sábado, 14 de junio de 2014

Consejo a un joven reportero

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La entrevista que nos trae hoy el diario El Mundo con el escritor y periodista norteamericano Gay Talese nos deja algunas verdades sencillas. Las verdades complicadas tienden ser circunstanciales; a las sencillas hay que agarrase fuerte y amamantarse en ellas. En estos tiempos en que se reduce todo saber a listas de diez puntos, las verdades sencillas demuestran que suelen sobrar siete u ocho en cada profesión. Por ejemplo, "Los periodistas están ahí para ayudar a sus lectores a comprender mejor la realidad y no para tragarse la propaganda del Gobierno", puede ser considerada una verdad sencilla, fácil de entender. Uno puede agarrarse a ella tranquilamente sabiendo que, si la hace suya, será indeleble y resistirá muchos lavados de la vida.
Cualquier profesión es una mezcla de esas verdades sencillas, duraderas, y de otras mudables, amoldables a los cambios del mundo y a los propios. La idea de que los periodistas están ahí para ayudar a los que confían en ellos a comprender mejor lo que les ocurre a su alrededor, sean conscientes de ello o no, debe ser duradera y dirigir los actos profesionales. Como verdad entra frecuentemente en contradicción con los hechos, pero es de ese tipo de afirmación tozuda que no se preocupa demasiado por eso. Es una verdad del deber ser que, aunque se borrara del mundo de los actos, siempre resistiría en el lenguaje como afirmación del deseo. Hay, por tanto, que repetirla una y otra vez.
La entrevista a Talese se cierra con la pregunta que se le hace a un experimentado profesional en estos casos y que no debe dejar de hacerse por manida que esté:

P— ¿Qué consejo le daría a un joven reportero?
Le diría que debe aspirar a ofrecer una perspectiva distinta de la realidad. Hoy todos los periodistas hacen lo mismo. Cubren el Senado o la Casa Blanca y corren detrás de los poderosos. Están demasiado cerca del poder económico, político o militar. No son suficientemente radicales, escépticos o independientes. A menudo se creen la basura que les cuentan. Necesitamos más periodistas que desconfíen del poder.


La idea de "originalidad" periodística —esa "perspectiva distinta"— no consiste en encontrar rebuscados temas, exóticos ambientes, etc., sino por el contrario ofrecer el dislocamiento de la normalidad oficial para dejar al descubierto aquello que los hábitos y discursos ocultan. No hay barrera más alta, muro más resistente que el de la normalidad, el que nos hace ver con la memoria y no percibir lo que tenemos delante.
En esto, el periodista coincide con el artista en la necesidad de la lucidez de la mirada como paso previo a la brillantez expositiva. Como el propio Gay Talese señala, la complicación de la mirada sobre lo real es mayor a la imaginativa de la ficción, que puede tomarse libertades allí donde se trabaja sin limitaciones ni responsabilidades más allá de la estética. El artista se debe a su arte; el periodista se debe a su público, al que no debe dar lo que espera sino ayudarle a salir de su falsa apariencia de conocimiento. "Perspectiva distinta" también significa retirar el micrófono a los que nos muestran siempre su visión, resistirse a un mundo unilateral en el que los discursos oficiales se convierten en silbatos de perro pauloviano.

Vivimos en un mundo cada vez más complejo, más necesitado de explicaciones que conecten los hechos. La atomización tiende a desdibujar las formas que se perciben en el plano cuando se remonta un poco el vuelo. Es el ascenso que permite establecer las pautas, las conexiones que configuran el entramado de la vida social. Vivimos en una sociedad de la que desconocemos gran parte de sus mecanismos, en la que nos movemos como sonámbulos, ignorando sus resortes. La información periodística debería hacernos conscientes de nuestros movimientos, alertarnos de sus consecuencias, explicarnos su origen.
Eso entra en conflicto necesariamente con las tendencias a la conversión de la Historia en destino, en sucesos que pueden ser descritos pero cuya interpretación se nos escapa. El buen periodista nos ofrece versiones alternativas, esos enfoques distintos, y nos desvela los trucos de los que nos muestran el mundo como inescrutable. El periodista es el escrutador nato, el naturalista de la vida social.
Dice Talese que se negaba a firmar las noticias políticas que le obligaban a ir a cubrir:

