miércoles, 25 de diciembre de 2013

El escándalo turco y el "enigmático clérigo"

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El escándalo turco probablemente no ha hecho sino empezar. Las dos dimisiones de las que no hablan la prensa, la del ministro de Economía y el del Interior, cuyos hijos estaban envueltos en las tramas corruptas de negocios permiten augurar nuevos escándalos cuando todo esto comience a clarificarse un poco. Hay escándalos que comienzan desde abajo y otros lo hacen desde arriba. En los primeros, te preguntas hasta dónde llegará en su ascenso —¿quién es el señor X?, en términos españoles— la investigación; comienzas con un chófer y apuntas hasta un presidente. En los segundos, los que comienzan dando en la cresta, te preocupan otras cosas. Te ahorras, es cierto, un largo viaje y mucho escándalo porque es complicado superar el más difícil todavía de las revelaciones si empiezas llevándote por delante grandes empresarios y dos ministros. Descenderás o harás un recorrido horizontal, pero ya quedan pocos lugares más altos que golpear. Solo Erdogan o el Presidente.


Lo más curioso del caso turco es que desde el principio todo el mundo ha tenido claro el origen del desvelamiento, menos el propio Erdogan que ha querido ver "una conspiración internacional" y ha amenazado —¡lo que le gusta a Erdogan amenazar, lo que disfruta el hombre!— con la expulsión de embajadores de diversos países, aunque no ha especificado cuáles. Más bien parecen palos de ciego ante lo que le ha estallado en las manos, cuyos efectos están por verse, en términos de votos, en las próximas elecciones turcas. Solo ha comenzado y ya ha causado un terremoto.
Diversos medios repiten que el origen del caso estaría en el desacuerdo de Erdogan, su gobierno y partido con Fethullah Gülen. El diario egipcio Al-Ahram señala:

Observers say the wide-ranging investigation has exposed a rift between Erdogan's Justice and Development Party (AKP) government and Fethullah Gülen, a hugely influential Muslim cleric who lives in the United States and whose movement wields considerable influence in Turkey's police and judiciary.*


Quedarse en esto es no decir nada ni, por supuesto, ayudar a entenderlo. Es más, pueden inducir a error: ¿es una pelea entre islamistas? ¿Quién es Fethullah Gülen? Es ahí donde habrá que encontrar las respuestas. La información, incompleta, nos dice y repite que tiene muchos seguidores entre policías y jueces y que son estos los que han tomado la iniciativa contra la trama corrupta que rodeaba al gobierno del AKP. Tampoco nos permite saber demasiado si seguimos sin conocer quién es Gülen. La agencia Reuters le llama "enigmático clérigo". Todo lo que se desconoce es un "enigma", pero Güllen puede ser cualquier cosa menos un "enigma".

Definir a Fethullah Gülen como un "clérigo" es quedarse bastante corto y hay que eliminar cualquier imagen tópica que suele acompañar a esa condición que se tiende a identificar con fanatismos religiosos. Quizá la imagen de Gülen de la mano del papa Juan Pablo II, tomada en 1998, sea la mejor forma de eliminar los estereotipos que pudieran formarse ante la simple palabra "clérigo". Gülen es mucho más. Es un intelectual, un escritor y ensayista que aboga por el diálogo interreligioso, alrededor del cual se han formado seguidores especialmente entre las capas más ilustradas porque, a diferencia de los islamistas, que centran su ideal en la sumisión y aplicación de la sharia, él ve en la ciencia la mayor aventura humana, el conocimiento, un deseo de verdad, compatible con la búsqueda interior de Dios. 
Gülen aboga por la posibilidad de un islam democrático, con apertura a la Ciencia —que identifica con las aspiraciones e historia del propio islam—, en diálogo abierto con otras confesiones, con los valores de la paz por delante. Eso le ha llevado a criticar muchas de las decisiones del gobierno de Erdogan, en franca regresión —u ocupación gradual de la sociedad— islamista hacia posturas intransigentes, beligerantes y autoritarias. Gülen centra sus enseñanzas en que la búsqueda del ser humano, interior y exterior, solo tiene sentido al servicio del bien de los demás. Es el egoísmo lo que nos hace perdernos a nosotros mismos y a la sociedad. Sin ser un sufí, cita en sus artículos a poetas como Rumí, el gran poeta y maestro sufí.


Gülen fundó un movimiento, Hizmet (servicio al bien común), que tiene millones de seguidores en Turquía (y también repartidos por el mundo), centrado especialmente en la enseñanza y cuyos alumnos se han asentado especialmente en la judicatura y también en la policía, de ahí señalarle como "responsable" de la crisis del gobierno turco. También es influyente entre los periodistas y otro grupos de profesionales liberales e intelectuales. Se vincula a sus seguidores también con el influyente diario turco Zaman, con 900.000 ejemplares diarios, aunque no son los propietarios.


