viernes, 28 de febrero de 2014

Creer o no creer a pie juntillas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Empiezo por el final. Confieso que me sorprende la forma en que termina el artículo del diario El Mundo sobre las opiniones de los periodistas del Telediario de Radiotelevisión española. Después de haberles realizado el Consejo de Informativos una encuesta de diez preguntas, el artículo del diario termina con la siguiente afirmación:

Leopoldo González-Echenique, presidente de la corporación RTVE, compareció este jueves en el Congreso ante la Comisión mixta de control parlamentario y catalogó la labor del Consejo de Informativos como "enriquecedora", si bien aseguró: "No es palabra que debamos creernos a pies juntillas".*

No sé si el señor González-Echenique, presidente de la corporación, es un escéptico por naturaleza y duda de todo, o si solo duda en estos casos, incluso no sé si tenemos derecho a dudar de él de la misma manera que él lo hace con los demás. Es decir, si debemos creer a pie juntillas lo que dice el señor González-Echenique y simplemente enriquecernos con lo que nos cuenta.
Algunos indican que la expresión "a pie juntillas" —que debemos entender como "ciegamente". "firmemente" o "sin dudar"— proviene de un juego en el que uno con los ojos vendados debía moverse siguiendo las instrucciones de los compañeros. Se supone que con la información suministrada, el participante vendado podía llegar a la meta. La base del juego es la confianza en los compañeros, sin ella no se puede cumplir el objetivo.


A lo que yo no le veo mucho sentido es a que se haga una encuesta y luego se nos diga que no hay que creerse a pie juntillas sus resultados. Debo confesar que me parece más preocupante considerar lo que los demás opinan simplemente como "enriquecedor", casi un eufemismo para decir que le trae al fresco. El objetivo de la encuesta no es que el señor González-Echenique se enriquezca, me imagino, sino medir un sentimiento, que en este caso es de malestar, descontento o insatisfacción.
Lo que el señor González-Echenique no se acaba de creer o, perdón, le enriquece es lo siguiente:

Dos tercios de los redactores de los telediarios se declaran insatisfechos con el contenido informativo de la pública. Una encuesta planteada por el Consejo de Informativos de TVE al núcleo de los trabajadores de los Servicios Informativos de la cadena arroja este dato sobre Torrespaña. Además, el 44,64% de los profesionales se siente presionado por sus jefes y el 39,28% considera que los temas de los que se encargan carecen del interés y la relevancia pública que exige la Ley.
El descontento se dispara si se atiende al área de Sociedad, en la que "se dan las tasas más altas de insatisfacción y de crítica al trabajo que se realiza", tal y como reflejan las conclusiones del cuestionario, un documento al que ha tenido acceso EL MUNDO y que ya ha sido trasladado por el Consejo de Informativos tanto a la directiva de Julio Somoano como a los trabajadores del Telediario.
Tanto es así que el 84,6% de trabajadores de Sociedad se manifiesta presionado por sus jefes. Asimismo, el 92,3% de los redactores de esa área entiende que los temas que sus superiores les adjudican no tienen la relevancia necesaria. En ambos casos, el descontento es hasta 40 puntos mayor que en el resto de secciones de Informativos. Educación y Sanidad forman parte de las materias cubiertas por Sociedad.*


Aunque se nos diga que el cuestionario "entregado a 102 redactores, fue rellenado por 56 de éstos", pienso que no es cuestión de creerlo o no creerlo, sino que simplemente son las respuestas obtenidas. Si es mala la fe ciega, también lo es el escepticismo inaclarado, puesto que no se nos dan más explicaciones de por qué debemos dudar de la sinceridad de la gente que contesta un simple cuestionario compuesto de diez preguntas a las que se responden las tres clásicas "sí", "no" y "no sabe". No veo dónde se encuentra la duda en las respuestas.

