lunes, 28 de julio de 2014

La explicación o primer ministro, medallista, Nobel

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Hay noticias que atraen noticias como un efecto gravitacional. Quizá sea mejor decir que hay noticias que atraen explicaciones. Cuando ocurre algún acontecimiento imprevisto, se suelen desencadenar las sartas de explicaciones que la rodean como satélites. La economía, los conflictos, los descubrimientos científicos, etc., necesitan muchas veces de explicaciones con las que el lector pueda prolongar su curiosidad por algo que ha sucedido y se le ha mostrado. Son las noticias sin noticia, pura explicación que, por definición, no es lo que ocurre sino un discurso que lo desarrolla desde las teorías (porqué), la historia (cuándo) o las estadísticas y las probabilidades (con qué frecuencia). Cuando ciertos acontecimientos ocurren, se movilizan los expertos para explicarnos por qué ocurrió (desde la física, la meteorología, etc.), cuándo ocurrió anteriormente y la frecuencia y probabilidades de que vuelva a ocurrir. Combinadas o por separado, acompañan a los acontecimientos.
Los desgraciados accidentes y derribo de aviones de estos días, por ejemplo, hacen extenderse el interés por las probabilidades de que ocurran. No se trata solo de investigar las causas del accidente o derribo (o desaparición), sino de conocer las probabilidades de que algo así ocurra, una tontería porque ya ha ocurrido. ¿Es raro o no?, se pregunta a los expertos.
En la BBC, por ejemplo, hacen la siguiente reflexión al respecto siguiendo a los estudiosos de las probabilidades de que las cosas ocurran:

Barnett señala que durante abril, mayo y junio de este año no hubo ninguno. "Es difícil pensar que la destreza que hizo posible ese récord maravilloso por alguna razón desapareció en julio".
El académico calcula que en los países desarrollados la posibilidad de morir en un accidente aéreo es alrededor de una en 25 millones por vuelo. "Un niño en un aeropuerto británico tiene más probabilidad de llegar a ser primer ministro, ganar una medalla de oro olímpica o recibir el premio Nobel de física que de morirse en el avión en el que se va a montar".
Hasta en los países menos desarrollados, la probabilidad de morir en un vuelo es alrededor de una en 750.000.*


Dudo que este tipo de cálculos tengan el efecto tranquilizador que pretenden tener. Y puede resultar una terrible ironía para las familias de las víctimas. Pero alguno debe tener —supongo— por la insistencia con que se repiten.

Los desastres solitarios tienen su narración, pero cuando se encadenan las desgracias, como acaba de ocurrir, los expertos son reclamados para darnos sus datos. Acosados por los periodistas, deben realizar apresurados cálculos con los que tranquilizar a la gente o simplemente satisfacer su curiosidad. Quizá ambas cosas.
La idea de que puedo ser ministro, medallista olímpico o Nobel de Física antes que morir en un avión, le sirve a la gente para hacer sus extraños cálculos mentales, como "no me interesa la política", "no me gusta el deporte" o "las ciencias se me dieron siempre fatal", argumentos todos ellos que nos permiten distanciarnos aumentando la distancia. Sin embargo, es  más fácil identificarse con las víctimas de un vuelo que con los reciben un premio en Estocolmo. No me veo recibiendo el Nobel, pero sí tomando un avión.
Todo el mundo sabe las probabilidades de que te toque el gordo de la Lotería y sin embargo juega. El factor "deseo" hace que se desestimen cuando se compra un billete. En ese momento de la compra, todo el mundo se siente ministro, medallista y Nobel, es decir, ganador. Sin embargo, cuando no se trata de "deseo" sino de "miedo", la evaluación mental es muy otra: nos vemos en la peor situación y es entonces cuando recurrimos a las probabilidades y estadísticas. O cuando otros recurren a ellas para intentar tranquilizarnos.