En la revista Cascada, que publica sus artículos en español, podemos encontrar algunas de sus reflexiones constantes. Allí se pueden encontrar artículos sobre la importancia de la Ciencia y la necesidad de un islam abierto al conocimiento y que hace de la razón un instrumento al servicio de la búsqueda de la verdad del mundo, un aspecto de la búsqueda más amplia de la religión, lo que supone una postura completamente distinta de los preconizan la ignorancia como forma de control. En 2006, se publicaba en su página web el artículo "El concepto de Ciencia y Tecnología", donde señalaba:

No hay diferencia entre el despotismo intelectual y científico que surge del interés, la búsqueda de poder, el fanatismo ideológico y «científico» y el razonamiento restrictivo a causa de las concepciones religiosas corruptas y distorsionadas y el dominio de un clero. El Islam, como se puede ver claramente en numerosos versículos del Corán, estimula el estudio de la naturaleza, que ve como un lugar de exhibición de las obras Divinas; estimula la reflexión sobre la creación y lo creado, aproximándose responsablemente, sin hacer daño ni causando corrupciones en el mundo. Estudiado sin prejuicios y conceptos anticipados, el Corán aparecerá, como es en realidad, promoviendo el amor por la ciencia, por la humanidad, la justicia y el orden. Fundado sobre el Corán, el Islam ha fundado el conocimiento y la búsqueda por él con la intención de descubrir el sentido de la existencia para llegar al Creador y ser beneficioso para todos los seres humanos, realmente para toda la creación, y combinado con la creencia, el amor y el altruismo. Esto es lo que aprendemos del Corán, como así también de la vida ejemplar del Profeta Muhammad, y la conducta de muchos que lo han representado perfectamente en el pensamiento y la acción.


Para Gülen la Ciencia no es contraria a lo espiritual. Su "maldad" llega con la pérdida de valores sociales o personales, derivados del materialismo de quienes la realizan. Si el conocimiento se dirige al bien, produce el bien. El lema que preside su página es "Haz el bien y deja que se muestre". Gülen se muestra en contra del aislamiento; solo tiene sentido, dice, ser mejor si los otros se benefician con ello. La búsqueda será individual, pero los resultados deben repercutir en bien de los demás. Eso explica el nombre de Hizmet para su movimiento, en el que la idea de "servicio", de compromiso con los demás, debe estar presente. Y también en la política.
En su primer número de la revista Cascada, que publica en español sus artículos, se incluía uno muy interesante —con el título de "Llamada a la misericordia" con la siguiente reflexión:

El fraternalismo de los políticos que parecen haber aceptado la existencia y el derecho a la vida de los demás porque sirven a sus intereses personales, es algo en lo que jamás se puede confiar; ni tampoco se está a salvo cuando se les lleva la contraria. Este tipo de gente lo único que hace es pensar todo el tiempo en sus intereses personales. Por eso adulan e incluso se someten a los caprichos de otras personas. Si es necesario, esa gente aplasta a quienes pueden permitírselo y discurren siempre nuevos planes contra aquellos a quienes necesitan. Cuando acceden al poder son tiranos despóticos; y al contrario, cuando se ven débiles se acobardan y actúan servilmente. Al estar mintiendo sin cesar se ven derrotados por sus propias argucias y así preparan su perverso y sórdido final. Se convencen a sí mismos de que tienen a todos embaucados y engatusados y de que, además, hacen lo correcto.***


No sé si Fethullah Gülen tenía en mente a algún político o grupo político específico al escribirlo. La verdad es que la descripción podría aplicarse a muchos de ellos, en muchos lugares, pero uno tiende a pensar en los que nos tocan más de cerca, por aquello de que el retrato suele ser más fiel. La discrepancias de Fethullah Gülen con el gobierno de Erdogan han sido  constantes, pero ¿significa eso que ha sido él quien ha dado la "orden"? Lo desconocemos. Pero al menos sabemos que no estamos ante una especie de ajuste de cuentas interno entre islamistas, como pudiera pensarse por la forma de presentarnos las informaciones, ni como una conspiración internacional, como quiere Erdogan, y sí quizá ente un movimiento más amplio que busca la depuración del régimen al que consideran como desviado de su idea de "servicio". Para que esto se haya producido, lo que se ha mostrado debería ser probablemente solo la punta del iceberg.
Tendremos tiempo para comprobarlo.


* "Turkey's scandal-hit ministers resign" AhramOnline 25/12/2013 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/2/8/90002/World/Region/Turkeys-scandalhit-ministers-resign.aspx
** Fethullah Gülen "El concepto de ciencia y tecnología" (2006) El sitio web de M. Fethullah Gülen http://es.fgulen.com/content/view/247/16/

*** Fethullah Gülen "Llamada a la misericordia" Revista Cascada vol. 1 enero-marzo 2012 http://digital.revistacascada.com/1/#/4/zoomed






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.