No se nos dice, en cambio, cuáles fueron los resultados de la undécima pregunta, esa sí, un poco más complicada por ser "abierta", referente a "propuestas para mejorar". En esta última sí podría el señor González-Echenique mostrar todo su escepticismo o sus limitaciones interpretativas. Pero sobre la undécima cuestión, ni una palabra. Quizá porque consideré que ya son perfectos, no lo sé.
Que el 92'3% considere que los temas que se les encomiendan "no tienen relevancia" o que el 84'6% se sienta presionado por su jefes, todo ello en Sociedad, no es que haya que creérselo o no, sino que es el resultado.
Si ahora se hiciera otra encuesta con una sola pregunta, "¿se considera usted ninguneado en sus respuestas por el señor González-Echenique?", saldría obviamente un 100%, a lo que el director contestaría de nuevo que las encuestas no hay que creerlas a pie juntillas, aunque se haya enriquecido de nuevo.
Lo que me parece relevante y sujeto a interpretación, puesto que es dudoso, es que solo haya participado poco más del cincuenta por ciento de los preguntados. Es ahí donde el director de Radiotelevisión Española puede ejercer sus dudas especulando sobre esa cuestión. Sin embargo, no se entra en ella. Y no se hace porque es la real, la división entre los que contestan y no contestan, que es ya en sí un acto significativo.
Sea cuales sean las causas, nunca se insistirá bastante en que la independencia de los profesionales es una garantía para la información que reciben los ciudadanos tratándose de un medio público. En los privados pasa igual, pero allí los que pagan consideran que además de comprar el tiempo laboral, se incluyen en él voz y conciencia. Algo que no debería ser así.


La profesión periodística es un ejercicio diario de vencer las tentaciones exteriores, pero también las interiores, los cantos que surgen de la propia condición de lo que somos, de nuestros conocimientos y experiencias. Se insiste mucho en la luchas con los jefes, pero se indaga menos en el conflicto interno que el periodista, como ser humano, vive como los demás.
Lo más sano es no creerse a pie juntillas tampoco a uno mismo, permanecer lo suficiente escéptico y modesto ante los propios pensamientos, teorías y prejuicios con los que —sería de tontos pensar que en esto el periodista es un privilegiado— tenemos que vernos todos. El periodista no puede renunciar a pensar por sí mismo, pero tampoco puede dejar de pensar que se puede equivocar. El drama de un juez es que tiene que convivir con la posibilidad de equivocarse, vivir en la tensión de lo justo. El periodista, de forma similar, vive en la tensión de lo objetivo. Eso significa que no puede vivir de forma absoluta una verdad, sino en la aspiración trágica a equivocarse lo menos posible. Las sirenas periodísticas que le reclaman se llaman dependencia, inadecuación y soberbia. La primera nos secuestra la voz; la segunda nos hace hablar de lo que no sabemos, y la tercera nos canta sobre nuestra capacidad de entenderlo todo.


Lo que parece desprenderse de la encuesta realizada es que una parte de los profesionales sienten que no son ellos los que tienen la posibilidad de equivocarse sino que son sus jefes quienes les impulsan a hacerlo, ya que discrepan sobre la relevancia de lo que se les pide que cubran o la forma en que se acaba presentando ante el público. Podemos pensar que esto es verdad o no, pero lo que no podemos pensar en modo alguno es que sea una cuestión de que nosotros les creamos o no. Eso es soberbia y desprecio.
Está fenomenal que el señor González-Echenique se enriquezca con la opinión de los demás, pero deje a los demás la posibilidad de creer que tras lo que han dicho está lo que sienten, que no es ni verdad ni mentira, sino lo que ellos opinan con todo el derecho del mundo. Creo que es una grosería, es decir, una falta de detalle fino, no hacerlo.


* "Dos de cada tres trabajadores del 'Telediario' están 'insatisfechos'" El Mundo 28/02/2014 http://www.elmundo.es/television/2014/02/28/530fb58e268e3ebf7f8b4596.html?
a=0d7e93e36300570f7cda93ca10eebb35&t=1393565748





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.