En el caso de la compañía Malaysia Airlines, no sirven de mucho las estadísticas. El miedo la está llevando a la bancarrota y, según nos cuenta la BBC en otro de sus artículos, pierde 1'7 millones de dólares al día. Ha pasado a ser una compañía que tiene sus propias estadísticas negativas. Ya no valen las del conjunto, la de ministros, medallistas y sabios.
El diario El País también se siente en la obligación de incluir alguna referencia explicativa a la cuestión de los aviones. En la sección "Los porqués del tiempo" se nos habla de las turbulencias de los aviones:

Las causas son muchas pero, básicamente, están producidas por diferentes situaciones meteorológicas. Por ejemplo, cuando el sol calienta la superficie terrestre provoca que el aire que está en contacto con ella ascienda, apareciendo corrientes convectivas que pueden afectar al aparato. Son las llamadas turbulencias térmicas y los cúmulos delatan estas corrientes ascendentes y descendentes que hay entre ellos. También el viento puede encontrarse en su trayectoria con obstáculos que hacen que desvíe su trayectoria o se ondule como una ola (montañas, edificios, irregularidades del terreno, etcétera.). Pero seguramente, la principal amenaza para un plácido vuelo son las tormentas, ya que pueden desviar un avión de su trayectoria. Aún así, no tengan miedo. Los aviones comerciales están construidos con materiales que les permiten soportar en más de un 150% la turbulencia más severa a la que la naturaleza los pueda someter.**

Aquí la estrategia de explicación es otra, pero concluye con una variante tranquilizadora: "no tengan miedo". Desconozco si este texto estaba escrito antes de la serie de tragedias aéreas que se han producido en tan solo ocho días, supongo que no, pero el efecto tranquilizador quizá llega un poco tarde y será difícil convencer al que no está convencido. Las pérdidas de las compañías aéreas —hemos hablado de Malaysia Airlines, pero las demás se habrán resentido en diversas medida— son grandes cuando se producen estos acontecimientos de gran impacto mediático y social, más si se trata de  época de viajes vacacionales.
En este contexto de explicaciones, la BBC no deja un titular para la historia, aunque no sé muy bien de qué: "Científicos tildan de "enorme golpe de mala suerte" la extinción de los dinosaurios". Como es breve, podemos recogerla en su totalidad:

Una eminencia internacional en el estudio de los dinosaurios dice que los gigantes prehistóricos podían haber seguido vivos sobre la faz de la Tierra si el gran asteroide que los eliminó hubiera golpeado el planeta algunos millones de años antes o después.
El investigador Steve Brusatte es el autor principal de un nuevo estudio que sostiene que el asteroide golpeó la Tierra en un momento en que las subidas del nivel del mar y el aumento en la actividad de los volcanes hicieron que muchas especies fueran más susceptibles a la extinción.
Brusatte calificó lo sucedido como un extraordinario golpe de mala suerte para los dinosaurios.
Si las cosas no hubieran sucedido así, los mamíferos no habrían podido llenar el vacío ecológico y los seres humanos no existirían.***


¡Vaya! ¡Qué mala suerte para los dinosaurios y qué precisión la del meteorito! Unos millones de años antes o unos después y el mundo no hubiera sido el mismo. En realidad no se explica nada recurriendo a la mala suerte o a la buena. El meteorito cayó. Las desgracias suelen ocurrir en el peor momento para quien la sufre y las explicaciones y las estadísticas o probabilidades no solucionan mucho pero nos dan la apariencia de que controlamos el mundo. Quizá haya que hablar de mala suerte solo cuando hayan transcurrido unos cuantos millones de años desde las desgracias. Cuando pedimos certeza, la Ciencia nos da probabilidades. ¡Tanto para esto!
Me imagino que si los dinosaurios hubieran llegado a tener prensa, alguien les habría tranquilizado sobre las probabilidades de caída de un meteorito y les habrían dicho algo parecido a lo del primer ministro, el medallista y el Nobel.



* "¿Es raro que haya accidentes aéreos tan seguidos?" BBC 27/07/2014 http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140725_accidentes_seguidos_de_avion_raro_dv.shtml
** "Las turbulencias en los aviones" El País 26/07/2014 http://elpais.com/elpais/2014/07/26/actualidad/1406398875_043431.htmlhttp://elpais.com/elpais/2014/07/26/actualidad/1406398875_043431.html 
*** "Científicos tildan de "enorme golpe de mala suerte" la extinción de los dinosaurios" BBC 28/07/2014 http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/07/140727_ultnot_dinosaurios_podian_haber_sobrevivido_bd.shtml






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.