miércoles, 19 de marzo de 2014

La ira de los decentes

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La noticia ha llegado a la primera página del diario digital Ahram Online y lo recogen casi todos los medios egipcios. Hasta el diario El Mundo da cuenta de él. Anoche me llegaban ya comentarios indignados sobre lo que había ocurrido en la Universidad de El Cairo, palabras desesperadas que ven la distancia entre lo que se dice y los hechos de cada día. Lo grave aquí es que las palabras ya no se camuflan, sino que comienza a respaldar a los hechos dejando en evidencia lo retórico de las proclamas e intenciones.
El acoso sexual en las calles de Egipto es siempre noticia. No porque sea un caso raro, sino por lo contrario, por su constancia y aumento. Hay muchas cosas cuya repetición hace que dejen de ser noticia. En el caso de la violencia de género, en el acoso sexual, la noticia es por el contrario su frecuencia, la constante repetición de lo que se debería luchar por erradicar.

Pero esta vez el caso ha tenido una gran trascendencia por los agentes implicados. La estudiante que va a la Facultad de Derecho y los estudiantes que la acosan, que intentan desnudarla porque se han constituido en tribunal sumarísimo, en jurado popular para decidir cómo ha de ir vestida su compañera. La acosan y persiguen, la soban y tratan de arrancarle la ropa. La joven, en un estado de angustia, se esconde en unos servicios. Solo pasado un tiempo llegarán los miembros del servicio de seguridad para acompañarla al exterior del recinto. El cortejo que la acompaña sigue con sus burlas e insultos. Apuntan hacia ellas sus teléfonos para retransmitir al mundo su machada, para que caigan sobre ella las iras del universo bien pensante, la ira de los decentes. Ella camina con dignidad hasta la salida. La procesión va por dentro. El escándalo está fuera.
Las reacciones del Rector de la Universidad de El Cairo, Gaber Nassar, han desatado las iras de muchas personas, especialmente las de aquellos que están comprometidas contra esa infamia generalizada que se da en la sociedad egipcia con el respaldo, como ha ocurrido en este caso, de aquellos que representan las instituciones. Indignación y peticiones de dimisión han causado las palabras del rector diciendo que la joven burló la seguridad de la entrada con un vestido negro que posteriormente se quitó para dejar al descubierto sus pantalones negros y su jersey rosa. El rector justificó lo sucedido: la joven había engañado a la seguridad cuya función es velar porque se entre vestido de forma "decente" en el recinto de la Universidad.

La indignación de mucha gente es por la justificación de la agresión en lo que el rector ha llamado el "error" de la estudiante. Egypt Independent recoge su frase: “The mistake of the female student does not justify what happened from the other students”*. Pero inicialmente si lo hizo y habló, en un gesto de injusto Salomón, de juzgar a la estudiante por su provocación y a los acosadores por la agresión.
En abril de 2013, antes de la caída de Mohamed Mursi, estudiantes de la Universidad de El Cairo boicotearon una conferencia del Ministro de Información acusándolo de "acosador". Se hacían eco de las acusaciones vertidas contra él. No quería, decían los estudiantes, tener un acosador como conferenciante. La actitud de sus propios compañeros y las palabras del rector les abre una nueva perspectiva al respecto. El problema esta dentro.
Así es como recoge el diario Ahram Online lo dicho por el rector de la Universidad:

The criticism was heightened when Gaber Nassar, the university dean, implied the woman had provoked the attack by wearing "inappropriate clothes."
Speaking to private satellite channel ONTV on Monday, Nassar said the woman had been wearing a long garment over her clothes when she entered the campus gates, but had later removed it, "which led to the incident occurring."
He later retracted his comments, saying he did not mean to justify the attack.
“I apologise for the misunderstanding,” he wrote on Twitter late on Monday. He had earlier said both the male harassers and the woman would be punished and possibly expelled for breaking university rules, but later denied the victim would be punished.
“The [victim] has not been referred for investigation and anyone who witnessed the incident should inform the university. We will not relent in the punishment of these harassers,” he wrote in another tweet. “The case will be referred to the prosecution,” he added.**


