lunes, 21 de octubre de 2013

Leonarda y otros ilustres inmigrantes

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La historia de Leonarda Dibrani pasará a la memoria colectiva francesa como un ejemplo de lo que no se debe hacer en política y, si me apuran, en ninguna parte. Europa es en estos momentos un caos ideológico en el que este tipo de historias dejan al descubierto el fondo fallero de la construcción de una Comunidad empeñada en no tener nada en común o, si me vuelven a apurar, solo tiene en común el oportunismo político. Es una pena, pero esta segunda generación de políticos europeos está quedando a la altura del betún pisoteando los principios a los que Europa misma aspiraba. Donde unos desearon integrar, otros desintegran
La historia de Leonarda es de tal incongruencia que solo el dato que nos da el diario El País de que el artífice del desaguisado, Manuel Valls, el ministro socialista francés, inmigrante español, nacido en Barcelona en 1962, "tiene el apoyo del 89% de los votantes de la derecha y del 68% de los electores socialistas"* nos permite comprender que algo no funciona en la Francia de los derechos del ciudadano y en la Europa que bebió en su doctrina. 

Solo un inmigrante reciclado a lo francés tendría esa sensibilidad para poner en la calle (léase "frontera") a los contaminantes de la patria en la que no nacieron sus padres. Siempre se habló de la tendencia de los neófitos a sobreactuar en amor a la patria y Valls es la prueba. La pancarta llevada por los estudiantes en las manifestaciones con el rótulo "Valls: Franco hubiera estado orgulloso de ti", le habrá sentado fatal, pero si juegas con fuego te arriesgas a chamuscarte. Ya ha dicho Manuel Valls —como si fuera un personaje stendhaliano, caracterizado por su obstinación— que el "no cambiará de rumbo", como si fuera el buque insignia de la tozudez,
Mientras Bernard Henri-Lévy explica en la prensa por qué Marie LePen no debe rechazar la etiqueta de "ultraderecha", que ella considera que es demasiado estrecha para su amplitud de miras, ahora que tiene a Putin como paradigma; o se producen peleas con los entierros de las víctimas de los naufragios en las costas de Europa, el ministro Valls consigue el aplauso mayoritario de los que le votaron —la izquierda— y casi unánime de los que no le votaron—la derecha—, pero que, de haber sabido cómo se las gastaba, quizá lo hubieran hecho. Y es que estos políticos que renuncian a los principios en nombre de la eficacia logran extrañas unanimidades a fuerza de prescindir de la altura de miras. Ellos solo miran a su futuro y se ven con una mano a lo Napoleón, metida así en la chaqueta y ¡que el cielo los juzgue!


Valls es un ejemplo más de lo que las masas enfebrecidas consideran un político, más que de principios, de finales. Los políticos de "principios", tal como ahora se interpreta, son blandengues y llenos de escrúpulos e ideas retorcidas, todo el día con los derechos y cosas así; los políticos de "finales", en cambio, son hombres de acción, "ejecutivos", que se dice ahora. No les tiembla la mano ni, por supuesto, sus bien equilibrados testículos, labor de calibrado casi de relojero suizo.
Europa se nos va llenando de esta gente a la que no les tiembla nada, ejemplos de dinamismo. Resuelven los problemas como si les dieran un golpecito en la rodilla, lanzando el puntapié y llevándose por delante lo que les pongan. Fulminantes y efectivos, se montan en un ala delta para guiar garzas perdidas, como Putin, o aterrizan con las fuerzas especiales en cualquier lugar de África, como Sarkozy... Y así lo que les echen. ¡Zas, resuelto!


Hay una especie de virus autoritario que hace que los países se lleven ahora como el que dirige fábricas en Bangladesh o una colonia penitenciaria en cualquier Isla del Diablo perdida. Lo raro es que no nos hagan numerarnos por la noche y al levantarnos para ver si alguien se ha escapado de esta Europa que debate principios en Bruselas y Estrasburgo y los pisotea luego en su patrias chicas.
La idea del Presidente Hollande de hacer que Leonarda regrese en solitario, sin familia, a hacer sus deberes al instituto es realmente frustrante y un síntoma de debilidad que le ha hecho descender, más si cabe, en los sondeos. A Hollande, que se iba a comer Europa, se le ha atragantado Francia. Nos cuenta El Mundo:

Este sábado Hollande anunciaba que permitiría el regreso de la joven estudiante a Francia, pero no el de su familia."Si Leonarda Dibrani quiere estudiar en Francia y hace la oportuna demanda, se la acogerá a ella sola".
La joven no tardó en responder a estas declaraciones, "no me esperaba eso del presidente Hollande. No ha comprendido nada de mi situación. Pienso que ni siquiera se ha estudiado el dossier. Yo no soy un animal y no iré jamás a Francia sin mi familia. ¿Quieren que vaya con una familia de acogida? Hollande no tiene corazón. ¿Acaso él no tiene una familia? ¿No tiene piedad? Esto no termina así y estoy segura de que los estudiantes seguirán protestando", respondió inmediatamente desde Pristina una Leonarda visiblemente afectada.**


¿Pero qué le importa a nadie Leonarda si no tiene ni voto ni edad para votar? ¿Que se sublevan los estudiantes? ¡Pues mejor, una ocasión de oro para hacer de Charles de Gaulle con ellos, que eso sí que da votos!
La historia del regreso de la familia a Kosovo es un auténtico esperpento, con los niños nacidos en Italia y la destrucción de los pasaportes para poder dar el pego como refugiados. Pero ¿qué culpa tienen los niños, pobrecitos? El corresponsal en París de El Mundo revelaba el asunto:

Reshat Dibrani dice haber abandonado su tierra natal en 1973 o 1974 y que estaría ahora dispuesto a quedarse allí, pero no sus hijos. "Los niños tienen miedo porque no saben el idioma. Protestan día y noche. Me dicen: 'Papá, ¿qué has hecho?'. Y yo les respondo que no es culpa mía, sino de Francia", añade. "No nos dieron el permiso porque somos gitanos".***


¿Kosovares, gitanos, italianos, franceses...? ¡Estos sí que son "europeos"! Son los que se conocen sus rincones de pe a pa a base de expulsión, de pasar fronteras con o sin pasaporte; son europeos kilométricos. Con ellos no va ni lo de la Europa de los Estados, ni de los pueblos, ni de las naciones, ni de las regiones, sino la de raíles y carreteras.
La gota que colma el vaso es la agresión a la madre al llegar a Mitrovica, a su ciudad. El Mundo señala que "según la investigación policial, todo se debió a una trifulca con los miembros de otra familia y no tiene nada que ver con una motivación xenófoba."Este no es un ataque con implicaciones étnicas", recalcó", lo que no hace a todos quedarnos más tranquilos. Esta Europa bien avenida no debe pelearse por cuestiones raciales o xenófobas, que son de muy mal gusto. El diario, en cambio, apunta a razones comprensibles:

El incidente podría tener un móvil sentimental ya que el señor Bislimi estuvo casado hace 25 años con Xhemaili Dibrani, según apuntan los responsables policiales. Se da la circunstancia de que los Bislimi fueron repatriados de Suiza hace cuatro meses. Cuatro personas han sido interrogadas tras la agresión.**


¡Acabáramos! Al final todo se reduce a rencillas familiares, montescos y capuletos, de la comunidad gitana, la única que la civilizada Europa ver normal que estén todo el día peleándose. ¡Qué dirán mis amigos de la Unión Romaní! La pena ha sido que hayan coincidido las expulsiones de las familias —una de Francia y otra de Suiza— y se hayan encontrado en su lugar de origen. De no darse esta circunstancia, seguro que todo iría como la seda y hasta Leonarda estaría encantada de regresar a un país que nunca pisó y del que desconoce su idioma, al igual que sus hermanos.


Se hizo bajar a la peligrosa Leonarda de un autobús en aquella infame "excursión trampa" antes de poder entonar el "Douce France", de Charles Trenet, que supongo que cantarían los escolares franceses, tal como la dulce y medio italiana Carla Bruni le dedicó a su amado Sarkozy, político y presidente francés, según nos dice la traidora Wikipedia, de ascendencia "húngara, judía y griega". Carla, por dar la nota, se la cantó en italiano, pero ¡qué no se le perdona a una primera dama!
Y es que Francia no es de los franceses, como quiere la ultraderecha, sino de los que llegaron primero. Je t´ai gardée dans mon cœur! ¡Francia para los afrancesados!

* "Manuel Valls, el cambio de los valores de la izquierda por votos" El País 20/10/2013 http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/20/actualidad/1382264123_435320.html
** "Agreden en Mitrovica a la alumna kosovar expulsada de Francia y a su familia"  El Mundo 20/10/2013 http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/20/internacional/1382286458.html

*** "La verdad sobre el affaire Leonarda: el padre mintió y la niña es italiana" El Mundo 18/10/2013 http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/blogoterraqueo/2013/10/18/la-verdad-sobre-el-affaire-leonarda-el.html









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.