P— Le enviaron a Albany como corresponsal político y la cosa no terminó bien. ¿Cuál fue el problema?
Era un trabajo muy tedioso. Los políticos elaboraban decenas de leyes y yo no tenía tiempo para explicar bien por qué esas leyes eran importantes para mis lectores. Eran noticias breves y burocráticas y hacía lo posible por no firmarlas. No quería ver mi nombre en artículos tan malos. A mis jefes mi actitud no les gustó y me enviaron a la sección de obituarios. Se suponía que aquello era un castigo pero yo me lo pasé muy bien. Me encantaba escribir sobre personas interesantes y el horario me dejaba tiempo libre que aproveché para elaborar artículos más largos para 'Esquire' y para el dominical del 'New York Times'.*


Esa "brevedad que no explica" forma parte de los mantras repetidos en esta mal llamada Sociedad de la Información, en la que cantidad y velocidad son antepuestas a la explicación y comprensión. Con la excusa de que el lector "no tiene tiempo" y de que el medio "no tiene espacio" las noticias caen como las gotas de lluvia contra la ventana, como datos inconexos que la conciencia no retiene. ¿De qué sirven entonces?

La tendencia actual a convertir la información en una cuestión meramente técnica o formal, en cuestión de retórica, es el suicidio del periodismo. Es una muerte rodeada de fuegos artificiales y palmaditas en la espalda; una muerte en vida que esconde la miseria interior de esa sencilla verdad olvidada. Hacer comprender mejor la realidad es una exigencia profesional, un horizonte hacia el que caminar durante largas jornadas. La servidumbre del día a día hace que sea una aventura inciertas. Eso convierte el informar en una profesión arriesgada cuyo valor radica precisamente en el desafío que supone.
La independencia es cada vez un valor más escaso en el mundo de la información. Los retos y tentaciones son demasiadas y no fáciles de sortear o resistir. En un mundo lleno informaciones, los periodistas están en el centro y eso les hace débiles y fuertes a la vez. Los demás tienden a verlos como instrumentos a su servicio, como herramientas para conseguir sus fines. Eso mecaniza la información que es preparada para ser difundida, dejando al periodista en un mundo de servidumbres que comienza en su propia empresa, sujeta a los vaivenes y circunstancias del poder o de la supervivencia. La tentación a convertirse en apéndice es demasiado grande.
El periodista debe ser desconfiado, no paranoico. Desconfiar es una virtud cuando se trata de comprender el mundo para explicarlo; es lo que hace también el científico, no dar por seguro nada, revisar una y otra vez para ir afinando. Por eso el periodista debe empezar desconfiando de sí mismo para no bajar la guardia y convertirse en una voz que se escucha a sí misma con la pretensión de secuestrar los oídos. 
Para explicar, sí, primero hay que entender. Y "entender" es sobre todo un deseo que lucha inútilmente por hacerse realidad, un avanzar constante sin cierre final. Por eso la exigencia principal del informador, su mayor reto es ampliar su capacidad de ver y comprender, sacudirse la rutina informativa, el oficialismo de los discursos, las respuestas sabidas y la tentación de la placidez. Como bien señala Talese en el consejo que le solicitan para un joven reportero, se trata ayudar a retirar la basura, no de tragársela. 




* "Gay Talese (entrevista) 'Necesitamos más periodistas que desconfíen del poder'" El Mundo 14/06/2014 http://www.elmundo.es/cultura/2014/06/14/539b4816268e3e9e528b456e.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.