feet on the political landscape. Conversely, the secular liberal forces perceived the revolution as a means to attain justice and accountability.  
Every force flirts with totalitarianism. This pattern flows in cycles and will continue to do so until each realise that Egypt will never lend itself to only one force. Egypt is big enough for everyone.**


Pues parece que no es lo suficientemente grande o que muchos sienten agorafobia política, es decir, el miedo a que la política sea un espacio abierto.. Se entiende por qué han hecho profesión de silencio muchos intelectuales comprometidos con la revolución y la democracia ante la situación actual en la que se encuentran. Lo decimos de nuevo: cada voz que se silencia en Egipto es una pérdida para Egipto, como lo han sido las de Basem Youssef o Alaa Al-Aswany. Por miedo, como protesta o censurados, el silencio no es la vía que lleva a un futuro mejor ni resuelve los problemas del camino.
El ciudadano Mahmoud Abou El-Leil —un ciudadano responsable— no ha podido resistir en su butaca de casa la felonía de que se critiquen los cortes de luz. Cualquiera que mantenga una comunicación con personas en Egipto sabe que se han convertido en una constante interrupción. ¡Lo siento, se fue la luz!, escuchas continuamente. 


Durante la época de Morsi se decía que eran "provocados" para que la gente tuviera miedo y no salieran a protestar, algo que tendría algún sentido si la gente saliera a protestar por las noches. Sigue las declaraciones oficiales de que son atentados y el presidente Al-Sisi hizo de acabar con los cortes de luz un punto esencial de su campaña. Sé de la desesperación de personas en hospitales que se han quedado sin luz, dejando a los pacientes bajo todo tipo de riesgos. La energía del presidente no ha sido bastante energía y los cortes de luz pasan a ser inquietantes en su desafío del orden perfecto que habría de llegar.


Si puedes ser acusado de saboteador y provocar los cortes dinamitando torres del tendido eléctrico, ahora también puedes ser acusado de traidor simplemente por hablar de ello. Esta es la base de la acusación del ciudadano Mahmoud Abou El-Leil:

Abou El-Leil also accused El-Qarnouty of inciting against the state by "criticising its policies and harshly criticising the recent power cuts while failing to criticise the terrorism gangs that work to destroy the country."
A major power outage hit a number of Egyptian cities on Thursday, bringing the Cairo metro to a halt and knocking some local channels off air.
Abou El-Leil also demanded that both presenters’ programmes be banned and that they be referred to investigation by the prosecution.**


Eso de criticar que se vaya la luz en vez de dedicar los esfuerzos al canto y la loa está muy mal visto. Un periodista no puede criticar los apagones; debe dedicar su tiempo a centrarse en los terroristas, término cada vez más amplio y que se extiende a los propios periodistas por mencionar los problemas.
También en la época islamista de Morsi, Egipto se llenó de denunciantes, de ciudadanos respetuosos, que se plantaban en juzgados y comisarías a denunciar a periodistas, cantantes, cómicos y actores, a cualquiera que a ellos les pareciera que atacaba lo más santo. No han cambiado las comisarias, ni los jueces. Solo cambian cíclicamente los denunciados y los denunciantes. En el caso de Yousry Fouda, solo cambian los denunciantes.
Lo más irritante es la hipocresía profunda que todo esto manifiesta, ese baboso respeto de la ley que convierte en buen ciudadano al autor de las denuncias, en un paladín de la comunidad, en mejor egipcio que el resto. Es una muestra más de la intransigencia camuflada de virtud que unos y otros, como bien manifestaba el periodista hoy denunciado, señaló como parte del péndulo egipcio.
Ahram Online nos da otra muestra de los peligros de que haya tanto corte de energía y tan poca luz por los rincones: la detención de siete ciudadanos acusados de homosexualidad y de haber participado en una boda gay.

Egypt's top prosecutor ordered Saturday seven men detained and physically examined over accusations of "debauchery," a charge often leveled at gays, after a video emerged of a same-sex wedding party, the state news agency reported.
A statement from the prosecutor's office said the suspects are also accused of broadcasting footage that "violates public decency," ordering them detained for four days and urging investigators to refer them to trial swiftly "to protect social values and mete out justice."
In Egypt, consensual same-sex relations are not explicitly prohibited, but other laws have been used to imprison gay men in recent years, including "debauchery" or "shameless public acts."
In April, four men were convicted and sentenced to eight years in prison for debauchery after holding parties that involved homosexual acts where women's clothing and makeup were found.***


