viernes, 15 de agosto de 2014

Galería de traidores

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El diario egipcio Ahram Online publica un artículo con el titular "Egyptian icon or traitor? ElBaradei’s legacy". En él se dedican, en el primer aniversario de la matanza de islamistas tras el derrocamiento de Mohamed Morsy —cerca de mil muertos—, a analizar la figura de Mohamed ElBaradei, Premio Nobel y vicepresidente del gobierno de unidad que se formó tras el derrocamiento y que abandonó su cargo tras la matanza, señalando que el estaba por las formas pacífica y que "la violencia traería más violencia".
El artículo recoge las distintas reacciones ante lo que fue su retirada de la política egipcia y supone una buena radiografía de las mentalidades sociales. En el texto se recogen algunas de las calumnias habituales que forman parte de la vida egipcia. En Egipto la discrepancia se paga con la negación en primer lugar de ser egipcio: pasas a ser un agente extranjero, vendido a cualquier potencia (preferiblemente Estados Unidos e Israel), un traidor indigno, un "enemigo del pueblo", en términos de Ibsen. En el artículo se señala:

His resignation letter spoke of his opposition to the forcible clearing of the sit-in, adding that there were other "acceptable peaceful alternatives to resolve our societal confrontation." His statement explained that he "could not be responsible before God for a single drop of blood" and warned that "violence begets violence."
While many politicians and activists criticised ElBaradei for his resignation, others resorted to outright insults and baseless accusations.
A smear campaign alleged that he was a traitor and coward while also accusing him of being a member of the Brotherhood and an agent for the United States. He also stood accused of a "breach of trust."*

Es doloroso para cualquier observador comprobar la incapacidad de asimilar la divergencia en un sistema que necesita estigmatizar permanentemente al otro, negándole el más mínimo derecho a la existencia. Es en esta visión absolutista en donde radican los males que hacen imposible la creación de unas condiciones que no se basen exclusivamente en la "seguridad", es decir, en la eliminación de los otros por la fuerza o su anulación por la calumnia.
El artículo de Ahram Online indaga sobre la figura de ElBaradei y pregunta a los miembros de los grupos de los que formó parte sobre su posible legado:

ElBaradei's track record in opposing authoritarianism is indeed consistent. The Nobel laureate has spoken out against the Mubarak regime's violations of human rights, withstood water cannons on the Friday of Rage in 2011, challenged the Supreme Council of the Armed Forces (SCAF) and formed the National Salvation Front to oppose the Brotherhood, among others.
Nonetheless, others say it is difficult to call ElBaradei's involvement in Egyptian politics a legacy.
"If he has left a legacy, it is a weak one," said Ahmed Bahaa, general coordinator of the ElBaradei-founded National Association for Change.
"To leave a legacy you have to hit the streets and connect with the general populace – I do not think Egyptians ever saw ElBaradei doing this," Bahaa added.*

La clave está en ese "connect", en ese vínculo que hace que un político y un pueblo se encuentren. Lo que la gente esperaba de ElBaradei era algo distinto de lo que él podía darles, la confirmación de sus deseos. ElBaradei no puede dejar legado porque su simple mención le convierte a uno en traidor. Esa mentalidad colectiva que necesita centrarse, fijarse en un solo objeto, el caudillo, está ya ocupada. ElBaradei no podía ser alternativa a un sistema exclusivista que canaliza todas las energías sociales en una sola figura. La posición principal en este sistema heliocéntrico está ya ocupada por el astro rey correspondiente.


Es triste lo ocurrido con ElBaradei y es triste que ocurra porque son síntomas. Mohamed ElBaradei ya fue acusado de traidor desde su regreso a Egipto; cualquiera que haya estado fuera ya es sospechoso. Y más si viene a disputar el poder a los de dentro. No sé si ElBaradei era el "enviado" que anhelaban, pero sí que no podía dar lo que esperaban, un salvador cuyas fotos besar enfervorecidos o cuya efigie reproducir en pasteles o ropa interior. Su mentalidad y sus formas son otras.
El hecho de que los mismos colaboradores y seguidores de ElBaradei duden sobre su legado nos muestra la diferente percepción de la política que tenían respecto a la de su propio líder.

