jueves, 27 de marzo de 2014

La llamada o el camino a la presidencia

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El anuncio oficial de la candidatura al general Al-Sisi a la presidencia de Egipto, dada por segura desde hace tiempo, abre un nuevo periodo con sus propias incógnitas. Parece que en Egipto todos los que llegan al poder lo hacen tras anunciar que no tienen aspiraciones a él. Ya sea por acatar el mandato de Dios, del Pueblo o de ambos, la presidencia de Egipto parece ser un gran sacrificio. La Hermandad Musulmana dijo no querer la presidencia del país y Morsi acabó en ella, y lo mismo ha ocurrido con el actual candidato. La cuestión no es trivial pues revela ese carácter de "llamada" que se le quiere otorgar a la presidencia egipcia. Al-Sisi contó de forma anecdótica y off the record en una entrevista que hace años había tenido un sueño en el que el expresidente Sadat se le presentó y le reveló que llegaría a ser presidente de Egipto*. Muchos pensaron que se trataba de una campaña islamista para desprestigiarlo y mostrarlo como un hombre ambicioso. Pero los desmentidos iniciales se callaron con las transcripciones. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que ocurría el fenómeno contrario al temido: para una parte de la gente era una señal más de confirmación de la "llamada". Parece que el procedimiento funciona.


El periódico independiente Mada Masr realiza un ejercicio comparativo: "Sisi en palabras de otros" y "Sisi en su propias palabras". Hay mucho que exponer en el primer caso y mucho menos en el segundo, pues si algo ha caracterizado al general han sido sus silencios, que las voces de otros han llenado. Dicen en la publicación en el primero de los artículos:

Sisi himself is a man of few words, but that vacuum has been more than filled by others in recent months as expectations rose that the newly appointed field marshal would announce his candidacy for the presidency. Egypt has been assaulted by a slew of paeans to the defense minister since June 30, when Egyptians took to the streets in huge numbers demanding the removal of former President Mohamed Morsi.
Some of these tributes seem to suggest that Sisi's appearance on the scene was a matter of fate.**


A esta introducción le siguen las declaraciones que han creado lo que algunos han llamado "sisimanía", la locura suscitada por el hombre que encabezó el derrocamiento de Mohamed Morsi tras el 30 de junio de 2013. En estos meses se ha creado un mito popular en el que cada egipcio ha visto lo que ha querido ver según su concepción de dónde estaban los problemas. La figura de Al-Sisi ha funcionado, en este sentido, como un test proyectivo. Como señala el diario Mada Masr, son las voces de los otros los que han clamado, sin pudor, por la candidatura del ex ministro de Defensa.

Durante el periodo desde la salida de los islamistas del poder, el ambiente egipcio no ha mejorado, sino que las muertes se han sucedido convirtiéndose en una triste normalidad, desde los atentados terroristas a la brutal represión policial. Las 529 condenas a muerte del pasado lunes no son más que un episodio espectacular, condenado por países e instituciones de todo tipo, que muestran que el camino emprendido por Egipto, desgraciadamente, le lleva al punto contrario del que debería haber emprendido para cumplir sus aspiraciones, en palabras del propio Abdel Fattah Al-Sisi ayer mismo, de llegar a ser un "país democrático y moderno". Sin embargo, las evidencias se acumulan en la dirección contraria.
Los propios medios de comunicación egipcios acumulan los datos. Junto a las palabras de adulación sin medida, se acumulan los hechos trágicos de las manifestaciones, detenciones y muertes, algo que no puede ser un camino porque nunca fue una aspiración de la revolución tantas veces invocada. No solo han protestado los islamistas; también lo han hecho los partidarios de la Revolución del 25 de enero, que han visto cómo sus aspiraciones se disolvían en esa permanente contradicción entre las palabras y los silencios y los hechos.
De todos los episodios de adulación a la figura del general Abdel Fattah Al-Sisi, quizá el más revelador, por extremo, fue la intervención del Gran Muftí, Shawqi Allam, para frenar las comparaciones que se establecían con el hoy candidato oficial a la presidencia:

During a ceremony held on 5 February to honour families of police members killed or injured on duty, Saadeddin El-Helaly, head of Al-Azhar University's Department of Comparative Jurisprudence, described Defence Minister Field Marshal Abdel-Fattah El-Sisi and Interior Minister Mohamed Ibrahim as two prophets sent by God.

