sábado, 17 de agosto de 2013

El diario El País y los coptos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El diario El País acaba de cometer una de las mayores tropelías informativas de su historia a través del artículo titulado "Los coptos sufren represalias por su apoyo al Ejército". Como conozco la práctica redactora de que unos escriben y otros titulan, me voy a abstener de señalar con el dedo a nadie en concreto, pero sí hacerlo en su conjunto.
Los propios lectores de las escasas tres horas que lleva el artículo en la red manifiestan a través de sus comentarios su extrañeza por el artículo y especialmente por el titular. Uno de ellos señala directa y escuetamente "Que quiere decir el titular? han reflexionado los editores de su significado?". Otro se limita a llamarlo directamente "calumnia criminal contra los coptos".
La furia islamista contra los coptos no es nueva ni tiene nada que ver con el Ejército, como han mostrado los casos anteriores y constantes. Entre las fuerzas civiles que estaban situadas durante la declaración del gobierno interino estaba tanto el Papa copto como el Gran Jeque del Al-Azhar, como incluso miembros del partido Al-Nour, salafista, los partidos liberales, socialistas, etc., o los movimientos de jóvenes que apoyaron todos ellos la formación de un gobierno de amplio respaldo social y político. Fuera quedaron los Hermanos Musulmanes, aunque fueron "invitados" a sumarse a un gobierno de concentración nacional. El titular de El País parece dar a entender que los únicos que han "apoyado" al Ejército y, con ello, las muertes producidas después, han sido los coptos. Las quemas de iglesias y las persecuciones serían resultado de cierta "reciprocidad". Si bien a lo largo del artículo se habla de muchas cosas, la consecuencia es clara: los coptos son "golpistas" y se trata de aclarar sus "razones". El artículo establece las causalidades, la relaciones entre efecto y causa:

[...] las iglesias no han sido el único objetivo de los islamistas radicales. Viviendas particulares, comercios, centros médicos y escuelas ardieron también, poco después de que la policía irrumpiera en los campamentos que los Hermanos Musulmanes y sus seguidores mantuvieron durante seis semanas en El Cairo, en un desalojo violento que ya se ha cobrado más de 600 vidas.

Según parece, sutilmente, los islamistas sabían bien quiénes eran los responsables y fueron a por ellos. Un despropósito ese "poco después".

En estos días muchos musulmanes egipcios, no islamistas, han rodeado las iglesias cristianas para protegerlas del odio manifiesto y sectario, traducido en forma de incendios y ataques. Uno de los objetivos de la Revolución que los egipcios han querido preservar ha sido el signo de la identidad de Egipto, cristiano y musulmán, uniendo una media luna y una cruz en un solo gesto. Las fotos de personas sosteniendo un crucifijo y el Corán han sido frecuentes. La falta de memoria y entendimiento del diario es sorprendente y solo explicable desde el desconocimiento, la mala fe o ambos.
El titular es una infamia que trata de establecer causalidades extrañas y exclusividades que solo pueden ser bien recibidas por ignorantes y sectarios, por personas que confunden unas cosas con otras o que quieren que sean confundidas.

No es una cuestión de objetividad. Todo el mundo puede tener su opinión sobre lo que está ocurriendo en Egipto, tal como manifiesta en su editorial, con el que se puede estar de acuerdo o no. Pero lo que se ha hecho  con ese artículo es imperdonable y, sobre todo, injusto para una comunidad que ha padecido tradicionalmente los males de la manipulación y los rumores para justificar los ataques sectarios contra ellos.
Ya tiene bastante con sufrir los ataques y quemas de templos para padecer titulares así.


* "Los coptos sufren represalias por su apoyo al Ejército"  El País 16/08/2013 http://internacional.elpais.com/internacional/2013/08/16/actualidad/1376679450_582082.html

Iglesia de Santa María en Fayoum

Las monjas de San Jorge saliendo por las azoteas

Egipcios protegiendo una iglesia en Suez
Iglesia en Sohag en el Alto Egipto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.