Upon his return to Egypt from Vienna, where he spent 12 years as director general of the International Atomic Energy Agency, his rising popularity for criticising the Mubarak regime was met with a smear campaign.
ElBaradei was purported to be a foreigner who had spent too much time out of Egypt, drank alcohol and was an atheist.
Such accusations have continued until today, peaking after his resignation last year from the interim government.
Former interior minister Habib El-Adly – currently facing a retrial for killing protesters during the 2011 uprising – recently stated that ElBaradei incited violence during the revolt and was an emblem of a US-led conspiracy.*

Ahram Online sitúa estas acusaciones en el apartado calificado como "irracionales", pero da igual dónde se sitúen, lo importante es que son la moneda corriente social. Decir de alguien que "ha estado demasiado tiempo fuera de Egipto, bebe alcohol y es ateo" son "acusaciones" que reflejan a quien las hace y a quienes las escuchan. En más de una ocasión han salido de los medios de comunicación desde los cuales el servilismo busca siempre dar un paso más de los necesarios en su progresión babosa.
La última de las acusaciones reflejadas, la de ser parte de una conspiración de los Estados Unidos forma parte de la intoxicación general que en estos momentos vive Egipto por parte de la defensa de Mubarak y de miembros de su régimen, ahora sentados de nuevo en el banquillo. La defensa continúa en su estrategia de extender la idea de que la Revolución del 25 de enero fue una conspiración de los Estados Unidos para derribar al régimen. La idea es absurda y perversa y trata de canalizar el creciente antiamericanismo egipcio. La necesidad de tener siempre un enemigo exterior conspiratorio al que responsabilizar y contra el que dirigir las iras hace que estas fuerzas se canalicen hacia Estados Unidos. Los egipcios responsabilizan actualmente a los norteamericanos de todo. Cuando estaba la Hermandad Musulmana en el poder, los Estados Unidos eran los responsables. Eso se ha convertido en una verdad indiscutible. Ahora le toca a la Revolución, también fruto de una conspiración para derribar a Mubarak, que era —incomprensiblemente— su aliado principal.

Por eso, ElBaradei es acusado de apoyar a la Hermandad —que se había manifestado en su contra cuando llegó por pertnecer de la "elite" que se había formado fuera—, ser parte de una conspiración americana, no ser suficientemente egipcio, bebedor y ateo. ¿Irracional? Visto desde fuera, sí; desde dentro, perfectamente coherente para todo el que quiera escucharlo. Conozco casos en los que la estancia fuera de Egipto levanta los temores en los círculos familiares o profesionales de que fuera les cambien y regresen vendidos a otras ideas, que dejen de ser egipcios. La menor crítica a lo que ocurre tiene siempre la misma respuesta: te han manipulado, tú ya no eres egipcio.
El reciente informe de Human Rights Watchers sobre la matanza de islamistas en Rabaa, que causó la dimisión de ElBaradei  hace un año, ha sentado muy mal al gobierno, que la rechaza de plano, diciendo que no se les ha consultado ni tenido en cuenta su punto de vista, que no se recogen los asaltos a iglesias, atentados, etc. de los islamistas de la Hermandad y otros grupos. Nada de ello justifica aquellas muertes. Y eso fue lo que hizo dimitir a ElBaradei, no encontrar excusas suficientes como para tranquilizar su conciencia.


El Daily News Egypt, el periodista político Jihad Abaza reflexiona sobre esta forma de exclusión absoluta del "traidor" o del "enemigo", de su falta de conexión con lo nacional, también a raíz del aniversario, pero trata de ir más allá del factor circunstancial y acercarse a su constancia. Abaza va haciendo un repaso de las múltiples matanzas que han tenido lugar desde enero de 2011:

In all cases, the state had a monopoly over how to define “Egyptian-ness”, it determined who would be the other, and who was seen as the enemy at each particular moment in time.  As it defines “Egyptian-ness,” the state also defines and determines who is to be hated and loved.
A little child once asked a friend of mine who was covering a protest whether he was “Egyptian or Ikhwan”, because by then, according to the standards set by the state, one could not be both.**


Creo que es importante la reflexión que hace sobre esa apropiación de lo "egipcio" que sataniza al otro condenando al sistema al conflicto social cíclico, al recurso a la violencia. Son muchos los muertos que lleva la sociedad egipcia desde que comenzó el levantamiento el 25 de enero de 2011. Y para todos hay justificación. Unos son "mártires" para unos. Otros son los "enemigos"; también "traidores", como ElBaradei, pero en un grado sumo y a los que hay que eliminar.