Allam, who heads Dar Al-Ifta, the authority entrusted with issuing religious edicts, rectified that prophets hold a dignified and untouchable status which rests on divine selection, infallibility and revelation.
Igniting a fury of criticism, El-Helaly had said "God sent two men, as He sent Moses and Aaron before... No Egyptian would have imagined that these [two] are from God's prophets... El-Sisi and Mohamed Ibrahim were sent out."
"Any analogy comparing [political] leaders to prophets of God is unacceptable. The leaders themselves would not agree to such reverence and glory," the grand mufti reprimanded in public comments.
El-Helaly later told reporters he had meant to compare situations and stances.
This comes in the context of a nationwide fascination with the military chief who led the ouster of Islamist president Mohamed Morsi last July amid mass protests against the latter's year-long rule. Since he came to be perceived as the nation's saviour and the spearhead of the "war on terrorism" plaguing authorities, El-Sisi's popularity in the country has reached stellar heights.***

El buen juicio del Gran Muftí tratando de evitar este tipo de comparaciones no frena el hecho de que se produzcan. De Al-Sisi se ha dicho de todo; se le ha celebrado como héroe; se cantado su atractivo, su tono de piel, su virilidad..., según recoge Mada Masr en el artículo citado, pero la comparación con los "profetas" junto con el ministro del Interior, responsable directo del calamitoso estado de la seguridad es, a todas luces, excesiva, pero también reveladora. Centrar las luces en él es menos interesante que hacerlo en los aduladores porque en él proyectan sus deseos y frustraciones, pues será una mezcla de ambas cosas lo que le llevará al Palacio Presidencial.
El debate egipcio se acaba centrando en personas y no en sistema, que es lo que puede intentar aproximar una solución a un camino incierto, por un lado, y previsible por otro. El esfuerzo de hacer una constitución más abierta que la realizada por los islamistas se tiene que traducir en el esfuerzo por respetarla. Son muchas las manifestaciones —y no de los islamistas precisamente— las que denuncian que la constitución puede quedar en papel mojado o envuelta en una retórica hueca.


Los objetivos de "modernidad" y "democracia" son incomprensibles desde la perspectiva de los hechos, con lo que la contradicción irá creciendo si no se corrige y no parece que ese sea el camino. La salida hacia la modernidad y la democracia no pasa, desde luego, por las condenas de muertes masivas o seguir encarcelando gente. Las palabras de Al-Sisi en su discurso han sido la promesa de "estabilidad, seguridad y esperanza", tres hermosas palabras que pueden ser interpretadas de forma muy distinta en función de lo que ocurra en las calles.

Egipto corre el riesgo del aislamiento internacional y de quedar en manos de otra potencia también solitaria, Rusia. El antiamericanismo ganado a pulso por las acciones de los Estados Unidos y su falta de visión, está siendo aprovechado por Moscú, para ganar sus posiciones. Esto era previsible, pues la diplomacia rusa va aprovechando los errores de la norteamericana. Si Nicolás Maduro y Bachar al-Assad son los únicos dirigentes que ha felicitado a Rusia por la invasión de Crimea, Putin es el único que ha deseó suerte a Abdel Fattah Al-Sisi con motivo de la visita a Moscú. Ayer mismo, AhramOnline nos daba cuenta de la creación de una zona industrial y comercial con Rusia, principal vendedor del trigo a Egipto. Desde la percepción interna de los egipcios, Estados Unidos representa a la Hermandad Musulmana y la Hermandad representa a los Estados Unidos. El desvío hacia Rusia se ve como un síntoma de independencia. Ahram Online señala:

