lunes, 27 de enero de 2014

El gurú

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Debo confesar que la noticia sobre el falso gurú de Obama y su relación con los líderes políticos españoles no me ha sorprendido demasiado. Para mi generación, los gurús eran aquellos señores que los Beatles visitaban en la India. Más bien tenían pintas de estar sentados horas y horas meditando, que era para lo que la gente quería ir a la India, al Tíbet o al Katmandú. Los que no tenían tiempo o dinero para ir, se compraban los discos de Ravi Shankar, la Mahavishnu o el triple del Concierto de Bangladesh y prendían barritas olorosas en sus habitaciones, llenas de cojines, decoradas con pósters de divinidades con trompa de elefante o con muchos brazos.
Como los líderes de los partidos españoles no están por lo de tocar el sitar, hacer viajes a esos lugares tan alejados o ponerse a meditar, ni tampoco por la renuncia a los placeres de este mundo, sino más bien por lo contrario, los gurús de ahora son de otro tipo. En vez de enseñarte el camino del nirvana y llegar a la ataraxia o a hacerte uno con la naturaleza, dan cursillos sobre cómo conquistar el poder y en vez de enseñarte a distanciarte del mundo te enseñan a controlar las redes sociales. Es un cambio muy drástico en sus planteamientos. Estos gurús ya no son como los de antes, los de verdad, a los que ahora nadie hace caso. Pero se han apropiado de la palabra y hay falsos gurús que se montan una consultora, como hay falsos monjes shaolín que se montan un gimnasio.


Lo de los gurús pasó al lenguaje cotidiano en el sentido de aquel que te enseña el camino para conseguir algo que él mismo ha conseguido ya, una meta. Es un visionario que comparte su conocimiento infalible. En eso el "gurú" se distingue del mero profesor universitario o del experto, que no se arriesga más que con lo seguro. El gurú es bueno cuando se arriesga y no falla. Los gurús ya no enseñan principios sino trucos, atajos para conseguir la meta. Y hay gurús para todo: de la moda, las finanzas, de la cría caballar... Y, claro, de las campañas.

He visto hace unas pocas horas la película de Scorsese "El lobo de Wall Street" y al final el protagonista se convierte en un auténtico "gurú". Se comprueba en la cara de idiotas de los que le siguen, auténticos memos, que albergan la secreta creencia de llegar a ser tiburones financieros gracias a los consejos que él, un sinvergüenza, les pueda dar. Un "gurú" es una puerta rápida al éxito seguro. Por eso cobran tanto.
Pues nuestros políticos —y no han sido los únicos— son como esos memos del plano final de la película de Scorsese; han ido a confirmar que son "lobos" de la política, líderes agresivos, que quieren aprender los nuevos trucos de la profesión. El señor Ravi Shing ha tomado el pelo —él, que lo lleva guardadito bajo un turbante— a los que han querido escucharle. No sé si lo que les cuenta de forma tan clara y exclusiva sirve para algo, pues nunca estuvo la clase política en tan baja consideración. No voy a hacer responsable al "gurú" Singh de la estupidez e ineficacia de nuestra clase política, claro; para eso no necesitan a nadie, se bastan ellos solos. El señor Ravi Singh se ha aprovechado de la necesidad de reafirmación que nuestros inseguros políticos tienen. Es humano querer tener abuela para que te diga lo guapo que eres, aunque sea abuela de pago. Y los políticos españoles —¡pobrecitos!— están muy necesitados de cariño y elogio.
El corresponsal en Nueva York del diario el Mundo* nos cuenta lo que ha ocurrido con este "gurú" ahora imputado por un escándalo de financiación ilegal en la alcaldía de San Diego, acusado de corromper candidatos y aceptar donaciones ilícitas de un empresario mejicano. En 2011, se le acabó gran parte del negocio y sus manejos quedaron al descubierto, según nos cuenta el corresponsal:

Ravi Singh se hacía llamar "el gurú de las campañas" y se distinguía de otros consultores políticos por su barba poblada y por su turbante sij. Pero fue su condición de presunto arquitecto digital de la exitosa campaña de Obama lo que le colocó en 2008 en el punto de mira de varios políticos españoles, que escucharon sus consejos y recurrieron a sus servicios deseosos de lograr ventajas sobre sus rivales y darse una pátina de modernidad.*


A sus costosos seminarios iban nuestros políticos no a aprender a ser más eficaces, sino a saber cómo conseguir más votos. En este punto es donde reside el gran error político: no se trata de que la sociedad gane consiguiendo mejoras para todos, se trata de ganar unas elecciones. Eso también se enseña en la película de Scorsese: no se trata de que tus clientes ganen, sino de que se crean ricos. Y es que estos gurús, con turbante o sin él, lo que buscan es poder cobrar una buena cantidad por escuchar sus consejos, venderles la receta de la "eterna mayoría absoluta".
El gurú se fabricó su fama como hacen todos los charlatanes: dejando que la información rodara por la ladera hasta hacerse una gran bola comunicativa. Basta con lanzar una primera noticia, llenar tu currículum de grandes hazañas electorales, para que la gente, a fuerza de repetirlas les dé consistencia. Bastan una cuantas fotos junto a líderes mundiales para que crean todos que te llaman cada mañana o entre pesadilla y pesadilla para consultarte.


