domingo, 25 de agosto de 2013

El día de los juicios

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El hecho de que hoy se vayan a celebrar en El Cairo los juicios del ex presidente derrocado por la Revolución, Hosni Mubarak, y que sean llevados ante los Tribunales diversos dirigentes de la Hermandad Musulmana, incluidos Mohamed Badie, el Guía Supremo, y Khairat El-Shater, el ex candidato presidencial que dejó el puesto a Morsi al ser anulada su candidatura porque su madre se había nacionalizado norteamericana, nos da cuenta de la densidad y complejidad del drama egipcio. Se pasa del poder al banquillo en horas.
El viernes pasado era una fecha clave. Había que comprobar qué ocurría en el "viernes de los mártires" convocado por los restos de la Hermandad, desalojada del poder. Lo más relevante fue la falta de incidentes graves y —señalada por todos, incluida Al-Jazeera, que ha sido pro Hermandad— la bajísima participación en las marchas de protesta convocadas. Las interpretaciones de esta baja participación oscilan entre dos extremos: la Hermandad está descabezada —no tiene capacidad de convocatoria y organización al haberse encarcelado a su líderes y muchos de sus seguidores—, por un lado; y, por otro, el temor a la represión, que habría hecho que los egipcios partidarios de Morsi no asomaran demasiado la cabeza. Evidentemente, ambas posturas no son incompatibles, aunque quizá también sean factibles otras hipótesis sobre la calma del viernes, que van desde el repliegue táctico tras el fracaso de las primeras decisiones o el aislamiento de la Hermandad de sus apoyos, esencialmente los internacionales, que habrían asumido el fracaso histórico de Morsi y buscarían otras vías que no desembocaran en masacres sin sentido.


Mencionábamos expresamente a Al-Jazeera porque es un indicador de la atención y orientación prestada al caso egipcio. Antes de que se produjeran las grandes manifestaciones del 30 de junio, la redacción en pleno de la cadena qatarí en Egipto presentó su dimisión por estar en desacuerdo con la política que se quería imponerse a las noticias desde la dirección de la cadena. Las batallas no solo se dan en las calles, sino que muchas veces comienzan en las pantallas de televisión y en las redes sociales. La causalidad no siempre está clara y es muchas veces reversible, de doble dirección, de las pantallas a las calles y de las calles a las pantallas. La rebaja del tono informativo, desplazado por los sangrientos acontecimientos de Siria, es un indicador que se debe tener en cuenta ya que la "causa de la Hermandad" se diluye conforme pasa el tiempo.
Los periodistas egipcios piden un clima de libertad para poder informar sobre lo que ocurre realmente, algo que no es fácil tanto por las presiones o controles como por las oleadas cambiantes en la opinión. No es fácil mantener la independencia informativa en estos tiempos en los que los intereses —dentro y fuera— llevan a las escrituras al dictado. Muchos periodistas egipcios tratan de mantener esa cabeza fría necesaria en estos casos. La información independiente es necesaria para evitar el silencio de los excesos o la propaganda acrítica. Egipto necesita de lo más próximo a la verdad y de la voluntad sincera de mantenerla viva, algo que no es fácil, pero más que nunca necesario para no repetir errores o caer en otros nuevos.
El protagonismo informativo del juicio a los islamistas, irónicamente, se lo está robando el viejo dictador, que se lleva todas las miradas y portadas. Lo cierto —más ironía— es que quien "liberó" a Mubarak fue el calendario de los islamistas, entonces en el poder. La repetición de los juicios contra Mubarak se gestó en la época de Morsi y fue saludada entonces por algunos pensando que el ex presidente había salido demasiado bien librado de los juicios anteriores, que una nueva ocasión —en un entorno jurídico controlado por los islamistas— permitiría una sentencia más contundente que la cadena perpetua.