Cairo has turned to Moscow for arms talks after Washington cut back part of its military assistance to its regional ally in response to a crackdown by Egypt's interim authorities against supporters of deposed president Mohamed Morsi.****

Es una muestra más de cómo los movimientos se realizan más por reacción que por acción. Rusia sacará provecho de la necesidad egipcia y molestará a un antiguo aliado de Washington en estos momentos en los que las críticas al imperialismo ruso son generalizadas.
No sé cuáles serán los próximos acontecimientos, pero parecen bastante previsibles. Egipto ha perdido la oportunidad de construir un sistema político que garantizará una democracia moderna, que es lo que se sigue prometiendo. Pero no es una democracia ni es modernidad el culto a la personalidad o el mesianismo. Son los mecanismos que siempre se han practicado. Y mucho me temo que tenga que ir a más antes de llegar a la conclusión de que la única fórmula para llegar al futuro es romper con el pasado y no regresar a él una y otra vez.
El político liberal Mohamed Nosseir ha escrito hace unos días un artículo con el título "Does Egypt need to use more muscles or more brain?". La pregunta es pertinente ante los hechos que sacuden a Egipto cada día. Ningún país del mundo puede crecer, ser moderno, democrático o estable con muertos en las calles, presos en cárceles llenas, condenas de muerte masivas y demás muestras de intransigencia, ninguno. Ese camino no lleva a ninguna parte más que al dolor. Al analizar la crisis polarizada de la sociedad egipcia, Nosseir se pregunta:

Is the flexing of muscles a new phenomenon in Egypt? Definitely not – Egypt is a country that has been led and driven by muscle power for decades, to the extent that no alternative to this practice is ever considered. Egypt is clearly a security-driven state, wherein the security apparatus plays a key role not only in governing the country, but also in determining its future. The state often boasts that Egypt is ruled with an iron fist, claiming that the 25 January Revolution was a single failing of this rule, a failing that the State has managed to overcome over an unnoticeable period, successfully reverting to the old days.
*****


¿Es realmente ese el destino egipcio, esperar "profetas de hierro" que les prometan liberarles de sus propios errores? Me gustaría pensar que no, pero son ellos los que lo deciden cada día con sus acciones y voluntad. Se corre el riesgo de la libertad aquí se pueda reducir a la elección del "puño de hierro" y que muchos no deseen más. Pero otros sí. 
Pronto la hoja de ruta seguirá cumpliendo fases hasta llegar a su final, que será el principio de la ruta a secas, gobierno sin interinidad, plenamente responsable. Veremos cuáles son entonces las prioridades y cuáles los resultados ante un proceso cada día más complicado. Podremos comprobar qué significan seguridad, estabilidad, democracia y modernidad, si son palabras que el resto del mundo entiende de la misma manera o si, por el contrario, tienen una interpretación estrictamente local.


Nos dice la prensa egipcia que la mitad de la población, según las encuestas, no tiene decidido a quién votará en las presidenciales. El paso por las urnas es solo una parte de la cuestión, como se comprobó con Mohamed Morsi. Después están los hechos, el día a día. Cada uno trae al siguiente y reduce lo posible hasta que a lo que sucede se le llama "destino". Y ya no hay elección.
  

* "General Sisi 'dreamed he would rule Egypt'" The Telegraph 12/12/2013 http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/africaandindianocean/egypt/10514821/General-Sisi-dreamed-he-would-rule-Egypt.html
** "Sisi in the words of others" Mada Masr 26/03/2104 http://www.madamasr.com/content/sisi-words-others
*** "Egypt's Grand Mufti decries identification of political leaders with prophets" AhramOnline 11/02/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/93964/Egypt/Politics-/Egypts-Grand-Mufti-decries-identification-of-polit.aspx
**** "Egypt mulls creation of industrial & free trade zones with Russia " Ahram Online 26/03/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/3/12/97601/Business/Economy/Egypt-mulls-creation-of-industrial--free-trade-zon.aspx

***** "Does Egypt need to use more muscles or more brain?" Daily News Egypt 23/03/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/03/23/egypt-need-use-muscles-brain/






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.