La trascendencia del caso es grande y deja en evidencia la hipocresía de un comportamiento social que ha ido en aumento: la represión de la mujer y su enjuiciamiento constante por parte de una sociedad de doble moral. Los datos que nos ofrece la propia prensa egipcia, siguiendo el informe de la ONU del año pasado no dejan margen a la duda:

According to a UN report issued last year an overwhelming majority of Egyptian women (99.3%) have experienced some sort of sexual harassment, and 96.5% of women had been sexually assaulted in some way.*

Que frente a esos datos el Rector o cualquiera de las instancias que han justificado, relativizado o ignorado el incidente sigan pensando que la función de la seguridad del campus es comprobar la decencia de la vestimenta y, como él mismo ha señalado, hacer volver a casa a cambiarse de ropa a todos aquellas estudiantes que consideren que pueden provocar las iras de los justos, piadosos y honestos estudiantes, transeúntes o vecinos, convertidos en jueces de los demás, suena a gigantesca hipocresía.

Pero es en esa hipocresía en la que se vive. Un imagen santurrona que esconde las escandalosas cifras del acoso sexual en todo el país. Los egipcios se escandalizaron cuando resultó su país resultó el "peor para vivir las mujeres", según el estudio realizado por expertos. El único argumento en contra del estudio de Thompson Reuters fue que las mujeres de Arabia Saudí estaban peor que en Egipto, una espinita que los egipcios tienen con el Reino. Quedar por detrás de las mujeres saudíes les parecía "injusto". Pero el estudio resultó lo que resultó. 
Pero la cuestión no ha sido solo la respuesta del rector de la Universidad sino el alcance del debate social, como ya ha ocurrido otras veces. Esta vez el escándalo vino del conocida presentador de televisión Tamer Amin que se sumó a las voces de condena de la estudiante a la que llamó "puta" y comparó con un "bailarina del vientre", atacó a su familia. Tamer Amin se subió a su minarete mediático para dar muestras de su profunda honestidad, decoro y sentido de la responsabilidad social para lanzar sus soflamas:

On Tuesday, TV presenter Tamer Amin went even further in his justification of the assault. His program “Min al-Akher” on the Rotana Egypt satellite channel came under fire following comments he made.
The renowned TV presenter criticized Cairo University’s statement regarding “the personal freedom of attire.”
Amin said, “Clothing is not a personal freedom unless it is worn at home or in private; not in places like public universities or schools. An employee cannot go to work dressed in their shorts, for example.”
The TV presenter went on to blame the victim even further by claiming that the female student in question was “dressed like a belly dancer.” Amin asked, “How was it that university guards allowed her to enter campus in such garb, which exposed more than it covered?”
Amin further justified the mob’s sexual assault by claiming that the “student was dressed like a slut,” and thus it was her attire which aroused, encouraged and instigated the assault against her.***


Sorprende cada vez más escuchar estas reflexiones por parte de todos estos pisoteadores de las libertades individuales amparados en una especie de "moral colectiva" que justifica el pisoteo de las personas. Ni las palabras del rector de la Universidad, ni las de la presentadora son nuevas. Han resonado antes desde atalayas parlamentarias, mediáticas o en simples reuniones mientras se toman un té. Son un eco social que enfrenta a las dos auténticas partes de Egipto: la que vive en un mundo de negación individual y la que trata de sobrevivir en él buscando su identidad como personas.

Más allá de las distinciones políticas, ese fondo de opresión social resuena en islamistas y laicos, es el fondo totalitario que une a unos y otros bajo la misma bandera de la intransigencia. Los hay disfrazados de progresistas o liberales. Pero mantienen en muchos aspectos, los relacionados con los derechos individuales, especialmente con los de la mujer una misa actitud retrógrada y totalitaria que disfrazan de moralidad. Una moralidad que es siempre doble moral. Solo así es posible entender que con esas cifras de acoso y de mutilaciones sexuales, se sigan defendiendo la moralidad social y las virtudes. Todo esto es el fondo sobre el que se pretende erigir una imagen de modernidad y avance social. Pero muy poco se puede avanzar así, con esas mentalidades erosionando cualquier intento.
Los que defienden una transformación de la sociedad egipcia tienen un gran valor y mérito. Corren el riesgo permanente de ser tachados de agentes extranjeros, de pervertidos, ateos, inmorales, etc., según les apetezca a todos estos poseedores de la verdad institucional, como el rector, o mediática, como el presentador. No nos engañemos: no son solo ellos. No son más que los portavoces de un fondo que no cambia. Se han hecho eco de las mismas voces que acusaron a la "mujer del sujetador azul", la brutalmente apaleada por la Policía en la época de la SCAF; son las voces de las parlamentarias islamistas defendiendo la moralidad y justificando que las que provoquen a los hombres tienen lo que se merecen. En el fondo, lo que justifican es su ineptitud, su incapacidad de sacar a la sociedad de sus propios vicios.