No creo que sea únicamente una sociedad manipulada, sino unos hábitos lapidadores bien asentados. También Sabahi fue acusado de agente extranjero vendido a la Hermandad por el simple hecho de presentarse a las elecciones frente a Abdel Fattah Al-Sisi. También Wael Ghonim, uno de los iconos de la revolución, fue acusado de traidor. Mientras eso no se corrija y se consiga aceptar las discrepancias y no reducir a traidor o terrorista, alcohólico o ateo, al que manifiesta otra opinión u otra visión del país, no podrán tener un sistema de convivencia estable. La pacificación por la fuerza dura lo que duran las fuerzas.
Mohamed ElBaradei dejó Egipto desengañado. No ha sido el único. Otros han elegido el silencio interior, sabedores de que ir más allá tiene su peligro. Ya hemos tratado varios casos aquí, como el del humorista Bassem Youssef. Quizá este silencio también sea confundido con "paz" y permita a algunos creer que viven ahora más tranquilos, que es lo que escuchas con más frecuencia. Pero muchos saben, en el fondo, que a la revolución la enterraron dos veces entre grandes vítores y aplausos.
En un artículo de otro de los acusados de "traidor", el cómico satírico Bassem Youssef, con el título "Egypt’s ready-made accusations against ‘foreign traitors’", escribió:

A newspaper once accused me of being a traitor, a spy and a CIA agent. The editor-in-chief provided solid evidence: “Bassem Youssef graduated in 1999. He attained an MA degree, a doctorate degree, the British College of Surgeons’ fellowship, and a license of occupation from the United States. All this happened in seven years. How did he do that if he was not supported by foreign powers?”
Have failure and lack of achievements become the only acceptable things in Egypt? We are living in an era of burning witches. If you doubt someone, dump her in a river. If she floats, she is a witch and must be burnt. If she drowns, we are wrong and we are sorry; may God help her. The creative, the intellectual and the writer is a traitor and a spy just because he thinks differently to you.***


Pocos parecen ser conscientes del drama histórico de perder a sus mejores gentes acusados por haber tenido que salir de su país a recibir fuera lo que no podían darles dentro. No parece importar que prescindir de los hombres de paz lleva a vivir en la violencia o que silenciar a los críticos inteligentes hace vivir en la mentira. Con enterrarles en vida, bajo la acusación de traidores, el país se entierra a sí mismo. La galería de traidores se va ampliando cada día.
En mayo, el diario Egytian Streets recogía una curiosa noticia con el titular "You can draw hearts and write ‘I love you’ on ballots in Egypt’s elections". En ella se señalaba que la Comisión electoral egipcia había decidido que expresar amor a los candidatos en las papeletas mediante frases cariñosas o dibujos de corazones, etc., no invalidaría los votos. No hay datos oficiales de cuantos lo hicieron.


* "Egyptian icon or traitor? ElBaradei’s legacy" Ahram Online 14/08/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/0/108387/Egypt/0/Egyptian-icon-or-traitor-ElBaradei%E2%80%99s-legacy.aspx
** "The ‘revolution’ continues: Massacres, violence and counting deaths" Daily News Egypt 14/08/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/08/14/revolution-continues-massacres-violence-counting-deaths/
*** Bassem Youssef "Egypt’s ready-made accusations against ‘foreign traitors’" Al-Arabiya 21/02/2014 http://english.alarabiya.net/en/views/news/middle-east/2014/02/21/Egypt-s-ready-made-accusations-against-foreign-traitors-.html
**** "You can draw hearts and write ‘I love you’ on ballots in Egypt’s elections" Egyptian Streets 26/05/2014 http://egyptianstreets.com/2014/05/26/you-can-draw-hearts-and-write-i-love-you-on-ballots-in-egypts-elections/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.