viernes, 27 de septiembre de 2013

85 millones de visiones únicas de la verdad o lo que cabe en las palabras

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Ayer se celebró el Día de la Lenguas o, al menos, los medios nos dieron cuenta de su existencia. Nada contribuye más a la concreción de las lenguas que los diccionarios, un intento de ponerle puertas al campo. Nada hay más complicado que una lengua puesto, precisamente, que son las complejidades de las lenguas las que nos permiten expresar y percibir las complejidades del mundo.
El Lenguaje, como capacidad humana, está en el centro de nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos. Es una capacidad que nos permite realizar dos funciones, una clasificadora y otra comunicativa. No sabemos demasiado bien el orden de estas dos funciones y hay diferentes teorías sobre su origen. El lenguaje nos permite etiquetar el mundo, establecer categorías que nuestra mente puede ordenar y clasificar conforme a criterios que el mismo lenguaje elabora. Las palabras encierran porciones de realidad desde múltiples ángulos y acumulan sobre lo nominalizado rasgos y matices. Todo lo que hemos convertido en lenguaje puede ser operado por nuestra mente para pensarlo, especular sobre ello, proyectarlo hacia el futuro e incrustarlo en las series históricas que establecemos como nuestro pasado. No sabemos si el mundo surgió al conjuro de la palabra, como quieren las tradiciones religiosas, pero sí que el mundo lo encerramos en ellas.


La otra función, la comunicativa nos permite, el intercambio dialógico con los otros, construir un mundo ordenado compatible socialmente. Y también manipularnos a través del lenguaje, tratar de imponer nuestras visiones del mundo, nuestros propios órdenes y valores mentales a los otros. Si cada uno tuviera su propia lengua, viviríamos encerrados en nuestras versiones del mundo, difícilmente comunicables, y tendríamos serios problemas con nuestra sociabilidad, que por el contrario se ve favorecida por la comunicación.

Los diccionarios son las herramientas que utilizamos para guardar esa lengua común y tratar de mitigar los riesgos inevitables de nuestra subjetividad en el uso de las palabras y de sus cambios históricos. Las lenguas cambian sus sentidos e incorporan nuevos términos. Los diccionarios son mecanismos estabilizadores a los que les concedemos poderes ejecutivos y hasta legislativos. Pacifican las relaciones verbales cuando surgen las palabras oscuras al establecer la "corrección" en el uso o el sentido de los términos empleados en las dificultades naturales de la comunicación.
Los diccionarios son obras importantes, monumentales. Sin embargo, apenas se usan. No lo digo como una queja, sino como una constatación. Y no se hace porque llevamos una especie de diccionario interno con los sentidos de las palabras que usamos cada día, una memoria semántica que administra nuestras relaciones lingüísticas con los otros y nuestra enciclopedia mental. Dentro de nosotros hay un lingüista y un bibliotecario que, con frecuencia, manda silencio.
Cuando se estudia el uso práctico de la lengua en un período concreto en el tiempo, se pueden percibir situaciones en las que se viven momentos de confusión semántica. El mundo se vuelve complicado y las palabras adquieren significados extraños o divergentes para los que las usan. Son momentos en los que se constata que los verdaderos diccionarios son las personas y se desvela que existen una terrorífica batalla cuyo campo son las palabras. Es la Batalla del significado.


La escritora egipcia Amira Hanafi ha decido plantearse un reto: un diccionario de la Revolución. Hanafi ya ha trabajado anteriormente en sus novelas —en realidad, es lo que hace todo literato verdadero— sobre las relaciones entre las palabras y el mundo. Lo hizo ya en la novela "Forgery", publicada en Estados Unidos, y en ella construía un mundo relaciones a partir de una palabra "Finkl", que le servía como eje de ese mundo que emergía ante su invocación. La palabra actuaba como un hilo formando un tejido, pues no es otra cosa lo que significa texto: hilos de palabras que tejen el mundo mismo con sus vínculos.

En una entrevista durante la promoción de su novela, Hanafi señalaba "Forgery is, in one sense, about what gets documented, which events get distilled into language and made available to shape a sense of history."* Es esa preocupación por las manifestaciones de la lengua, por la textualización del mundo, por cómo queda unido y dotado de sentido gracias a los mecanismos lógicos del lenguaje, lo que lleva a la autora a indagar sobre las palabras que la Revolución usa y que son campo de batalla en la construcción de los textos que la definen. En otra de sus obras, Minced English, Hanafi ya había ensayado la forma del diccionario tangencial, de la indagación de las palabras desde perspectivas especiales, como recolectoras de sus propios significados.
La noticia de  la preparación del diccionario nos la trae Egypt Independent y nos anticipa algunas cuestiones sobre su intención:

“A Dictionary of the Revolution” aims to give new definitions of a lot of terminology, which are currently being used on a daily basis in the media, official statements and side conversations in cafes and streets.
“Feloul,” “third party,” “counter-revolution” and “Kentucky,” are among the terms tackled in the book.
In the creation of the book, Hanafy uses what she calls “Revolutionary vocabulary cards.” Using those cards, she is asking Egyptians for their stories related to the terms the book tackles, so that they can take part in defining the terms.**


Hanafi, como le ocurría a Gustave Flaubert —su Diccionario de ideas comunes es un ejemplo—, tiene una metaconciencia de la palabras. Ha comprendido que lo interesante no es su definición "oficial", sino el variado sentido particular que las gentes les dan en situaciones concretas; que las palabras parecen majestuosamente neutrales en los diccionarios pero que en realidad se usan como tendenciosos objetos para la interpretación de la realidad al etiquetarla y como manipuladoras herramientas para ganarse el favor de los otros. Su diccionario no tiene vocación eterna sino el valor de la instantánea que recoge a uno con los ojos cerrados y a otro con la lengua fuera, la foto imperfecta pero reveladora de un momento que se escamotea.
Hanafi señala:

“I am not interested in writing one non-complex narratives of the revolution story,” she explains. “You can say that I am not interested in the ‘truth’ in itself as a definition , but I'm interested in the truth that the people believe in.
 “Egypt’s population is more than 85 million people. This means that there are 85 million unique views of the truth.”
“At some unique moment, it seemed that the vast majority of Egyptians agree on what the country needs,” she reminisced. “But what is happening now in Egypt is a form of conflict and confrontation between many of the facts, and I'm interested in, through this project, documenting this complexity at the current moment.”**


Son esas "85 millones de visiones únicas de la verdad" la que trata de documentar, la diversidad que se esconde tras las mismas palabras monolíticas que los diccionarios parecen estabilizar. La confusión de Babel se mantiene bajo la apariencia de la sólida de la palabra. La palabra es la punta visible del iceberg del deseo sumergido. Es el elemento compartido que se lucha por hacer individual. El artista lucha por darle un sentido propio, el que aspira al poder combate por imponérselo a los demás.  Es la voluntad de verdad, el deseo de controlar los significados. ¿Y qué mejor momento para describir esa batalla que una revolución? La revolución es un estado confuso entre dos órdenes; supone la lucha por la reescritura. El orden, en cambio, es la estabilidad interpretativa, el triunfo de uno de los combatientes que logra imponerse.
Al final, la Revolución será lo que signifique lo que se diga de ella.



* "How To Get Lost in a Text: more from Amira Hanafi" Lantern Daily 26/01/2011 http://lanternprojects.com/daily/?p=8444

** "A Dictionary of the Revolution: a popular documentation" Egypt Independent 24/09/2013  http://www.egyptindependent.com/news/dictionary-revolution-popular-documentation






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.