miércoles, 18 de diciembre de 2013

Los colores

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Poco podíamos suponer que con el paso de la horas se confirmarían nuestras peores sospechas y temores. Hasta el momento los recelos en Europa se centraban en la nacionalidad de los comisarios, en el temor que los colores nacionales pudieran ser un obstáculo para su toma de decisiones. Lo que ayer nos temíamos por la paranoia futbolística y expresábamos en términos de ironía, se iba concentrando en la acusación contra Joaquín Almunia por haber retrasado la investigación sobre los clubes, no por ser españoles (que sería el genérico), sino porque entre ellos se encuentra el Athletic Club de Bilbao, el club de sus amores.
Almunia, que ha sido atacado muchas veces desde España por haber sido imparcial en sus decisiones aunque afectaran a empresas e intereses españoles, criticado por sus colegas socialistas por llevar demasiado a rajatable ciertas decisiones sobre competencia, se enfrenta ahora —como nos temíamos— a la crítica europea por su adhesión a los colores futboleros. Entra en lo posible que uno tenga que tomar decisiones contra los intereses de su país en la Europa sin barreras, pero no contra su club. Se renuncia al pasaporte, a la afiliación política militante incluso, pero no al carnet de socio; puede que no haya fronteras, pero siempre habrá gradas. Existe el "sur de Europa" como existe el "fondo sur", punto cardinal de la geografía del espíritu deportivo.

El diario El Mundo daba a última hora de la tarde cuenta de la gravedad del asunto:

La defensora europea del pueblo, Emily O'Reilly, ha acusado al vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, de retrasar la apertura de un expediente a siete clubes de fútbol españoles, entre ellos el Athletic de Bilbao, por tener vínculos con este club, del que Almunia es socio y un reconocido aficionado.
"El hecho de que el comisario de Competencia tiene vínculos conocidos con uno de los clubes en cuestión es problemática", señala la defensora en comunicado enviado esta mañana, donde reprocha al Ejecutivo comunitario haber tardado más de cuatro años en actuar.
"No sería razonable esperar que el comisario dejara de lado la lealtad un aficionado sienten hacia su propio club", dice O'Reilly. Y continúa que "sí sería razonable esperar alguna medida discrecional relacionada con el hecho de que tiene vínculos con uno de estos clubes y que una decisión suya podría afectar los intereses de dicho equipo".*


Joaquín Almunia nunca ha sido acusado de ser "reconocido español" en ninguna de sus decisiones, sí en cambo lo es ahora de ser "reconocido aficionado", algo que se considera un conflicto de intereses más allá de lo superable. La frase del comunicado de la implacable defensora —no sería razonable esperar que dejara de lado su lealtad— eleva el vínculo con los clubes deportivos al rango de lo racial e irracional, de lo atávico y pasional, al terreno de la adicción de imposible salida. Con el fútbol no hay presunción de inocencia, solo culpabilidad manifiesta y razonable. Si alguien llega a vestirse una camiseta tribal, al fetichismo textil, a gritar desenfrenadamente insultos, a no ver los goles en fuera de juego de su estrella favorita, a pedir descuento al árbitro cuando no lo pides en las tiendas, etc., ¿cómo podemos pretender que alguien que ha caído en todas esas pasiones y debilidades —¡oh, hermanos!— consiga escapar del infierno del fútbol? ¿Cómo podemos pretender siquiera que en su alma de Comisario reine el sentido de la justicia competente? Un comisario pecador, tentado por el demonio del fútbol, no quiere llegar hasta el final, sino a la final.

Ya veo las pancartas en las gradas el próximo domingo, escritos en los muros. ¡Prepárate también tú, O'Reilly! ¡Te vas a enterar! ¡No sabes dónde te has metido, a qué fuerzas oscuras te opones! No te enfrentas a los simples analistas económicos, ni siquiera a los políticos, Emily O'Reilly. Sufrirás la conjunción astral de las fuerzas de los aficionados, de los políticos y empresarios y —lo que es peor— de los comentaristas deportivos, que lanzarán maldiciones sobre ti y tu estirpe hasta borrarla de la faz de la tierra; padecerás los efectos del machismo deportivo español, que verá en ti, mujer, el origen de los males que asolan el mundo desde su creación; sufrirás las conjuras masónicas —como Mozart— por haber dejado al descubierto los rituales especulativos de la Tierra Media y los blanqueos del oro —¡mi tesoro!—, por sacar a la luz los lazos incestuosos de la sangre deportiva y política, primos hermanos, peregrinitos que se han liado la manta a la cabeza y pasan de bendición papal.

