sábado, 18 de enero de 2014

El camuflaje invertido o Putin y los colores

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Acabo de ver en la cadena Euronews un fragmento de la entrevista o "encuentro" de Vladimir Putin con los voluntarios de los Juegos Olímpicos de Sochi. Una veintena de jóvenes y algunos no tanto han realizado preguntas al Presidente ruso. Una de las jóvenes presente le ha planteado lo siguiente:

“¿Por qué, si en Rusia hay una ley que prohíbe la propaganda homosexual, el uniforme de los voluntarios tiene los colores del arcoiris?”.*

A lo que Vladimir Putin ha respondido:

“Si usted cree que yo diseñé este uniforme, está muy equivocada. Nosotros no prohibimos nada y no cazamos a nadie, en Rusia no hay ninguna responsabilidad (penal) por esas relaciones, a diferencia de otros países en el mundo. Por ello, podemos sentirnos tranquilos, relajados, pero, por favor, dejen a los niños en paz”, respondió Putin.*


Los comentaristas se han centrado en la palabras sobre la identificación entre la homosexualidad y la pedofilia. Para Vladimir Putin, una cosa supone la otra. Me imagino que las cifras sobre violaciones, abusos, etc. realizadas por heterosexuales a menores no le deben causar ningún problema o debe pensar que el mundo es idílico en es ese sentido y todas las perversiones comienzan por la homosexualidad. Pero no es eso de lo que me gustaría hablar, a sabiendas de que ya lo harán otros.
Me imagino que Vladimir Putin se ha enfrentado a muchas preguntas comprometidas a lo largo de su dilatada carrera política, pero la que la joven le hizo creo que es bastante inteligente y que dio en el clavo al hacerla.


Como ya ocurriera anteriormente, el arcoiris ha servido como forma de protesta ante los silenciamientos o marginación inducida por las represivas leyes rusas. Hemos tenido a atletas que han puesto colores diferentes a sus uñas como forma solidaria de enfrentarse a una situación discriminatoria y de criminalización.
Podríamos pensar que alguien ha tratado de meterle un gol a través de los uniformes de los voluntarios, que se convertirían en pancartas vivientes de la reivindicación de una forma "involuntaria". Pero no creo que sea esa la explicación más convincente, sino la contraria.
La misma reacción de Putin al decir “Si usted cree que yo diseñé este uniforme, está muy equivocada" es una respuesta extraña frente a una más sorprendida como "¿Cree que yo hago o hacemos propaganda homosexual?". O podría haberlo usado a su favor, señalando que no tienen nada en contra del "arcoiris". Sin embargo no fue en ninguno de esos dos sentidos, sino en el más defensivo de negar él el diseño.


Ya sea con conocimiento de Vladimir Putin o no, creo que el diseño no es casual, que ese carácter irisado de los colores de la uniformidad tienen una función de camuflaje invertido. El camuflaje habitualmente tiene de a buscar la forma de confundirse con el entorno. Para eso se suele hace. Pero existe otra posibilidad que es funcionar en sentido inverso. No volverte tú invisible sino "envolver" a un tercero que quedaría absorbido por tu camuflaje. ¿Qué mejor forma de silenciar una "bandera irisada" que rodearla de banderas irisadas, es decir, de la ropa de los voluntarios?

Putin se enfrenta a dos retos poderosos, a dos frentes abiertos. El primero es la amenaza del terrorismo islamista que buscará la forma de causar el mayor daño posible, como ya han anunciado, en Sochi o en cualquier otro punto de Rusia. Frente a esa amenaza, la ciudad está blindada, cerrada a cal y canto de forma policial y militar. Para Putin es un reto ante un desafío directo, como ya ha ocurrido en estos meses pasados.
Pero existe un segundo reto que son las previsibles protestas por la represiva legislación contra la homosexualidad que se ha convertido en una de sus vías de "humanización" al presentarse, como hace en la entrevista de Euronews, como un defensor de la "infancia" dentro del cultivo de su imagen "tradicional" para canalizar el conservadurismo nacionalista y ortodoxo ruso, que cultiva y explota.
En el caso del terrorismo, Putin sabe que cuenta con el apoyo de muchos países porque es una amenaza que ha desbordado las expectativas y que está creando conflictos por toda África, Oriente Medio y Asia. Rusia está además en el punto de mira y amenaza también contagiar zonas de China donde se dan ya conflictos abiertos en determinadas zonas. Sin embargo, en el segundo aspecto, el de las leyes discriminatorias, la condena de muchos países es un hecho tanto en el plano oficial de los derechos humanos como en el de la denuncia de los movimientos civiles.


Puede decirse que el segundo aspecto no le preocupa demasiado en circunstancias normales, pero los Juegos Olímpicos de Invierno no lo son. Y le preocupa lo que allí pueda ocurrir como confluencia de esos dos movimientos, uno violento, el otro reivindicativo para su imagen y la de la Rusia que él representa.

La estrategia del entorno absorbente —podríamos definirlo así— consiste en tratar de reducir el ruido mediático producido por las protestas irisadas mediante esta maniobra envolvente. La mejor forma de que pase desapercibida una protesta cromática es rodearla de esos mismos colores a través de los voluntarios. Los agentes de seguridad tienen un doble camuflaje perfecto: se disfrazan de voluntarios que a su vez van disfrazados de bandera irisada. En la distancia no sabremos si aquellos colores son una bandera o un voluntario. Las camisetas irisadas que algunos llevarán bajo la ropa para lucirlas en determinados momentos quedarán reducidas por el efecto absorbente de los colores de la ropa de los uniformes de los voluntarios. Rodeados por cuatro o cinco voluntarios, ya no se sabrá quién es quién. Sacarlos de los estadios será mucho más discreto.
Los voluntarios podían haber ido de cualquier color chillón para identificarse desde lejos. Esa es la función de los petos llamativos, distinguirles. Sin embargo aquí los colores elegidos pueden tener otra función más allá de la estética. Normalmente el camuflaje permite confundirnos con el entorno. La protesta cromática busca destacar sobre él. La estrategia contraria te anula al rodearte de los mismos colores con los que pretendes llamar la atención. Por decirlo así: te absorbe metiéndote en una mancha más amplia, la de los que te rodean.


No sé si realmente Putin ha diseñado los uniformes. Me imagino que no lo ha hecho él directamente, pero si a mí me hubieran hecho el encargo con el objetivo de silenciar las protestas cromáticas, es la vía que hubiera elegido como más sencilla. Las dudas se me disiparon cuando vi los guantes con cada dedo de un color. Son los que se pondría un manifestante. Ahora los llevará un voluntario.
La joven dio en el blanco.


* "El tema de la homosexualidad vuelve a Sochi" Euronews 18/01/2014 http://es.euronews.com/2014/01/18/el-tema-de-la-homosexualidad-vuelve-a-sochi/









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.