domingo, 29 de junio de 2014

Patadas a la inteligencia

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La facilidad con la que las personas que no dicen más que tonterías encuentran espacio para difundirlas no deja de asombrarme. Nos lamentamos muchas veces de que personas inteligentes, artistas de mérito, etc., sean silenciados o ignorados y en cambio nos encontramos cada día con personas a las que se les entrega un púlpito o tribuna para que suelten lo primero que se les pasa por el despoblado anfiteatro de su mente. ¡Una lástima! y una demostración de la "ley de la tontería", que indica que las tonterías tienen mayor repercusión que las ideas inteligentes o que se necesita un idiota para difundir las cosas con garantías.
La BBC no trae a uno de esos personajes con púlpito y que saben encontrar el momento de más audiencia para lanzar el vaso contra el suelo y llamar la atención. En estos casos lo mejor suele ser ignorarlos, sin embargo me han irritado los eufemismos con los que la propia BBC trata las expresiones del personaje, que encierran, además de tonterías a raudales, maldad ideológica.
El personaje es cuestión se llama Ann Coulter escribe, habla y le pagan por ello. Ha aprovechado el Mundial de Fútbol para enlazar sus ideas, trufando de ideología perversa el dar patadas a un balón. En España, durante mucho tiempo los intelectuales progresistas llamaban al fútbol el "opio del pueblo". El término no se aplica ya porque estaríamos muertos por sobredosis en estos últimos años. Pero, no, Ann Coulter va por otro lado. No es una intelectual preocupada por el entontecimiento que cualquier deporte o espectáculo (cuando no son ya lo mismo) pueda causar en quien lo contempla más horas de lo debido. Más bien es lo contrario.
La BBC nos lo cuenta así:

La controvertida escritora y comentarista conservadora estadounidense Ann Coulter causó una tormenta en las redes sociales al afirmar en uno de sus artículos que el creciente interés en EE.UU. por el fútbol es una "señal de la decadencia moral de la nación".
Coulter -quien aparece a menudo en la cadena Fox News y es conocida por sus posturas en contra de los inmigrantes- aseguró también que el éxito que el Mundial de Brasil está teniendo entre el público estadounidense es una consecuencia de la reforma migratoria aprobada en 1965 en EE.UU. y que causó un "giro demográfico" en el país.
"Ningún estadounidense cuyo bisabuelo haya nacido aquí está viendo 'soccer'. Solo podemos esperar que, además de aprender inglés, estos nuevos estadounidenses olviden con el tiempo su fetichismo con el 'soccer'", escribió Coulter en su columna.
La polémica comentarista también aseguró que en el fútbol no se valoran los logros individuales, a diferencia de otros "deportes reales" como el baloncesto, el fútbol americano o el béisbol.*


Me gustaría dejar claro una cosa: no trato de defender aquí el fútbol ni de establecer sus superioridad moral, intelectual, física, etc. sobre cualquier otro deporte. Allá cada uno con lo que ve o practica. Lo irritante es cómo se utiliza para defender el racismo, la xenofobia, el machismo, etc. de forma infame. Coulter ha aprovechado el fútbol para hacerse un hueco polémico por el que vomitar sus prejuicios vomitivos.

Está estos días en España un familiar que reside en los Estados Unidos de forma permanente desde hace más de diez años y ayer precisamente me hizo el comentario, mientras veíamos a niños y niñas jugando en una pequeña instalación recreativa en el centro comercial en el que tomábamos un café, lo popular que se había hecho entre las chicas el "soccer" y cómo jugaban junto a los chicos en los equipos. Eso lo comentábamos mientras niños y niñas chutaban intentando colar el balón por los agujeros de una lona con el estampado de un portero en pleno vuelo hacia la escuadra. Junto a ellos, otros jugaban al futbolín muy entretenidos. Al leer noticia de la BBC con las palabras de Coulter, me he acordado de nuestra conversación:

Además, señaló que a las "madres liberales" les gusta el fútbol porque es un deporte en el que "el talento atlético no cuenta", lo que hace que niñas y niños puedan jugar juntos.
"Ningún deporte serio permitiría que niños y niñas jueguen en un mismo deporte. Ni al nivel de preescolar", dijo Coulter, quien también se quejó de que medios "liberales" como el The New York Times no paren de publicar artículos en los que aseguran que el fútbol está ganando fuerza en EE.UU.
"El fútbol es como el sistema métrico, que los liberales también adoran porque es europeo. Naturalmente, el sistema métrico surgió de la Revolución Francesa, durante los breves intervalos de tiempo en los que no estaban cometiendo asesinatos en masa con la guillotina", escribió la periodista en su columna titulada "El pasatiempo favorito en EE.UU.: odiar el fútbol".**