El 5 de junio de 2012, la agencia oficial rusa RIA NOVOSTI explicaba de forma sencilla lo que había ocurrido:

Es bien sabido que los islamistas llevan muchos años deseando ajustar cuentas con Mubarak. Casi todos los líderes actuales de los Hermanos Musulmanes han pasado por las cárceles egipcias, muchos otros fueron ejecutados. Si el tribunal de El Cairo hubiera absuelto al exlíder de Egipto, en el país podría haber empezado una nueva revolución que en la situación política actual perjudicaría a todos: a los islamistas, a los militares y a la vieja guardia burocrática de Mubarak, representada sin ir más lejos por el propio tribunal.
Esta vieja burocracia se ve obligada a demostrar lealtad a los islamistas para no terminar en el banquillo de los acusados. Por otro lado, de haberse dictado la pena de muerte esto habría fortalecido la posición de los opositores a los Hermanos Musulmanes y habría agrupado a la oposición laica alrededor del otro candidato, Ahmed Shafik, considerado popularmente como sucesor de Mubarak.
El tribunal tomó por tanto una decisión conciliadora que al fin y al cabo les viene bien a todos. Los defensores del expresidente condenado anunciaron que interpondrían un recurso, pero es improbable que el caso se revise antes de que se celebre la segunda ronda de las presidenciales en Egipto.*


No fue hasta enero que se decidió. Ahora lo tenemos en el banquillo de nuevo, con una situación, como la vez anterior, incómoda para todas las partes. Los islamistas ya no están en el poder y los que están en el poder no quieren más que "calma" y ningún sobresalto jurídico que pueda dar al traste con los intentos de seguir adelante con su programa o despertar de nuevo revueltas en las calles. Lo que se había visto como la posibilidad de ir más allá de la cadena perpetua por algunos y acabar con el dictador, se ha convertido ahora en una patata caliente. ¡Qué lástima que la cadena perpetua fuera poco para unos y mucho para sus abogados, teniendo en cuenta que tiene 85 años! Pero la Historia, por más que haya adivinos y videntes sueltos, se escribe cada día sobre caprichosos cambios. Si el destino existe, debería ir al psiquiatra.


Por si fuera poco el juicio de Mubarak, como señalamos, hoy —en caliente— se abren los procesos para los dirigentes de los Hermanos Musulmanes por "incitación al asesinato" tras las manifestaciones masivas del 30 de junio, las que marcaron el inicio de la salida del poder de Mohamed Morsi y los islamistas. Tras el "viernes de los mártires", ahora llega una segunda prueba de fuego en la que lo que pueda ocurrir decidirá parte del futuro. Lo que ocurra será determinante, por el momento. Los juicios se prolongarán tiempo y pueden ser convertidos en motivos de atención en cualquier momento. Las puertas de los juzgados volverán a convertirse en platós, esta vez en un doble serial.

Los egipcios de hoy están llenos de temores —el carro de los miedos, del que hablábamos el otro día—. Son temores de naturaleza muy diversa —a convertirse en una nueva Argelia, en otro Irán, al terrorismo, a la vuelta a una dictadura militar, a conspiraciones internacionales con origen en casi cualquier parte del globo...—. Pero una cosa son los miedos y otra cosa la capacidad de vencerlos. El miedo no solo paraliza sino que nos puede hacer tomar caminos demasiado largos o muy peligrosos.
Sin respiro, cada día es una prueba de fuego para Egipto. Los juicios de hoy son una baldosa resbaladiza más en el camino incierto que recorren. Pero cuando el presente es confuso es cuando es más necesario tener claro hacia dónde se camina. En 2011 se creó para El Cairo y Alejandría una aplicación para los teléfonos móviles, Bey2ollak, que suministraba información sobre cómo desplazarse por ambas ciudades sorteando todo tipo de obstáculos, de atascos a manifestaciones, colas de gasolineras o incendios de locales. ¡Ojalá que la exitosa aplicación —ingenio más necesidad— pudiera aplicarse a los caminos tortuosos de la política! Desgraciadamente, no crea que sea posible.

PS: [22:40] Para evitar conflictos mayores, los juicios han comenzado y se han pospuesto a diferentes fechas, en espera de horas más tranquilas. Los dirigentes islamistas no estuvieron presentes en la sala, solo sus abogados.

* "La sentencia contra Mubarak es salomónica". Ria Novosti 25/06/2012 http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20120605/153963844.html








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.