martes, 3 de junio de 2014

Amarga victoria

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Hemos escrito en varias ocasiones sobre las vicisitudes del show de Bassem Youssef  en Egipto. Hemos vinculado su programa satírico con el pulso político del país, un termómetro. El humorista, finalmente, ha tirado la toalla. “I just want to do my work. And I can't.”*
Me imagino que no es el único que tira la toalla, cansado, frustrado, por tener que enfrentarse a gobiernos de signos distintos que ven en él al enemigo al que hay que destruir. Pero quizá si fuera una cuestión gubernamental, algo relacionado con el poder, sería más soportable. 
Dicen que lleva treinta denuncias acumuladas ante los tribunales por iniciativa de ejemplares ciudadanos que no pueden soportar que se burlen de Egipto y sus símbolos, vivos o no. Y eso se lleva peor. Ponerle cara al poder hace mucho; ver multitudes que se manifiestan delante de tu teatro buscando tu silencio afecta más. Hay cosas que provocan repulsa; otras, profunda melancolía.
Youssef se va en el momento en el que los humoristas son más necesarios. Es el momento en el que el candidato oficial consigue la presidencia con el 96'92% de los votos frente al 3'074 del opositor Sabahi, que ha hablado de "insulto a la inteligencia". Quizás no le falte razón en su retirada a Youssef, ¿quién puede superar este chiste?


No puede "hacer su trabajo", nos dice Bassem Youssef. Y su trabajo es hacer reír a los solemnes, pero no quieren. Han decido que la seriedad es el estado natural y que no hay lugar para la sátira, porque la perfección no puede ser criticada. O, al menos, ellos no lo permitirán. La sátira siempre ha estado mal vista, especialmente cuando la realidad la sirve en bandeja, cuando apenas hay que hacer un par de retoques para subirla a un escenario o dibujarla en un viñeta.
Bassem Youssef les ha dado una respuesta paradójica:

"The environment that we live in is not suitable for the show and I am tired and we are at the end of our tether," Youssef said on Monday. "To those who are happy the show stopped: I tell them that the stopping of El-Bernameg is a victory for us."**


La decisión de acabar él con El-Bernameg, con su programa, le libera de los condicionamientos constantes de eso que llama eufemísticamente el "entorno", que efectivamente no es el más adecuado para esto ni para muchas otras cosas más. Prefiere que se acabe por su propia mano, antes que las de otros sigan incordiando, insultando, amenazando y denunciando. 30 denuncias desde noviembre son muchas denuncias, sobre todo si te proclamas como un país que camina decidido hacia la libertad. ¿Me habré pasado el cruce?
Creo que Youssef se habrá sentido liberado pero, como muchos otros egipcios, con un amargo sabor de boca ante el triunfo de la unanimidad incontestable que proclama la realidad egipcia cada día a través de las urnas o de cualquier otro medio por el que se manifieste la voluntad monolítica. La noria egipcia sigue girando, voluntariosamente.
Egipto no necesita a los humoristas profesionales. Se ha llenado de aficionados con buen nivel, que les hacen la competencia. ¿Cómo competir con ellos?

Egypt's interior minister insists that a new security system designed to monitor social media sites in Egypt is part of an effort to improve the ministry's technical capacities and will not interfere with liberties and freedom of expression.
On Sunday, local Arabic newspaper Al-Watan leaked a request for proposal (RFP) from the interior ministry outlining a programme to "detect social network security threats and identify persons representing a danger to society."***


Es difícil, sí, competir con ellos. Es también un chiste que, más de tres años después de la revolución, un político liberal como Mohammed Nosseir tenga que titular un artículo, publicado en Daily News Egypt, así: "Democracy and modernisation are universal values, not western products"****. Que haya que escribir sobre estas cosas nos indica el grado de pedagogía al que se ha llegado. Por supuesto, muchos verán a Nosseir como un ejemplo de entreguismo al Occidente que quiere pervertir los valores de la seriedad nacional que, como me dijeron una vez, no tiene nada que aprender de nadie. Quizás sea eso lo que ha entendido Youssef, que nadie quiere aprender nada, que piensan que no lo necesitan.
¿Cómo competir con la información —publicada por Egypt Independent— sobre las discrepancias en las cifras estimadas de participación en las elecciones de los dos días oficiales y los del día extra que la Comisión electoral añadió?:

The overall turnout of the Egyptian voters in the initial two days of presidential election 2014 reached only 7.5 percent of the total number of people listed in the electoral rolls, according to The Egyptian Center for Media and Public Opinion Studies, known as Takamol Masr.
The low turnout was especially evidenced by what some would consider a desperate move by the High Elections Commission, deciding on Tuesday to extend the presidential voting one more day.
Takamol Masr released a report disclosing that almost 4,004,000 Egyptians cast their votes during the first two days of the elections 26 and 27 May 2014.
The center estimated the number of participants in the presidential election in 2014 with the help of 53 researchers and 297 volunteers.
These numbers contrast with the statement from General Hani Abdul Latif, spokesperson for the Interior Ministry, who told the privately owned MBC Misr that the turnout indices have reached around 30 to 35 percent of the enrolled electoral rolls in the first couple of days.*****


El insólito caso de la prolongación de las elecciones para conseguir cifras presentables es otro ejemplo de lo que la desaparición del programa de Bassem Youssef va a suponer para la audiencia egipcia. Tendrán que quedarse con las versiones oficiales, aburridas. Dejarán de contar con una versión insuperable de los acontecimientos. Sí, es una mala noticia para Egipto.
La tendencia al canto monocorde necesita del contrapunto. Pero Youssef ha tirado la toalla. La paciencia, hasta de un humorista, tiene un límite. Para Bassem Youssef, la retirada pública de la risa es un victoria; amarga y solitaria, pero victoria personal. Para el resto, sin embargo, es una gloriosa derrota colectiva. No son capaces de tolerar su visión satírica de lo que les rodea. 



* "Satirist Bassem Youssef announces the end of Al-Bernameg" Mada Masr 02/06/2014 http://www.madamasr.com/content/satirist-bassem-youssef-announces-end-al-bernameg
** "Bassem Youssef's El-Bernameg gone for good" Ahram Online 02/06/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/102760/Egypt/Politics-/UPDATED-Bassem-Youssefs-ElBernameg-gone-for-good.aspx
*** "Egypt's interior minister says social media surveillance is no threat to liberty" Egypt Independent 02/06/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/102771/Egypt/Politics-/Egypts-interior-minister-says-social-media-surveil.aspx
**** "Democracy and modernisation are universal values, not western products" Daily News Egypt 02/06/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/06/02/democracy-modernisation-universal-values-western-products/

**** "Only 7.5% of Egyptians voted during initial two days: Takamol Masr center" Egypt Independet 28/02/2014 http://www.egyptindependent.com//news/only-75-egyptians-voted-during-initial-two-days-takamol-masr-center


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.