En el caso que se cita de los detenidos en abril, también se les practicaron "exámenes médicos". Como explicaba Ahram Online en aquellas fechas: «Those accused of homosexuality are often forced to undergo medical tests to establish they are "habitual" gays, a practice rights groups have decried as abusive.»**** Los mismos humillantes exámenes médicos que se hacía a las chicas manifestantes durante las acampadas en la Plaza de Tahrir durante la "Revolución del 25 de enero" para determinar si seguían siendo "vírgenes" durante la revolución, se practica con las personas detenidas por homosexualidad. Es una práctica más de humillación personal y social.
La tercera noticia, de la que se deberían preocupar realmente a todos, con la que abre Ahram Online, es el aumento del analfabetismo en Egipto:

Egypt's illiteracy rates increased in 2013 according to figures issued Sunday by the Central Agency for Public Mobilisation and Statistics (CAPMAS).
In 2013, illiteracy rates reached 25.9 percent, with 17.2 million illiterate Egyptians, while in 2012 the rate was 24.9 percent with 16.1 million Egyptians unable to read or write, according to the agency.
From figures in this year's report, 10.9 million women are among the total number of illiterate Egyptians in 2013.
The highest rates of illiteracy are in Upper Egypt, the report highlighted.
The agency also said that the rate of illiteracy among youth, ranging from 15 years, is 29.8 percent, while the rate among the elderly, ranging from 60 years or more, is 64.9 percent. 
Among the highest rates in Upper Egypt cities, according to the report, is Fayoum with 37 percent, followed by Sohag and Minya. 
Egypt's President Abdel-Fattah El-Sisi has promised Egyptians since election in June to fight against poverty, illiteracy, and to enhance educational services.*****


Podemos interpretar de muchas formas esto. No sé si hay otro país en el mundo en el que esté avanzado a pasos agigantados el analfabetismo. Es decir: retroceden los alfabetizados. Esto es lo que debería hacer reflexionar a los egipcios sensatos, un síntoma del desgaste que la ineficacia política está teniendo en la sociedad, lo que realmente están perdiendo. Este es el crimen del que todos son responsables: el aumento de un 1% del analfabetismo en un solo año. Es la batalla que todos pierden.
Podemos echarle también la culpa a los apagones repartidos por todo Egipto diciendo que impiden leer y estudiar, que todo forma parte de una conspiración o cualquier otra explicación convincente que se nos ocurriera. Afortunadamente, solucionarlo formaba parte del programa electoral del presidente y nada quedará sin cumplir. Por supuesto.
Y si por alguna extraña circunstancia, esto sucediese, espero que no se le ocurra a nadie denunciar o expresar en los medios que el analfabetismo aumenta, no vaya a haber algunos ciudadanos respetuosos de la ley que maten al mensajero acusándolo de estar aliado con Estados Unidos, Qatar, Al-Jazeera o el estado de Israel, de impiedad o ¡vaya usted a saber! 
De todas las frustraciones de la revolución desperdiciada, esta es la más grave de todas, la imperdonable, para la que no hay excusa alguna ni perdón. La ignorancia es el caldo de cultivo de la intransigencia y de la manipulación. Ningún mal se curará si aumenta el analfabetismo. Es el verdadero "apagón".


Pero estoy seguro que a ningún buen ciudadano respetuoso de las leyes humanas y divinas se le ocurrirá presentar ninguna denuncia por ofender a la patria, por traicionarla dejando que aumente el número de analfabetos en un país como su amado Egipto, cuna de civilizaciones. Incluso habrá alguno que piense que se vive mejor, más tranquilo, cerrando programas de televisión y periódicos, deteniendo libros en las aduanas, como tuvimos ocasión de comentar aquí hace un par de días. Habrá —sí— quien piense se vive mejor en un silencio roto solo por algún abrumador y justificado aplauso.
A ver si se arregla pronto lo de los apagones porque está claro que hacen falta más luces en Egipto.

* "Legal complaint filed against Egyptian TV presenters for 'inciting overthrow of govt'" Ahram Online 6/07/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/110085/Egypt/Politics-/Legal-complaint-filed-against-Egyptian-TV-presente.aspx
** "Legal complaint filed against Egyptian TV presenters for 'inciting overthrow of govt'" Ahram Online 6/09/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/110085/Egypt/Politics-/Legal-complaint-filed-against-Egyptian-TV-presente.aspx
*** "Egypt's revolution through the eyes of Yosri Fouda" Ahram Online 02/08/2012 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/0/49229/Egypt/0/Egypts-revolution-through-the-eyes-of-Yosri-Fouda.aspx
**** "Egypt court sentences four gays to prison" 08/04/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/0/98551/Egypt/0/Egypt-court-sentences-four-gays-to-prison.aspx

***** "Egypt's Illiteracy rates increase in 2013: CAPMAS report" Ahram Online 7/08/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/110142/Egypt/Politics-/Egypts-Illiteracy-rates-increase-in--CAPMAS-report.aspx









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.