Radiotelevisión Española ya redirige las andanadas de la primera fila de cañones hacia Almunia —condenado a no pisar un estadio, exiliado en la tierra—  transmitiendo la petición de "claridad" por parte de los políticos, palabra bonita pero de una ambigüedad intolerable en este mundo de sombras platónicas y cavernas patrocinadas, de reyes Lear ciegos al borde del abismo del fuera de juego:

Desde el Gobierno español, el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, ha pedido a Almunia, que aclare la "magnitud del problema para no dañar la imagen del fútbol español".
"Estamos hablando de entidades, y tengo datos recientes, que pagan más de 170 millones de euros el año pasado. Me gustaría que el comisario, hablando de ayudas europeas, para no trasladar una imagen equivocada, señale que la fiscalidad que soportan los equipos españoles es mucho más gravosa, sensiblemente mayor, que la de sus homólogos alemanes, ingleses, franceses con la ley que tienen en proyecto e incluso italianos", ha afirmado Cardenal en declaraciones a Radio Nacional.
"Es una obligación del comisario situar en su magnitud este problema", ha añadido Cardenal, que invitó al comisario Almunia a adelantar la conferencia de prensa que tiene previsto ofrecer esta semana "para evitar el deterioro o daño de imagen que la actuación que se está llevando a cabo pueda infligir de manera muy injusta al fútbol español".
Cardenal ha cuestionado que la CE "haya agrupado expedientes que no tienen nada que ver con tantos años de diferencia unos de otros", ya que investiga a los clubes citados por tres motivos distintos, al considerar que se han podido beneficiar de apoyos públicos incompatibles con las normas comunitarias.**


¡Hay que adelantar una comparecencia para evitar los daños que se causen al "fútbol español"! ¡Más delicadeza que con Grecia o Chipre! Se suman así argumentos de urgencia a los ya esgrimidos por Margallo de no perjudicar a la "marca España".
Demasiado para Almunia, al que se le pide desde bandos opuestos lo mismo, que "aclare". Tiene que aclarar que los equipos españoles implicados son honestos y nunca han sido favorecidos por recalificaciones, olvidos de deudas, subvenciones, etc. —algo complicado—, como le exige el gobierno y la afición, y, por otro lado, tiene que aclarar todo eso, que ha ocurrido, explicar que no lleva cuatro años de retraso por compromisos con sus colores. Almunia tiene que elegir entre lo complicado y que lo complicará la vida, entre Málaga y Malagón. Haga lo que haga, problemas.


El fútbol, ese deporte que adoran jeques y magnates rusos, se ve en entredicho. Al escándalo puritano europeo, se suma ahora la incomprensión de los mecanismos mediante los que la caridad actúa en el mundo. El nuevo caso, tras los problemas millonarios con Hacienda, que salpica a los aledaños de Messi —¿conspiración contra el Barça?— corre el riesgo de convertirse en un escándalo internacional:

La instrucción del caso, que dirige el juez Eduardo López-Palop, el mismo que lleva el sumario del Madrid Arena, está tomando tal cariz que lo más probable es que acabe en la Audiencia Nacional, ya que la trama tiene ramificaciones internacionales, además de haber operado en más lugares de España, no sólo en Madrid.
El caso comenzó a raíz de unas investigaciones de la UCO en las que se descubrió que eventos con fines benéficos, como los partidos denominados Amigos de Messi, así como conciertos de rock celebrados por estrellas musicales sudamericanas, podrían ser utilizados por importantes narcotraficantes para blanquear ingentes sumas de dinero. Aún no hay cifras muy concretas, pero estaríamos hablando de millones de euros.
Falseamiento de entradas
Según las mismas fuentes, el sistema utilizado podría consistir en falsear la venta de entradas de la denominada Fila 0, es decir, de tíquets que se venden para gente que no va a asistir al evento, porque al tener un fin benéfico prefiere sólo comprar la entrada para colaborar con la causa y quedarse en casa.***



Fútbol, drogas & rock'n'roll... ¡Adónde vamos a parar si no se le da a los narcotraficantes la oportunidad de destinar sus ganancias a causas buenas y a buenas causas! Dejemos que se abra paso un poco de luz —no exijamos claridad de golpe— en esos corazones oscurecidos pero recuperables mediante el deporte.
El fútbol, en su expansión cósmica, amenaza con convertirse en el género periodístico total: estrellas, pasiones, blanqueos, narcotráficos, políticos, amaños de partidos, corrupciones nacionales, autonómicas y locales... Tiene de todo y necesita un Balzac. Puede que no nos interese el fútbol —como es mi caso— pero no podemos huir de sus efectos. Nos invade.
No sé si el gran negocio en que se ha convertido el deporte en general y el fútbol en particular sigue permitiendo que uno se arriesgue a que le saquen los colores con una cosa de estas. Creo que si alguien puede anteponer los intereses europeos a los de su propio país en beneficio del conjunto, también puede hacerlo con su equipo de fútbol, con esos colores de su devoción. Es mejor pensarlo así.



* "La Defensora del Pueblo europeo acusa a Almunia de retrasar el expediente por ser simpatizante del Athletic" El Mundo 17/12/2013 http://www.elmundo.es/deportes/2013/12/17/52b03a6a22601dbb348b4570.html
** "Investigan al padre de Messi por blanqueo de dinero de la droga" El Mundo 16/12/2013 http://www.elmundo.es/espana/2013/12/16/52ae508d61fd3ddc798b4571.html

*** "Almunia rechaza un conflicto de intereses con la UE por ser socio del Athletic de Bilbao" RTVE 17/12/2013 http://www.rtve.es/deportes/20131217/almunia-punto-mira-del-gobierno-espanol-expediente-clubes/824160.shtml





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.