martes, 15 de julio de 2014

Eslovenia y la cultura política

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Mientras una parte de Europa apuesta por el radicalismo como forma de combatir la apatía y la pérdida de votos, Eslovenia acaba de comenzar un experimento interesante. Es un país con un problema grave de corrupción, con un ex primer ministro condenado a dos años de cárcel, que ha apostado por una vía distinta. El experimento esloveno ha apostado por la moderación centrista desde la ciudadanía.
En Eslovenia se acaban de producir elecciones generales —convocadas al disolverse la coalición gobernante por elegir al corrupto dirigente como presidente del partido principal—  y las ha ganado un nuevo partido de centro, que se estrenaba en esta cita electoral. Esta ha sido una verdadera renovación que les ha permitido obtener el 36'9% de los votos, sacando un margen de más de 16 puntos a su siguiente opositor. El mensaje de su líder, Miro Cedar, ha sido claro y tranquilo. Euronews nos lo cuenta:

Cerar aseguró ante sus seguidores: “Estoy muy satisfecho de que los votantes se hayan dado cuenta de que lo que Eslovenia necesita es un cambio, que necesita cambiar la cultura política. Y eso es justamente lo que nuestro partido va a hacer. No queremos políticas que dividan. En asuntos en los que no coincidamos seremos capaces de cooperar y ser tolerantes con las diferencias”.*


Los eslovenos se han ido hacia el "centro" frente a los que por el resto de Europa se han lanzado a populismos y radicalismos nacionalistas o ideológicos. Me da la impresión que han analizado la raíz del problema mejor que en algunos otros lugares en los que se cubren las vergüenzas tapándolas con mayor griterío.
En la primera parte de su mensaje Cedar, un abogado sin experiencia política, habla de "cultura política", algo que se olvida que también hay que construir, quizá lo más difícil. La "cultura política" constituye talante y voluntad, es decir, la forma en que uno se va a enfrentar a los problemas y a las relaciones con los demás para resolverlos.

Esa cultura, en el caso esloveno, se centra en unas actuaciones que busquen acuerdos y no divisiones y enfrentamientos. La política de grandes gritos y del "¡a por ellos!", la del "principio del fin del otro", queda muy bien en mítines y soflamas, pero no suele ser muy eficaz porque demoniza al otro y hace que cualquier acuerdo sea visto como un pacto con el diablo.
Las sociedades modernas necesitan de acuerdos en los puntos básicos, que suelen ser la Justicia, la Sanidad (y seguridad social) y la Educación. Un país que no logra acuerdos entre sus principales partidos sobre estas cuestiones está condenado al estancamiento y al enfrentamiento social permanente. Poner el énfasis en lo que se está de acuerdo —como señala Miro Cedar— y tender a reducir los desacuerdos es una importante condición para la estabilidad. La queja de que en España las mayorías absolutas se usan mal, de forma abusiva, como rodillos, es un ejemplo de esta voluntad de arrasar y menos de confluir en los aspectos primordiales.
Las sociedades no pueden ser desmanteladas cada cuatro años. Es una obviedad con la que chocamos diariamente porque los partidos —unos y otros— ya avisan que lo cambiarán todo cuando lleguen al poder. ¿Para qué llegar a acuerdos? Te sientas a esperar a que llegue tu turno. Cuando esto se instaura como "cultura política" significa que los gobiernos no tratan de ampliar el respaldo social de sus decisiones y que la oposición no ofrece alternativas constructivas que permitan el diálogo. Repartan en cada caso las responsabilidades como quieran, pero el resultado es el mismo.


La "cultura política" que Cedar pretende cambiar —y que ha obtenido un buen respaldo del pueblo esloveno— es la reivindicación de la política como diálogo, como convergencia de los intereses creando amplias mayorías sociales que respalden los acuerdos. No es fácil porque se ha perdido la voluntad de hacerlo. Y mucho tiene que ver en esto la mediatización de la política, que favorece el antagonismo espectacular antes que el sosiego de las negociaciones y acuerdos. Es la rutina de la negación, algo que impide conceder al otro la validez de su más mínima iniciativa. De esta forma, los partidos son prisioneros de sí mismos. De vez en cuando, las hemerotecas destapan las incongruencias de los que niegan ahora lo que entonces prometieron. Lo importante es decir que no o lo contrario.
Por más que los ideólogos pragmáticos digan que la política trata de la Consecución del poder, no es cierto. De lo que trata la Política, como la Economía —como bien sabía Adam Smith— es del bienestar general de la sociedad, de que este sea lo más amplio posible. Ver la Política como "poder" es parte de nuestra mala cultura política, porque muchos acaban haciendo lo que sea para conservarlo, sin importarles demasiado los efectos. La política como "poder" es la que trae y atrae la corrupción, pues no se pone al servicio de los demás sino del beneficio propio. No, la política no trata tanto del "poder" sino de lo que se puede y debe hacer con él para el mayor beneficio.


El "no queremos políticas que dividan" nos puede sonar ingenuo, pero no es una forma de cultura política descabellada. Si funciona, da estabilidad y extiende la responsabilidad a todos, a gobierno y oposición, pues todos representan a los ciudadanos. Los británicos, que inventaron estas cosas, hablan de la "leal" oposición para dejar sentado el principio de que todos están implicados en el buen rumbo del Estado y de la sociedad; la "lealtad" implica que no actúan contra el sistema sino que lo tratan de mejorar con sus acciones. Cada uno debe cumplir su función, evidentemente; pero es ese fondo cultural el que hace que se puedan abordar los grandes problemas de la sociedad desde la unión y no desde soluciones condenas al retroceso alternativo. Hace unos días, un político de boca caliente pregonaba que se aseguraría de que no hubiera retrocesos en el futuro. No explicó cómo, afortunadamente.
No sé en qué acabará la "cultura política" de Eslovenia, si lograrán esa forma convergente de acción capaz de llegar a acuerdos que sumen voluntad social. Me gustaría que lo hicieran y funcionara. Los que interpretan que lo que la sociedad necesita es radicalismo, se equivocan. No es más que el efecto de lo que los mismos políticos han creado con su "cultura política" antagonista, sus efectos colaterales por la falta de entendimiento ante los retos. Es una consecuencia del problema, no la solución. 
Tras las elecciones europeas y el ascenso de radicalismos, populismo, xenofobias, nacionalismos, etc., después de tanto griterío y amenaza, se agradece un poco de cordura y buena voluntad negociadora, alguien que se proponga no levantarse de una mesa hasta lograr un acuerdo aceptable. Le costó seis semanas crear el partido.



* "Un nuevo partido de centro gana las elecciones en Eslovenia" Euronews 14/07/2014 http://es.euronews.com/2014/07/14/un-nuevo-partido-de-centro-gana-las-elecciones-en-eslovenia/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.