Puede que las normas de la BBC obliguen a ser moderados en los adjetivos que se puedan emplear, pero en caso como estos de estupidez flagrante e ignorancia ramificada, los medios no deberían contenerse y hacer alguna excepción. Entiendo que hay muchas cosas peores en el mundo, de palabra y obra, pero insisto que no se trata del fútbol, sino de cómo  ella lo aprovecha y del mal que pueden hacer sus palabras entre sus mojigatos seguidores en papel o por pantalla. No hablamos aquí de deporte, sino de racismo puro y duro.
No creo que los más críticos con el deporte llegaran a tanto. Desconozco la trayectoria de la señora Coulter, aunque parece que no es la primera vez, que gusta de estas cosas entre Ayn Rand, Himmler y los jueces de Salem. Puede que púlpito se lo ofrecen precisamente para que digas estas tonterías y los demás nos enfademos. Esta vez lo ha hecho en su página propia y eso ha liberado a otros de dejarse arrastrar por el río de la tontería, que el caso de la Coulter, corre ruidoso.


En realidad, pienso, el odio xenófobo y machista de esta señora no va contra las "madres liberales" que dejan que sus hijas jueguen junto a los chicos, contra los destructores de los deportes genuinamente americanos, contra los inmigrantes que traen basura cultural con ellos, etc. Por muy ignorante que me parezca la señora Coulter, pienso que no debe ignorar que el fútbol es un deporte británico, inventado en el mismo sitio que el tenis o el rugby, y que desde allí se extendió por el mundo, llegando a los Estados Unidos, "The Land of the Free and The Home of the Brave", que la señora Coulter interpreta a su manera. Nada que ver, por lo tanto con el "sistema métrico" continental, equiparable con la "Revolución Francesa" y la "guillotina". Pero si se quiere "meter con Francia" (no se sabe muy bien por qué) o con su historia, debería recordar el papel de Francia para que se liberaran de Inglaterra; a Benjamin Franklin, nombrado embajador en Francia, o a Jefferson que le sustituyó; y, si no es suficiente, mirar la Estatua de la Libertad, regalo de los franceses. Pero es absurdo continuar por el camino de intentar convencer a un muro y es mejor dejarla con sus cositas por irredenta.
Es mejor tratar de leer entre líneas, intentar comprender de dónde viene tanta tontería junta y a cuento de qué esa maldad. Creo que es un ataque indirecto contra el que está declarado públicamente como el "fan norteamericano número uno" del fútbol o soccer y que no es otro que el presidente Barack Obama, sobre el que todos estos fanáticos vierten su odio y al que acusan de todos los males. No porque se pueda equivocar —como lo hace con frecuencia— sino porque es un "mal" en sí y, como el fútbol, representa la "decadencia moral" del país a través de su elección. El fútbol, como Obama, es la perversión de esos santos valores que la señora Coulter considera pisoteados por los demás.


La prensa ha recogido las imágenes del presidente siguiendo los partidos de la selección norteamericana desde el Air Force One. Y eso es motivo más que suficiente para una persona de mente angosta para tratar de atacar a Obama. De ahí vienen, entiendo, toda esa mezcla de ataques contra el liberalismos, la coeducación, la falta de "heroicidad" (presentada como colectivismo gris), etc. Coulter pide "odiar el futbol", pero primero ha metido dentro de él todo lo que ella odia previamente: el liberalismo, la inmigración, la coeducación, el anti heroísmo... Todo eso le parece "antiamericano" y fruto de una conspiración izquierdista.
Podríamos pensar que esta genialidad de pieza retórica es una muestra de ingenio político. Pues no. Solo lo es del más puro reaccionarismo político y social. Un intento de sembrar el odio xenófobo y social entre la gente a través del deporte, en este caso, del fútbol. Ha dirigido el odio contra el fútbol como si fuera el "Obamacare", otra forma liberal de "hundir América" a los ojos de estos cavernícolas.
Creo que en realidad la única "antiamericana" es ella, porque cualquiera que suelte tal sarta de estupideces hace daño a su país, sea de la orientación política que sea. Ann Coulter es un continente perdido que da patadas a la inteligencia. 




* "EE.UU.: comentarista conservadora desata polémica sobre el fútbol" BBC Mundo 27/06/2014 http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/06/140620_ultnot_wc2014_mundial_fultnol_polemica_ann_coulter_jg.shtml






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.