Este "gurú de las campañas" era su primera y más importante campaña. La promoción se la hicieron los demás dando por buenas todas sus artes fascinados por su turbante. ¿Cómo puede ser un fraude alguien con un turbante así, un turbante que desprende sinceridad por todos sus pliegues? Lo sorprendente de estos gurús modernos es que es casi imposible desenmascarar a los impostores. Siempre dejan caer que asesoran a "gente muy importante" y los demás se lo creen, claro, porque nos gusta creernos las cosas que nos hacen sentirnos también importante. Sentarse frente a un señor con turbante que ha estado así, mano a mano, con Barack Obama es un desencadenante de la fantasía.

Parece ser, no cuentan, que el señor del turbante mágico llegó a estas tierras de la mano de los populares de FAES en 2008 vendiendo sus conocimientos en un seminario al que asistieron algunos políticos del partido. La noticia pasó a los periódicos que ya, dada su manía de poner etiquetas a todo, lo convirtieron en "gurú". Y una vez conseguido eso, pasas a ser el objetivo de todos: ¿quién no quiere un gurú en su mesa?
Dice el diario:

Más o menos por esas fechas, el diario 'La Vanguardia' publicó un artículo en el que definía a Singh como "gurú" y en el que aseguraba que había "pocas personas con más poder e influencia en el proceso electoral". También apuntaba que su tecnología había permitido a Obama recaudar "un cuarto de millón de dólares" al día y que esa ventaja determinaría su triunfo en la carrera electoral.
"Ravi ha construido un personaje en torno a su turbante y es gran vendedor", cuenta a EL MUNDO una persona que lo conoce desde hace cinco años. "Siempre ha sugerido que su tecnología fue lo que permitió a Obama ganar las elecciones de 2008 y así ha ido ganando clientes en muchos países del mundo, también aquí".
El consultor de origen indio nunca desmintió a quienes le presentaban como la mano derecha de Obama y llegó a incluir en este folleto un fragmento de un teletipo de Europa Press que le definía como alguien "famoso por el trabajo realizado para que el presidente llegara al poder".*


¿Por qué iba a desmentir? Como saben los buenos timadores, hay que jugar con las expectativas de los demás si te favorecen y negar las evidencias si te perjudican. Nunca desmientas lo que te viene bien; nunca confirmes lo que te perjudica. Son las reglas de oro de la comunicación política.
Un gurú, podemos concluir, es el resultado de la estupidez de políticos y medios, de su tendencia a la mitomanía y de su ambición. Los medios necesitan justificar por qué sacan a un señor con turbante en sus páginas y venden su importancia dotándolo de nombres tan tontos y rimbombantes como "el gurú de las campañas", algo que los políticos leen como memos y caen en la trampa asesora. Después todo sigue su cauce natural.


Lo del "llegó a incluir un teletipo de Europa Press en su currículum", que señala El Mundo, no debería extrañar a nadie, pues esa es la técnica habitual, la de la repetición y amplificación de cualquier noticia. Una sola línea en un periódico se multiplica en cuanto al gurú le interesa hacer llegar sus datos a los clientes y a los medios, inestimable ayuda, pues no suelen investigar demasiado estas cosas, creándose una cadena de confianza (Yo repito lo que otros han dicho). Eso el gurú lo sabe perfectamente.
Nuestros políticos deberían escarmentar de una vez y entender que un señor con turbante les puede enseñar a camuflar sus pifias, pero no les enseñara cómo no cometerlas. La mejor campaña política es la de los hechos eficaces, la de la seriedad y el compromiso, la de no tener que recurrir a charlatanes cosméticos.
No sé en qué sentido hay gurús falsos distintos de los verdaderos, al menos en política. Alguien que solo enseña a cómo conseguir votos no me parece muy de fiar. A este debieron fallarle sus condiciones visionarias y recurrió a lo de siempre, para lo que no era necesario ni el gurú ni su turbante.


* "Imputado el falso gurú de Obama que engañó a líderes de PP y PSOE" El Mundo 26/01/2014 http://www.elmundo.es/internacional/2014/01/26/52e4cf2fe2704ed7598b456c.html?a=NU5a0386bff33c7cd61e1e46d8e9a776ecf&t=1390755247









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.