La periodista Rana Allam escribió un duro artículo, titulado "A Constitution not worth it's ink", tras la aprobación de la constitución enmendada recientemente. Comenzaba así su escrito:

Since the new constitution passed, I have been flooded with emails and meetings from foreign journalists, lawyers, rights advocates and what have you, asking the same question: Isn’t the newly passed constitution better in preserving human rights and freedoms, compared to the previous one(s)? And shouldn’t this be enough for Egyptians?****

La periodista hacía un repaso de seis puntos —libertad de religión, de prensa, de pensamiento y expresión, derechos de los detenidos, derechos de la infancia, y a la vida privada— que quedaban recogidos en la nueva constitución y cómo se quedan reflejados en la realidad social del momento, la gran distancia entre lo escrito y aprobado y lo que se podía observar cada día.

[...] however one can write a full book citing almost every article in that constitution and how it contradicts the reality on the ground. What good is the constitution if none of its articles is enforced? That is the question we need to ask ourselves and our leaders. As far as I am concerned, it is not worth the ink it is written with!****

La respuesta que reclama Allam de los líderes —universitarios, mediáticos...— es la que han dado al caso de la joven acosada. La amiga que me mandó anoche un mensaje indignada sobre este asunto puso el dedo en la llaga: los que acosaron a la mujer, los que la sobaron, gritaron, insultaron, vejaron... son estudiantes de Derecho, su facultad, los futuros jueces, fiscales, abogados... con los que Egipto contará para que las leyes se cumplan. Son ellos, armados con sus teléfonos móviles, con sus insultos, con su manos sucias, los que deberán juzgar casos como este en el futuro. Un triste panorama.
La idea de Rana Allam de que la constitución aprobada no es más que papel mojado, que no vale la tinta con la que está escrita, no es más que la constatación de que hay cosas que las leyes no pueden cambiar, una mentalidades imperturbables que siguen dominado y ejerciendo su tiránica voluntad, educando en ella, haciendo ver que ellos son capaces de escandalizarse, síntoma evidente de su responsabilidad. Ellos son los justos, los honestos, los decentes, los que poseen la verdad y el derecho de imponerla. Ellos son los jueces y verdugos. De ellos la temible ira de los decentes.
Nuestro apoyo y solidaridad para todos los que luchan por defender sus derechos, contra el acoso. Es en ellos en donde se encuentra un futuro posible. Son miles de jóvenes voluntarios que intentan proteger y protegerse de esa negación de las libertades y derechos de la persona que se disfraza de decencia y que no hace sino esconder una profunda gangrena moral, una perversión oculta. Los acosadores y los que los justifican o defienden no son más que parte de un pasado persistente, doloroso que se resiste a cambiar.

* "“Out of the ordinary attire” will not be allowed on campus: Cairo University president" Egypt Independet 18/03/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/03/18/ordinary-attire-will-allowed-campus-cairo-university-president/
** "Activists condemn victim blaming after Cairo University mob sexual assault" Ahram Online 19/03/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/97016/Egypt/Politics-/Activists-condemn-victim-blaming-after-Cairo-Unive.aspx
*** "Victim blamed after sexual assault at Cairo University" Mada Masr 18/03/2014  http://madamasr.com/content/victim-blamed-after-sexual-assault-cairo-university
**** "A constitution not worth its ink" Egypt Independent 18/02/2014 http://www.dailynewsegypt.com/2014/02/19/constitution-worth-ink/








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.