jueves, 31 de julio de 2014

El malestar femenino en la tradición o los suicidios hispanos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
BBC Mundo nos trae hoy un reportaje sobre las tasas de suicidio de las jóvenes hispanas en los Estados Unidos, señalando que son sensiblemente superiores a las de las comunidades blanca y afronorteamericana. Nos señalan que esto ya se detectó a principios de los años 90 en otro estudio realizado. El número de jóvenes hispanas que se han planteado, intentado o llevado a cabo suicidios es mayor que el de otras comunidades, según el estudio bianual del Centro para la Prevención y el Control de las Enfermedades. En 2013 —señala el estudio— "un 26% de las jóvenes latinas de entre 13 y 17 años aseguraron haber contemplado suicidarse, frente a un 21,1% de las blancas y un 18,6% de las negras."* Las diferencias son apreciables y aumentan "si se analizan las cifras de las hispanas que intentaron quitarse la vida: un 15,6%, frente al 10,7% de las negras y el 8,7% de las blancas."*
En sus consultas con especialistas en el tema, algunas de las respuestas se centran en aspectos de índole cultural y generacional:

El profesor de la Universidad de Texas [doctor Luis Zayas, decano de la escuela de Trabajo Social] apunta que todavía siguen investigando qué factores hay detrás de este fenómeno, aunque señala que una de las causas principales serían las grandes diferencias culturales entre las jóvenes hispanas y sus padres.
"Los progenitores traen sus valores y creencias de sus países de origen y las niñas se crían en EE.UU., en una sociedad en la que la tradición no tiene tanta importancia. Así que no sólo hay la brecha generacional que suele ser habitual entre padres e hijos, sino que también hay una brecha cultural", explica Zayas.
"Así, muchas veces los padres de estas adolescentes tienen una idea preconcebida de cómo deben ser sus hijas como mujeres y cómo deben comportarse y les imponen muchas más restricciones, lo que choca con la libertad que las niñas experimentan en la escuela y se crea un conflicto".*


Aunque no se nos dan los datos del mismo problema por el lado masculino, es de suponer que si es ese el origen principal, la incidencia sería menor porque es la mujer la que tiene una sujeción mayor a la familia y, por medido de ella, a la tradición, entendida como un conjunto de normas que rigen el comportamiento.
Metemos muchas cosas dentro del término "tradición" y "tradicional". La tradición está compuesta de muchas cosas, pero ante todo supone la transmisión de normas y valores que son usados para mantener un modelo social. Ese modelo incluye, por supuesto, el establecimiento de una autoridad capaz de juzgar e imponer esas mismas normas. En las sociedades tradicionales esta forma principal que se mantiene a través de la tradición y a su vez la mantiene es la forma patriarcal, que se centra en la familia como modelo.

Ayer hablábamos de la condena de la risa femenina por parte del viceministro turco, islamista. La sociedad patriarcal no tiene fronteras y sí un modelo jerárquico universal en el que la autoridad la representa el varón, que controla el funcionamiento de la unidad familiar mediante la sujeción de los hijos y la sumisión de las mujeres, es decir, esposa e hijas. El modelo se extiende a través de formas más amplias en clanes familiares en los que uno de los varones asume el control de otras unidades de la familia. De esta forma aumentan su poder en la sociedad extendiéndose a través de los matrimonios.
El principio que rige es el de la corresponsabilidad: todos son responsables del nombre y honor de la familia; lo que uno hace afecta y mancha a todos los miembros. Los llamados "crímenes de honor" obedecen a este principio básico. Con el crimen "lavan" su honor ante la comunidad y "advierten" a la propia familia de lo que les ocurrirá a aquellas que pongan en peligro el nombre de todos.
Estados Unidos está integrado por un conjunto de comunidades con sus especificidades culturales que logran su convivencia y desarrollo con muchos condicionantes. Pero los problemas principales surgen con las generaciones que se integran y van perdiendo su "identidad" tradicional inicial. Las personas que salen de sus países pueden adaptarse a ellos o establecer una coraza, un blindaje para mantener el control de lo que en su propia cultura manejan con el respaldo social. El choque, nos dicen los especialistas, se produce cuando entran en conflicto las normas de la comunidad en que se vive con las que se mantiene el control de la propia familia.

La necesidad de integración social, de poder convivir en el espacio en el que estamos, entra en conflicto con las normas heredadas y afectan más, como es lógico, a aquellos que no las tienen adquiridas. Los normas no son obvias más que en la medida en que son costumbres, transmitidas de forma acrítica en período en el que no se puede juzgar sino que, por el contrario, se busca la aceptación social. En las personas fuera de su país, el entorno es mucho más débil ya que se limita a la familia o barrios, pero existe un mundo diferente a pocos pasos, en las escuelas o en cualquier otro lugar de convivencia.
Que sean las mujeres las que padecen más este choque nos da cuenta del rasero diferente con el que la sociedad patriarcal y machista ajusta sus normas. Basta con ver el rigor con el que se exige el cumplimiento de las normas de vestir en los países árabes y la relajación, por decirlo así, de que disfruta el varón. La tradición la afecta a ella porque toda norma ejercita el músculo del control social y familiar: es también una prueba de poder y una prueba de obediencia.
Los investigadores señalan una circunstancia de interés:

"Cuando hay una mala comunicación entre hijas y madres, la probabilidad de un intento de suicidio aumenta. Las jóvenes quieren que sus madres las entiendan. De hecho, en un estudio que realizamos en Nueva York vimos que cuando aumenta la comunicación entre madre e hija se reduce la probabilidad de un intento de suicidio en un 50%".
Zayas señala que también en este caso el problema es la brecha cultural entre madre e hija.
"Si ambas estuvieran en el país de origen, estarían en un ambiente cultural que las dos compartirían, pero en el país de acogida la comunicación se corta".*


La comunicación entre madre e hija es sumamente importante dentro de la familia y si es fluida supone un freno a los problemas que se plantea en el estudio. La lingüista Deborah Tannen dedicó uno de sus libros de pragmática al estudio de la comunicación madre hija con el título "¿Piensas salir vestida así?" (Integral 2007), traduciendo el título original inglés "Are you wearing that?". La importancia de las comunicaciones masivas y comerciales nos hace olvidar la esencial que tienen las comunicaciones interpersonales en el orden familiar y, por extensión, familiar.
Que una comunicación fluida reduzca la probabilidad del suicidio al 50% es muy significativo y muestra su importancia. La solidaridad entre ambas mujeres, madre e hija, es esencial para enfrentarse a los problemas a los que se enfrenta que son los comunes de la adolescencia pero con la gravedad de la brecha con la tradición. El hecho de que la madre y esposa dependa del orden tradicional, del que forma parte, puede suponer un freno o un apoyo a la hija en su incorporación al entorno y tiempo en el que realmente se encuentra y no en el que otros se imaginan vivir o contra que el que se enfrentan para evitar su propia disolución.

El nuevo entorno puede hacer aumentar el control de la familia sobre las mujeres, que lo acaban padeciendo doblemente y de forma traumática. Es en la adolescencia cuando precisamente se busca la apertura del mundo hasta ese momento más centrado en la familia. Sentir a la familia a tu lado puede ser importante; sentirla en contra, un suplicio.
Los expertos señalan otros factores para esas diferencias entre los suicidios de las jóvenes hispanas respecto al resto, del menor acceso a los especialistas de la salud por cuestiones económicas a cuestiones de estética, como las diferencias entre el canon de belleza de unos y otros. Puede que todo cuente en un suicidio y en la desesperación que lleva a él, pero el hecho de las diferencias de cultura quizá sea el más relevante. Lo que analizamos para mostrar los factores por separado, en la realidad está unido en las personas y sus circunstancias vitales. Las estadísticas no logran reflejar el sufrimiento o la angustia adolescente que llevan al suicidio. Hemos repasado la presa y los titulares se repiten en años anteriores casi calcados: las jóvenes hispanas son más proclives y se suicidan más que el resto. Las campañas y asociaciones que intentan frenarlo no han podido hacer demasiado hasta el momento. Intentan romper la barrera de silencio ante la que se encuentran, favorecer la expresión de los sentimientos que ellas se sienten obligadas a reprimir por la incomprensión de su entorno inmediato. Es un bloqueo que lleva al silencio.


La cultura tradicional supone un refugio para muchos, un refugio de estabilidad, orden y jerarquía, de respuestas predeterminadas. Pero para otros supone un corsé insoportable que es difícil de llevar en la sociedad en las que se encuentran, pero que puede ser todavía peor si viven en otra distinta que les reclama pero en la que no pueden desarrollarse en igualdad de condiciones porque se encuentran lastradas por la incomprensión y la intransigencia. Los hay exiliados dentro de su propia cultura, en la que tienen que convivir, aunque se sientan distantes de las tradiciones que se les aplica; son los disidentes locales. Aquí se nos habla de los desplazados con la tradición y del efecto de esa resistencia ante lo nuevo en las generaciones que viven fuera. El novelista marroquí Tahar Ben Jelloun lo mostró de forma clara en su novela "El retorno" (Alianza 2011), en la que se pueden ver bien estos dramas de la familia tradicional desplazada a entornos más abiertos y de los conflictos de autoridad que suponen para los patriarcas.
El mundo se mueve y nos movemos en el mundo. No todo se puede meter en una maleta y sacarlo al llegar. La integración siempre es una cuestión difícil por lo que tiene de choque más o menos violento, pero el sufrimiento lo padece la generación que crece en un mundo distinto del que recibe por la tradición. Y dentro de ese sufrimiento, es lo que nos dicen, las mujeres adolescentes pagan un precio mayor, rebeldía o sumisión. O muerte.


* "¿Por qué tantas jóvenes hispanas intentan suicidarse en EE.UU.?" BBC Mundo 31/07/2014 http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140728_eeuu_hispanas_latinas_problematica_suicidios_jg.shtml


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.